The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Formosa: lo que CFK no dijo sobre Insfran




La “teoría del iceberg”, que planteó Ernest Hemingway, indica que la estructura de un relato se posa principalmente sobre lo no dicho, sobre aquello no contado pero que constituye la base estratégica de la narración visible, así como un témpano de hielo sólo deja ver una pequeña porción, sobre las aguas, de esa montaña helada y amenazante. ¿Cuál es el sustrato no pronunciado este martes en el discurso de la presidenta Cristina Fernández frente al eterno gobernador formoseño Gildo Insfrán?

No habló sobre la pobreza endémica que atraviesa a la provincia. La tasa de mortalidad infantil de Formosa es la más alta de la Argentina. En 2011, según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, registró un índice de 21,2 muertes cada mil nacidos vivos, cuando el promedio del país fue de 11,7. Las tasas más altas se registraron en los departamentos de mayor composición indígena, como el departamento Ramón Lista, de mayoría wichí. Entre los aborígenes -según la Encuesta Materno Infantil Pueblos Originarios (EMIPO) del Plan Nacer, realizada en 2010- un 81,3% de las madres de menores de seis años afirmó que sus hijos ingieren sólo una comida diaria, un 8,5% afirmó que ingieren dos comidas diarias, y un 6,9% que ingieren tres comidas diarias. Un 23,9% de las mujeres dijo que había perdido uno o más hijos. El 47% de los hogares formoseños se asienta en viviendas deficitarias. Es decir que uno de cada dos hogares revisten condición “precaria” (ya sea ranchos y casillas como casas tipo b, es decir aquellas con baja calidad de los materiales). Las cifras oficiales indican que el 22% de los jóvenes vive en estado de pobreza.


La Presidenta no mencionó las denuncias en la justicia que dan cuenta de la corrupción estructural que ostenta el gobierno de Gildo Insfrán. No dijo nada sobre los 7.6 millones de pesos que le pagó el ministerio de economía a The Old Fund en lo que constituye la primera manifestación de negocios de la empresa sindicada por el juez Lijo como una subsidiaria de los intereses del vicepresidente Amado Boudou, ya que pertenecía a Alejandro Vanderbroele, sindicado como “prestanombres” del procesado funcionario kirchnerista. No dijo nada, tampoco, sobre los extraños lazos y sociedades que unen a la ex ministra de economía que otorgó los fondos a The Old Fund, Beatriz Vecchietti, con las sociedades denunciadas por asociación ilícita que integraría Stella Maris Manzur, encargada de la administración de la obra pública provincial (Ver: Denuncia contra los socios de la conexión formoseña del caso Boudou).

Cristina Fernández no señaló que en noviembre de 2010 Insfrán ordenó la represión sobre los qom que protestaban en la ruta 78 y provocó la muerte de Roberto López, miembro de la comunidad La Primavera, y un policía y graves heridas a otros qom (Samuel Garcete, herido de bala, quedó paralítico y postrado en una silla de ruedas). Luego de la represión, la policía quemó, al más puro estilo estadounidense en Vietnam, las chozas de los qom lindantes con la ruta y realizó una cacería de los miembros de esa comunidad que protestaban. Félix Díaz debió refugiarse en la copa de un árbol en la que permaneció 15 horas. Al día siguiente, en una localidad cercana, un policía atropelló y mató a Mario López, activista qom. Los qom decidieron pedir que la presidenta Cristina Fernández los recibiera y se instalaron para eso en la avenida 9 de Julio y avenida de Mayo en Buenos Aires. En mayo de 2011, sin que la Presidenta los hubiera recibido, fueron desalojados por una patota de La Cámpora comandada por Andrés “Cuervo” Larroque. Luego y por distintas causas, algunas de ellas muy dudosas, varios miembros de la comunidad La Primavera fallecieron de manera trágica. No recordó que en octubre de ese mismo 2010 el gobernador había ordenado la represión a los estudiantes secundarios que habían tomado la escuela nacional, con policías de civil que atacaron físicamente a los estudiantes y la infantería provincial golpeando a los jóvenes que habían decidido reclamar por sus derechos.
La presidenta no expresó ninguna observación sobre la eternización en el poder de Insfrán, gobernador de la provincia desde 1995 y vicegobernador desde 1987; a la fecha, veintisiete años de permanencia en el poder ejecutivo. No existen en Formosa jóvenes, adolescentes o niños para quienes el poder no se encarne en la figura de Gildo Insfrán. Este cronista pudo entrevistarse con uno de esos adolescentes que, en 2013, se encontró con el gobernador Insfrán durante uno de sus habituales paseos en su camioneta por la coqueta costanera de la capital formoseña. Este joven, que en ese momento tenía 15 años, levantó su dedo medio y se lo mostró a Insfrán en una demostración de la disconformidad que el mandatario provoca. Al retirarse del lugar, fue detenido por la policía provincial y, pese a que era menor de edad, permaneció hasta la madrugada detenido en una celda común de una comisaría céntrica, rodeado de delincuentes adultos y prostitutas, según su relato. La familia de este joven, que hoy tiene 16 años, prefiere mantener su identidad en el anonimato. En Formosa, cualquier persona más o menos politizada se refiere al gobierno de Gildo Insfrán como “la dictadura”.

Muchas veces se objeta: ¿cómo es posible, entonces, que sea reelegido con gran caudal de votos y que ahora mismo Insfrán se postule otra vez como gobernador para las elecciones de 2015? Fui testigo en un par de oportunidades de las formas que toman los aparatos ideológicos de dominación del Estado en Formosa. En la provincia más pobre del país, todos los sábados, de manera rigurosa, se lleva a cabo el operativo Por Nuestra Gente Todo, que consiste en el traslado de la figura imponente del Estado a los rincones de la provincia adonde habitualmente no llega. Esos actos se repiten de manera idéntica en los pequeños pueblos alejados de la capital provincial. Insfrán llega acompañado no sólo por su gabinete, sino por los diputados nacionales y provinciales, que se forman detrás de él como si fueran una corte. A la vez, se monta un hospital, del que carece el pueblo, durante las horas que dura la visita del gobernador, y así, dentistas, oftalmólogos y pediatras hacen su trabajo en un lugar que luego, por meses, no tendrá asistencia sanitaria cotidiana. Después de que el gobernador iza la bandera argentina con una precisión tal que siempre llega al tope en el momento en que cesan los acordes del Himno, recibe el homenaje expresado en cantos y bailes de los niños, que son besados por el mandatario cuando le entregan los regalos. El intendente realiza un discurso de pleitesía a Insfrán, en el que se repiten frases como: “Queremos ser como Gildo” o “Gracias por su sabiduría”. Luego, una senadora o un diputado nacional también lo homenajearán, antes de que Insfrán dé su propio discurso. La magnificencia del Estado, que se corporiza en Gildo y su corte, permite afianzar en el imaginario social la razonabilidad de su poder eterno, a la vez que la presencia obligatoria de todo el funcionariado cohesiona su poder interno e impide la disidencia. Las formas del poder de Insfrán y su mantenimiento son complejas, y sus triunfos electorales deberían ser analizados complejamente para no ser atribuidos a una relación intensa “del líder con su pueblo”, como pretenden plantear algunos panegiristas del peronismo.

A nada de esto se refirió la presidenta Cristina Fernández en el discurso que dio frente al gobernador Gildo Insfrán, pieza central del kirchnerismo. Todo lo omitido constituye la estructura del poder fascistizante que parece eternizarse en la desolada provincia de Formosa.


Fuente: http://opinion.infobae.com/diego-rojas/2014/09/17/formosa-lo-que-cfk-no-dijo-sobre-insfran/

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera