The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 27 de mayo de 2013

“Ocultar a Julio López no ayuda a ser una sociedad más sana”

A Jorge Julio López lo desaparecieron por segunda vez entre la noche del 17 y la madrugada del 18 de septiembre del 2006 en la ciudad de La Plata. En los peores tiempos del país ya había estado 3 años secuestrado por su militancia dentro del peronismo. “En el cielo nos vemos” es el libro que cuenta su vida y su participación clave en el juicio contra el ex Director de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires durante la última dictadura militar,Miguel Etchecolatz y su posterior secuestro.
 Letra P habló con Miguel Graziano, su autor, quien explicó que “a no ser que ocurra algo extraordinario, lo de López, va a camino a ser un caso impune”.

Miguel Graziano autor de "En el cielo nos vemos" (Foto AG La Plata)


Por Facundo Cottet
@facundocottet

¿Cómo surge la idea de hacer el libro?

Desde que fui a estudiar periodismo que tuve ideas o propuestas para escribir libros. El primero fue un ex combatiente de Malvinas, hacía 3 meses que estudiaba periodismo. No podía hacer un libro sino que ni siquiera escribir una nota me parece. Eso pasó; después trabajé unos meses viviendo en La Plata con el caso Verón; me mandé unos mails con Susana Trimarco. Estuve viendo algunas causas judiciales en donde las chicas rescatadas por ella daban testimonios y el testimonio de esos casos es muy interesante para escribir la historia de lo que pasó, poder contarlo. Pero escribir una desde La Plata una historia que ocurrió en Tucumán era imposible. Apareció el caso López.

No fue inmediatamente que me di cuenta que el caso López podía ser un libro, incluso el día que me hizo click la cabeza fue el día que me encontré con Rubén, el hijo, en el micro 273. Subió al micro, lo reconocí, le pregunté si él era el hijo de López, me dijo que sí. Le dije quién era yo y le dije que iba a escribir un libro sobre su papá. De ahí al libro pasaron como 4 o 5 años.

La familia de López es bastante reticente a hablar sobre el tema, salvo su hijo Rubén, ¿cómo entraste en su mundo?

Gustavo que es el hijo menor no habla, no lo vi, nunca lo vi. Su historia está contada por terceras personas y por vídeos también. Está el testimonio de Irene, la mujer; no la entreviste formalmente, la vi muchas veces y hablé con ella; y siempre que hablo con una fuente anoto. En un acto fui y hable con ella para preguntarle más que nada cuestiones puntuales y cosas que me parecían más difíciles de contar: como si efectivamente ella le había prohibido hablar a López, aunque ella lo dice en el diario El Día y en una nota en Página 12, me parece importante que ese aspecto de la familia, el aspecto del silencio que había sido obligado López y sometido estuviera confirmado por una fuente directa y no por una fuente indirecta. También hay sobrinos con los que hablé, entre ellos el sobrino favorito de López que nunca quiso darme una entrevista pero como me lo encontré muchas veces en muchos actos, entonces hablaba algo y a veces hablaba la mujer. Y alguien muy importante para contar la infancia de López es la hermana menor, Margarita. López era el mayor de cinco, la siguiente era Margarita. Era con la que fue al colegio, ella estuvo presente en la infancia de López.

¿Qué piensan ellos de todo lo que pasó?

La posición es compleja, no es unilateral. Tal vez hable sólo Rubén para tener una sola voz. Pero desde el primer día dijeron cosas diferentes. A cuarentaiocho horas de desaparecido López, fueron al programa de Guinzburg, Mañanas Informales, y ahí Gustavo aseguró que lo habían secuestrado, que se lo habían llevado. Había vivido muchos años silenciado por esta situación que te decía de la familia y también por el silencio social. También en la noche hay un comunicado de la asociación ex detenidos desaparecidos diciendo esto de relacionar la desaparición de López con la declaración en el juicio, pero había dos personas que eran Nilda Eloy y Adriana Calvo que mantenían la hipótesis con firmeza que López había sido chupado. Pero el resto tuvo dudas, López era muy particular.

¿Por qué?

Le robaron la palabra, entonces él no podía decir. Cuando pudo decir era a borbotones, desesperado, con cada quien que se encontraba era una catarata, de información. Información que logró articular y trabajar con el equipo de laburo de la asociación ex detenidos desaparecidos que le creyeron y lo acompañaron a muchos lugares que él contó. Lo que dijo López eran datos originales, que nunca antes se habían dicho. Dijo, por ejemplo, que en Arana había tres centros clandestinos de detención, no uno. Hasta ese momento se conocía uno, ahora se conocen dos; el tercero todavía no se sabe si existió o no. Muchas veces muchos militantes que conocieron a López van a Arana hoy a mirar y ver si descubren ese tercer lugar que él decía. Pero hasta que López empezó a hablar todos creían que Arana era el destacamento de Arana. Y no era solamente el destacamento de Arana. Y lo otro que dijo López es que en Arana quemaban cuerpos de víctimas a las que habían fusilado y matado ahí. Porque él vio cómo fusilaban. Y Arana es el primer centro clandestino donde se encuentran restos humanos y fueron hallados porque López insistía tozudamente en que estaban enterrados en ese lugar, creo que equivocó el lugar por 20 metros; pero él decía ‘acá los mataron y acá los quemaron’.

Los responsables de que López no esté sabían que tenía información

Pensaban que era alguien débil, se equivocaron. Si la hipótesis de los ex detenidos desaparecidos es la correcta, como parece que es y además Néstor Kirchner también lo dijo: que lo secuestraron para que no avanzan la causa de delitos de lesa humanidad, lo secuestraron para que en esa causa se produjera algún inconveniente jurídico o para que apareciera que había sido obligado a declarar en contra de Etchecolatz se equivocaron en la lectura que hicieron sobre la persona. Era alguien que estaba comprometido con la causa, que había encarnado la consigna de memoria, verdad y justicia de las organizaciones de Derechos Humanos. Y siempre repetía que “los argentinos tienen que saber”.

¿Cuál es el estado actual de la causa?

La causa está abierta, la está investigando la justicia federal. Las últimas novedades es que la policía aeroportuaria se hizo cargo de la investigación de las llamadas que hubo esa madrugada del 2006 en Los Hornos, en la antena que pertenece al radio de Los Hornos y apareció un testigo de identidad reservada que es testigo de familiar de un personal del batallón 601. No son grandes avances, ya hubo otros testigos de identidad reservada y este testigo no despierta ninguna expectativa en quienes participan del caso o los abogados de los organismos de derechos humanos ni tampoco en la familia lopez, que lo que piensan es que no va a pasar nada. Los avances son pocos y a no ser que ocurra algo extraordinario, lo de López, va a camino a ser un caso impune.

Esta semana que pasó Cristina Kirchner llegó hasta La Plata y dijo que nadie desaparece ¿Qué sensación te dejó luego de haber hecho el recorrido sobre Julio López?

Pienso que decir que este gobierno es una dictadura con K es negar lo que pasó en la dictadura, pienso que decir que los de La Cámpora son la Gestapo es negar el Holocausto y que ni la dictadura ni el Holocausto son cosas para hacer política barata y que la presidenta tiene razón cuando se enoja con la caracterización que se hace de este gobierno como una dictadura. Este gobierno no es una dictadura. Ha sido refrendado con los votos de manera muy importante. Y por otro lada decir que no hay ningún desaparecido está negando a López; me parece que es un error político de la presidenta. 

Puede ser que yo no sea quien para decirlo. Como periodista prefiero no hablar de opiniones sino contar lo que pasó o lo que va a pasar, pero no quiero no hablar de este tema. Me parece que lo que ella dice, de que es una situación política diferente, que se vive de manera diferente a como se vivía en los ‘70 es más qué evidente y qué por suerte estamos en democracia. Pero también tiene que hacerse cargo de que a López lo secuestraron y que lo desaparecieron. Estaría bueno que el gobierno tomara a López como un aliado, no como un enemigo. Que no dejara la bandera de López a la derecha que no lo va a tomar o capaz se la deja porque sabe que la derecha no puede tomar esa bandera. Es raro, es doloroso para los platenses incluso que puedan sentirse cercano al gobierno, que venga al Colegio Nacional y diga esto, de esta manera. Si bien tiene razón en que no es una dictadura, te deja con esa contradicción y sabor amargo. Estaría bueno que venga y lo reivindique. Lo reivindique al viejo también; todos estamos reivindicando a la juventud, acá hay uno de 77 años que es un héroe, un valiente. Hay que rescatarlo también.

¿Qué esperas del libro?

La idea es que siga hablando de López, que López pueda volver a estar en la discusión nuestra. Estaría bueno que haya más libros, películas, documentales, ficciones. Como podemos hablar de la dictadura, por suerte, que podamos hablar de lo que pasó con López y que nos podamos quitar los fantasmas de que esto no va a volver a pasar, porque tenemos una policía más democrática. Y son cosas que no están pasando. En La Plata acaban de denunciar que sospechan sobre participación policial en 4 homicidios. Tenemos que reformar la policía para que sea democrática de verdad, tenemos que reformar las cabezas para que sean democráticas de verdad. Ayudar en ese sentido, ocultar a López no ayuda a ser una sociedad más sana.

“En el cielo nos vemos”, ya fue presentado en la Comisión Provincial por la Memoria, en la Feria del Libro con la presencia del historiador y periodista Osvaldo Bayer, en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP y el próximo miércoles 29 de mayo será presentado en la Feria del Libro de La Plata, en el Pasaje Dardo Rocha a las 18 horas. 

video

Fuente : Letra P

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero