The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 10 de agosto de 2013

“Los cubanos queremos un socialismo sustentable”


“Los cubanos queremos un socialismo sustentable”
Por Leandro Segado.

En esta primera parte de la entrevista con Nuria Barbosa León, la escritora y periodista cubana comparte su punto de vista sobre la actualidad de la revolución, el período de reformulación que atraviesa y los desafíos pendientes.
Nuria Barbosa León es licenciada en Filosofía Marxista Leninista de la Universidad de la Habana (también estudió en la Lomonosov de Moscú), investigadora, escritora y periodista. Ejerce esa profesión en el semanario Granma internacional y en la emisora Radio Habana Cuba. Estuvo en la Argentina presentando su libro “Por ese motivo. Relatos desde Cuba”, aunque asegura que “la principal razón para venir son los intercambios que se dan en los lugares en que me presento, donde se dan interesantes debates en los que aprendo mucho”.


-En los últimos tiempos se plantearon algunas reformas políticas y cambios en el modelo económico cubano. ¿Cuáles son los motivos que llevaron a esa rectificación y cómo va ese proceso?-El modelo nuestro se está auto evaluando, autorectificando y autoreproduciendo constantemente. Si ya en la década del 60 cumplimos los objetivos programáticos del Moncada, hubo una reedición (y de ahí el 1er congreso del Partido de 1975), se propusieron otros objetivos a cumplir porque ya estábamos en una etapa superior. De ahí que en los lineamientos programáticos confeccionados para el Sexto Congreso del Partido (2011) se propusieran nuevas metas.
La realidad y la historia hoy difieren. No existe un campo socialista y sí una integración latinoamericana. Por tanto hay que superarse de la forma que se han superado teóricamente las revoluciones. Lo importante es que hubo una gran participación popular para la confección de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el VI Congreso del PCC en 2011. Se le preguntó al pueblo qué quería, en qué sociedad quería vivir. Creo que ningún gobierno lo ha hecho. De ahí que se formularon planteamientos, opiniones, análisis, reflexiones, partiendo de la realidad cubana. Esos lineamientos deben cumplirse en 2015, y en ese año deben aprobarse nuevos lineamientos o evaluar cómo se van a seguir cumpliendo los  vigentes. La sociedad cubana tiene algo muy positivo, que es la honestidad con la cual ha encarado cada uno de sus momentos históricos. Necesitamos de una economía sana para poder brindar a la sociedad más igualdad y justicia social. En términos marxistas, la base económica no determina pero influye en la sociedad.
Hoy nos proponemos algunos objetivos programáticos a partir del entorno hegemónico del mundo en un contexto diferente. Pero no hay ruptura en esos programas sino continuidad en los objetivos primordiales: 1) mantener la independencia; 2) la construcción del socialismo: los cubanos queremos el socialismo, un socialismo sostenible y sustentable; y 3) la unidad del pueblo en torno a la Revolución.


-Concretamente, ¿cuáles vienen siendo los efectos y consecuencias de las reformas?


-El principal impacto es que ha demolido y minado la burocracia del sistema (y esas medidas han sido muy bienvenidas). La unificación de ministerios, la reducción del personal improductivo para vincularlo al sector productivo. Otro punto importante son los esfuerzos de tratar de reducir las importaciones y aumentar las exportaciones. Nos hemos replanteado ser autosuficientes en la producción de alimentos. Este problema está presente en el mundo actual con mucho énfasis, porque los alimentos se encarecen todos los días y la desnutrición se expande como una plaga. Con este problema las transnacionales viven desangrando nuestras venas abiertas.
También otras medidas como favorecer la ley de emigración, la venta de autos y de casas. Poner en el sector económico a otros actores que gestionan nuestra propiedad, como las cooperativas no agropecuarias, inexistentes hasta el momento. El impacto ha sido muy positivo y era lo que el pueblo ha estado esperando. Y no olvidar que partió de un pedido del pueblo.


-¿Cómo se inserta esta realidad en el contexto actual de América Latina?

 -Si en 1960 Latinoamérica en general se alió contra la Revolución Cubana -y ahí está el discurso en Punta del Este del Che Guevara cuando fuimos expulsados de la OEA por el simple hecho de que nuestro modelo no pretendía ser para nada lo que dictaba Estados Unidos-, hoy estamos mucho más unidos con los latinoamericanos, mas integrados a organizaciones como el ALBA, la CELAC, la UNASUR, el MERCOSUR y podemos ayudarnos entre nosotros con los recursos que tenemos.


 
Cuba es un país sin grandes recursos económicos, el principal recurso es el capital humano, profesionales que viajan por el mundo brindando servicios. Pero ojo, es una Latinoamérica que le falta mucho para desarrollarse, que tiene que luchar contra el dominio colonial del Imperio. Estamos en mejores condiciones que otros continentes como Asia y África, pero si no nos unimos nos cae la crisis encima.

-En algunos países de la región viene creciendo el debate sobre el rol de los medios de comunicación, con cambios interesantes en las legislaciones que son resistidos por los monopolios de la información. ¿En Cuba qué se está debatiendo sobre los medios?

-La situación en Cuba es muy diferente. La prensa cubana es una prensa estatal, no hay prensa por fuera de los órganos oficiales. Los periodistas se integran a la organización Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), que hizo su último congreso el 13 y 14 de julio. Ahí se pronunciaron por una Ley de Prensa (que, a diferencia de Argentina, no va en contra de los monopolios). Con nuestra ley se quiere que se respete el trabajo profesional en el sector. La ley nos favorece para organizar y ordenar un poco el flujo de  la información, además de que las fuentes no sean obstáculos para la publicación.

-¿Existen medios o espacios de comunicación críticos en Cuba?

-Los medios críticos en Cuba siempre están financiados desde el exterior por los monopolios que son especialistas en campañas mediáticas. Ellos fabrican testimonios, sucesos y acontecimientos para justificar un sistema imperial desde el norte colonizador. Eso no se llama crítica, se llama guerra mediática. Los cubanos queremos una prensa oficial que se acerque más al ciudadano común y refleje hechos de la cotidianidad. Ahí tenemos un gran reto. No queremos mercenarios vendiendo noticias fabricadas desde una realidad inventada. Luchamos para ser más creíbles pero dentro de nuestros órganos y con los mismos recursos.

Fuente : Marcha

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera