The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 24 de octubre de 2014

Vamos al Congreso del movimiento obrero y la izquierda

8 de noviembre, Luna Park


El próximo 8 de noviembre se realizará en el Luna Park el Congreso del movimiento obrero y la izquierda, con la presencia de compañeros y compañeras de todo el país.
Junto con el Partido Obrero el Congreso ha sido convocado por luchadores del movimiento obrero, de la juventud, de los derechos humanos. El Plenario de la Mujer Trabajadora acaba de movilizar a la provincia de Salta a miles de mujeres al Encuentro Nacional de la Mujer. 

El propósito que persigue el Congreso es muy claro: desarrollar la unidad del movimiento obrero y la izquierda para pelearle la salida a la nueva crisis capitalista del país a los partidos tradicionales que representan a los explotadores nacionales y extranjeros. 

El gobierno ‘nacional y popular’ concluye su aventura política de una década con una bancarrota económica completa. Vino a ‘reconstruir la burguesía nacional’ y acaba sus días pidiendo el rescate a los usureros como Soros o a los pulpos como Chevron y Exxon, o a Telefónica y a Vila Manzano, e incluso al Club de Paris – la asociación de los estados imperialistas.
Los K y todos los opositores coinciden en implorar el rescate del capital internacional, o sea más y más deuda externa, luego de haberles pagado centenares de miles de millones de dólares, que fueron sacados de la Anses y de los bancos públicos.

Como conclusión de este nuevo fracaso de la burguesía nacional, planteamos la unión de la izquierda y la clase obrera como alternativa de poder. 
En oposición a los que persisten en operar como furgones de cola de la burguesía nacional, nos plantamos por la independencia política de los trabajadores.
La cuestión clave, ante la inflación, la bancarrota financiera, las suspensiones y los despidos, es: ¿quién paga la crisis, los trabajadores o los capitalistas?  Necesitamos desarrollar la unión de la clase obrera y la izquierda para imponer que la crisis la paguen los capitalistas, con un programa de reorganización del país, en la perspectiva de un gobierno de trabajadores.
El crecimiento electoral del Partido Obrero y del Frente de Izquierda expresa, precisamente, la disposición de los trabajadores y de la juventud por una salida popular y anticapitalista. 
Fuera la burocracia sindical

 
La unión del movimiento obrero y la izquierda es fundamental para poner fin a la usurpación de los sindicatos por parte de la burocracia sindical. La burocracia sindical es la responsable de las numerosas suspensiones y despidos, y de las derrotas de las luchas emprendidas para derrotar esas suspensiones y esos despidos. 

La burocracia de los sindicatos es un pilar de la salida de los capitalistas para que los trabajadores volvamos a pagar la crisis, que hace avanzar cada vez más la precarización laboral y la pobreza entre millones de trabajadores. 
La burocracia sindical tiene resueltas sus necesidades sociales; vive como los ricos. A los trabajadores les ocurre lo contrario. Por eso la burocracia manda patotas contra las luchas, como ocurriera hace cuatro años con Pedraza y los tercerizados del ferrocarril, y ocurre ahora con las patotas enviadas contra los obreros de Gestamp, de Lear, de la construcción, contra los docentes e incluso contra la juventud. 
La burocracia ejerce el fraude y la violencia en los lugares de trabajo con el apoyo del ministerio de Trabajo, las patronales y la gendarmería.
La cuestión del poder

Convocamos a este congreso en el Luna Park con el objetivo también de señalar un camino de poder al conjunto de la izquierda que participa, en sus propios términos, en la lucha cotidiana de los trabajadores. En oposición a la fragmentación y el sectarismo planteamos la cuestión del poder, que emerge en forma inevitable de toda la bancarrota capitalista. Defendemos a muerte la lucha de ideas y las delimitaciones políticas, y por eso repudiamos los métodos de la intriga y el faccionalismo en el movimiento obrero.
Desde los ingenios de Salta y Jujuy, y los mineros de Altos Hornos Zapla y Catamarca, hasta los petroleros de la Patagonia, y de empresas como Fate, Pirelli y Firestone, o Acindar y Siderar, y los compañeros de la gran lucha de Lear; desde las grandes fábricas del Cordón Industrial de San Lorenzo, los luchadores que animan ATE y la CTA de Mendoza y el movimiento popular combativo de la provincia, hasta los perfumistas o compañeros de VW y Ford, del norte de Buenos Aires; desde los trabajadores del subte y ferroviarios, que siguen la misma pelea por la que fue asesinado Mariano Ferreyra, hasta los trabajadores de prensa y los gráficos de numerosas plantas y editoriales; desde los obreros de la Construcción de Sitraic hasta los docentes de Suteba, Neuquén, Santa Cruz o de las universidades, con los compañeras del clasismo que dirigen AGD-UBA y los que han protagonizado la gran huelga de Tucumán; desde todo este campo y mucho más, el Congreso del Luna Park viene a desarrollar la capacidad política de la clase obrera, para preparar las condiciones que la transformen en la clase dirigente del país.
Con la conciencia de este objetivo estarán presentes los movimientos de lucha contra el gatillo fácil, contra la impunidad y contra la trata de personas.
El 2015

En el Luna Park vamos a discutir la lucha electoral que tendrá lugar en 2015, para que una mayoría creciente de trabajadores vote por trabajadores y por la izquierda, y no lo haga por sus verdugos, los partidos patronales. Poner la tribuna parlamentaria al servicio de la lucha y la organización independiente y al servicio del desarrollo de una conciencia de clase en los explotados; hacer esto es fundamental. 
Enfrentamos el desafío, como podría ocurrir por ejemplo en Salta, de emprender una lucha por intendencias y gobernaciones, con la reivindicación de convocar a Asambleas Constituyentes soberanas, que desmantelen el estado oligárquico y capitalista y organicen una transición política y social hacia un gobierno de trabajadores, mediante una organización de masa de la clase obrera.
No nos arrogamos mandatos que no nos hayan dado ni proclamamos una condición que solamente conquistaremos, como ya ocurre, con una lucha política firme. Sí queremos ofrecer un camino y un método. Por eso hemos organizado centenares de asambleas obreras y de la juventud en los principales centros del país, para preparar este Congreso y para dejar establecido un principio de organización política amplia de trabajadores.  
Construyamos un ascenso político 

La envergadura de la bancarrota económica no es un proceso natural, sino que expresa el derrumbe de las relaciones sociales capitalistas. Prueba la inviabilidad de continuar con el pago de una deuda usuraria, que ha consumido bajo la ´década ganada´ 190.000 millones de dólares. Planteamos la necesidad de poner fin al pago de la deuda usuraria. ¡Si sólo con el megacanje del 2001 armado por Cavallo la deuda se incrementó ficticiamente en 50.000 millones de dólares!
Rechazamos también la nueva entrega petrolera y llamamos a movilizarnos para que la ley escrita por Chevrón y Soros  no sea aprobada.  Planteamos la nacionalización de todos los recursos energéticos bajo control obrero.  
El Congreso del 8 de noviembre, del movimiento obrero y la izquierda va a ser un éxito. Lo acaba de anunciar la enorme movilización del Partido Obrero al Encuentro Nacional de Mujeres en Salta. Es que esta convocatoria traduce una tendencia y una aspiración de fondo, y defiende una perspectiva de conjunto, en oposición al método auto referencial. 
¡Construyamos el ascenso político del movimiento obrero y la radicación de las ideas socialistas y revolucionarias en lo más profundo de los trabajadores!
8 de noviembre, Luna Park.

Cierra: Jorge Altamira



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera