The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 2 de octubre de 2014

CFK culmina la faena menemista

Edición Impresa #1334 | Por Christian Rath

Fuera la reforma reaccionaria y antiobrera
 
Las modificaciones al viejo Código Civil responden al interés de la Iglesia, en lo que hace a la vida privada, y al gran capital en lo que hace a la llamada "seguridad jurídica" de sus negocios.
En el proyecto aprobado por el Senado se mantiene a la Iglesia católica como persona pública, lo que identifica a un Estado no laico y coloca al culto católico en un lugar privilegiado respecto de otros cultos.
 
Impunidad para el Estado...
 
El proyecto votado en el Senado excluyó del texto original las disposiciones referidas a la responsabilidad del Estado, en lo que fue sólo una maniobra. La Cámara de Diputados, en paralelo, dio media sanción a un proyecto de ley que incluyó íntegramente aquellas disposiciones. Allí se establece la exención de toda responsabilidad al Estado y a sus funcionarios ante un hecho que perjudique a un individuo o una empresa. Estos ya no podrán acudir al fuero civil para reclamar un resarcimiento por el daño sufrido y se los somete al reclamo administrativo, que está sujeto a una legislación que no es homogénea y varía según la provincia. En la misma línea, establece que el Estado no debe responder, ni en forma subsidiaria, por los perjuicios ocasionados por los concesionarios o contratistas de los servicios públicos.
 
¿No estamos hablando de Once, de las 124 víctimas fatales por accidentes ferroviarios en la "década ganada" o de Lapa, Austral y el descontrol en los vuelos?
 
...y para los empresarios
 
El proyecto abre aun más las puertas a la tercerización. La empresa principal no será responsable ni siquiera solidariamente de las deudas laborales de firmas dependientes o subsidiarias, lo que va en contra de los sucesivos fallos que han obligado a lo contrario. En las UTE (Uniones Transitorias de Empresas) no se presume la responsabilidad solidaria de los socios por los actos que realicen ni por las obligaciones que contraigan frente a terceros, si no existe pacto expreso. De este modo, los trabajadores sólo tendrán como garantía de sus reclamos laborales a los activos de la empresa que los haya contratado, pero no a los de la empresa "madre".
 
La reforma habilita los contratos de locación de servicio y de obra, usuales para encubrir relaciones laborales principalmente en el Estado. Y viabiliza, una vez más, el contrato de agencia, sinónimo de precarización laboral. Más grave aún, elimina la aplicación de la garantía de indemnidad en el contrato de locación de servicios, por lo que el trabajador no podrá invocarla en caso de accidente. En los casos de lesiones o incapacidad física o psíquica, el Código innova planteando que la indemnización debe sólo cubrir "la disminución de la aptitud... para realizar actividades productivas" durante el tiempo en que pudo haberlas desarrollado. Esto supone que la vida humana no tiene un valor en sí mismo, sino en función de lo que potencialmente podría producir. Se abandona de este modo el concepto de "reparación integral", que estaba presente hasta hoy.
 
Ataque a la organización de los trabajadores
 
"Si un grupo realiza una actividad peligrosa para terceros, todos sus integrantes responden solidariamente por el daño causado por uno o más de sus miembros. Sólo se libera a quien demuestra que no integraba el grupo". Este es el texto del artículo 1.762.
 
¿Es un exceso suponer que es una norma aplicable a una movilización que se considere "riesgosa o peligrosa para terceros"?
 
El texto, además, no plantea defensa alguna de los derechos de protesta, denuncia o petición a los autorizados, por lo que la evaluación de si una movilización es "riesgosa o peligrosa" quedará en manos de los jueces.
 
La reforma está en la línea de la ley antiterrorista, el Proyecto X y otros avances represivos .
 
El proyecto eliminó el reconocimiento al derecho al agua potable (algo formal, desde el momento que el 58 por ciento de la población no lo la tiene). Pero sí garantiza el uso comercial e industrial del agua, lo que está en consonancia con la megaminería a cielo abierto y la explotación del petróleo y gas no convencionales.
 
A la luz de todo esto, el No a la reforma debe ser una causa nacional de los trabajadores.
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero