The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 9 de octubre de 2013

Caída de reservas, inversión y deuda externa



Por Leandro Navarro. 

El intento de convertir al Bono para el Desarrollo Energético en un polo de inversión para las cerealeras y los bancos, y el regreso al CIADI. Los problemas de inversión que enfrenta Argentina y la sangría de divisas.


Los problemas que la economía argentina enfrenta en el llamado sector externo comienzan a ocupar gran parte de la agenda del equipo económico del gobierno nacional. Nos estamos refiriendo tanto a la sangría de divisas, que este año hará caer el nivel de reservas en unos 6300 millones de dólares, como a los problemas de inversión en diferentes áreas de la economía, fundamentalmente en el sector hidrocarburífero.

Bonos energéticos y niveles de inversión

Hace algunos meses atrás, exactamente a principios de mayo de este año, el gobierno lanzó el blanqueo de capitales, con la idea de poder canalizar tenencias en dólares que se encontraban exteriorizadas o transformadas en ahorro hacia el sector de la construcción y el hidrocarburífero. Para este fin se habían creado dos instrumentos financieros: los Certificados de Inversiones (CEDIN) y los bonos argentinos de ahorro para el desarrollo energético (BAADE). La semana pasada y ante el fracaso del blanqueo, que solo logró atraer el 10% del monto total esperado, desde el gobierno se dispuso prorrogarlo 3 meses más.

El tema es que el fracaso del blaqueo lo que muestra es la perdida de confianza a la actual administracion por tanto para exteriorizar capitales los grandes tenedores apuestan al proximo gobierno que suceda a Cristina

El equipo económico del ejecutivo nacional busca ahora poder utilizar el BAADE para atraer también inversiones del sector cerealero y bancario. El gobierno estima que las grandes cerealeras como Bunge, Nidera, Cargill, Aceitera General Deheza y LDC, entre otras, ingresen 500 millones de dólares en forma de los bonos para el desarrollo energético. Otro tanto se espera obtener desde el sector bancario.

Si bien la ingeniería financiera para conseguir el fondeo mediante el BAADE todavía no ha sido diseñada, se especula con que las empresas que adquieran los bonos venderían los mismos en pesos, en un mercado secundario aun hoy no desarrollado pero que ofrecería una cotización más elevada que el mercado oficial de cambios, y por lo tanto lo haría atrayente. Para el Estado, la tasa de interés que debería afrontar sería del 4% anual.

Los que ya se apuntaron para la compra de los bonos de desarrollo energético son los hermanos Bulgheroni, socios, junto con empresarios chinos, de la petrolera Bridas, que a su vez es parte de Pan American Energy. Los Bulgheroni comprarán 500 millones de dólares y la inversión se destinara a infraestructura para la exploración y explotación de Vaca Muerta, el yacimiento de hidrocarburos no convencionales ubicado en la provincia de Neuquén. “La integración de la inversión se realizará a medida que se hayan alcanzado los acuerdos finales”, señalaron desde la compañía petrolera.

El gobierno también se encuentra realizando tratativas ante organismos multilaterales de crédito para obtener mayores niveles de financiamiento por parte de los mismos que permitan obras de infraestructura, salud, educación, y energía. En los últimos años, los flujos monetarios recibidos tanto del Banco Mundial como del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han arrojado, en términos de repago neto, un resultado negativo o apenas positivo.

Desde la conducción económica buscan revertir esta situación, consiguiendo acuerdos con 5 empresas que tienen fallos favorables en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), el tribunal arbitral perteneciente al Banco Mundial.

De esta manera, Argentina regresa ante un tribunal al cual ya había cuestionado duramente con anterioridad, que es habitualmente acusado de no respetar la soberanía de los países que se encuentran en litigio y favorecer a las grandes empresas.

Sangría de divisas, pagadores seriales, y fuga de capitales

La sangría de divisas, producto de la fuga de capitales y los pagos de la deuda externa, junto al déficit en la balanza energética, que crece año a año y para el 2013 representará 7500 millones de dólares, completan el panorama y permiten comprender los intentos realizados desde el Banco Central para hacerse de divisas.

Sin embargo, los problemas en el frente externo se profundizan. En todo este tiempo Argentina ha seguido pagando religiosamente deuda externa, e incluso ha abierto un nuevo canje de deuda al conocerse el fallo adverso de la Cámara de Apelaciones de Nueva York por el pleito legal que el país sostiene con los fondos buitre que no entraron en los canjes en 2005 y 2010.

Argentina lleva pagada de deuda externa en tiempos kirchneristas algo más de 173 mil millones de dólares, pero ésta siguió creciendo en los últimos 10 años a pesar del discurso acerca del desendeudamiento. Hoy el gobierno reconoce que la deuda de firme cumplimiento es de 197.464 millones de dólares, sin contar la deuda en default, que no fue parte del canje y cuyas estadísticas dejaron de ser publicadas en el año 2010. Habría que sumarle también las deudas municipales y provinciales, para un número que no cesa de aumentar.

Por otro lado, de los 197.464 millones de dólares, sólo el 23% se debe en pesos, un 10% en euros, y el resto, 48%, en dólares. De ahí la necesidad de obtener divisas que enfrenta el gobierno.

Las erogaciones fiscales en términos energéticos, los pagos seriales de deuda externa, sumado a la fuga de capitales y los problemas de inversión, terminan por dar cuenta de algunos de los límites estructurales que enfrenta hoy el modelo kirchnerista que con 10 años de crecimiento económico no han sido resueltos.

Fuente : Marcha

3 comentarios:

Erkekjetter Silenoz dijo...

Estimado
Para ver la incidencia de la deuda se toma en proporciòn al PBI por que es un indicador de su posibilidad de pago. No es un capricho K, en todos lados se mensura de esa manera.

En consecuencia hablar de montos absolutos se me ocurre que es para tremendizar, tal como la runfla mediática que supimos conseguir.

Por otro lado,no hacen falta dólares solamente para pagar deuda, en realidad los dólares faltan para poder seguir creciendo y por el tema energético.

Otro coso "denuncista" y esclarecido no nos hace falta

Daniel dijo...

25.521 millones a la deuda con organismo multilaterales de crédito y 58.830 millones a la deuda del Estado con el sector privado.

Además esto no cierra: sólo el 23% se debe en pesos, un 10% en euros, y el resto, 48%, en dólares. Ni que hablar que 23 + 10 + 48 da 81.
Insisten en introducir como factor de riesgo la deuda de la cuenta corriente con el Anses y con el central de la cual NOSOTROS SOMOS ACREEDORES, con intereses y todo.

Maloperobueno dijo...

Como puede ser que este gobierno nacional, popular y de liberacion pagó la friolera de 170 mil millones y ahora debemos entre deuda publica y privada unos 290 millones?
Y que es eso del patriotico bono PBI que dependiendo del "crecimiento economico" que tire el INDEC vamos a tener que pagar 5000 millones extras?

Me parece que nos están cagando

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera