The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Fuentealba: una biografía política y filmada

Fuentealba: una biografía política y filmada
Por Ariel Hendler.   
 
Entrevista a Ariel Borenstein y Damián Finvarb, autores de la película "En obra", sobre Carlos Fuentealba, en la que, con una clara definición política, se reivindica la militancia del docente neuquino asesinado por el socialismo y la democracia obrera de base.

Ningún ser humano es un ente aislado. Contar la historia de alguien es contar también la de una comunidad y una época. En el caso que nos ocupa, evocar la figura de Carlos Fuentealba, el docente neuquino asesinado por la policía de esa provincia durante una protesta en la ruta en abril de 2007, implica pasar revista a la historia de luchas sociales que signaron a Neuquén por lo menos desde la recuperación democrática en 1983, como la “caminata” de los obreros de la construcción de Piedra del Águila en 1986, o los “Cutralcazos” de 1996 y 1997. Por eso, situar a Fuentealba en el contexto de estas marcas históricas profundas, que siguen teniendo efectos hasta hoy, es uno de los méritos más evidentes de la película En obra, de Ariel Borenstein y Damián Finvarb, recientemente estrenada. Ariel es periodista, autor de Don Julio Grondona, el dueño de la pelota (2001), y fue delegado en Clarín hasta los despidos masivos en noviembre de 2000. Damián es cineasta y coautor de La crisis causó 2 nuevas muertes (2006), documental sobre la cobertura mediática de la Masacre de Avellaneda. La charla de Marcha con ambos coincidió con las marchas y represión a propósito del acuerdo YPF-Chevron. Todo un símbolo.

- ¿Cómo surgió la idea de evocar la figura de Fuentealba sin que medie un aniversario redondo u otro motivo equivalente?

Ariel: Surgió, en principio, para poner algunas cuantas cosas en su lugar. Cuando muere Fuentealba, Alcides Christiansen, el histórico dirigente clasista de la Uocra neuquina, saca una carta pública en la que lo rescata a Fuentealba como un militante socialista revolucionario, ligado a la clase obrera desde joven cuando se acercó a los obreros de la construcción. Esto ocurrió mucho antes de ser docente, y es un dato muy poco conocido. Entendemos que, debido a la política llevada por la entonces conducción de ATEN (docentes) y la Comisión Carlos Presente (Cocapre), la identidad de Carlos fue limitada sólo a su carácter de maestro. Sólo su rescate global, tomando sus distintos momentos en las luchas como una unidad, explican al Carlos docente asesinado en la lucha. Aclaro que, en mi caso, el contacto con Alcides es directo porque los dos militamos en el Nuevo MAS.

- ¿Con qué sorpresas se encontraron durante la investigación y las entrevistas?

Damián: Lo primero que surgió fue que todos los testimonios, tanto de las docentes con las que trabajaba, las activistas, sus ex compañeros de la Uocrao, vecinos, hacían énfasis en que Fuentealba había votado en contra de ir a cortar la ruta en Arroyito a 50 kilómetros de Neuquén. Es un dato importante porque habla del valor que tenía para Carlos la democracia entre los trabajadores. Tampoco teníamos idea de la profundidad que había tenido el proceso de los obreros de la construcción en Neuquén en el que se forma Carlos y que fue reventado por el menemismo, Sobischm y el servicio de la dictadura Gerardo Martínez, que intervino el gremio a fines de 1991.
- ¿Qué representa para ustedes la figura de Fuentealba? ¿Lo tomaron como un emergente de toda una militancia de izquierda en Neuquén?

Ariel: Tiene varias aristas. La más general lo ubica en el mismo terreno que los desaparecidos y los asesinados en democracia, como Víctor Choque, Teresa Rodríguez, Darío y Maxi o Mariano Ferreyra, por poner algunos nombres. En relación a Neuquén, es emblemático porque es hijo de esa experiencia de la Uocra, que comenzó en los 70 con las luchas en el Chocón; porque apoyó a los desocupados que a mediados de los 90 tomaron la casa de gobierno, y porque murió en la lucha docente, que en la provincia tiene mucha dinámica y tradición. Pero la particularidad que destacamos de Fuentealba es su clasismo, su pelea por la organización y consciencia de la clase obrera.

- ¿Existe una deuda pendiente del “campo cultural” con la militancia popular o de izquierda que vienen a saldar películas como esta o la de Miguel Mirra sobre Darío Santillán? ¿Y con la militancia de provincias alejadas y despobladas como Neuquén?

Damián: Desde la dictadura para acá, la lucha por reivindicación de los caídos y por Justicia nunca decayó y estas películas se inscriben en ellas. Nos parece que existe material valioso de rescate de los compañeros.

- La película parece por momentos partidaria, si se consideran los largos testimonios de Christiansen y las menciones a la fractura del MAS. ¿Cómo encararon este aspecto de la historia que querían contar? ¿Podrían haber aparecido en la película Raúl Godoy (referente de la ex Zanón) o piqueteros de los Cutralcazos?

Damián: Nuestra idea de realización fue entrevistar a quiénes militaron y trabajaron con él en sus distintos momentos de lucha. Carlos militó en el viejo MAS, que se dividió en 1992, y hasta su muerte se reunía con el Nuevo MAS, junto a Alcides. Entre los entrevistados hay maestras sin afiliación política, compañeros de Carlos que hoy están en Izquierda Socialista, otros en el Nuevo MAS y gente de la conducción de ATEN. Incluso se manifiesta en las distintas posiciones sobre temas tan profundos como "si la muerte de Carlos sirvió o no", o el balance del cierre del conflicto del 2007, en el que se separa el reclamo por justicia de la lucha salarial, y se cierra un acuerdo con el gobierno asesino. Christiansen aparece bastante, como es lógico, por cuestiones objetivas: fue dirigente de esa Uocra, cayó preso en los 90 con Sobisch y era el referente político de Carlos. En la película están representadas las voces de los procesos en los que participó Carlos. Si Carlos hubiera estado en Zanón o en el MTD de Neuquén tendrían que haber aparecido otros compañeros. Aparecieron los que militaron con él y contamos esos procesos más allá de lo que piensen hoy.

- ¿Por qué eligieron el recurso de mostrar las fotos del biografiado recién en el final, mientras que en toda la película se habla de él sin verlo?

Ariel: En la película aparece Carlos en varias partes valiosas, por ejemplo, atrás de la mesa de la dirección de una asamblea tensa en la Uocra, o junto a sus compañeros "administrativos" del gremio de la construcción, con quienes salía a buscar la cuota sindical a las obras, ya que la burocracia central no giraba los descuentos a Neuquén. Pero es cierto que en la película tienen mucho peso los procesos que Carlos protagonizó. Es que una biografía política no puede ser un anecdotario de una persona: es un proceso social en el que Carlos luchó, que lo marcó y al que le aportó su lucha. En el final, sí nos parecía atinado volver con fuerza a Fuentealba y de ahí concentrar material de archivo suyo.

- ¿Qué saldo dejan los hechos posteriores a la muerte de Fuentealba? ¿Qué opinión les merecen los debates actuales sobre la “justicia”, considerando la impunidad de que gozan los autores materiales e intelectuales de la muerte de Fuentealba?

Ariel: El primer saldo es que no hay forma de avanzar por justicia sin enfrentar al kirchnerismo, que fue el que sostuvo a Sobisch. De hecho, el gobernador K Sapag pertenece al mismo partido que Sobisch, el MPN, e incluso hace dos años compitieron civilizadamente en internas partidarias. Por otra parte, ese mismo 2007, el gobierno kirchnerista de Santa Cruz no mató de casualidad a una docente cuando el ministro Daniel Varizat atropelló con una 4x4 a las compañeras que se manifestaban.

- ¿En qué andan actualmente los ex compañeros de militancia de Fuentealba?


Damián: Algunos, como Alcides Christiansen y Juan Uribe, militan en el Nuevo MAS, otros en Izquierda Socialista y en otros grupos provenientes del viejo MAS, otros en grupos ligados al kirchnerismo, y otros hoy no tienen militancia política ni sindical.

- ¿Cómo evalúan la coincidencia del estreno de esta película con las movilizaciones actuales en Neuquén?

Ariel: Cuando hicimos el preestreno en Neuquén, el 4 de abril, se vivía una situación muy parecida a la del 2007: estaba en desarrollo una huelga docente que llevaba más de un mes y había temor a la represión. Al igual que en el 2007, la Ctera aislaba el conflicto. Tampoco nos sorprende que hoy el MPN K junto al gobierno nacional reprima a los que enfrentan la entrega del petróleo a Chevrón. Algo bastante sintomático es que Sapag culpó a Godoy, diputado del FIT, y al MAS por los incidentes. De hecho, Sapag era ministro de Sobisch en el 95 cuando meten preso a Christiansen y Panario por la lucha por trabajo para los desocupados que tomó la casa de gobierno.

- ¿Cuál es el legado de Fuentealba?
Ariel: El legado de Fuentealba es el del clasismo, el de encarar una vida como parte de la clase trabajadora, el de vincularse a los sectores más explotados de la clase como los obreros de la construcción y evidenciar en su organización y concientización que el socialismo es eso: el poder de los trabajadores. 

Fuente: Marcha

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero