The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 26 de febrero de 2014

El peronismo como límite sistémico

Desafío para la izquierda

Perfil

La debacle que afronta el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner exhibe la verdadera naturaleza política e ideológica del kirchnerismo. Ya no puede sostener su épico relato seudoizquierdista ni cobijarse bajo la laxa e insustancial categoría política de “progresista”.

Ha quedado palmariamente demostrado que el peronismo, aún en su versión kirchnerista, ha continuado cumpliendo su tradicional rol político que consiste en erigirse en el gran dique de contención de las masas dentro de los límites del sistema capitalista en Argentina.


Desde su surgimiento (1945), los distintos posicionamientos que ha enarbolado el peronismo se convirtieron en el mejor indicador para conocer cuál es el techo político tolerable por el sistema capitalista en cada momento histórico y todas las grandes transformaciones estructurales que necesitó realizar el capitalismo, en Argentina, se instrumentaron a través del peronismo.

La oscilación entre los más diversos modelos económicos adoptados por el peronismo en cada etapa histórica reflejan, simplemente, las cambiantes necesidades del sistema capitalista. Porque el modo de producción siguió siendo capitalista. Y todas las relaciones de producción siguieron siendo típicamente capitalistas.

El peronismo ha logrado disociar los intereses históricos de la clase trabajadora (una sociedad sin clases) de sus intereses inmediatos (reivindicativos) exhibiendo a estos últimos como el único horizonte posible para los trabajadores y, con ello, ha debilitado, sistemáticamente, la posibilidad que surja, en Argentina, una verdadera herramienta política de la clase trabajadora que pueda sintetizar ambos intereses para avanzar en una edificación revolucionaria.

Lejos de constituir una gradual transición al socialismo, el peronismo siempre ha sido el principal obstáculo político para que la clase trabajadora pudiese avanzar en alguna forma de construcción política transicional hacia una revolución socialista o, al menos, para que pudiese concebir algún modelo político anticapitalista.

Y cuando el movimiento de masas desbordó los límites políticos del peronismo, el último reaseguro del sistema capitalista fueron las dictaduras, especialmente la última (1976-1983).

La actual situación política argentina es un período de transición. La clase trabajadora y las masas ya no se sienten representadas por el peronismo, pero, todavía, carecen de otra representación política que las exprese. Las genuinas fuerzas políticas marxistas existentes en Argentina tienen por delante un renovado desafío.

Este período de transición no tiene, ni puede tener, plazos ni formas predeterminadas. Pero la edificación de herramientas políticas transicionales (con toda la flexibilidad táctica que resulte necesaria) se torna imprescindible para que la izquierda argentina pueda convertirse en la nueva representación política de una clase trabajadora que ha comenzado a recorrer el camino que implica, según la expresión de Marx, pasar de ser “clase obrera en sí” a ser “clase obrera para sí”.

Esta transformación en la conciencia política y social de la clase trabajadora es indispensable para transponer, con éxito y de manera duradera, los límites del sistema capitalista.

La necesidad de contar con un Partido marxista revolucionario, cuyo funcionamiento esté basado en el centralismo democrático, tal como fue concebido por Lenin, continúa siendo un prerrequisito insustituible para una construcción revolucionaria. Porque la tarea de vencer a un capitalismo más centralizado que nunca requiere instrumentos organizativos a la altura del perfeccionamiento alcanzado por el Estado capitalista.


El resurgimiento del pensamiento político marxista y la ostensible resistencia anticapitalista que se registra, en todo el planeta, exigen una rápida recomposición de las genuinas fuerzas marxistas existentes en nuestro país para que la izquierda argentina acuda, con éxito, a esta impostergable cita con la historia.
Mario Raúl Bordón. Abogado de la ciudad de Concordia (Entre Ríos).

Este artículo de opinión fue publicado en el diario "Perfil", que se edita en la ciudad de Buenos Aires, en su edición correspondiente al día sábado 22 de Febrero de 2014 (Página 40 - Cuerpo Principal - Sección "Ideas").

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

2 comentarios:

Erkekjetter Silenoz dijo...

Ja ja..

Cuando formen la primer DECURIA en alguna sierra avisen

Saludos

raul racedo dijo...

lo de Decuria Erkekjetter Silenoz es una ridiculez. pero una ridiculez desde el punto de vista de tu falta de idea acerca del asunto que trata el artículo. encima confundís al sostener : ¨Cuando formen la primer DECURIA en alguna sierra avisen¨

No se trata de una construcción foquista Silenoz. es la razón por la cual tu comentario es insípido, aparte de estúpido

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero