The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 20 de julio de 2013

El año que vivimos con 5 centrales sindicales


Por Jorge Duarte*. 

A días de haberse cumplido un año de la fractura formal de la CGT los avances del movimiento obrero organizado en torno a su agenda de reivindicaciones fueron prácticamente nulos. La disputa por la legalidad y la legitimidad siguen vigentes mientras la atomización no cesa.

12 de julio de 2012 marcaba el calendario y los gremios moyanistas elegían su conducción de la CGT en Ferro sin la presencia de los gremios denominados gordos e independientes, quienes un tiempo más tarde harían lo propio en Obras. En Ferro se consolidaba la fractura de la central más grande de trabajadores de la Argentina, aunque hacía tiempo que era evidente el desenlace. A un año de ese hecho, la agenda de reivindicaciones sindicales sigue siendo la misma y no hubo avances significativos sobre ninguno de los temas que la componen.

Mientras Moyano asumía su tercer mandato al frente de la CGT Azopardo y daba su primer discurso, que comenzaba a tener un matiz opositor hacia las legislativas de 2013, los representantes de los sindicatos que participaron de la cita expresaban sus dudas sobre el resultado que podría traer en el futuro una central atomizada. Se temía que la fragmentación atente contra la capacidad de movilización y de presionar para avanzar en las cuestiones pendientes. Las dudas tenían fundamento.

Al cumplirse 1 año de la última fractura de la central sindical y con 5 conducciones sindicales (3 CGTs y 2 CTAs) las conducciones gremiales han demostrado debilidad y tuvieron que pasar a una postura defensiva. Desde los sectores que continúan afines al gobierno nacional se escuchan más posiciones que plantean proteger lo conseguido que voces que presionen para avanzar sobre lo pendiente (léase el proyecto de participación de los trabajadores en las ganancias empresarias; el proyecto para regular las tercerizaciones; una reforma tributaria integral que elimine el IVA, etc.).

La debilidad que dejó en evidencia la ruptura del año pasado logró que no alcance sólo con la postura dialoguista y reflexiva de los gremios que lidera Caló, ni tampoco con la posición confrontativa encarnada por Moyano para conseguir alguna mejora. Perdieron todos.

También presenciamos este año la partidización y los posicionamientos abiertamente oficialistas u opositoras de las centrales. Esa partidización, que supera la lógica de politización que tiene cualquier acción sindical, repercutió en mayor descrédito y en una cantidad de gremios que no se sienten representados por ninguna de las 5 conducciones. Con la certeza de que no se conseguirán sus objetivos sólo con guiños al gobierno nacional, ni sólo con movilizaciones opositoras, son muchos los gremios que decidieron alejarse de CGTs disminuidas y esperar una reunificación en un futuro cercano.

Con el advenimiento de las elecciones 2013, las heridas por el cierre de listas a cuestas y la partidización de las centrales muy fresca, habrá que esperar que aclare el panorama para presenciar el cese de la sangría y ver si se vuelve a juntar lo que las conducciones desunieron.

*Periodista especializado en temas gremiales / http://escritosdeclase.blogspot.com.ar / @ludistas

Fuente : Marcha

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera