The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 31 de octubre de 2010

Amazonas latinoamericánas

Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), ex ministra jefe de gabinete del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, fue declarada el día 31 presidenta electa del país por el Tribunal Superior Electoral (TSE).

Con 92 por ciento de las urnas contabilizadas, Rousseff sumaba 55,4 por ciento de los votos válidos, frente a 44,6 por ciento del candidato opositor José Serra, del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), quien ya no tiene posibilidades matemáticas de alcanzarla.

La flamante presidenta electa tuvo sobre todo un notable desempeño en las regiones más pobres del país, como el Nordeste, donde en algunos estados alcanza más de 70 por ciento de los votos válidos.

Considerada la principal gestora del gobierno del ex sindicalista, Rousseff consiguió ganar proyección nacional a pesar de una campaña en que recibió duros ataques de la oposición.

De 62 años, Rousseff nació en el estado de Minas Gerais en el seno de una familia de clase media formada por un inmigrante búlgaro y una brasileña, tiene una trayectoria marcada por su militancia contra la dictadura militar (1964-1985), y por su actuación en el servicio público a partir de la redemocratización.

Afiliada al PT desde 2001, fue ministra de Energía durante el primer mandato de Lula da Silva a partir de enero de 2003, implementando una amplia reforma en el sector, y pasó a ocupar la jefatura de gabinete del gobierno desde junio de 2005.

En la recta final de la campaña para el segundo turno, la ahora presidenta electa subrayó que la lucha contra las desigualdades sociales y el acceso de todos los brasileños a una vida mejor son el verdadero foco del proyecto político iniciado por Lula da Silva.

La relación con Argentina será "prioridad absoluta" para el gobierno de la presidenta electa en Brasil

La relación con la Argentina será "prioritaria" para el gobierno de la presidenta electa hoy en Brasil, Dilma Rousseff, afirmaron esta noche las dos mayores figuras de la política exterior brasileña.

En sendos diálogos con Télam, el canciller Celso Amorim sostuvo que esa relación "es una prioridad absoluta" porque constituye "la columna vertebral de la integración sudamericana", en tanto el asesor presidencial Marco Aurelio García aseguró que la Argentina y Brasil viven "el mejor momento" de su vínculo y que todo continuará así en el gobierno de Rousseff.

"La Argentina es una prioridad absoluta, sin que esto signifique demérito a los demás países de la región, porque la integración con ella es la columna vertebral de la integración sudamericana", dijo Amorim y agregó que Rousseff "seguramente va a continuar trabajando en ese sentido".

También García, principal asesor del presidente Luiz Lula da Silva en materia de política internacional, opinó que la relación con la Argentina "será seguramente prioridad en la política del gobierno" de Rousseff.

"Estamos viviendo en los últimos años el mejor momento de nuestra relación, desde todos los puntos de vista", aseguró García y añadió: "La derecha en Brasil trató de explotar algún desencuentro por acá y otro desencuentro por allá, pero desencuentros tenemos en todas las relaciones internacionales y nosotros tenemos hoy en día a la Argentina como nuestro segundo socio comercial" detrás de China.

"La Argentina es un país con el cual tenemos una relación económica y comercial muy fuerte y vamos a continuar así", dijo García, quien se manifestó "seguro" de que el Mercosur continuará siendo un asunto prioritario para la política exterior brasileña.

Consultados por Télam en el hotel Naom, donde se habían dado cita dirigentes oficialistas y periodistas a la espera de las primeras declaraciones de Rousseff como presidenta electa, los dos funcionarios se refirieron también a la coincidencia de que los dos países vayan a ser gobernados por mujeres.

"Así como tenemos un presidente operario (Lula) y un presidente indígena (el boliviano Evo Morales), ahora tenemos dos mujeres presidentas; son el símbolo del cambio, del espíritu de la gente, que está preparado para cosas nuevas", dijo Amorim.

En tanto, García manifestó que Rousseff y Cristina Fernández de Kirchner "se conocen, se llevan bien y se van a llevar mejor porque son dos mujeres con la responsabilidad de cuidar dos grandes países".

Fuentes : Xinhua / Telam

Un grito en el Salón de los Patriotas

Por Horacio González *

En estos días en que la enigmática severidad de la muerte lo inunda todo, he aquí un nombre: kirchnerismo. ¿Ha comenzado o está por comenzar? Alguien lo gritó de un modo que no habíamos oído antes en el salón donde se velaba a Kirchner. Hubo allí un tierno fetichismo; muchas consignas, gritos desgarradores, espontáneos payadores bramando versos en medio del llanto. Asistí a un luto agreste, tan relacionado con el inmediatismo político como con la religiosidad popular, con la esperanza de nuevos llamados políticos como con el rezo laico que nos hace rebeldes ante la muerte. Nunca se sabe qué hacer en las solemnidades fúnebres, qué tono de voz usar, qué palabras decir. Pero una expresión que fue gritada ante el féretro, rodeado por la Presidenta y varios ministros, me asombró: ¡Comienza el kirchnerismo!”.

¿Y qué es el kirchnerismo? Nunca pensamos que un nombre así podría entrar como
una espada tajante en el mundo político, repartiendo territorios, maldiciones y apegos. Recordé al pintor expresionista alemán de los años ’30, Ernst Ludwig Kirchner, uno de los fundadores del grupo Die Brücke (El Puente), cuyo autorretrato, nariz puntuda, globos oculares un tanto abultados, se parece un poco al aire que recordaremos del rostro del ex presidente muerto. Estas cosas lejanas y algunas extrañas coincidencias de nombres les sirven a los borrosos pensamientos para no enfrentar de lleno los significados de una inesperada tragedia pública.

Como amateurs, antiguos practicantes y observadores de la política nacional, no pensábamos que iba a entrar tan plenamente en nuestro léxico ese apellido, “Kirchner”. Cuando todo comenzó, muchos ni lo sabíamos pronunciar bien. Repentino expresionismo argentino. Ahora, todos nos empeñamos en definir políticamente una ausencia. Ante la proliferación de textos en la prensa de papel y digital –dígase: doble carácter y pérdida relativa de la temporalidad de la lectura; ya no sabemos bien dónde leemos las cosas–, no conviene hacerse los distraídos. Un gran debate lo recorrerá todo. “Kirchnerismo” será el nombre de una pregunta sobre las posibilidades realizadoras de la sociedad argentina en su conjunto y en sus partes contrastantes. Mejor dicho, cómo ese nombre político merecerá heredar, continuar y mejorar los compromisos de una gran reforma social, la ansiada transformación justa sobre cuyas tablas ardientes discutimos.

Hasta ahora, habíamos visto cosas nuevas, empeños vigorosos sobre la escena política del país, capaz de arrastrar antiguas promesas, demorados dictámenes y hechos inesperados de capacidad conmocionante. Como resultado de la discusión que hace años recorre la nación –sobre el mismo significado de la ley, de la justicia, del Estado y de la vida emancipada, que es lo que está en juego–, grupos anteriormente mancomunados se han desmembrado. Antiguas entidades sindicales albergan fraccionamientos potenciales; variadas izquierdas se escinden; la interpretación del pasado ha reactivado todas las memorias; importantes medios de comunicación se convierten en trincheras; el “campo intelectual”, valga este concepto, se ha partido en varios pedazos de una manera novedosa. ¿Lo decimos porque no sabríamos abandonar el gusto por estas infinitas escisiones, o porque ellas significan ahora una advertencia sobre algo realmente nuevo?

La escena no conforma enteramente a nadie; el ser político es intranquilo. Hace que nadie –si se es genuino– esté contento en donde está. Los cortes polémicos no engloban ahora todo lo que en cada caso deberían contener. Sin embargo, la expresión “kirchnerismo” se presenta para explicar el corte fundamental que ha sufrido la sociedad argentina. El nombre del político muerto que dejó medidas inesperadas y grandes estilos repentistas ahora avivará la imaginación sobre un modo sustentable de visualizar las fuerzas políticas, sindicales y económicas, sus potencialidades en torno de un liberacionismo que viene de lejos pero reclama definiciones más profundas y eficaces. Ese es un problema. Pero hay otro.

Se trata de una meditación menos visible pero necesaria que nos ocupa de inmediato y también supone una escisión. Es la relación de la política con la muerte, la relación de la historia con el nombre que parte una época. Nombre de una persona muerta. Y de un concepto que, como dije, oí que ahora comenzaría. “¡Comienza el kirchnerismo!” Esta exclamación que tiene un lado promisorio y otro desesperado... ¿es sólo la muestra de que ante la muerte se desea la vida? ¿Que ante el fallecimiento se quiere la eternidad, que ante el absurdo del deceso de quien estaba en el centro de las acciones, se quiere negar el tiempo fatídico con un precario llamado a la inmortalidad?

No lo creo así. El infortunio es grave pero es inspirador. Ese grito quiere ser una forma de revisar lo ocurrido y auspiciar un nuevo recorrido. En primer lugar, traigamos frente a la muerte de Kirchner el nombre de Mariano Ferreyra. Diferentes, desde luego, en la sentimentalidad que abarcan, las palabras que los traducen y las circunstancias que no permiten situar un hecho conmocional frente a otro. Ambas ocurrencias se dan en la escala de la sociedad ansiosa de grandes cambios, en espacios no semejantes ni de igual alcance, pero en el corazón de una resonancia nacional. Cierto, de modo diferente, pero secretamente entrelazados. Así, un hilo tácito los une, y no sólo en el vacío repentino e inaceptable que toda muerte supone.

Kirchner sintió esa muerte del militante como un golpe profundo ( de hecho Maximo Kirchner lo dijo bien clarito ), un hecho que reclamaba ser nombrado con vocablos nuevos y que lo ponía frente a un brutal desafío del destino. El muchacho victimado por pistoleros contratados –hombres capaces de todas las inocencias de Facebook y de todas las iniquidades– lo ponía ante una encrucijada que podía desmoronarlo todo. Es así. Quien no lo piense de esta manera no conoció o no intuyó bien el expresionismo de Néstor Kirchner, los puentes que construía. De otra manera: no pensaba Kirchner en correlaciones de fuerza sino en que era a él mismo que mataban. Pensamiento efectivo que las izquierdas victimadas tampoco podrían abarcar. Kirchner no lamentaba el hecho como un incidente más, sino como la demostración, sobre los cuerpos vivos de la política, de todo lo frágil, injusto y “alegremente” criminal que puede contener nuestro presente. No era ni es fácil decirlo. El disparo de los matones desnudaba una zona quebradiza de él mismo, el político que mantenía los hilos generales del poder nacional, y era un deber luchar para que su lamento por ese asesinato fuera creído por el propio conglomerado político al que el militante pertenecía. ¿Podía ser? Este acertijo hereda Cristina.

Si habrá kirchnerismo, entonces, es porque se podrá pensar de manera profunda lo acontecido. Esto y todo. Lo grave y lo demandado. Lo litúrgico y lo movilizado. Lo que implica un legado y lo que deberá tener forma nueva. ¿Cómo? La oposición, en su variado abanico, es un mundo ideológico completo, tiene su izquierda y su derecha. No son lo mismo pero muchos hilos invisibles no pueden visualizarse fácilmente si apenas aplicamos una conciencia espontánea a la comprensión de los hechos. Paradoja: el kirchnerismo precisa nutrirse de la izquierda que lo combate, haciendo pasar por el cedazo de las tensiones complejas de la sociedad el impulso de militancias fundamentales pero abstractas. En cuanto a las izquierdas, precisan desatar el precinto de sus verdades esenciales pero indeterminadas, para pasarlas por el tamiz concreto de aquello que condenan pero que contiene sedimentos históricos de lo que ellas mismos son. Latinoamericanismo progresista, revisión profunda de las bases de una sociedad que aún reproduce injusticias.

El descompás de estas paradojas es la sal de la política, pero sólo un pensamiento ocioso haría que cada uno se quede en el lugar donde está; sólo los satisfechos con sus estrechos horizontes se negarían a pensar el problema de las trabajosas confluencias de ideas y actitudes. Como las hubo en 1945 y en los ’70, épocas que no se repiten ni deben repetirse, más que como una historia de problemas y conceptos de complejidad incomún. Justo las cuestiones que hay que considerar. Esto es, la operatividad de un nombre, kirchnerismo, sobre el trasfondo de las memorias anteriores, el peronismo, el socialismo, el libertarismo.

El idioma mediático general pretende que todos queden inmovilizados en sus costumbrismos intercambiables. Así puede revestirse de “izquierda” y recubrir con una hipótesis que suene a prensa obrera los intereses de su prensa burguesa. Este equívoco le toca al kirchnerismo develar. Se lo acusó de impostor. ¿Pero no son los turiferarios de las derechas los que buscan máscaras rápidas y cosméticas de izquierda, que tantas veces, involuntariamente, se le conceden? El Gobierno tiene también sus zonas que no están tan simplemente ensambladas, muchas hebras ocultas las atan, pero las piezas flojas centrífugas actúan continuamente: el buenmuchachismo sciolista, los grupos empresarios entre la conveniencia fáctica y el coloquialismo de IDEA, el justicialismo derechoso, los corporativismos de nuevo cuño. Estos hechos son festejados por los que postulan una mala unidad de lo heterogéneo. Son productos de amalgamas surgidas de etapas históricas anteriores que perduran en la memoria. Y si bien es deber respetar profundamente las memorias sociales anteriores, el kirchnerismo podrá entenderse ahora como el deseo de no participar en esas configuraciones improductivas de unidad y buscar la verdad yacente del pueblo argentino, que fue multitud serpenteante en la ciudad, pidiendo una nueva sociedad y una nación recreada.

Las izquierdas le reprochan a un gobierno reformista aquellas zonas problemáticas, confundiéndolo del todo con éstas; mientras, dejan que la lengua mediática, que ponen al margen del análisis de sus propios intereses de clase, los incorpore como batallón de ingenieros zapadores de ese mismo puente (Die Brücke) que intuitivamente propuso el kirchnerismo para pasar al ámbito emancipado de la vida común.

El “comienzo del kirchnerismo” deberá referirse entonces a resolver el “hecho maldito” de la política actual. Este hecho es la paradoja que hace que muchos se opongan a reformas que antes habían defendido, y que parezcan apoyarlas quienes en verdad las desean combatir en un futuro posible. La muerte de Kirchner –muerte del político y muerte íntima: lo sabe la Presidenta que guarda su luto como una cuestión privada y cuestión de Estado a la vez– deja en máxima debilidad a la experiencia que le diera su nombre. Pero como toda política es el resultado de viejos o nuevos sacrificios, esa debilidad será cimiento de su fuerza futura.

Pues bien, digamos ahora que el asesinato de Ferreyra fue una cuerda paralela. Un sacrificio de la otra militancia, la de un mundo juvenil que nos sigue conmoviendo en el interior de lo que, pocos días después, a todos conmovería. Una conmoción dentro de otra, la que han entregado las izquierdas más enfáticas y la que hace al infortunio del kirchnerismo, sin que la otra lo sea menos. Aquel asesinato alevoso debe esclarecerse sin más demoras. Pero para que eso ocurra debe actuar el kirchnerismo, que carga ahora su nota sacrificial y que a su vez queda recomenzado. Recomenzado sobre la base de dilucidar más pertinazmente las paradojas argentinas.

Todo lo cual está implicado también en el grito escuchado en ese sector del Salón de los Patriotas, donde están los retratos heterogéneos de Latinoamérica. Allende, Evita, Guevara, Perón, Vargas, Haya de la Torre, Yrigoyen. “¡Comienza el kirchnerismo!” En principio, debe comenzar o recomenzar. Lo dicho ante el catafalco de Kirchner, frente al que se cantó, se juró, se aplaudió, se mascó rabia y se lloró, implica un llamado entrecruzado, de nosotros a ellos, de ellos a nosotros, de la Presidenta a todos los demás, de todos los demás a la Presidenta. ¿No es este tejido de voces es el que está en sus comienzos luego de las jornadas luctuosas que recrean la vida popular frente al cuerpo velado de Kirchner?


* Sociólogo, profesor de la UBA, director de la Biblioteca Nacional.

Nestor Kirchner y su candidata en 2011

Ayer en Carta Abierta Ricardo Rouvier contó una anécdota que segun dijo estuvo dudando de hacerlo pero ante la desaparición de Nestor se sintió libre para contarla.

Rouvier relató que una semana atrás , antes del viaje de Nestor y Cristina al Calafate , fue citado por sus tareas profesionales junta a otras consultoras a la quinta presidencial de Olivos . En ese contexto es que a Rouvier aprovechando esa oportunidad que tuvo cuando pudo porque dijo que Nestor iba a 200 km por hora y era difícil correrlo para preguntarle nada a esa velocidad pero le preguntó a Nestor sobre todas esas versiones que circulaban en los medios ( sobre todo después de la nota de Horacio Verbitzky ) y se discutieron también en profundidad en los blogs de lanzar la candidatura de Daniel Scioli a la presidencia por el espacio . Y contó Ricardo Rouvier que Nestor rápidamente lo cortó en seco sobre esa posibilidad . El candidato presidencial de este espacio soy Yo o Cristina ( en ese orden lo dijo )

La muerte y la plaza


Por Edgardo Mocca

Los comentaristas del establishment mediático han mostrado una impresionante falta de sentido del tiempo y de las proporciones políticas. Varios de ellos tardaron nada más que unos minutos después de la muerte de Néstor Kirchner para salir a marcar la cancha como si el objeto de la reflexión fuera un rumor o una encuesta de las que ellos mismos alucinan y no la desaparición del personaje político más importante de las últimas décadas. Maniáticos de la operación política disfrazada de análisis y pronóstico, rápidamente imaginaron un tiempo de incertidumbre, un tiempo de confusión, de debilidad, de concertación y de consensos. Evocaron desaforadamente el fantasma de Isabel y reclamaron el surgimiento de algún Balbín. Entraron al juicio de un acontecimiento histórico desde el lugar del cálculo chiquito.

Tanto apuro desbocado y lenguaraz fue castigado duramente por los hechos que sobrevinieron. Una plaza multitudinaria, cargada como pocas veces de la mejor energía colectiva desbarató los negros augurios y puso en escena a un actor al que nos hemos acostumbrado a ningunear. Lo hemos rebautizado “la gente”, “la opinión”. Lo hemos reducido a sondeos y a focus groups. Y sigue siendo el pueblo. La plaza mostró la política grande, la que no se deja encerrar en frases hechas y suele no respetar las reglas de la corrección. En medio del profundo dolor, se puso en acto una nueva coalición político-social. Con el valioso sello del pluralismo ideológico y cultural. Con innegable peso del folklore del peronismo, portado por una juventud que ha traducido sus símbolos históricos al lenguaje de la época. Y también con una presencia de la parte de la izquierda que ha escapado del narcisismo de las pequeñas identidades y reconocido la existencia de un proceso de transformaciones epocales.

La plaza del adiós al líder modificó la escena. Desde ahora todos deben saber que el odio elitista, a veces sutilmente enmascarado en la pureza republicana, ya no es una brújula adecuada para seguir el viaje. Tal vez ya no era así antes de la muerte grande del miércoles último; se había empezado a insinuar en los festejos del Bicentenario y lo registraban todos los analistas de opinión pública. Pero el cambio de clima ha alcanzado una potencia y una visibilidad que lo convierten en una variable central de la etapa política que se abre.

Las muertes magnas son enormes tajos que seccionan el tiempo. La de Kirchner nos devolvió a las horas de la emergencia de su liderazgo. Nos hizo recordar que este país que hoy discute si se puede o no pagar a los jubilados un porcentaje del sueldo de los trabajadores en actividad que no cobran en ningún lugar del mundo es el mismo al que un conjunto de “expertos” economistas aconsejaba, a principios de 2002, declararse en quiebra, suspender el funcionamiento de su Congreso y reemplazarlo por un comité internacional de expertos para que administrara sus ruinas.

Yo recuerdo esa época y me daba tanto asco escuchar primero a los economistas hijos de remilputa como Broda , Melconian, EL CEMA , FIEL , la Fundación Mediterránea , el Coloquio de Idea o toda la mierda unida junta de este país llegar al extremo de de pedir que de afuera alguien no solo te dijera lo que tenes que hacer en tu país como ocurría en casi toda la década del 90 sometidos a la mierda de las cartas de intención del nefasto FMI sino directamente regalarles el gobierno del país para que ellos impongan sus intereses , la verdad es increíble el grado de cipayismo cultural que tuvo y tiene este país en la nefasta derecha argentina y no solo la derecha , también las izquierdas boba y forra lease claramente Psur y Pino Solanas votando junto a los cipayos y siendo funcionales a esa lógica por mas que ahora intenten lavar su imagen jamás lo lograrán .

¿Es el mismo país? Y el que murió es el mismo presidente al que el diario La Nación recibió en sus funciones con el amable pronóstico según el cual no llegaría a cumplir un año en ese lugar. En estos días hemos hecho –estamos haciendo– una rápida relectura del pasado inmediato. Y esa mirada de tiempos cortos pero centrales de nuestra historia nos enriquece y nos precave del vértigo mediático, experto en inducir el olvido del aire que respiramos ayer. Nos permite pensar la nueva etapa desde las grandes líneas del camino recorrido y no desde el escondrijo que proveen las “fuentes calificadas del peronismo del conurbano”, como llaman algunos columnistas a sus propias elucubraciones.

Es esa mirada las que nos devuelve a un Néstor Kirchner diferente. Diferente al violento, autoritario y divisionista del que se hablaba hasta el miércoles y también del “animal político” prolijamente divorciado de todo contenido, que apareció en estos días. En efecto, al luchador por el poder se lo intenta oscurecer por la vía de la neutralización política. Es decir, no importa cuál es el significado del poder kirchnerista.(Supongo esta diciendo Nestor + Cristina ) No importa si permitió la jubilación de millones de mujeres y hombres privados de ese derecho. Si recuperó los aportes jubilatorios para el Estado. ( Eso lo hizo Cristina) Si sacó al país del default con la negociación más digna que recuerde la historia. Si echó de la Corte a los cortesanos de Menem. Si impulsó la reapertura de los juicios a los terroristas de Estado. Si comenzó la democratización de los medios de comunicación ( Tambien es algo que lo hizo Cristina la presidenta Coraje) (aunque, en este caso, para algunos esto sí importa, reinterpretado como ofensiva contra los “medios independientes”). Si volvió a reunir las paritarias, si hizo funcionar el Consejo del Salario. Si desvinculó en la práctica al país del FMI. Si promovió la integración regional y fue reconocido con la Secretaría General de la Unasur. Todo se reduce a una cuestión de poder, al margen de su contenido y concebido de modo autoritario.

Tal vez pueda pensarse exactamente lo contrario. Que en democracia, las autoridades instituidas por la voluntad popular no tienen el derecho sino la obligación de ejercer el poder. Tienen el mandato de poner su poder legítima y legalmente constituido por encima de los poderes fácticos, de aquellos que pretenden colonizar la política desde el dinero, desde la propiedad y desde el dominio de la palabra. Este es un enorme legado del presidente que hoy lloramos. Un legado que significa un salto en calidad de nuestra democracia, un paso decisivo que será también un desafío para futuros gobiernos: nunca más poderes que se pretendan imponer a la soberanía popular.

Es la disputa sobre ese contenido de la política –y no sobre el “poder” en abstracto– la que seguramente va a signar el futuro inmediato del país. No es casual la retórica de las plumas principales de los socios mayoritarios de Papel Prensa en estos días. El filo principal está dirigido a mostrar el “debilitamiento” del gobierno de Cristina Kirchner y la consecuente “incertidumbre” sobre el futuro. Detrás de este diagnóstico viene enseguida la terapia: “diálogo” y “consenso”. Palabras buenas y necesarias pero a las que hay que poner en contexto para averiguar su sentido. Porque como se utilizan en estos días tienen olor y sabor a la construcción de una escena nada neutral ni inocente: una presidenta débil, confusión y disputas en la fuerza política oficialista, necesidad de abandonar las confrontaciones y acceder a las demandas de aquellos grupos de interés afectados por las reformas en curso.

Claro que a la operación fácilmente descifrable de los grandes medios no parece razonable oponerle la sensación de que acá no ha pasado nada y todo sigue igual. La pérdida de una figura de la estatura de Kirchner obliga a una pronta y eficaz rearticulación del dispositivo de gobierno que tendría que ir en la dirección de un sistema de decisiones menos concentrado y más colectivo. Es evidente que la situación en el peronismo ocupará el centro de la atención. Es una escena naturalmente conmocionada por la desaparición de su jefe, pero tal vez no necesariamente en el sentido de la diáspora inminente que desde hace mucho profetizan los peronólogos de Magnetto y de Mitre. presidente Al peronismo, menos que a ninguna otra fuerza política, se le escapa el significado de las plazas que despidieron al exKirchner. Saben que está en marcha una corriente muy profunda y muy masiva de solidaridad hacia la figura de Cristina. Y que en esas condiciones las jugadas de centrifugación de su poder en el movimiento son altamente riesgosas. Si esto es así, habrá que ver si no se abre paso una fuerza de dirección contraria, de reunificación. Por supuesto que esto tampoco será sencillo y lineal; no contar con los costos que puede acarrear a la fuerza gobernante la puja posicional interna que se abriría con esa hipótesis sería riesgoso. Pero la idea de “alambrar” a la fuerza de gobierno y cerrarse a la ampliación de su base de sustentación, desde el peronismo y fuera de él, sería igualmente equivocada.

Los tiempos serán más difíciles para todo. Las desapariciones magnas modifican el mundo de la política. Nadie sabe cuándo surge un mito, pero todo hace pensar que en la Argentina acaba de nacer uno. Es muy probable que para hacer política en los días que vienen –oficialista o de oposición– se haga necesario reconocer esa novedad y no mantener las certezas que eran válidas hasta el miércoles pasado.

Fuente : Página 12

sábado, 30 de octubre de 2010

Hoy arrancó la campaña Cristina 2011 en Capital Federal

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, aseguró hoy que "son tiempos de sumar esfuerzos y de fortalecer a nuestro gobierno".

En un breve diálogo con la prensa, el funcionario sostuvo que "tenemos muy claros los intereses que defendemos y cuáles son las necesidades de nuestro pueblo".

Además, sostuvo que durante la despedida al ex presidente Néstor Kirchner, "el mensaje del pueblo fue muy claro, fue la revalidación de este proyecto".

Por último, consultado sobre la vuelta a las actividades gubernamentales de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, Tomada dijo que ella "seguirá trabajando como siempre".

El titular de la cartera laboral participó de la inauguración de un Centro Político y Cultural en el barrio de Boedo junto al senador Daniel Filmus y los ministros de Defensa Nilda Garré, el canciller, Héctor Timerman, y el legislador porteño Francisco Nenna, entre otros.

Yo estuve recién en la inauguracion de Comunarte Boedo en San Juan 4052 CABA . Y decia inicio de campaña por lo siguiente : Originalmente el acto estaba planeado para hoy pcon la presencia de tito Menna , Juan Cabandie ,y Daniel Filmus pero claro , ante el trágico fallecimiento de Nestor el miercoles el acto se canceló por obvios motivos . La sorpresa fue que ayer volvio a veir la invitación por facebook pero recaratulada como EN EL CAMINO DE LOS IDEALES DE NESTOR SEGUIMOS JUNTO A CRISTINA.
Primero sorprendió la presencia de Hector Timmerman , de Carlos Tomada y de Nilda Garre , de Tito Menna , Daniel Filmus y Juan Cabandie . Las palabras de todos ellos similares , primero que tenemos que salir todos a militar y estar juntos militando cada vez mas y luego obvio con referncioa al mensaje de estos dos días en la plaza. Si se escucho el mensaje del pueblo en la despedida a Nestor es claramente que agradecemos y queremos que esto continue y si queremos que esto continúe es porque queremos mas kirchnerismo , porque a Nestor ya lo llevamos dentro de cada uno de nosotros pero como Cristina sin dudas va a seguir profundizando los cambios en este rumbo que es el mismo de Nestor y creo que fue Timmerman que ya lo habia anunciado en CNN y lo dijo nuevamente , pregunto : " y que quieren uds de Cristina" , obvio "la reelección" . ---> Cristina 2011 .
Cantitos al pie : borombombon borombombon para Cristina la reelección

Hoy estuve tambien en la asamblea de Carta Abierta , hubo mencion a que el fenómeno vivido en la despedida a Nestor fue un hecho histórico de tal magnitud que es comparable con el 17 de octubre de 1945 . No se que opinarán uds al respecto . Pero el pueblo estuvo ahi despidiendo a su lider y dandole todas las energías posibles a Cristina . Y Carta Abierta ya tiene una bandera donde dice Cristina 2011 . Que pueden hacer los intendentes , el aparato lleno de bosta y buenas intenciones mixturado y/o el goberandor Scioli sino alinearse a los deseos del pueblo argentino claramente expresados frente al lider, no?

Ella y él

Por Sandra Russo

Apenas unos minutos después de haber inaugurado la capilla ardiente, Cristina acariciaba el féretro como se acaricia una camisa. Ya la separaban de su esposo las infinitas distancias que imponen los féretros cerrados. Al mismo tiempo, esa distancia indicaba que ellos, la esposa y los hijos, ya habían elegido una despedida anterior, íntima y secreta, preservada de lo público, a lo que ellos dedicaron sus vidas.

Los dedos de uñas largas y pintadas con laca blanca de ella recorrían la madera como si fuera el cuello de una camisa, como una forma quizá de resistencia a esa brutal distancia que era y será tan abismal durante el duelo. En el duelo acaso descubra, sobre todo tratándose de una pareja como ésa, que la distancia es negociable. Que la distancia entre el que se fue y el que se queda se sigue discutiendo entre los dos durante mucho tiempo. Que hay una energía psíquica que vence a la materia. Que hay compañía mutua. Que no está sola y tampoco de él.
El lustre no parecía suficiente. Había una arruga en la bandera. Ella tenía los ojos tapados por los anteojos negros, pero su media cara dejaba ver la oscilación entre la fortaleza y el escalofrío. Las flores estaban desordenadas. Un rosario estaba a punto de caerse. Una carta muy especial fue guardada debajo de la bandera. Ella se ocupó de todo eso, anfitriona de la despedida.

Quiero agregar que viendo yo las imágenes en la madrugada del viernes veo que sobre el féretro de Nestor y también sobre la atenta mirada desde las paredes de la sala de los patriotas latinoamericanos ( falta poner el cuedro de Nestor no ? ) del Che y de Peron casi como un simbolo, veo entre las ofrendas sobre el féretro una bandera de Nuevo Encuentro y obviamente me llama la atención y pregunto a compañeros si sabían y la habian visto y una compañera me decía seguramente Martin se la regaló a Cristina.

Acariciaba la mano de su hijo Máximo, pasaba las manos por el pelo de su hija Florencia. Cada tanto. Pero estaba inaugurando esa escena primera y final de su vida. Estaba presidiendo la capilla ardiente por la que durante horas y horas y horas vería pasar en llanto a los que la sostendrán y ella y él sostuvieron. Replicó miles de veces en el día y la noche interminables el gesto de tocarse el corazón y enviárselo a la gente.

Ese gesto contenía otro mucho más profundo. El había entregado su corazón casi literalmente. O por qué estaba ella ahí, despidiéndolo tan joven. En la despedida a Néstor hubo eso, sobró eso, corazón. La infinita fila de ciudadanos que pasaron por allí iban expresando, cada cual a su modo, su temple, su pericia para explotar de pena, qué le agradecen. En casi todos los casos, algo que les fue devuelto, lo hubieran o no tenido antes.

Esto no se inventa ni se falsifica. El amor de un pueblo por su líder no se fabrica ni se prostituye. Su degradación lo vuelve instantáneamente otra cosa. Mientras es amor, mientras se mantiene en su fase de amor, con conciencia y memoria, es en realidad el máximo lugar al que puede llegar alguien con vocación política, y adonde llegan tan pocos: al corazón de su pueblo. A Néstor esa victoria ya le pertenece.

La gente pasaba y lloraba y gritaba. Ella parecía reconocer a los que iban pasando, esas caras destratadas de viejos y viejas de barrios populares, esos chicos y chicas, militantes de ojos hinchados, los trabajadores que ofrecían sus cascos o sus camisetas. Ella los reconocía como él lo hubiera hecho porque ése es su paisaje, el de la política de Estado que nunca abandonó su trabajo territorial. En muchos casos, de esa fila salían testimonios que ayudaban a entender que mucha de esa gente es la nueva ciudadanía. En estos años hubo condiciones propicias para darla a luz. Ese es uno de los mayores logros del proyecto de los dos: más y cada vez más ciudadanos.

Ella a veces los calmaba a ellos. De pronto, una chica muy joven rompía en llanto y ella, la Presidenta y la viuda, la que iba siendo nombrada candidata y conductora, se paraba, se acercaba, la consolaba. La consoló a Hebe. Pudieron leerse sus labios: “No hay que llorar”, le dijo. Hizo lo mismo con Lula: lo desacongojó sacándole una pelusa del saco. Ella ya era la madre. Era la Presidenta y la viuda, pero se volvía madre a medida que pasaban las horas.

Cristina hacía esa noche, casi sin moverse y hablando muy poco, un viraje profundo de su propio rol. Necesitará tiempo para acomodar las partes, pero parece preparada para aceptar el reto, la responsabilidad. Hasta ahora su femineidad fue otra, la de la esposa con agallas propias pero también la depositaria de la admiración y la seguridad que él le irradiaba. Han sido una pareja de extraña y curiosa completud.

Un video los mostraba estos días muy jóvenes, en La Plata, él haciéndole cuernitos y ella simulando no darse cuenta para retarlo. El flaco,( El lupo ) con anteojos setentistas, y ella con el pelo largo hasta la cintura. Han compartido en más de tres décadas sus vidas mucho más de lo que habitualmente las comparten los esposos. La mirada nublada y protectora de su hijo Máximo dio larga cuenta de los lazos fuertes que, como hasta ahora, siguen siendo de amor y políticos.
Ella mantuvo todo el tiempo la oscilación entre la entereza y el escalofrío, pero quién duda que estará bien dispuesta a continuar con el trabajo, que es mucho. No lo hará sola de Néstor, porque inevitablemente seguirán haciendo juntos muchas cosas a la vez.

Fuente: Página 12

Cristina y solo Cristina se baja del autto ayer para reprender al policia por agredir al pueblo en las calles

viernes, 29 de octubre de 2010

Nestor Kirchner : Quisiera que me recuerden



"Quisiera que me recuerden", poema de Joaquín Enrique Areta, detenido-desaparecido durante la última dictadura cívico-militar. Néstor Kirchner lo leyó en la feria del libro del 2005, presentando la obra "Palabra Viva", una recopilación de textos de escritoras y escritores desaparecidos en la Argentinos.

La historia, luego que su pueblo lo corroboró espontánea y visceralmente, lo ubicará en el lugar que le corresponde.

QUISIERA QUE ME RECUERDEN

Quisiera que me recuerden
sin llorar, ni lamentarme,
quisiera que me recuerden
por haber hecho caminos
por haber marcado un rumbo
porque emocioné su alma,
porque se sintieron queridos
protegidos y ayudados.

Porque nunca los dejé solos
porque interpreté sus ansias
porque canalicé su amor.
Quisiera que me recuerden
junto a la risa de los felices
la seguridad de los justos,
el sufrimiento de los humildes.

Quisiera que me recuerden
con piedad por mis errores,
con comprensión por mis debilidades
con cariño por mis virtudes.

Si no es así prefiero el olvido.
Que será el más duro castigo
por no cumplir mi deber de hombre.

Joaquín Arieta ( joven desaparecido de La Plata, Argentina)

Néstor Kirchner: La política en su lugar


La muerte del ex Presidente Néstor Kirchner pone nuevamente en la mesa de debate la cuestión del consenso, como el fundamento de la legitimidad política democrática.
Sin embargo uno de los legados más importantes del Nèstor Kirchner fue haber desnudado la farsa del consenso. Herramienta central para mantener el status quo, sirve para esconder el desacuerdo y la lucha de intereses contrapuestos.

La etapa que inaugura Nèstor Kirchner es la lucha por la redistribución. Del poder, de los recursos, de los ingresos y de la palabra. Llevado a la política práctica implicó devolverle su lugar a la soberanía popular, reconstruir el lugar central de la política, redistribuir los ingresos mediante políticas activas y democratizar la difusión mediática de las voces.
Esa lucha por la redistribución es una lucha centralmente política. Implica tocar intereses, recortar beneficios, modificar la estructura fáctica del poder que hizo de la Argentina un país de pocos y para pocos.
Y este desafío volvió a mostrar el eje constitutivo de la política: el conflicto. Porque la política es valorar. Elegir defender intereses de un grupo contra los intereses de otro. Es así que los sectores afectados por este proyecto se crisparon. Siempre que se tocaron los intereses concentrados y de los sectores privilegiados de nuestro país la democracia tambaleó.
A partir de la restauración democrática se fueron reduciendo las posibilidades de éxito de intentonas militares. Desde 2003 como consecuencia de un crecimiento económico inédito, no hubo mas lugar para golpes de mercados o corridas cambiarias.
La forma que adoptaron los intentos por desestabilizar fueron antipolíticos. El eje central fue la mesura, la prudencia, el consenso. La forma más natural de esconder el conflicto por intereses.

Reconocer que existe una aceitada estructura de poder fáctico que jaquea y chantajea la voluntad popular y las instituciones democráticas haciendo pasar sus intereses particulares como generales fue el diagnóstico más acertado luego de la experiencia crítica de 2001.

La caracterización negativa del conflicto, ligado a la rebeldía, la transgresión y la crispación, es negar la política. Néstor Kirchner fue el actor político que, después de algunos intentos de Raúl Alfonsín, pudo mostrarle a la sociedad las estructuras de poder que limitan la democracia. Pero, en diferentes circunstancias, pudo poner en marcha un proceso político inédito: limitar su poder, desmantelar sus estructuras y reconstruir así los espacios institucionales para la democracia.
Es el logro más importante. Solo así se pueden llevar a cabo las políticas redistributivas. Porque la política es elegir que intereses defender. Esta es la lucha por la autonomía de la política que la muerte de Néstor Kirchner no puede detener. Es el principal desafío que los legó. Ojalá estemos a la altura de las circunstancias.

Gonzalo Ruanova
Legislador Porteño – Bloque Nuevo Encuentro




PD : Le agradezco a Cristina y a sus hijos por decidir velarlo a cajon cerrado porque no me hubiese gustado ver esa imagen de Nestor , sino las que ya tenemos grabadas en nuestra memoria .

“Búsquenme, me encontrarán...”


Por Luis Bruschtein

“Néstor, con tu partida nos dejaste huérfanos a los más humildes”, dice un cartelito pegado con scotch sobre las baldosas en la Plaza de Mayo. Lo firma una “viuda de estibador portuario”. Era como una especie de laguna de papelitos que fue creciendo detrás de la Pirámide. Y después se le pusieron velitas y después, algún hábil con el origami hizo cientos de pingüinitos de papel que se fueron pegando encima de los mensajes. Se multiplicaron y el círculo se amplió y creció y creció con frases como la que dejó esa mujer, una viuda de estibador portuario.

Y las historias se tejen detrás de esas frases como las historias de una ciudad, entrelazadas por un sentimiento donde a veces salta la bronca, otras el agradecimiento y en la mayoría, la tristeza. Hay una familia entera que pide “Aguante, Cristina” y le dicen: Te amamos, Néstor, hasta la victoria siempre. Flia. López”. Un familia que está dolorida y saluda como el Che, con un grito de lucha y victoria. Las historias se entrelazan y cada quien tiene su propia interpretación de la vida donde la sociología se queda corta y no puede explicar casi nada.

Más al costado, un papelito dice por ejemplo: “Fuerza, Cristina. Néstor nos va a proteger. Dios necesita un ángel de izquierda. Los Soria”. Es otra familia que ha inventado una nueva figura sincrética en el pesebre de la globalización. Pero hay otros que son más directos: “Gracias, Néstor. El alma nos duele. Un trabajador”. Seco, concreto y con la fuerza de la dinamita.
Hay muchos que dicen “Fuerza, Cristina” y le agregan otras frases, como “Néstor: gracias por hacerme creer que las utopías son posibles” y la firma una madre: “Chela y mis hijos Santi y Paula, con vos”. Y otros que vuelven al contenido sencillo y directo: “La Etelvina que te ama, ultra K por siempre”.

Los miles de personas que han llenado la Plaza cuidan esa laguna de papelitos y mensajes, hacen un cordón a su alrededor para que no la pisen, pero el viento despega algunos de ellos y se los lleva en un remolino. Ya hay otros que están escribiendo. “Cristina 2011 en honor al cumpa Néstor”, escribió alguien pensando ya en la campaña y las elecciones del próximo año. Y Néstor ya es el cumpa, que es mucho más que ex presidente o el compañero. El cumpa es el compañero más cercano, el que te cuida la espalda.

Y otros que tratan de imaginar el destino del ex presidente: “Querido Néstor, estás al lado de Evita y el Che. No te olvidaremos”. Y otro más peronista que imagina: “Gracias, Néstor, ingresaste al lugar de los elegidos: Perón, Evita, Néstor”. Y la firma es de “una jubilada”. Y hay reflexiones que se apuntan: “Ser bueno es fácil, lo difícil es ser justo, como lo fue Néstor. Te vamos a extrañar”. Y otro que dice: “Néstor, gracias por dejarme crecer y creer nuevamente” pero no se puede leer la firma porque está tapada por un cuadro pintado sobre una madera. Es una bandera argentina con un texto que dice: “¡¡Gracias Néstor!! Ahora mi villa tiene calles” y está firmado por Danilo Rojpan.

Toda la Plaza está llena de gente muy joven, mezclada con militancia del peronismo histórico y con familias y grupos espontáneos que condensan el surgimiento de un nuevo perfil popular mixturado por todas esas pertenencias. En otro papelito alguien recordó una canción de León Gieco. “Búsquenme/ me encontrarán/ en el país/ de la libertad. Gracias Néstor.”



Fuente : Pagina 12

jueves, 28 de octubre de 2010

Carta a Néstor, mi hijo


Querido Néstor:

Quiero contarte en esta carta que me atreví a pasar el primer día sin vos, con ese vacío que me dejaste y que creía que tardaría en llenar porque cuando desaparecieron mis otros hijos el agujero fue casi eterno. Cuando vos llegaste a mi vida me volvió la alegría, me sentí más fuerte, acompañada, comprendida y respetada.

Quiero decirte que en este día, jueves 28 de octubre, cuando llegué a la Plaza, varias cuadras antes, parecía un espejismo: miles y miles de jóvenes te vivaban y también decían "¡fuerza Cristina!". Muchos me decían "empecé mi militancia con Néstor, por eso ahora tenemos que estar firmes y juntos como él nos enseñó".

¿Sabés, querido? Te cuento esto porque seguro no te lo imaginás, la mayoría me decía que la apoya a Cristina para las elecciones del 2011.

El corazón te jugó una mala pasada o tal vez con tu fuego se hinchó demasiado y quiso salirse del pecho, ese donde siempre se recostó Cristina.

Decirte que hoy y mañana y pasado y dentro de muchos años seguro, tu corazón, seguirá latiendo en esta maravillosa juventud que vos con tu sabiduría encendiste.

Gracias, hijo, por permitirme vivir junto a vos y tus principios, gracias por vivir con tanta pasión.

Estoy orgullosa de vos y de esta juventud que formaste para el proyecto nacional y popular, que es decir la liberación.

Hebe

Fuente: El Ortiba

Cristina : A nosotros tambien nos tienen miedo porque no tenemos miedo

No les tenía miedo

Por Alfredo Zaiat

La muerte tiene una inmediata e ingrata cualidad de suspender el tiempo, en ese instante parece que no hay antes y después, sino un intervalo de nada. Es un espacio nebuloso, de conmoción. A ese shock de duración incierta le continúa el momento de reflexión sobre lo realizado y los dilemas sobre los desafíos por venir. Esa tensión, expresada en lo pasado y el futuro, se presenta con la angustia de la pérdida. Esto también tiene en términos políticos su forma de manifestarse, siendo un factor fundamental para abordar la cuestión económica durante el período inaugurado por Néstor Kirchner, puesto que esa tensión ha sido una característica dominante de estos años y que lo seguirá siendo en los próximos. Proceso con rupturas y continuidades en relación con un patrón de acumulación basado en la valorización financiera y de exclusión social que se agotó con la caída de la convertibilidad. Debate que no ha podido alcanzar hasta ahora la densidad suficiente debido a que no se reconoce, en algunos por mezquindad política y otros por limitaciones conceptuales, que el kirchnerismo es una expresión que ha hecho crujir estructuras del poder tradicional. Esa tensión dialéctica sobre lo que es y no es del recorrido de la economía desde 2003 adquiere hoy mayor dimensión por las transformaciones y las consiguientes disputas ante el repentino fallecimiento de la persona que las lideró.

El desplazamiento de los centros de decisión del gobierno de la figura denominada “economista rey”, ese profesional que establecía qué es lo que se podía hacer y no hacer en materia económica, con un supuesto saber técnico, pero que era inminentemente político e ideológico conservador, ha sido una de las contribuciones más relevantes de Kirchner en la indispensable batalla cultural sobre el sentido común. Ese cambio conceptual sobre lo que significa la economía y el ministro a cargo, como un espacio donde se dirimen intereses y poder, y la acción política, como ordenador del rumbo económico, es lo que permite comprender con mayor complejidad las diversas iniciativas de estos años. También las resistencias y el miedo que provocó Kirchner.

La más abultada cesación de pagos de la deuda a nivel mundial tuvo como desenlace también la renegociación con la quita más elevada de que se tenga registro. En dos etapas, una en 2005 y otra en 2010, ese proceso tuvo la impronta Kirchner, por la audacia en el aspecto de los números y en el desparpajo desafiando al poder financiero. Fue la referencia ineludible que incorporó el Ecuador de Rafael Correa para hacer frente a los acreedores. Sólo la intención de confundir a sectores sensibles con ese tema derivó en una imaginaria comparación de ambos procesos, que colocaba la experiencia argentina como desventajosa. La furia del mundo de las finanzas globales hacia el kirchnerismo y el castigo al país vedando el acceso al crédito voluntario en el mercado internacional son pruebas suficientes de lo que han significado el default y la posterior reestructuración. ( Furia de las finanzas globales que me genera en lo personal realmente orgullo de ser argentino y de vivir este tioempo mas alla del suceso aciago de la desaparicion física de Nestor )
Clausurar la injerencia del Fondo Monetario Internacional en asuntos internos de la economía, previa cancelación de la cuenta total por unos 10 mil millones de dólares, ha implicado un avance extraordinario
. La posibilidad de ejercer la soberanía de la política económica, con sus aciertos y sus debilidades, es un hecho notable teniendo en cuenta los antecedentes de las últimas décadas. Esas misiones de mediocres técnicos de Washington, recibidos por el establishment con pleitesía, recorrían los senderos señalados por economistas de la city, amplificando los reclamos del poder económico. La veda a esos mensajeros del ajuste, que hoy son convocados por tradicionales voceros del neoliberalismo, ha posibilitado ampliar los estrechos márgenes de autonomía de la política económica. Varios aumentos a jubilados, control de capitales especulativos, retenciones a exportaciones agropecuarias, el fin de las AFJP, acumulación de reservas, pago de la deuda con reservas, integración latinoamericana, entre otras medidas, hubieran sido censurados por un organismo multilateral desprestigiado resucitado por las potencias del G-20.

Las rupturas y continuidades lideradas por Kirchner son expresión de un proceso de transformación en construcción, en búsqueda de la coalición social que permita su profundización. La notable recuperación del aparato industrial convive con la dificultad de no haber podido todavía modificar el patrón de especialización productiva basada en materias primas e insumos industriales difundidos (acero, aluminio, petroquímica). La estatización de empresas públicas, rompiendo la lógica de que sólo los privados son buenos administradores, cohabita con el manejo de servicios públicos por parte de conglomerados privados con escasa vocación inversora. Esa deficiencia es saldada con un Estado inversor generando una estructura híbrida de regulación en un sector sensible para el presupuesto de la población. La firme política de negociación con grupos económicos en materia de precios, con debilidades en su instrumentación y destacada vocación de intervención pública, coexistió con la crisis del Indec. Esto último fue la acción que más castigó a Kirchner, no por lo que era una necesidad de realizar cambios en el Instituto sino por la forma y la deficiencia en la estrategia de comunicar ese objetivo. Esto se ha convertido en el mayor erosionador de su liderazgo social al poner en jaque la legitimidad de la palabra oficial, grieta que facilitó el reingreso de las fracasadas voces conservadoras en materia económica en el espacio público.

Por esa fisura el poder económico encontró la trinchera para enfrentarse a un proceso político que empezó a desnudarlo. A ese mismo poder lo exaspera que los trabajadores a través de sus organizaciones sindicales hayan podido recuperar derechos y capacidad de negociación en la mesa salarial. Nunca antes hubo un período tan prolongado de vigencia de convenciones colectivas. Se empezó a desmontar la estructura de flexibilización laboral de los noventa. Quedan asignaturas en esa materia, como la forma de contratación de tercerizados, situación que emergió con dramatismo en la última semana, y la persistencia de un elevado porcentaje de empleo en negro. Pero, a diferencia de otras experiencias políticas, en ésta existe conciencia de ese problema.

De todas esas iniciativas, muy relevantes en el ondulante camino de la reconstrucción socioeconómica luego de la devastación neoliberal, sobresale la decisión de liquidar el más fabuloso negocio especulativo con los aportes previsionales de cada mes de los trabajadores activos. El fin de las AFJP es la muestra más contundente de hasta qué punto la voluntad política puede romper con el cerco que imponen el poder y sus economistas bien pagos. Casi ningún político se hubiera atrevido a tanto precisamente por la contraparte que estaba enfrente.

Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner no tuvieron miedo. Esa medida, que abrió la puerta para la iniciativa más importante en reconocimiento de derechos sociales como la Asignación Universal por Hijo, explica en gran parte el cambio de posición frente al kirchnerismo de los principales grupos económicos. Cuando se los interpela sobre su oposición a una política que les ha facilitado ganar mucho dinero y que todavía les permite seguir contabilizando utilidades crecientes, no se incorpora en ese análisis el impacto que les provocó el fin de las AFJP. Están convencidos de que a partir de ese momento la tradicional forma de hacer negocios, que traducen en su-bordinar al poder político a sus intereses, se ha alterado. Eso los incomoda e inquieta.

Las evidentes fortalezas y audacias que demostró Kirchner para avanzar en transformaciones económicas y el convencimiento que expresaba de las carencias a saldar son, como canta desde sus entrañas Liliana Felipe, el miedo que le tenían porque no les tenía miedo.

Este video lo armé luego de la multitudinaria marcha a plaza Lavalle por la aplicación efectiva de la ley de medios , cuando como siempre los medios hegemónicos y los impresentables periodistas in the pendientes fueron al congreso a llorar con el Grupo A por unos afiches de mierda que seguramente mandaron a imprimir Ernestina y Magnetto .



Fuente : Página 12

La verdad le agradezco profundamente a 678 porque nunca pense que podia llorar así por Nestor

Ayer fue un día muy triste , bueno eso no cambia tampoco hoy , pero también fue un día muy largo para mi. Como sigo muchos Blogs y quería leer todos los post que tenía acumulados en el Google Reader y también porque arrancaba temprano el Censo 2001 me había levantado temprano (tipo 8) y estaba escuchando la radio , y escucho en la radio que dicen que Néstor estaba internado en El Calafate y muy grave , y eso hizo que rápidamente yo encendiera la TV para ver que pasaba con Néstor y aún antes de recibir la noticia , mi maldita cabeza ya había pensado que Néstor no iba a poder ser el candidato a presidente , no por la noticia trágica de la muerte de Néstor sino porque su estado de salud con tantas internaciones consecutivas por el cuore , ( mas allá de que recordaba que Ricardo Forster se preguntaba porque siempre necesitábamos líderes superpoderosos poniendo como ejemplo a Lenin en sus últimos años) , no podía ser un buen augurio para no producir una crisis institucional en el futuro cercano , pero no, el destino era aun mas trágico de lo que somos capaces de imaginar y se nos fue Néstor , se nos fue el líder , aquel que nos hacia sentir tranquilos por nuestro futuro , por continuar en este rumbo , y por la garantía de que nunca retrocederíamos ni un paso bajo su liderazgo . Se nos fue físicamente pero entiendo que sigue y seguirá vivo por muchos años en nuestros corazones .
Y no es que no tenga la mayor confianza en Cristina como el mejor cuadro político que yo haya visto en toda mi vida , creo que por eso que se va a reponer a pesar del duro trance que la vida le legó , como bien decía José Pablo Feinmann : Es mas que evidente que dios no es argentino ....
( Bueno una tontería esto porque yo no creo en la existencia de dios ) .
Bueno no bien ví en Crónica la placa negra no lo quise creer y escribí en
Twitter : Crónica dice que Néstor murió que quede con un nudo en mi estomago que solo el llanto nocturno logró aliviar y quería que me censaran , ahí mismo , en ese momento porque ya no me bancaba mas esperar en mi casa , pero no, al rato me llama mi viejo para decirme si ya sabia lo que había pasado y le respondo que obviamente y luego me llama al celular una compañera del EDE de 70 años diciéndome que ella era grande y con muchos achaques y no podía ir a las movilizaciones pero, como había perdido a todas sus amistades por defender este rumbo , quería que yo la pudiera contactar con gente mas de su edad , bueno entiendo yo que mas que nada quería que alguien le dijera en realidad que en ese duro momento todos estábamos mal pero seguros de defender este rumbo .
Y así fue que muchas horas después recién como a las 4 de la tarde pude salir de mi depto y luego encontrarme con cumpas de JCA que habían estado antes pintando banderas negras ( con la leyenda "Ni lo intenten ") y cuando yo llegue ya estábamos saliendo para Plaza de Mayo . Y estuvimos en la plaza digamos tipo 4:30 -5 pm .
En la plaza escuchaba comentarios preocupantes en algunos grupos sueltos , por ejemplo un flaco diciendo que si retrocedíamos los contratos los volvía a hacer afuera u otro compañero que tiene una Pyme diciendo que él ya se había fundido en 2001 y que no estaba dispuesto a pasar nuevamente por algo así, sino que frente a ese escenario salía a vender todo e irse , la verdad comentarios que demostraban mucha preocupación frente al futuro.
Yo tampoco pude evitar pensar en el futuro del gobierno , en lo difícil que podía ser para Cristina esto , en su vida personal personal aún mas que en lo político, porque ayer Cristina perdió a su pareja , al amor de su vida , a su compañero de militancia de toda la vida y a la persona que se encargaba realmente de todo el armado político del gobierno . La principal duda es quien podía hacer esa tarea que implica enterrarse en el barro para negociar con los intendentes ( los llamados Barones del
conurbano ) ,y con los gobernadores , mm mm quien ? Cristina , Devido , Zaninni ? , bueno no era bueno pensar mucho ayer realmente . Si hablaba con cumpas diciendo que Carta Abierta debería hacer una Asamblea este sábado ante este hecho , luego me dijeron en la noche que aparentemente habrá una asamblea en Parque Lezama .

Bueno me quedé con estos compañeros hasta las 7 pm y luego les dije que me iba a reunir con la gente del Encuentro y los vería mas tarde , y así fue que estando al lado de la pirámide me fui hasta la 9 de julio a marchar con el Nuevo Encuentro ( EDE + PSOL ) y bueno había que estar con todos y todas en esos momentos y así marchamos nuevamente hasta la plaza y yo mas tarde cuando desconcentraron volví a la pirámide cuando eran ya como 10:30 - 11pm .
verlo . Y Y todavía estaban allí pero ahora adentro de la reja de la pirámide y estuvimos allí un rato pero luego nos fuimos a comer y estábamos en un local de pizza libre y veía en los monitores un 678 extraño desde lejos con muchas personas y casi a las 12 de la noche y mientras comía me lamentaba porque yo lo grabo al programa pero en el horario normal y ahí pensé que tal vez en la repetición podría así fué que no se serían 2 am empezó 678 nuevamente y todo esto que contaba medio al dope era para decir que mela pase llorando durante hs , tal vez como nunca pude llorar así en toda mi vida , porque lamentablemente me cuesta expresar mis sentimientos y por ejemplo cuando falleció mi mama nunca logré llorar ( bueno venía de 6 meses previos en coma ) , pero el programa de 678 ayer , me hizo llorar realmente mucho a descargar todo esa que a uno lo va carcomiendo por dentro , y la verdad no tengo mas que decir gracias por ese programa porque era algo necesario para este momento que nos tocó vivir


Me habían dicho que Moyano había hablado bien ayer cuando estábamos en la plaza , y no puedo mas que coincidir con eso.
Cuando los festejos del bicentenario recuerdo me sorprendí en el Stand del ministerio de trabajo con respecto a que este era el mayor periodo histórico en 200 años de historia donde se habían aplicado sin interrupciones las negociaciones paritarias . Nunca antes pudimos vivir 7 años consecutivos de paritarias , y vamos a defender su continuidad con uñas y dientes .


PD: Olvide decir que no pude dormir nada porque 678 termino 5:45 y a las 7 ya tenía que levantarme así que decidí no irme nunca a la cama.
Debe ser por eso que para escribir esto haya tardado tanto tiempo .
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera