The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 13 de junio de 2014

Un viraje de fondo

Boudou

| 19 septiembre, 2013

Buitres, Ciadi, FMI


Mientras Cristina Kirchner fatiga la tribuna acusando a la oposición de representar los “intereses corporativos”, sus representantes recorren Nueva York tejiendo un delicado acuerdo con los fondos buitres, el FMI y el Banco Mundial, los que suponen una modificación radical de la actual política económica. El silencio de Massa, Macri y Binner sobre estos manejos de trastienda no deja de ser clarificador, no sólo porque muestran el carácter artificial de sus campañas electorales, sino porque delata un acuerdo de fondo entre los políticos capitalistas para aplicar un programa contrario a los intereses de los trabajadores.




Detrás del presupuesto


Es indudable que el proyecto de Presupuesto 2014 enviado por el gobierno al Congreso es un “dibujo”. Tampoco son ciertas las proyecciones de inflación o el superávit fiscal que se anuncian, por lo que se marcha a un agujero del fisco de proporciones a financiar mediante la emisión monetaria y el saqueo de la Anses, el Banco Nación, el Central y otras cajas del Estado. Detrás de la adulteración estadística se esconde el propósito de manejar la política económica por medios de excepción.


La oposición denuncia el “dibujo”, pero no cuestiona en lo más mínimo la cuestión de fondo. El Presupuesto plantea utilizar casi 10.000 millones de dólares del Banco Central para cancelar vencimientos de capital de la deuda externa, así como una cifra exorbitante en pesos para enfrentar el vencimiento de intereses. Dentro de los pagos presupuestados para 2014, estarían los 4.000 millones de dólares para el Cupón PBI, que surgiría de presentar un crecimiento económico muy por encima del real. El pago de este Cupón, desde que fuera emitido con el canje de deuda del año 2005, sirvió para neutralizar la promocionada “quita” realizada por Néstor Kirchner y Lavagna. Finalmente, es una de las causas que explican por qué la deuda pública creció hasta superar holgadamente los 200.000 millones de dólares, aunque en ese mismo lapso pagamos deuda por 176.000 millones -según reconociera la propia Presidenta cuando se autocalificó como “pagadora serial”.


En busca de un acuerdo


El pago del Cupón PBI que establece el Presupuesto para el año que viene no puede explicarse si no es por el intento del gobierno de ofrecerle un gancho a los acreedores y a los fondos buitres para buscar un acuerdo por afuera de la Justicia de Nueva York. Ha trascendido que el acuerdo podría incorporar el pago en efectivo de una parte de la deuda y el resto ser compensado con la emisión de nuevos bonos, a los que se le añadiría el cupón PBI. En cualquier caso, el resultado final sería un nuevo incremento del stock de deuda, lo que la llevaría por encima de la relación promedio entre la deuda y el PBI que Argentina tuvo en la década del ’90.


Para avanzar en la negociación con los fondos buitres, el gobierno debe resolver toda la agenda pendiente que reclama el capital financiero. Por eso mismo, ya habría un acuerdo con las cinco empresas que ganaron los juicios en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), a las cuales el gobierno les pagaría 500 millones de dólares emitiendo nuevos bonos. Pero la lista en el Ciadi es más larga: está el caso Repsol, el más importante de todos, con su demanda por la expropiación de sus acciones por parte del Estado. De más está decir que el reconocimiento de los juicios en el Ciadi, un tribunal que pertenece al Banco Mundial y que viola por completo la soberanía nacional, supone otro factor de aumento de una deuda usuraria.


Con la negociación con el Ciadi y con el Club de París (que reclama una deuda de 7.000 millones más intereses), el gobierno gana tiempo para cerrar un acuerdo con los fondos buitres. Es que recién el año que viene vence la cláusula que Néstor Kirchner inscribió en el canje de 2005, que establecía que cualquier beneficio que se le otorgue en el futuro a un bonista que no entró al canje debe generalizarse para todos. Pasada esa fecha, el gobierno queda con las manos libres para cerrar un acuerdo con los fondos buitres, entregándoles nuevas concesiones.


Endeudamiento y devaluación


Estas negociaciones realizadas por el gobierno suponen, en el caso de prosperar, un cambio general de la política económica. La necesidad de hacer frente a nuevos pagos de la deuda requiere el ingreso de dólares del exterior, los que no pueden depender exclusivamente de un saldo comercial favorable -el cual, dicho de paso, está en claro retroceso. Pero el ingreso de dólares no es compatible con el cepo cambiario y con la restricción existente en el giro de utilidades, como lo probó el fracaso del blanqueo de capitales y la emisión de Cedines. El gran capital reclama recuperar libertad de movimientos para llevar a cabo un nuevo ciclo de endeudamiento. Quien dio el primer paso en ese sentido fue la “nacional y popular” YPF, que colocó deuda en Londres como parte de un plan más amplio de endeudamiento en esa y en otras plazas del capital financiero internacional.


Este giro general de la política económica no puede darse sin una fuerte devaluación de la moneda, la que permita, por un lado, levantar el cepo y las restricciones al giro de divisas y, por el otro, incentivar el ingreso de dólares mediante el abaratamiento generalizado de la economía. Una devaluación de tal magnitud podría conducir a una hiperinflación, salvo que se la complemente con fuertes medidas recesivas -como, por ejemplo, la reducción del gasto público con un ajuste fiscal y, por sobre todo, con un ataque directo al salario de los trabajadores.


La clase capitalista reclama este giro. Como parte de las previsiones de lo que se viene, deben entenderse las negociaciones sobre un nuevo índice inflacionario que se están sustanciando entre el equipo económico y el FMI. La idea es preparar el terreno para habilitar una indexación de la economía, que alcance incluso a los títulos de deuda que emita el gobierno. De este modo, queda claro que el llamado “desendeudamiento” -el cual fue una transferencia de deuda del gran capital financiero a la Anses, el Banco Central y hasta el Pami-, será usado ahora para iniciar un nuevo ciclo de endeudamiento internacional.


La campaña electoral


El desarrollo de la campaña electoral de acá a octubre estará atravesado por los intentos del gobierno de arribar a un acuerdo con los fondos buitres, el Ciadi y el FMI. De igual modo que el gobierno sepultó su política de “derechos humanos” para poner al pistolero Granados al frente del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, la derrota sufrida en las Paso acelera la tendencia ya existente en el gobierno para tomar el programa de la clase capitalista a favor de una devaluación, un ajuste y un nuevo ciclo de endeudamiento que pagarán con creces los trabajadores.


En esta nueva fase de la campaña electoral que se abre, el Frente de Izquierda denunciará la dependencia del gobierno y de la oposición tradicional con los saqueadores del país.

- See more at: http://prensa.po.org.ar/blog/2013/09/19/un-viraje-de-fondo/#sthash.0NiZFsma.U7EsmC3Y.dpuf

Negociación entre ‘buitres’

| 29 octubre, 2013 | Comentarios (0)
Télam Washington, EEUU., 10/10/2013 El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el vicepresidente para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Hasan Tuluy, durante la reunión que mantuvieron hoy en la sede del organismo multilateral en la  capital estadounidense. Foto: Prensa MECON/Télam/aaLa reciente emisión de nueva deuda externa por más de 500 millones de dólares, para pagar fallos desfavorables a empresas privatizadas que litigiaban contra Argentina en el Ciadi (el tribunal del Banco Mundial) reveló que está en trámite un acuerdo integral con los fondos buitres que reclaman el pago del ciento por ciento de la deuda.
Quienes promueven ese acuerdo son los fondos que sí habían aceptado la reestructuración de la deuda, en 2005 y en 2010. Estos fondos han sido los beneficiarios principales del arreglo en el Ciadi, porque compraron -a precio de baratija- la deuda en disputa. O sea que han recibido, por la vía indirecta del pago en el Ciadi, lo que los buitres reclaman en los tribunales de Nueva York.
Ahora, estos fondos buitres “buenos” están proponiendo repetir el esquema del Ciadi: comprar la deuda de Argentina con los fondos buitres “malos” con un descuento. Esta transacción clausuraría el litigio en los tribunales de Estados Unidos y, con ello, la amenaza de ver confiscados los pagos que debe hacerles Argentina por la deuda reestructurada. Ambito Financiero lo describe así: “Pagarles indirectamente a los fondos buitre litigantes con dineros públicos, pero a través de terceros”. Es que un éxito de esta operación produciría una suba espectacular en la cotización de la deuda en poder de los fondos ‘buenos’, o sea un beneficio financiero superior a lo que desembolsarían. Esperan también recibir, a cambio de este operativo, el pago del llamado ‘cupón PBI’ por 10.000 millones de dólares adicionales en los próximos dos años.

Un “modus operandi”

Esta propuesta de ‘arreglo’ no tiene nada de nuevo: Amado Boudou tiene causas judiciales por haber favorecido al fondo Gramercy, que compró deudas en default a bajo precio, para realizar grandes ganancias con el canje de 2010. En 2005, grandes fondos también ingresaron a los canjes comprando anteriormente deuda a bajo precio, por lo que el gobierno luego les entregó títulos en dólares y, como premio, el cupon PBI. Distinta fue la situación de los ahorros de los jubilados que también se concentraban en deudas en dólares impagas del gobierno, ya que se pesificaron, devaluando los fondos de las Admnistradoras de Fondos de Pensión que luego incorporó la Anses. En todos los casos -como ahora con el Banco Mundial- la operación que involucró a los fondos buitres contó con la complicidad de los organismos internacionales y el gobierno norteamericano.

Rehenes de Washington

Pero para que el arreglo entre buitres se concrete, el kirchnerismo sigue necesitando que el gobierno de Obama incida en la Corte Suprema de Estados Unidos. La concesión que el gobierno acaba de hacer con el acuerdo en el Ciadi es sólo una parte de las medidas reclamadas por Estados Unidos, las que incluyen el pago de 10.000 millones de dólares al Club de París. El kirchnerismo hace señales de amistad con los mercados, simplemente porque se van vaciando las cajas de la Anses y el Banco Central.
Lo que emerge de aquí es que el arreglo con los buitres desatará un ajuste en gran escala contra los trabajadores, así como un mayor estrangulamiento financiero.

Sergio Szulman

- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1291/2013/10/29/negociacion-entre-buitres/#sthash.pNy4qeDF.dpuf 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero