The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 4 de agosto de 2013

Más papistas que el Papa


Por Julia de Titto.

Los afiches con una foto de Martín Insaurralde, Cristina Fernández de Kirchner y el Papa Francisco inundaron el centro porteño. La fiebre papal en el medio de la campaña electoral y los debates que no entran en agenda.
Una ola de ferviente y renovada religiosidad recorre las calles del país y el continente. (Una mierda la situación que se viene viendo desde que purpurados y abusadores de menores imperiales encaramaron a Bergoglio para reemplazar a  Ratzigher (el papa nazi) que lo precedio en trono imperial de la inquisición) Los diarios más vendidos difieren sólo en matices en su cobertura sobre los dichos vaticanos. Los principales partidos políticos se disputan la referencia del Papa nacido en la Argentina cual si fuera figurita difícil entre niños que pugnan por completar un álbum.
Podría pasar como un fenómeno sociológico y político más, pero en medio de la campaña electoral, esto cobra una relevancia aún mayor y la competencia por ver quien es más papista que el Papa – nunca mejor usada la expresión- atraviesa el día a día de la previa a las elecciones.

El ya citado afiche, elaborado por "Equipos de difusión", del primer Secretario de Medios de Néstor Kirchner, Enrique Albistur -al igual que aquel que con una imagen de un mate- son sólo parte de la estrategia del oficialismo por hegemonizar el vínculo argentino con El Vaticano. La relación del gobierno de Cristina Fernández, y previamente de Néstor Kirchner, con el que hoy es la cabeza de la Iglesia Católica, no fue siempre pacífica y podemos describir tres momentos claves de enfrentamiento. Primero, Kirchner llegó a considerar a Jorge Bergoglio como el "jefe espiritual de la oposición política" y dejó de participar en los Tedeum que todos los 25 de mayo se realizan en la Catedral de Buenos Aires, que el actual Papa dirigía, tras varias declaraciones de éste criticando al gobierno. En segundo lugar, el conflicto por la resolución 125, en 2008, profundizó el distanciamiento entre la cúpula eclesiástica, que se reunió con las patronales agrarias, y la presidenta. Por último, la sanción de la ley de matrimonio igualitario, que puso a la Iglesia en la calle como ferviente opositora. En ese momento, Bergoglio emitió una carta pastoral aludiendo a la "pretensión destructiva del plan de dios" que fue duramente criticada por la mandataria. Pero todo comenzó a cambiar al ser nombrado a la cabeza de la Iglesia Católica y hubo desde entonces, signos de acercamiento de ambos lados. Incluso distintos analistas internacionales interpretan su no visita a la Argentina en la gira que lo llevó a Río de Janeiro, como un gesto hacia el gobierno nacional.

Pero el kirchnerismo no es, ni cerca, el único espacio político que intenta mostrar, desde su asunción y también en plena campaña electoral, la cercanía con Francisco. El ejemplo de la "línea directa" dentro de la clase política argentina con el Papa, es, sin dudas, Gabriela Michetti, ex vicejefa de gobierno porteño y actual candidata a senadora por el Pro. Aún cuando Bergoglio se distanció relativamente de Mauricio Macri por su apoyo a la ley de matrimonio igualitario, la relación con Michetti continuó intacta. La candidata definió a Bergoglio como su "gran guía espiritual". Por otro lado, también existe un fuerte vínculo con Victoria Morales Gorleri, a la que algunos consideran "la diputada del Papa".La legisladora de la Ciudad de Buenos Aires trabajó como coordinadora y evaluadora de programas sociales y educativos en la Vicaría Episcopal de Educación del Arzobispado de Buenos Aires, muy cerca del Pontífice, desde 1997 hasta 2007, cuando asumió en la legislatura porteña. Los lazos con distintos funcionarios del macrismo, como la actual vicejefa de gobierno María Eugenia Vidal, el ministro de Educación Esteban Bullrich, o el Auditor General de la Ciudad, Santiago De Estrada, son también de público conocimiento. Si bien la sanción a fines de 2012 de la ley que establece un protocolo de atención para los abortos no punibles en la CABA no cayó bien en las autoridades eclesiásticas, Mauricio Macri tardó solo unas horas en proceder a vetarla. El jefe de Gobierno también, en una decisión que despertó mucha polémica, decidió declarar asueto en las escuelas de la ciudad el día de la asunción del Papa. Arrancando la campaña electoral, en la presentación de su candidatura, Michetti citó en Ferro las palabras de Bergoglio: "Poder es servicio".

Pero tampoco el fervor católico se agota en el gobierno nacional y de la Ciudad. Tal vez la religiosa más explícita y polémica de los últimos años de la política nacional, Elisa Carrió, se encarga de llevar –como otrora la cruz gigante en el pecho- las citas del pontífice a cada piso de televisión o entrevista radial. Su compañero de fórmula, "Pino" Solanas, por su parte, le envío una carta a Francisco al cumplirse 100 días de su designación, reconociéndole "su sensibilidad y preocupación por la defensa de la vida en las grandes causas que está impulsando" y pidiéndole por los derechos ambientales. Es conocida también la relación de confianza que existe hace años con el candidato a legislador de la Ciudad y referente de La Alameda, Gustavo Vera. Otro de los candidatos del frente UNEN, Rodolfo Terragno, calificó hace unos días al líder de la Iglesia como "un político, en el buen sentido de la palabra". El caballito de batalla de Alfonso Prat Gay, también es en referencia a Bergoglio: "La unidad es superior al conflicto".

Coloquialmente, se podría decir que hablar bien del Papa argentino, en este momento, "garpa". De una forma u otra, los principales espacios políticos en disputa en estas elecciones han elegido subirse a la ola católica y apostar a quedar pegados a la buena imagen que tiene mayoritariamente Francisco en la sociedad. Pero el combo viene completo y, para los sectores progresistas y de izquierda –los únicos que, con matices mantienen distancia y críticas a la jerarquía católica-, este escenario presenta algunas complejidades. Podría decirse que el piso que se había conquistado para plantear determinadas demandas (quizás lo más evidente es el reclamo por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito), hoy es menos sólido. La falta de voluntades políticas de aprobar el proyecto de ley que lo garantiza precedan la designación de Francisco pero su reafirmación de la doctrina conservadora en este aspecto -más allá del reclamo de diversas organizaciones mismo al interior de la Iglesia por una renovación sobre este tema y otros relacionados a sexualidades- hace suponer que el tema no estará en agenda.

Aníbal Fernández a los pocos días de la designación de Francisco declaró que ahora iba a ser más difícil sancionar la despenalización y legalización del aborto. Tal vez muchos encontraron, por fin, una excusa perfecta para no dar algunos de los debates que distintos sectores de la sociedad exigen. Mientras algunos corren a confesarse de los innumerables pecados atrasados y llenan sus bocas de ostias, miles de mujeres siguen abortando en la clandestinidad y poniendo en riesgo sus vidas con el Estado mirando para otro lado.

Tal vez sea hora de redoblar esfuerzos estratégicos, reimpulsar el diálogo e instalar una discusión entre las distintas expresiones políticas para problematizar el preconcepto de que hablar de determinados temas es "piantavotos" y de que ser creyente es un impedimento para pensar en cuestiones de salud pública, derechos humanos y justicia social.

Fuente : Marcha

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera