The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

martes, 13 de agosto de 2013

Primer paso


Análisis Político
Por Colectivo Editorial. 

Más allá de los resultados de las principales listas que disputaron las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), desde Marcha queremos destacar una novedad sustancial que trajeron estas jornadas: en distintos puntos del país, listas y armados electorales de la izquierda independiente fueron parte por primera vez de la contienda electoral.

Aunque hoy parezca anacrónico, el conflicto del campo, que luego dio lugar a la derrota de Néstor Kirchner por menos de cuatro puntos frente a Francisco De Narváez en las legislativas de 2009, abrió un interrogante sobre el futuro político del kirchnerismo. Fueron dos años de intensidad para la vida política hasta el 54% de Cristina Fernández.

Durante todo este periodo, para los movimientos sociales reconocidos dentro del espacio de la izquierda independiente, las iniciativas de disputa institucional desde lo sectorial, en comisiones barriales, clubes u otros órganos de representación, tales como comisiones internas en sindicatos y centros de estudiantes, fueron un espacio de importante desarrollo. Sin embargo, lo específicamente electoral en el ámbito estatal resulta un terreno nuevo e inexplorado para esta izquierda que busca trascender en planteos políticos.

La pregunta acerca de cómo entender los procesos eleccionarios, y la posibilidad de desarrollar tácticas sobre ese campo, comenzó a tomar cuerpo lentamente entre este espacio de organizaciones del campo popular.

Muchas veces lo electoral fue puesto en cuestión por su estrecho vínculo con las instancias institucionales de los poderes establecidos. En la izquierda esto ha generado históricos debates entre diferentes posiciones. Para la izquierda independiente, que en buena medida proviene de la experiencia del 2001 y de un recorrido posterior caracterizado por la autonomía frente a dichos poderes, así como por la búsqueda de formas organizativas efectivamente democráticas, presentarse a elecciones obligó a complejizar y afinar la discusión sobre lo institucional y, específicamente, sobre el concepto de Estado.

La experiencia de los procesos latinoamericanos, con el venezolano a la cabeza, reforzó esa inquietud, mostrando un ejercicio de construcción de hegemonía y un rol claro de las organizaciones políticas y movimientos sociales de cara a los procesos de cambio.

Pero también la propia realidad argentina llamó a la reflexión. La última década modificó la forma de hacer y entender la política en el país. El 2001 puso en cuestión una determinada institucionalidad, pero es una etapa que ha sido superada por la dirigencia kirchnerista que, a pesar de haberse reciclado en buena parte de las etapas anteriores de la política argentina, supo leer muy bien el nuevo escenario.

La politización de la sociedad hoy no pasa por un rechazo de plano a cualquier tipo de institucionalidad. Por el contrario, muchos sectores se acercaron y se acercan a “hacer política” a partir de la atracción generada por las iniciativas llevadas adelante desde diversas instituciones y, por supuesto, desde el propio Estado. En ese sentido, la idea de disputar esos espacios para no entregárselos a los sectores que tradicionalmente los han usufructuado motivó la necesidad de integrar la militancia social a experiencias político-institucionales, con el objetivo estratégico de construir una nueva hegemonía basada en el poder popular y problematizadora del vínculo movimientos sociales/Estado.

Ley Electoral, partidos tradicionales y nueva izquierda

La modificación de las reglas de juego electorales no es una novedad ni es exclusiva del kirchnerismo, de hecho desde la vuelta de la democracia en casi todas las elecciones hubo reglas distintas. Sin embargo, tras la profundización de la crisis del sistema de partidos que significó el levantamiento popular del 2001, la institucionalidad del sistema político argentino fue paulatinamente recuperando salud.

La sanción de las nuevas leyes electorales en 2011, caracterizadas por favorecer a los sellos partidarios con mayor caudal de voto y propensa a reforzar la tendencia hacia el bipartidismo tradicional, tuvieron la intención de dar el alta definitiva al sistema político partidario. ( con los mismos partidos y dirigentes profesionales que ya estaban en 2001 o se no se fue nadie ) 
La recomposición de la institucionalidad, que en definitiva es la recuperación de cierta legitimidad de un orden determinado, generó nuevamente aceptación de las reglas de juego democráticas pero en un escenario distinto al de los últimos 25 años de neoliberalismo. Ni los partidos políticos, ni sus formas de organizarse, ni sus discursos son los mismos.

Ese dato fue leído de diversas maneras, con matices, en las organizaciones del campo popular, pero todas con común eje en que el kirchnerismo planteó la necesidad de releer la política y los canales institucionales más tradicionales donde ésta se desarrolla.

En esta coyuntura, el 2015 se avizora para todos los espacios políticos como un momento bisagra. Una expresión concreta de eso son las próximas elecciones legislativas. Las expectativas de desarrollo de estas fuerzas políticas están puestas en los próximos dos años. Necesariamente, para no caer en un electorado sedimentado, las nuevas iniciativas electorales de la izquierda independiente deberán avanzar a futuro en la posibilidad de una presentación conjunta y de alcance nacional.

También la estructuración de una fuerza social que se plantee como alternativa al kirchnerismo y la oposición conservadora, con un norte emancipatorio, supone la alianza con sectores que no forman parte ni se reconocen en la izquierda independiente.

Las experiencias latinoamericanas en las que la izquierda independiente se referencia dan cuenta de ello. Ni Chávez ni Evo Morales llegaron al gobierno producto del impulso de un solo espacio político. Los movimientos que impulsaron estos procesos, que hoy se mantienen, son complejos y contradictorios, producto de la diversidad de su composición, y no pueden ser entendidas totalmente sin el rol de esos líderes populares.

Elecciones 2013: la izquierda independiente

En Buenos Aires, la organización Marea Popular -producto de la fusión de tres organizaciones previamente existentes- decidió presentarse a elecciones tanto para legisladores como para diputados y senadores. En ese distrito se conformó el frente Camino Popular, junto con Buenos Aires para Todos, el partido de Claudio Lozano, luego de que este último decidiera alejarse del FAP por rechazar el acuerdo con la UCR y Carrió. También formaron parte de este frente otras organizaciones de la izquierda independiente como Camino de los Libres, Podemos y Unión del Pueblo.

Camino Popular postuló como principales candidatos a Claudio Lozano (para senador) e Itai Hagman (para diputado) y obtuvo un 2,17% de los votos, ubicándose en sexto lugar.

En Rosario, la articulación entre el Movimiento 26 de Junio–Frente Popular Darío Santillán y el Movimiento Giros dio nacimiento al Frente Ciudad Futura (FCF). Con una concepción diametralmente opuesta a la de los partidos de la política tradicional rosarina, el FCF busca plasmar su propuesta en todo ámbito en el que interviene, sobre todo el de las barriadas populares, ya que desde ahí nace la iniciativa.

El triple crimen de Villa Moreno, dónde fueron asesinados los militantes del FPDS Jere, Mono y Patom, puso sobre el tapete la problemática constante que aqueja a la ciudad. El trágico hecho reforzó la apuesta por la justicia con la movilización desde la calle pero también desde los ámbitos institucionales, entendiendo como complementaria la apuesta electoral.

La lista de concejales está encabezada por Juan Monteverde y Pedro “Pitu” Salinas. En estas elecciones primarias obtuvieron un 1,9% que permitió la llegada a octubre en la competencia por el Legislativo local.

En La Plata, el Frente Popular Darío Santillán–Corriente Nacional decidió crear su herramienta electoral, Patria Grande que, junto con la Unión del Pueblo, se presentó a las elecciones para concejal en el Frente Ciudad Nueva.

Aquí el descontento por la gestión municipal del justicialista Pablo Bruera, especialmente luego de las trágicas inundaciones del pasado dos de abril, y la presencia del movimiento social en el territorio, la UNLP y los sindicatos hace casi diez años, dieron el impulso para que el primer candidato a concejal, Leandro Amoretti, fuera una de las grandes sorpresas de este domingo. El FCN obtuvo 16.391 votos, lo que equivale al 4,32%. Un número que abre serias posibilidades de que la izquierda independiente logre tener un concejal en la capital de la provincia de Buenos Aires.
Expresiones de la izquierda independiente también se presentaron por primera vez en Jujuy, La Rioja y Luján logrando superar el piso de 1,5%.

De camino a Octubre

Para estas nuevas expresiones el hecho de haber superado las primarias supone un logro muy importante. Con escasos recursos económicos y sustentadas principalmente en su militancia han logrado visibilizar una alternativa política en algunos de los distritos más importantes del país. Son los primeros pasos electorales para ocupar un espacio político que tanto las contradicciones del kirchnerismo como el discurso de la oposición han dejado vacío.
Ahora tendrán dos meses y medio por delante para seguir mostrándose y planteándose como un espacio nuevo, también en el plano institucional, que emerge para construir otro tipo de política, surgida de los intereses populares. 

Fuente: Marcha

Ayer compartía :



A título personal: la izquierda crece en todo el país; la Izquierda Independiente nace como alternativa:

En nuestra primera elección para nosotrxs es un orgullo haber superado las PASO en todos los distritos donde nos presentamos, tanto MAREA en capital (en Camino Popular) y Luján, como otras fuerzas de la Izquierda Independiente en Rosario, S.S. de Jujuy y La Plata. Fue justamente en La Plata donde lxs compañerxs de Patria Grande en el frente Ciudad Nueva, presentándose por primera vez y con una lista para Consejales unicamente, pudieron movilizar el corte de boleta hasta llegar a más del 4% de los votos. Similar ejemplo en Luján.
 

A nivel nacional se empieza a vislumbrar también una fuerte presencia de la izquierda en general.
Que en la ciudad de Buenos Aires, lugar elitista y clasemediero por excelencia la izquierda en sus variadas expresiones haya tenido más del 10% de los votos es ejemplo de eso también.
No quiero dejar de mandar mis sinceras felicitaciones a lxs compañerxs del Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Las diferencias innegables de estrategia política no deben jamás ocultar la alegría de que la izquierda en todo el país se consolide como alternativa de masas.
También un saludo a otras fuerzas compañerxs que militaron junto a nosotrxs o por separado, a quienes llegan a octubre y a quienes no. Todxs lxs que luchamos día a día contra la explotación capitalista nos merecemos un mejor futuro y lo estamos construyendo.
Con prepotencia de trabajo.

Dejo una frase del Subcomandante Marcos que creo ilustra muy bien lo que queda por delante:
"Vamos a vencer, no porque sea nuestro destino o porque así esté escrito en nuestras respectivas Biblias rebeldes o revolucionarias, sino porque estamos trabajando y luchando para eso."

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero