The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 14 de noviembre de 2014

O frente único o faccionalismo

Edición Impresa #1340 | Por Gabriel Solano

Una de las principales resoluciones del Congreso del movimiento obrero y la izquierda fue el pronunciamiento categórico en defensa del Frente de Izquierda, como frente único de los partidos que lo integran y del movimiento obrero combativo contra los partidos y bloques políticos que responden a la clase capitalista. La ovación con que la multitud reunida en el Luna Park aprobó esta caracterización de fondo sólo se repitió cuando la misma resolución rechazó el faccionalismo al interior del Frente de Izquierda.
 
Oportunamente destacamos que el éxito del Frente de Izquierda residía en que había recuperado la política socialista en el terreno electoral. Al presentar una lista unificada de la izquierda, al menos de aquella que se reclama socialista, permitió enfatizar en la campaña electoral la oposición de clase contra las otras listas. Una expresión de ello era que los medios de comunicación ya no convocaban a la izquierda para que discuta entre sí, un ejercicio a todas luces desmoralizante para los luchadores, sino para confrontar con los candidatos de las fuerzas patronales. En el llamado “progresismo”, las campañas electorales eran pases de factura entre sus referentes.
 
Disparan contra el Frente
 
Sin embargo, desde el interior del Frente de Izquierda se torpedea el frente único, ahora desde lo ‘teórico’. Esta actividad faccional tiene su usina en la "Izquierda Diario", al que el PTS ha transformado en un ‘diario’ contra la izquierda. Ahí se rechaza el "frente único" aplicado al Frente de Izquierda, pero a la vez postula la necesidad de un "partido común" de las fuerzas que no tienen condiciones para un frente común. ¿A quién se le puede pasar por la cabeza formar un partido con alguien que ni siquiera acepta un frente único? Aunque tiene a mano todos los planteos que se remontan al Manifiesto Comunista para postular una correcta política de "frente único", el PTS abreva en el tercer período stalinista, que postulaba el "frente único por la base" para atacar a los partidos socialdemócratas, a los que calificaba de “socialfascistas”. Trotsky mostró el absurdo de pretender un "frente único" con los socialdemócratas... contra los socialdemócratas. El ‘diario' sostiene también que el frente único se aplica solamente entre partidos grandes, reservando para los partidos "pequeños"  un faccionalismo de secta.
 
El ‘tercer período’ ultraizquierdistas del stalinismo condujo a la derrota de la clase obrera alemana ante los nazis. Es pertinente para el caso, porque la negación del frente único implica la negación de la lucha contra un enemigo común y, lógicamente, postula que el enemigo se encuentra en nuestras propias filas. El rechazo del frente único, para lo que sea, es la reivindicación del faccionalismo, es decir de la escisión sin principios. El faccionalismo aplicado a las Paso significa reemplazar la denuncia de las candidaturas de los partidos patronales y sus programas por los enfrentamientos en la izquierda. Las Paso no son otra cosa que una versión más pérfida de la ley de lemas, que fue diseñada para meter en un mismo vagón a partidos afectados por una desintegración insuperable. Por eso la reclaman también los izquierdistas que fracasaron en su trayectoria por el centroizquierdismo, y no podrían superar el piso. Mientras los partidos capitalistas van a las Paso para amucharse, los faccionalistas las quieren para que nos disgreguemos. Con un agravante: el año pasado recularon del reclamo de las internas cuando les advertimos que a los resultados se les aplicaría la representación proporcional, que los podía dejar afuera por completo en numerosos distritos.
 
No somos Macri,  Scioli ni Carrió 
 
Si lo hacen Macri, Scioli y Carrió, se interroga el ‘diario' ¿por qué no la izquierda? Porque, precisamente, no somos ni Macri, ni Scioli ni Carrió. Tenemos que aprovechar el faccionalismo que hace estragos en los partidos tradicionales, no para copiarlo sino para destruirlos ante el electorado trabajador. ¡El ‘diario’ nos propone un frente espejo al de los Mauricios, Danieles, Sergios y Lilitas!
 
Ir por separado a las Paso impide que las listas que surjan de las internas ofrezcan a todos los partidos una posibilidad de representación. En este punto, es claro que hemos protegido los intereses de los partidos menores al nuestro. No somos una secta, nos subordinamos a un objetivo estratégico. ¿El ‘diario' quiere una representación proporcional que podría dejarlo afuera? No. En 2013 propuso unas internas sin representación proporcional, como se encuentra documentado en un intercambio de cartas públicas en esa ocasión.
 
Fue por esta concepción de los intereses reales de la clase que el Congreso del Luna Park saludó la propuesta de los compañeros de Izquierda Socialista, de acelerar el lanzamiento de la campaña electoral con un acto público y proclamar la candidatura presidencial de Jorge Altamira. Nosotros nos habíamos abstenido de hacer esto, precisamente para acordarlo en frente único, como ocurrió en el pasado y como ocurrió al designar al orador final de nuestros actos públicos.
 
De más está decir que el encolumnamiento del kirchnerismo detrás de Scioli y el loteo de Unen entre Macri y Massa crean las premisas para un nuevo salto del Frente de Izquierda. La condición para ello es que el propio Frente de Izquierda se lance por entero a ese desafío.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera