The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 19 de octubre de 2013

Recalculando la relación con los organismos internacionales

Producto de varios condicionantes económicos, el gobierno nacional modifica su relación con los organismos financieros internacionales. El ciclo débil y la posible apelación al ajuste.

Por Eduardo Lucita*

En lo que parece ser un giro copernicano, no precisamente por su carácter científico, el gobierno ha reorientado su política en relación con los organismos financieros internacionales. Así al menos lo preanuncian una seguidilla de noticias que coparon las redacciones en los últimos días.

A partir del viernes pasado, en paralelo con la Asamblea anual del FMI y el BM, un cúmulo de noticias -“todas buenas” según los voceros del gobierno- se sucedieron, impactando en los analistas económicos y en los propios mercados. En orden de aparición mediática: se destrabaron líneas internacionales de crédito; se acordó con empresas extranjeras que tenían juicios a su favor; se anunciaron avances en las negociaciones por el nuevo índice de precios; se colocarían bonos BAADE; las empresas que están operando en Vaca Muerta ya llegarían a 30 y otras 40 estarían en las gateras. Las relaciones con EEUU estarían mejorando…
Los gurues de la city no ocultaron su regocijo; la bolsa acentuó el alza que se verifica desde principios de año; los formadores de opinión apenas atinaron a balbucear ¿Por qué no lo hicieron antes? Los inversionistas internacionales afirman que los activos argentinos están muy baratos… ¿Qué ha pasado? que la realidad se impuso sobre los discursos y la vuelta a los mercados está rondando la esquina.

Límites estructurales
El ciclo económico expansivo que se iniciara a mediados del 2002 y que llega hasta nuestros días, apenas con una baja en el 2009 producto de la crisis mundial, se benefició ampliamente del no pago de la parte privada de la deuda declarado bajo el gobierno provisorio de Rodríguez Saá y de la macrodevaluación operada en el gobierno, también provisorio, de Eduardo Duhalde. A partir de aquí los superávit financiero y comercial facilitaron un conjunto de políticas activas del Estado para recrear el mercado intento, fomentar el empleo y la recuperación salarial, impulsar un tibio proceso de sustitución de importaciones y una amplia política de subsidios, empresariales y sociales.

La reestructuración y canje de la deuda externa primero y la reconversión de una parte importante de la misma en interna después, abonaron la idea de que el problema estaba resuelto para siempre. Cuando comenzaron a escasear los fondos se recurrió, con toda legitimidad, a la captura de renta extraordinaria vía aumento de las retenciones primero y a la nacionalización de las AFJP después, respondiendo de paso a un largo reclamo popular; a reformar la Carta Orgánica del BCRA, dando mayor libertad a la emisión monetaria; a restringir importaciones y a frenar la salida de capitales.

Ciclo estirado
Todas estas medidas combinadas con el alza de los precios de las materias primas en el mercado internacional, permitieron estirar el ciclo expansivo. Sin embargo, como no hubo transformaciones estructurales, al cabo de una década los tradicionales limitantes de nuestra economía vuelven a reaparecer: restricción externa, inflación sostenida, déficit fiscal, insuficiencia de inversión reproductiva, problemas de infraestructura, peso de los pagos de la deuda, fuga de capitales…

La política de subsidios ya alcanzó un nivel no sostenible en el tiempo y la emisión monetaria esta tocando sus límites; la crisis energética requiere importaciones crecientes de energía; el ingreso de dólares no alcanza para cubrir las importaciones y el déficit en el balance de divisas (en energía, en turismo y en la industria automotriz). Mientras el blanqueo no ha funcionado. Los intentos de controlar el alza de precios fracasaron uno tras otro, el dólar paralelo se disparó y las reservas caen sistemáticamente.

La necesidad de hacerse de divisas frescas, de conseguir financiamiento adicional, de controlar la inflación están en el centro de las preocupaciones gubernamentales, la economía va a un ajuste, puede que sea luego de la próximas elecciones o de las del 2015. No necesariamente será un ajuste clásico, pero algún ajuste vendrá.
Secuencia
Es en este marco que debe entenderse este giro hacia los organismos internacionales
. La secuencia de los mismos no se corresponde con la de los anuncios. Veamos por partes:

El punto de partida ha sido los contratos con las petroleras Chevrón y PAE, ya largamente analizados, seguidos ahora por los arreglos en el CIADI. Formalmente este organismo que depende del BM es un ente arbitral para el arreglo de diferencias relativas a inversiones. En los hechos concretos pone en igualdad de condiciones a empresas privadas con Estados soberanos e implica una renuncia explícita de las jurisdicciones nacionales a favor de un tribunal extranjero.

Esto es lo que ha pasado con las cinco empresas extranjeras que tenían sentencia favorable en sus juicios contra el Estado nacional, todos originados en la salida de la convertibilidad (renegociación forzada de contratos, pesificación asimétrica, congelamiento tarifario), por 677 millones de dólares. El acuerdo alcanzado implica una quita del 15 por ciento en el capital adeudado y una reducción del 45 por ciento en los intereses devengados, lo que arroja un monto a pagar con bonos de 500 millones de dólares.

Fondos destrabados
El acuerdo permitió liberar líneas de crédito del BM (posiblemente también del BID) -trabadas por el voto negativo de EEUU, Gran Bretaña y España- por 3000 millones de dólares contemplados en el “Acuerdo Estratégico 2014-2016” y aplicables por partes iguales a programas sociales, de infraestructura y energías renovables.

El haber destrabado estos créditos implica un ingreso de divisas frescas al país, que se complementa con la extensión de los plazos para el blanqueo de capitales. Los anuncios de una posible suscripción de bonos BAADE, por unos 1.000 millones de dólares, por las cerealeras y la petrolera Bridas, van en la misma dirección. A esto debe agregarse que las empresas que suscribieron el arreglo en el CIADI habrían comprometido que el 10 por ciento de lo reclamado, unos 67 millones de dólares, se destinaría a la suscripción de esos mismo bonos. Todo se cargará al monto de la deuda externa. El cuadro se completa con que estarían avanzados los estudios para un nuevo índice de precios que reemplazaría al actual y que contaría con el visto bueno del FMI.


Recalculando la relación

El giro del gobierno, dejando atrás una retórica discursiva de confrontación, parece estar orientado a su reinserción en el sistema financiero internacional. Los acuerdos alcanzados le pueden dar un respiro pero tienen su contrapartida. Se ha convalidado el arbitraje del CIADI -conviene recordar que Argentina tiene allí unas 50 demandas por la friolera de poco más de 60.000 millones de dólares; los avances con el FMI se completaran con la aplicación del artículo 4to de su Carta Orgánica, revisión anual de la economía, algo a lo que el gobierno se negara sistemáticamente desde el 2005; finalmente el acuerdo por la deuda con el Club de París, unos 9.000 millones de dólares, computando los intereses.

El gobierno ha desestimado cualquier salida alternativa, de las que hemos dado cuenta numerosas veces desde esta columna. Apuesta a que consolidado este giro los mercados “voluntarios” de crédito estarán disponibles. Simplemente y sin eufemismos, el regreso al círculo perverso del endeudamiento.

Así están las cosas.


* integrante del colectivo EDI – Economistas de Izquierda


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera