The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 26 de julio de 2014

La “revolución formoseña” de un basurero nuclear

El lamebotismo de Tiempo Argentino se supera a sí mismo. La “revolución formoseña” de Gildo Insfrán. Represión e intimidación a opositores.

La declinación del kirchnerismo no parece ser un fenómeno a tomar en cuenta por parte de los así llamados “intelectuales K”. De este modo, insisten con la construcción de un relato basado en falsedades ominosas. Para muestra, basta revisar un artículo publicado en el órgano de propaganda Tiempo Argentino el 16 de julio bajo el título: “Formosa del Bicentenario y la cuestión nacional”.

El texto intenta hacer creer al desprevenido que la provincia en la que Gildo Insfrán ocupa un puesto en el Ejecutivo desde 1987 -y que se apresta a verlo cumplir 19 años ininterrumpidos como gobernador- es un territorio donde se realiza una supuesta política “revolucionaria”. Para el amanuense -uno entre tantos que renta el poder kirchnerista- Insfrán habría intentado “paliar los desastres del neoliberalismo cívico-militar tan tempranamente como desde su primer mandato”, intento que se habría traducido en “una mejora sustancial en todos los estratos de la población, con énfasis en los hogares más empobrecidos” y que habría redundado en un “masivo respaldo del pueblo formoseño a la defensa y consolidación del proyecto histórico del pueblo argentino reiniciado en 2003″.

El artículo es una ‘masterpiece’ de los delirios del lamebotismo K, equiparable a aquel artículo del inefable de Demetrio Iramaín (en el mismo órgano de propaganda) que decía que la prueba palpable de la revolución era el programa “Milanesas Para Todos” o a las intervenciones más ridículas que se pueden apreciar en el show televisivo 678. Es así que plantea que “la instalación en Formosa de una planta de Conversión de Uranio (Dioxitek) y del reactor Carem, emblemas del emblemático Plan Nuclear Argentino” sería la prueba concluyente de la “revolución formoseña”.

La brutalidad del texto no amerita un debate con sus proposiciones ni con su degradado autor. Solamente indica que esta locura sobreviene al ascenso fuerte del Partido Obrero en el escenario provincial. Los ‘nac& pop’ se aterrorizan cuando ven planear el “fantasma” del trotskismo.
Formosa tiene una población de 550.000 habitantes. Cerca de dos tercios de la población activa trabaja para el Estado; alrededor del 80% cobra el salario mínimo y 50 mil subsisten con los planes de empleo. Incluso los datos del INDEC la ubican entre las más pobres de la nación. El censo de 2010 señala que es una de las cuatro provincias con más elevado analfabetismo, con departamentos que tienen picos de 13,5 puntos porcentuales (como el departamento Ramón Lista, de alta población aborigen). El 47% de los hogares en Formosa habita en viviendas deficitarias. Es decir que uno de cada dos hogares revisten condición “precaria”. El 41,1% de los habitantes formoseños no tiene instalaciones de agua dentro de sus viviendas y no existe tendido de gas en toda la provincia. El 38,8% no posee instalaciones sanitarias con descarga de agua. La tasa de mortalidad infantil es la más elevada del país, con 21,2 fallecimientos cada mil niños nacidos vivos, cuando el promedio del país es de 11,7. Un 22,4% de los jóvenes está en situación de pobreza según estadísticas oficiales recopiladas por UNICEF. Los pobres entre los pobres son indios. La Encuesta Materno Infantil Pueblos Originarios (EMIPO) del Plan Nacer, de 2010, indican que un 81,3% de las madres de menores de seis años afirmó que sus hijos ingieren solo una comida diaria, un 8,5% afirmó que ingieren dos comidas diarias, y un 6,9% que ingieren tres comidas diarias. Un 23,9% de las mujeres dijo que había perdido uno o más hijos. Para la región NEA ese porcentaje fue de 12,6%, y a nivel nacional aumentó al 13,8%.

Las rebeliones indígenas incendian cada cierto tiempo el interior de la provincia. En 2010, el reclamo mediante el corte de ruta de la Comunidad La Primavera -a una hora y media de la capital- en reclamo de derechos básicos -agua, posta sanitaria y documentos y títulos de tierras- culminó con la represión ejercida por la policía de Insfrán, que usó armas de fuego y terminó con la vida de Roberto López y postró de por vida a Samuel Garcete. Durante la represión, perdió la vida el policía Eber Falcón. La represión se extendió al punto de que las viviendas de los qom fueron quemadas por las fuerzas del orden.
En abril de 2013 el este formoseño fue escenario de una rebelión inusitada de las poblaciones originarias, que incluyó toma de municipalidades y hasta de comisarías. Durante tres semanas álgidas, el gobernador Insfrán se negó a negociar con las comunidades indígenas. La cuestión de la tierra es uno de los problemas fundamentales de la región. Uno de los reclamos de La Primavera se relaciona con la disputa de tierras que son ocupadas por la familia terrateniente Celía, con el aval del oficialismo. El liderazgo de Félix Díaz -votado masivamente en su comunidad y ratificado luego- intenta ser quebrado mediante la introducción de punteros, campañas de desprestigio y ataques violentos a su familia: Insfrán no tolera la disidencia bajo ningún aspecto. La situación de los aborígenes no es sólo preocupante, sino que es el síntoma de la inviabilidad del régimen: en la provincia -en una situación extendida hacia Chaco- existe un apartheid no oficializado.

La represión e intimidación a los opositores no se limita a la disidencia indígena. En 2010, Insfrán llegó al extremo de reprimir con agentes encubiertos y la policía una protesta de estudiantes secundarios del colegio nacional. Los adolescentes habían ocupado por primera vez el edificio educativo, al que ingresó personal policial de civil y policías que los reprimieron con una inusitada violencia. Más tarde, la infantería reprimió a padres y estudiantes en la plaza que queda enfrente del edificio.

El narcotráfico en Formosa -lindante con Bolivia y Paraguay- involucra a sectores del poder. No sólo son comunes las pistas aéreas clandestinas -Félix Díaz señaló a este cronista que en su comunidad habían visto varias veces cómo en la madrugada la policía cortaba la ruta, aterrizaba una avioneta para luego volver a la normalidad-, sino que hay causas judiciales que involucran a diputados provinciales y concejales gildistas.

La corrupción es endémica. La obra pública es realizada por empresas de funcionarios del gobierno y sus familiares -como consta en la causa iniciada para que se investiguen los hechos de corrupción protagonizados por la secretaria de obra pública Stela Maris Manzur-, sino que involucran a la misma corporación judicial, adicta al gobierno. Un sobrino arrepentido del vicegobernador Floro Bogado contó el sistema de ñoquis que impera en el congreso provincial. La causa Ciccone no sólo involucra directamente al vicepresidente Amado Boudou, sino que tiene un capítulo fundamental en la provincia, que pagó 7 millones de pesos a The Old Found -que sería la empresa vitrina de los negocios de Amado- por una asesoría realizada para el ministerio de economía local. La causa que investiga el hecho se encuentra bloqueada por la justicia de Insfrán.

La última tropelía del gobernador eterno intenta convertir a la provincia en un depositario de peligrosos elementos radioactivos rechazados en todo el país -y prohibidos por la propia legislación provincial. La instalación de plantas de esta naturaleza está prohibida en zonas urbanas por ley debido a su alta toxicidad y contaminación. La planta Dioxitex, que el gobierno gildista anunció se instalará en la provincia, fue denunciada por contaminar el suelo, las aguas subterráneas y el aire en el barrio cordobés de Alta Gracia, donde se encontraba ubicada. A esto se agrega la existencia de metales cancerígenos debajo de los residuos radioactivos. En 2012 la planta fue clausurada debido a la falta de habilitación y de autorización de las redes sanitarias para arrojar efluentes, falencias de seguridad sanitaria y la carencia de un certificado de bomberos. Se intentó trasladar a otras localidades cordobesas y a La Rioja, pero la población lo rechazó. En la época de Fukushima, Insfrán plantea la instalación en la provincia. Pese a la oposición paraguaya, en lo que constituye un caso Botnia al revés. El diputado Pablo López, del PO, agregó que el traslado de los materiales radioactivos por ruta hasta la planta de Atucha pondría en riesgo también a otras provincias. Hasta la iglesia formoseña se opone al proyecto. Sin embargo, Gildo Insfrán quiere convertir a la provincia en un basurero nuclear.
Para ciertos constructores del “relato” kirchnerista, GildoInsfrán es el líder de una “revolución” en Formosa. En realidad, se trata de una manifestación autocrática en la ya imperfecta democracia argentina. La oposición radical comparte intereses con el insfranismo, ya que sus representantes forman parte del negocio de la tierra y son grandes terratenientes beneficiados por Gildo -él mismo poseedor de grandes haciendas en Formosa y Paraguay-. El gobierno de Insfrán -que reviste como la única manifestación corpórea del poder para todo formoseño de menos de 30 años- es conocido como “la dictadura” popularmente entre la población de la provincia. La necesidad de construir una alternativa política a este estado de las cosas es imperiosa en la provincia. El crecimiento del Partido Obrero en todos los sectores y clases de la sociedad no es ajeno a esta perspectiva estratégica.

Diego Rojas


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/la-revolucion-formosena-de-un-basurero-nuclear/#sthash.QyWZynOC.dpuf

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera