The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 28 de octubre de 2013

El trotskismo federal

Por Pablo Stefanoni (*)

Las elecciones de ayer tienen muchas dimensiones, pliegues y claves de lectura, pero sin duda, uno de ellos es la excepcional elección del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), una coalición de tres partidos de extracción trotskista: el Partido Obrero de Jorge Altamira, el Partido de los Trabajadores Socialistas e Izquierda Socialista.

El trotskismo tuvo un buen desempeño a fines de los 80 con Luis Zamora pero en el marco de una alianza más amplia y con un resultado más acotado a Capital y provincia de Buenos Aires. Esta vez, de manera inédita, se ha construido una suerte de “trotskismo federal”, en una ola que abarcó a varias provincias y se traducía, al momento de escribir esta columna, en un bloque de tres diputados nacionales por Salta, Buenos Aires y Mendoza.

En Salta, donde ya existían diputados provinciales del Partido Obrero, el resultado fue espectacular: el FIT quedó a un punto del ganador en la categoría diputados, con casi el 20% de los votos. Más sorprendente es el caso de Nicolás del Caño en Mendoza, quien logró la hazaña de duplicar el resultado de las PASO y superar el 15% en una provincia conservadora, donde el tradicional Partido Demócrata realizó un spot directamente dirigido al candidato trotskista, donde lo acusaban de no haber nacido en Mendoza (es cordobés) y de querer transformar a la provincia en una nueva Cuba.

Con estos resultados el FIT ingresaba a varios parlamentos provinciales (un diputado en Capital, tres en Mendoza, Chaco y Jujuy etc.) y lograba buenos resultados con la candidatura de Altamira, que no llegó por poco a ocupar una banca.

Las causas de este fenómeno particular (en ningún país del mundo hoy el trotskismo podría soñar con resultados parecidos) tiene varias explicaciones posibles. Una de ellas es la defección ideológica del centroizquierda, que se recluyó en un discurso anticorrupción más centrado en interpelar al centroderecha que a la izquierda. En ese marco, el FIT logró “apropiarse” del término izquierda, que sigue interpelando a buena parte de los votantes. Más aún en el actual contexto latinoamericano.

Pero en el caso del interior posiblemente hayan influido otros fenómenos sociopolíticos de mayor alcance, como el aumento de las poblaciones universitarias y la conurbanización de varias ciudades, junto a sectores de trabajadores y jóvenes que cuestionan el orden establecido. Si duda, en esas provincias un centroizquierda aliado a la UCR no tiene nada de particularmente atractivo para quienes quieren romper con el orden “feudal”.

Tras de todo esto hay avances de la izquierda en comisiones internas de los sindicatos y en las universidades, sumado a un largo trabajo territorial que se profundizó desde 2001. Una expresión dramática de esa trayectoria fue el asesinato de Mariano Ferreyra en 2010 a manos de la patota de la burocracia sindical de José Pedraza.

Estos resultados ponen en otro nivel de responsabilidad a una izquierda que por la escasez de votos era testimonial en las grandes ligas de la política. No cabe duda que muchos, quizás la mayo- ría de sus votantes, no se sienten parte de la izquierda radical, pero decidieron darle una oportunidad a una izquierda que se presenta como anticapitalista.
El desafío ahora es contener a esos votantes para poder crecer combinando posiciones socialistas con apertura mental hacia los cambios que viven las sociedades actuales
, que ponen en tensión muchas de las premisas del socialismo tradicional. Algunos de esos cambios se vieron en una campaña electoral más adaptada a los nuevos tiempos.

Ahora el Parlamento tendrá el ansiado bloque “obrero y socialista” con el que el trotskismo soñó durante largas décadas. Como dijo hace poco Zygmunt Bauman, es necesaria una nueva batalla cultural de la izquierda frente al “imaginario burgués”. En Argentina con más de un millón votos, el FIT tiene una gran responsabilidad en esa tarea.

De acuerdo que frente a este grado de confianza el FIT debera demostrar de que es capaz para seguir siendo una opcion de izquierda para los argentinosconviviendo con ssecrtores burgueses a los que supuestamente deberian combatir  y no terminar como Zamora un tipo que realmente no merece recibir tantos votos , alguien que no construyo nada cuando en 2003 logro dos diputados y 8 legisladores y los echo a todos porque no cree en los partidos no cree en la organización de los trabajadores y no tiene inserciuon sindical ni actividad politica extra que aparecer cada dos años como eterno candidato del el mismo


(*) Jefe de redacción de Nueva Sociedad. 
 

Fuente : Perfil

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero