The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 31 de julio de 2014

“La lucha va a seguir y vamos a seguir acompañando”

La lucha va a seguir y vamos a seguir acompañando


Reportaje a Paola, de la comisión de mujeres de Lear
-¿Qué rol está jugando la Comisión de Mujeres?


-La comisión se empezó a organizar desde hace rato. Con el primer conflicto le pusimos más garra. A mi entender somos todavía pocas, queremos que vengan más mujeres. Acompañar a los maridos, a los compañeros, eso les va a dar más fuerza para seguir y no tirarse abajo. Esto ya tiene más de un mes y yo sé lo que es, porque lo veo en mi marido. No es la primera vez que lo acompaño en esto. El año pasado lo hice cuando estuvieron las suspensiones de los 16 pibes, cuando pedimos la reincorporación, lo que por fin ganamos. Eso nos enseñó y nos hizo seguir.


-¿Cómo se convocan?

-Nosotros llamamos por teléfono a las mujeres, les preguntamos si los maridos necesitan algo, si los chicos necesitan algo. La idea es que los maridos se sientan acompañados y las compañeras se sumen.


-¿Cómo se organizan?


-Nos juntamos y tratamos de hablar de los problemas de cómo podemos ayudar a un compañero u otro, ya sea con alimentos, plata, remedios. La comisión la integramos varias esposas y compañeras de Lear con la delegada de la comisión interna. Tenemos contactos con las comisiones de mujeres de otras fábricas también. A veces, charlamos ir al Encuentro Nacional de Mujeres. Ahora estamos viendo qué hacer, lo estamos planeando; con la situación de los despidos, la falta de plata, lo estamos analizando.

La lucha va a seguir y vamos a seguir acompañando, y la comisión de mujeres va a seguir hasta que la lucha triunfe.

- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1325/2014/07/31/la-lucha-va-a-seguir-y-vamos-a-seguir-acompanando/#sthash.O58xO0yH.dpuf

Defol polItico

Un-defol-no-es-lo-mismo-que-el-repudio-de-la-deuda-usuraria-2


El “pagador serial” ha caído en defol.

Esto ocurre luego de haber pagado 190.000 millones de dólares y, al mismo tiempo, duplicar el monto total de la deuda pública.

Como última maniobra se resignó a que los banqueros locales tomen en sus manos la negociación con los fondos buitre.

Sería, claro, una privatización del manejo de la deuda pública.

En pleno retroceso, el gobierno usará su propio defol para extorsionar a los trabajadores. Pedirá que depongamos nuestros reclamos en pos de una falsa “unidad nacional”.
Que aceptemos los despidos, las suspensiones, el impuesto al salario y la caída del poder adquisitivo de nuestras familias.

Entre la patria y los buitres, elegirán los buitres.

Ninguna unidad nacional con gobiernos defolteados que hacen pagar la crisis capitalista a los trabajadores.
Por un paro nacional activo de 36 horas por nuestras reivindicaciones.

Abajo la deuda usuraria.

!LeaPrensa Obrera!

miércoles, 30 de julio de 2014

Por qué un paro activo nacional



El movimiento obrero batalla en varios frentes.
El costo de vida aumentó un 40 por ciento, pero las paritarias cerraron con un aumento salarial promedio del 29,7 por ciento anual en cuotas. Así, la inflación se devora el salario -especialmente las jubilaciones, condenadas a un mísero aumento del 11,3 por ciento hasta setiembre. Esta situación ha disparado un movimiento por la reapertura de paritarias, el cual tiene expresión en la docencia bonaerense, salteña y de Rio Negro.

Un segundo frente es el impuesto al salario. Muy peculiar, pero agudo. El gobierno, al prolongar el cálculo del congelado piso de 15.000 pesos de salario bruto al mes, agravó la carga de 1.300.000 afectados. Esto suma presión despareja en gremios como el neumático, la siderurgia, el Smata o la docencia; pero presión pareja en bancarios o en los salarios patagónicos. La tabla de Machinea hace el resto.

Y un tercer frente, el más dramático, es el de los despidos y suspensiones, retiros ‘voluntarios’ y jubilaciones anticipadas o simples cortes de contratos temporarios. Contra el ‘relato’ de los Pignanelli, las suspensiones y recursos de crisis se transforman crecientemente en despidos.

La recesión está declarada, aunque no en toda su magnitud. En el primer trimestre del año se cerraron 310.000 cuentas sueldo en los bancos. El movimiento obrero tiene aquí su batalla más difícil contra la asociación de la burocracia sindical al gobierno y su política consciente de ajuste. La recesión está siendo además usada, por patronales como Weatherford, Gestamp, Calsa o Lear, para imponer planes de superexplotación contra los trabajadores, atacando a su activismo. Otras, como la industria frigorífica, operan planes de reestructuración a escala del Mercosur, algo común también a las autopartistas.

Las luchas -en su momento la de Valeo, que disparó el paro general de la UOM cordobesa, más recientemente Calsa, Gestamp o Lear- representan un esfuerzo del movimiento obrero por poner un límite a esta ofensiva de conjunto, apoyada en las líneas centrales de una política económica que comparte toda la clase capitalista. Ofensiva apoyada también por oficialismo y oposición, que unifica a los pagadores de la deuda y de los buitres.

Pero ocurre que en el campo del movimiento obrero, ni la CGT oficial ni la opositora dijeron palabra sobre la crisis de la deuda que sacude al país y a los trabajadores, porque están en el campo político de los pagadores. Esencialmente, la burocracia sindical está subordinada al ajuste (miremos, si no, las paritarias de camioneros). Los topes fueron rotos por grandes huelgas docentes, por aceiteros o la alimentación, no por camioneros, cuyos trabajadores no fueron convocados a la lucha.

Moyano enfrenta la atomización de camarillas de la burocracia con el método de la rosca, la que no evita nuevas escisiones como las de los gremios del transporte. Así, han pasado cuatro meses desde el gran paro del 10 de abril. Se reproduce el sistema del paro aislado que usara Saúl Ubaldini, su objetivo es reposicionar a una burocracia, no quebrar una política económica y social. No en función de una alternativa política contra los ajustadores. No en función de un plan económico elaborado por los trabajadores.

Nuestro planteo de paro activo nacional -el que debería ser de 36 horas, para empezar con un abandono de plantas- tiene por objeto, en primer lugar, ofrecer un canal a los cientos y cientos de fábricas afectadas por los despidos y suspensiones, para reagruparse contra la ofensiva patronal alrededor de la medida de conjunto. Para ello, promovemos asambleas en cada lugar de trabajo. El paro y su preparación oxigenaría luchas actuales -como Lear, Weatherford, Emfer- o a las que pueden venir -como la gráfica Donnelley, con 123 despidos anunciados.

Nuestro planteo de paro activo tiene un programa. Esto es clave, porque el paro “repudio” muere al otro día. Necesitamos armar a la clase obrera. Por ello, el planteo de prohibición de despidos y suspensiones, reparto de las horas de trabajo y apertura de cuentas de las empresas involucradas. En los otros frentes, reapertura de paritarias y abolición del impuesto a las ganancias sobre el salario convencional.

El clasismo y la izquierda no reúnen la fuerza para convocar a un paro nacional, pero tenemos la política para luchar por él y, mediante el programa, discutir en asambleas de los lugares de trabajo, privados o estatales, transformándolo en un instrumento en la línea de poner en pie, contra el ajuste, al conjunto del movimiento obrero. Cada fábrica que pare en esta línea, estará en mejores condiciones de pensar una huelga u ocupación de fábricas, los métodos de la clase obrera para enfrentar la ofensiva. Lo mismo en el caso de los sectores o gremios que luchan contra la desvalorización salarial y el impuesto al salario. Finalmente, la cuestión jubilatoria tiene que ser una bandera de toda la clase obrera: inmediato aumento de emergencia de 3.600 pesos, 82 por ciento móvil y devolución de la Anses a un directorio electo por trabajadores y jubilados.

La potencia de la izquierda obrera y socialista está en el hecho de que levanta las reivindicaciones para organizar y no para “contener”, y en que presenta una alternativa política al hundimiento de la burocracia sindical peronista y de centroizquierda: el Frente de Izquierda.

No a Pignanelli, no al fascismo en los sindicatos

La burocracia del Smata tiene sobre sus espaldas la colaboración con la dictadura militar y el señalamiento de delegados y miembros de comisiones internas para que fuesen secuestrados. En democracia y bajo el gobierno supuestamente nacional y popular ha protagonizado un hecho que la coloca a la altura de esa historia. Ha secuestrado, manu militari, a casi 300 trabajadores de Lear para obligarlos a revocar el mandato de su combativa comisión interna actuando como fuerza de choque directa de la multinacional y el gobierno.

La patronal citó a todos los trabajadores de Lear el pasado 17 de julio en la puerta de otra fábrica, VW, con el argumento de que ingresarían todos juntos para sortear el bloqueo de activistas y organizaciones de lucha en la puerta de la planta. Cuando los trabajadores estaban en la espera aparecieron entre 10 y 15 colectivos a los que se les indicó subir y una vez adentro, integrantes de la burocracia y de la patota que le responde cerraron las puertas e informaron que no iban a la fábrica sino a la sede del Smata para concretar una asamblea. Llegados a la sede fueron llevados a un salón donde Pignanelli y Manrique leyeron una carta de la patronal planteando que si no se revocaba a los delegados actuales la empresa podría resolver el cierre de la fábrica. A continuación la “mesa” informó que en esta asamblea no iba a haber debate y los trabajadores debían ir a firmar un escrito revocando el mandato de los delegados, para evitar los despidos y el eventual cierre.

Así fue descabezada la comisión interna votada (segundo mandato) por el 70 por ciento de los trabajadores. De la supuesta asamblea no participaron los 200 despedidos, ni los delegados “destituidos”, pero, eso sí, contó con la presencia cómplice de un veedor del Ministerio de Trabajo que le dio “legalidad” al secuestro. Cuatro trabajadores que se opusieron a la “convocatoria” de la burocracia fueron los nuevos despedidos.

“Ya no quedan delegados de izquierda en fábricas en las que está el Smata” se jactó Pignanelli horas después. Si hubiera dicho “zurdos” el paralelo con la burocracia sindical mecánica del 70, protagonista de la Triple A, hubiera sido total. La afirmación revela la profunda conciencia de la burocracia sindical sobre el avance de la unión entre el movimiento obrero y la izquierda, burocracia que es el garante de los despidos, el ajuste y correa de transmisión, sin subterfugios, de la política patronal. Cuanto más profunda es la crisis, más sale a luz el entrelazamiento de la burocracia con el estado y los grupos capitalistas.

La vehemencia contra la lucha obrera y la izquierda que tiende a liderarla quedó expuesta durante la dura pelea de los compañeros de Gestamp, donde Pignanelli abiertamente expresó que “una cosa es una lucha sindical y otra un delito”, planteado expresamente su repudio a la acción por los despedidos. En esa oportunidad insultó a Néstor Pitrola públicamente y publicó una solicitada acusando al Partido Obrero y a la Izquierda de “hacer una prueba piloto”, en términos que copian a los de José Rodríguez -el burócrata que al día de hoy sigue siendo parte del procerato del Smata, a pesar de su responsabilidad criminal en la desaparición de los luchadores mecánicos.

La lucha de los trabajadores de Lear ha encontrado desde el comienzo un bloque común entre el gobierno, la burocracia y la patronal yanqui. A todos los une un problema de carácter estratégico; evitar la rebelión de los trabajadores contra el ajuste. La enorme lucha de los compañeros de Lear abre un camino en uno de los gremios más importantes del país. En ese camino se encuentran todos nuestros esfuerzos.

Christian Rath


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/no-a-pignanelli-no-al-fascismo-en-los-sindicatos/#sthash.oilaLbkC.dpuf

martes, 29 de julio de 2014

Ley de medios: la encrucijada de los medios alternativos

ley de medioss


La ley de medios se encuentra en un completo impasse. Lo prueba la suspensión de adecuaciones, transferencias e incluso la asignación de licencias a medios afines.

La “gesta cultural” había ofrecido a un vasto arco de medios alternativos, comunitarios o populares la “reserva del 33 por ciento” del espectro radioeléctrico. Esto fue frustrado, desde un principio, por las exigencias financieras para el acceso y la falta de financiamiento directo; las novedades recientes en materia de licitaciones del espectro dan por sepultada incluso esta posibilidad.

4G

El gobierno dispuso la licitación de dos bandas del espectro radioeléctrico (administrado por el Estado) para el usufructo privado de la prestación de servicios de telefonía celular de tercera y cuarta generación (3G, 4G). En la Argentina, los celulares de cuarta generación prácticamente no existen. El 4G permite una velocidad de transmisión de datos en los teléfonos similar al de Internet en los hogares. Permitirá, entre otras cosas, la posibilidad de brindar servicios de TV por este tipo de pantallas, actualmente prohibido por la ley de medios.

La puesta en licitación de estas bandas supone un negocio gigantesco para las telefónicas y para el gobierno la posibilidad de recaudar 1.900 millones de dólares. Los mismos “medios hegemónicos” han saludado este llamado a licitación y destacan que el Estado ha renunciado a competir con una prestadora propia del servicio a través de Arsat.

La suspensión del llamado de licitación para 220 señales de TV para organizaciones sin fines de lucro, en 2011, había sido justificada por la falta de presentaciones -cierto es que los pliegos y las condiciones resultaban impagables. Pero pronto se supo que las compañías de telefonía móvil disputaban esas bandas para acceder al servicio 4G. La “democratización de la palabra” que ilusionó a los medios comunitarios, alternativos y populares fue puesta en venta para “volver a los mercados”.
Un nuevo punto de partida
Las ilusiones creadas en un principio fueron retribuidas por los medios alternativos con una restricción a su independencia a cambio de permanecer en lista de espera, e incluso una adaptación al kirchnerismo.

Durante esa espera, el oficialismo desarrolló el Proyecto X, designó a Milani, acordó con Repsol, con Chevron y el Club de París; CFK condenó, en la apertura de las sesiones legislativas, a los trabajadores de Las Heras y recientemente la lucha de Gestamp -luego mandó a Berni a reprimir a Cables Lear y Emfer.
En el presente cuadro de crisis y ante la tentativa del conjunto de la burguesía de descargar su costo sobre los trabajadores, la recuperación de la independencia política de los medios alternativos pasa por ligar su lucha por la libertad de expresión al desarrollo de medios para expresar la lucha del movimiento obrero contra el ajuste y a todas las luchas por la expresión independiente del movimiento artístico y cultural. Asistimos a una gran agitación en los gremios de prensa y televisión, con trabajadores que luchan por sus paritarias, contra las persecuciones gremiales, los despidos y suspensiones.

Una oportunidad

Un congreso de la izquierda y el movimiento obrero sería una gran oportunidad para ligar las perspectivas de desarrollo de los medios alternativos con el movimiento obrero que pugna por una salida independiente a la crisis, y a su vez incorporar a las luchas reivindicativas de los trabajadores de prensa y televisión la defensa de la independencia de su producción intelectual dentro de su propio lugar de trabajo. La experiencia de unos y otros a la hora de dotar a la vanguardia del movimiento obrero de herramientas de expresión resultan hoy un aporte imprescindible.

Julián Morcillo y Cristian Henkel

(autores de La palabra liberada, una crítica marxista a la Ley de Medios)

- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/ley-de-medios-la-encrucijada-de-los-medios-alternativos/#sthash.0uZi6Ruz.dpuf

Licencias para radios: la única verdad es la realidad



A pesar de la fuerte propaganda que se hizo en su momento sobre la reserva del 33% del espectro para emisoras no comerciales, en estos cuatro años apenas se registran 27 licencias para radios de baja frecuencia en zonas de alta vulnerabilidad social (contra 25 licencias para radios de la Iglesia Católica). A los primeros 33 reconocimientos a canales de televisión de baja potencia, se le contrapusieron 36 reservas de televisión a estados provinciales.


La falta de avances en la elaboración del Plan Técnico de Frecuencias y el Plan Nacional de Servicios de Comunicación Audiovisual Digitales imposibilita saber cuál es el tercio de licencias para resguardar a las organizaciones sin fines de lucro, como prevé la normativa. Esta indefinición se ha convertido en un mecanismo de extorsión y cooptación política a partir de la prórroga discrecional de las licencias temporales.


Para tomar sólo un ejemplo, en ese “censo” hubo 949 medios santafesinos inscriptos. A cuatro años de sancionada la ley, el AFSCA entregó apenas 65 licencias de los expedientes gestionados tras la sanción, mientras que el resto de las 27 licencias entregadas, pertenecen a expedientes iniciados previo a la sanción de la norma. De las 65 licencias entregadas post-ley 50 son para instalar radios FM en la totalidad de los municipios provinciales (proyecto que en la mayoría de los casos han desistido de hacer o ni siquiera se ha planificado). El resto de las licencias entregadas se divide en: 6 cooperativas que las utilizarán para brindar el servicio de televisión por cable; 6 empresas privadas, (de las cuales 3 están vinculadas al grupo empresario Vila-Manzano); 2 a comunidades originarias y sólo 1 a una organización sin fines de lucro.

- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/licencias-para-radios-la-unica-verdad-es-la-realidad/#sthash.BEP7B62O.dpuf

El otro lado de la restitución de Campagnoli

El otro lado de la restitución de Campagnoli


Los K han sufrido una derrota política con la restitución del fiscal Campagnoli. La anulación del juicio por “mal desempeño”, dispuesta por el Tribunal de Enjuiciamiento, ha sido ‘compensada’ por la sustanciación de uno nuevo, de modo que ‘la batalla’ no ha terminado.

Campagnoli había sido suspendido en diciembre, acusado por la procuradora Gils Carbó de haber desviado una causa contra el financista Elaskar, quien reconoció haber participado en operaciones de lavado del dinero del empresario K Lázaro Báez. El “mal desempeño” atribuido al fiscal jamás pudo ser probado. Campagnoli pudo probar, en su breve investigación, que una empresa denominada Helvetic Service Group había entrado al país 65 millones de dólares a través de la compra de bonos de la deuda externa argentina, depositados en su momento en las cuentas de Austral Construcciones, empresa insignia de Lázaro Báez y mayor proveedor de obra pública en Santa Cruz. Quedó en evidencia un circuito de lavado de dinero con múltiples ramificaciones.

Según datos aportados por el propio Elaskar fueron constituidas entre cuarenta y cincuenta sociedades para realizar este tipo de transacciones.

Toda esta ingeniería financiera, armada a instancias de Báez, involucraría en forma directa al ex presidente fallecido y a la propia CFK, socios virtuales del “empresario exitoso” en infinidad de emprendimientos y propiedades.
Para bloquear esta causa, el gobierno llegó al punto de requerir la colaboración internacional a Twitter, para individualizar al grupo de personas que apoyaba a Campagnoli a través de la red.

El vuelco

El cachetazo al gobierno por el caso Campagnoli se produjo en paralelo a un aluvión de causas en su contra. La revelación de que el ex secretario privado de Néstor Kirchner habría encargado la creación de una empresa de aviones privados para trasladar bolsos con dinero a Santa Cruz (2008) reactivó una causa judicial ya iniciada; la denuncia de una empresa vinculada al gobierno que exportó arroz y maíz a Venezuela con sobreprecios del orden del 80 por ciento, abrió otra; le siguió el procesamiento dictado por Servini de Cubría contra un director de Enarsa y ex de Sedronar (2004/2011), hombre del riñón K, y otros por el ingreso de efedrina con destino al narcotráfico mientras avanza la causa contra Aníbal Fernández por enriquecimiento ilícito.

La función política del acoso

La oposición azuza las causas judiciales como parte de un programa político: levantar el cepo cambiario, arreglar como sea con los buitres, promover una nueva devaluación e imponer un aumento de tarifas. Forma parte de esta agenda el empleo de la recesión como arma contra los trabajadores y la represión a los conflictos obreros y a su organización independiente.
Cuando más llueven causas contra los K, más se aprieta la soga que tiene en sus manos el capital internacional para imponer sus designios.


Christian Rath


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/el-otro-lado-de-la-restitucion-de-campagnoli/#sthash.jT7Nuk08.dpuf

lunes, 28 de julio de 2014

Luis Juez vota por Macri

LUIS JUEZ VOTA POR MACRI (Macri en CBA)


Córdoba – El derrotero del centroizquierda
En setiembre habrá elecciones en la sureña localidad de Marcos Juárez. El hecho de que la elección se haga un año antes del resto de la provincia (y del país) la convierte en un ensayo hacia las generales, superando los alcances de la elección de intendente y concejales. El pueblo de Marcos Juárez será utilizado para un objetivo totalmente ajeno a sus necesidades y reclamos.

Esta vez la novedad la aportó el macrismo que rompió el partido vecinal (que viene gobernando desde siempre asociado con radicales primero y peronistas luego), se quedó con uno de los principales dirigentes y se alió con la UCR para conformar un frente que derrote al delasotismo, que iría asociado con otro sector del vecinalismo. Para resaltar la importancia que le dan a esta elección; Macri ya visitó dos veces la ciudad y De la Sota organizó el acto central del 9 de Julio en la misma.

Macri busca esmerilar el acuerdo que De la Sota tendría con Massa para las presidenciales. La UCR busca encabezar un acuerdo para la gobernación.

A nadie escapa que el acuerdo en Marcos Juárez (resistido por la UCR local) tiene una proyección fundamentalmente nacional. Desde el macrismo salieron a decir que este es el modelo que buscan para 2015. Con esta elección se pretende dirimir la interna del centroizquierda FAUnen sobre si aliarse con Macri o no.

El acuerdo Macri-UCR tiene un aliado incondicional: Luis Juez. El juecismo quiso entrar al frente pero el intendente de la ciudad de Córdoba, Mestre, lo vetó, a pesar de la insistencia del jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Las reuniones entre el verborrágico senador y los representantes del Pro fueron varias y muy prolongadas. Se trata de una decisión estratégica: “La idea es destrabar cualquier traba ideológica que pueda existir [con Pro]. Y esto también incluye a aquellos radicales que quieren dejar de ser funcionales a De la Sota”, declaró Juez (La Nación 26-6)

La incondicionalidad de Juez es incuestionable: a pesar de quedar afuera y sin ningún cargo para su partido apoyará al frente PRO-UCR. Del kirchnerismo a Macri es el derrotero del centroizquierda cordobés.
Esta es la explicación del derrumbe electoral de octubre pasado que llevó al Frente Cívico a arañar apenas el 3,5%
y que parte del electorado que había votado antes por el juecismo se volcó al Frente de Izquierda
(que obtuvo el 7,5%).

Eduardo Salas


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/luis-juez-vota-por-macri/#sthash.c9wAlpZi.dpuf

Por la unión del movimiento obrero y la izquierda

por la

 
Durante dos meses, nuestro partido desarrolló una campaña intensa para convocar a un Congreso del movimiento obrero y la izquierda -cuya necesidad fue la principal conclusión del XXII Congreso del Partido Obrero. En este período desarrollamos una polémica vigorosa contra la utilización unilateral del sindicalismo para desarrollar un polo político antagónico al Frente de Izquierda, con dirigentes inscriptos en el centroizquierdismo. La lucha de clases, dijimos, solamente adquiere un desarrollo verdadero cuando se transforma en una lucha política, lo mismo que la consciencia de clase. En el cuadro de una crisis capitalista que abarca todos los planos, la única posición realmente progresiva es el desarrollo de una alternativa obrera y socialista. El crecimiento del Frente de Izquierda en las urnas y en las fábricas, lugares de estudio, organizaciones sociales y clases medias, es la expresión más acabada de este desarrollo.

Luego de esta campaña, ingresamos en otra etapa: la organización de asambleas en todo el país para discutir un programa y reivindicaciones parciales y la elección de delegados. Asimismo, promoveremos las definiciones de todas las organizaciones de izquierda -con las que ya tenemos un proceso de discusión- para convocar al Congreso con una plataforma común -independencia política de la clase obrera, gobierno de trabajadores- y un método político concreto. A partir de la publicación del texto que se encuentra más abajo, llamamos a impulsar una campaña de pronunciamientos en mayor escala, por parte de los actores más avanzados del movimiento obrero y del movimiento popular -activistas, delegados, organizadores, protagonistas activos.


Argentina atraviesa, otra vez, una crisis de grandes proporciones y un derrumbe del gobierno de turno y del sistema político. El país enfrenta, de nuevo, una vez más, un replanteo político y social de conjunto.

Hay, manifiestamente, una crisis industrial, que se traduce en despidos y suspensiones en todos los sectores de la economía, en una quiebra de la cadena de pagos y en el cierre de empresas. Existe, asimismo, una crisis financiera, la que se expresa en la emisión de deuda nueva a tasas de interés usurarias para pagar los intereses de la deuda externa. A esto se añade el impasse que se ha creado con los fondos buitres, cuyo reclamo de pago elevaría en forma considerable la deuda externa y acortaría los plazos promedio de su pago.

El capital del Banco Central es negativo como consecuencia del crecimiento de sus activos incobrables frente al Tesoro Nacional y un aumento fortísimo de la deuda con los bancos locales a tasas de interés abusivas. Existe también una crisis fiscal ocasionada por los pagos de los intereses de la deuda pública y por una montaña enorme de subsidios cuyo beneficiario final es la gran patronal. La salida capitalista a esta crisis implica enormes sacrificios de los trabajadores y un ajuste colosal de la economía nacional. El movimiento obrero y los trabajadores enfrentan el desafío de hacer frente a esta situación excepcional con sus propias reivindicaciones, sus propios planteos y su propia salida. En estas condiciones, el desarrollo de la izquierda revolucionaria en el movimiento obrero y la juventud, y en el plano electoral, emerge como la expresión consciente y organizada de una salida política de los trabajadores.

En el plano político asistimos al fracaso descomunal de la pretensión de revivir al peronismo del primer período. Este fracaso testimonia el agotamiento completo del nacionalismo burgués para avanzar en una mayor autonomía nacional y ampliar el desarrollo del capitalismo nativo. En la industria y en el agro ha crecido la extranjerización económica, en tanto que la deuda externa, o sea en divisas extranjeras, tanto con acreedores internacionales como locales, se ha casi duplicado. El campo se ha convertido en una rueda auxiliar del capital financiero (fideicomisos y ‘pools’ de siembra) y de la industria química (Monsanto) internacional, subordinada a las grandes corporaciones cerealeras. En tanto que el primer peronismo significó para las masas la conquista de reivindicaciones largamente reclamadas por el movimiento obrero, la década reciente se ha caracterizado por el incremento espectacular de la tercerización y el trabajo precario, y por la transformación del régimen previsional en un sistema de asistencia social. A través del canje del dinero de la Anses por títulos públicos, para pagar la deuda externa (e incluso en mayor escala con las reservas en divisas del Banco Central), los ‘nacionales’ han procedido a una confiscación enorme de los aportes de los trabajadores y contribuyentes, que redundará, a término, en una nueva quiebra del sistema jubilatorio. A este sistema de confiscación se ha incorporado el impuesto al salario. El kirchnerismo pretendió convertirse tardíamente en un movimiento popular, a partir de la celebración del Bicentenario, con el resultado de producir una cohorte de cooptados y entrar rápidamente en declinación. Los negociados del oficialismo -con Báez, Antonini Wilson, Boudou-Ciccone, Cirigliano-Jaime- son demostrativos de un sistema de gobierno de camarillas, o sea de ningún modo representativo de un movimiento popular. Solamente un gobierno obrero y socialista puede desarrollar un sistema representativo de los trabajadores.

Crisis de régimen político

Argentina no asiste sólo a una crisis de gobierno sino de régimen político. Están en crisis el conjunto de las instituciones y partidos tradicionales. Hay un derrumbe manifiesto del poder judicial. Los saqueos de fin de año demostraron la descomposición de las fuerzas de represión. Los partidos tradicionales se han pulverizado y convertido en camarillas con una fragmentada cohesión política. Un recambio de gobierno en este cuadro político y en el marco de la violenta crisis social, no será sino otro paso en la profundización de la crisis general.

El estatismo kirchnerista es considerablemente más limitado que el del primer peronismo y su carácter parasitario es más acentuado. En primer lugar se ha empeñado en rescatar mediante subsidios fabulosos las privatizaciones menemistas, en especial en el campo de la energía. Intentó asimismo crear grupos capitalistas locales del transporte con las concesiones ferroviarias. Esta política desarrolló una gigantesca malversación del patrimonio ferroviario, que estalló con la masacre de Once. La defensa a rajatablas de las tercerizaciones, con la participación esencial de la burocracia de la UF, provocó el asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra y concluyó con la condena penal de una parte de sus responsables políticos. La expresión más destacada del nacionalismo parasitario lo constituyó sin duda la estatización parcial de Repsol, por la cual se han pagado, mediante la emisión de nueva deuda, 12.000 millones de dólares entre capital e intereses, con la finalidad de entregar las nuevas áreas petroleras a pulpos internacionales más poderosos y establecer un modelo de apropiación de renta minera que beneficia al capital financiero internacional. De otro lado, los emprendimientos impulsados por los trabajadores a partir de los vaciamientos capitalistas de 2001/2, han sido convertidos en sistema de autoexplotación (una forma de trabajo precario), carentes de protección social, cuando no directamente saboteados en la posibilidad de su desarrollo económico. Para que la estatización económica tenga un papel progresivo, debe estar dirigida por los trabajadores y servir al propósito de desarrollar las fuerzas productivas en una transición al socialismo.

Agotamiento de la experiencia K
En momentos en que la presión del capital internacional amenaza con provocar una nueva cesación de pagos, el gobierno K carece por completo de un plan económico que le haga frente, lo que constituye un ejemplo descarado de incapacidad política y de capitulación completa.
La pretensión de recuperar el movimiento de la juventud peronista de los 70 también ha concluido en un fiasco absoluto
. La expresión simbólica de este fiasco ocurrió en ocasión de la celebración del cuarenta aniversario del 1° de Mayo de 1974 (la última vez que el peronismo se reunió en la Plaza de Mayo), cuando desde la Presidenta hacia abajo repudiaron la ruptura de la JP con Perón, el autor intelectual de la Triple A. Después de la ley antiterrorista y el Proyecto X, el kirchnerismo pretende revivir la “operación Dorrego” de 1973, entre la JP y el general Calcagno, mediante la designación como jefe del Ejército al jefe del espionaje militar, el videlista César Milani. La pretensión de revivir los símbolos pasados para renovar el interés de las masas por el peronismo, se ha convertido en su contrario -en una decepción política aguda y en una expectativa popular hacia la izquierda. También en este plano, el kirchnerismo se caracteriza por el arribo tardío: agrupaciones como La Cámpora debutan alrededor del Bicentenario, muchísimo después de que la juventud, en especial la estudiantil, pero también la trabajadora, se liga a la izquierda revolucionaria y socialista.

Después de la tentativa de traer a Perón, en 1972
, para destruir el movimiento obrero independiente, combativo e incluso revolucionario que alumbró el Cordobazo, tarea que completaría la dictadura militar; y después de las tentativas de Menem y de Kirchner para convertir al peronismo en una salida a la impasse histórica de la Argentina capitalista; el resultado histórico de esta larga y dolorosa experiencia, es la emergencia de la izquierda revolucionaria como protagonista político. Esto significa que la clase obrera se desarrolla como un factor político independiente. 
La izquierda no puede ser nunca una etiqueta electoral: su función histórica es ser la expresión política de la lucha de clases de los trabajadores, la forma más alta y organizada de esta lucha de clases. El hundimiento del Frente del Pueblo y de Izquierda Unida, que se desarrolló en la etapa alfonsinista, ha dejado una experiencia concluyente. Lo mismo vale para las tentativas de izquierda ‘plural’ que se canalizaron por Proyecto Sur y otras etiquetas electorales promovidas por la CTA. La izquierda no puede ser sino la expresión política consciente de la lucha internacional de la clase obrera y los trabajadores. La tentativa del kirchnerismo residual, que se expresa en Marea Popular y el Frente Popular Darío Santillán, de reflotar un movimiento nacionalista, es sencillamente reaccionario, pues significa bloquear la emergencia de un proletariado políticamente independiente, con el pretexto de rescatar a un cadáver político. Es inaceptable cualquier confusión política en este aspecto.

La potencialidad del Frente de Izquierda
El Frente de Izquierda y los Trabajadores obtuvo en las elecciones pasadas un millón trescientos mil votos. En la capital de Salta derrotó al PJ por doce puntos; en numerosas capitales de provincia ha rondado o superado los diez puntos. Se ha convertido en el canal político de una parte de la clase obrera y de la juventud; refleja el pasaje de una parte del movimiento obrero con un pasado peronista, hacia la izquierda combativa y socialista. La izquierda ha dejado de ser un actor marginal de la lucha política a partir del desarrollo del Frente de Izquierda; el Frente de Izquierda ha impreso a la izquierda una fisonomía política que confluye con el movimiento obrero. Es una tarea inexcusable desarrollar la potencialidad del Frente de Izquierda para convertir a la clase obrera en protagonista político; cualquier acción en un sentido contrario sería antiobrera.

La crisis industrial, las suspensiones y los despidos han puesto de manifiesto el rol único e insustituible de la izquierda en el movimiento obrero. Tanto en los piquetes de fábrica y en los cortes de ruta como en la acción parlamentaria, la izquierda clasista ha sido la única fuerza política que lucha junto al movimiento obrero. Ha servido para mostrar por donde pasa la delimitación política fundamental en Argentina: de un lado las patronales, el gobierno, la burocracia sindical y los partidos patronales, del otro lado, las organizaciones sindicales clasistas y la izquierda revolucionaria. Desde CFK hacia abajo -Capitanich, Urtubey, De la Sota, Pignanelli, UCR y progres de Córdoba-, se ha lanzado un ataque virulento contra los parlamentarios del Frente de Izquierda, por su activismo en las puertas de fábricas, en las huelgas y en los recintos legislativos junto a los trabajadores. En Salta y Córdoba se han producido o se pretenden producir sanciones contra ellos. En Santiago del Estero son objeto de ataques físicos por su vinculación con los campesinos que luchan contra los desalojos. En Tucumán estamos a la cabeza de la lucha contra las violaciones de derechos humanos por parte del régimen de Alperovich. La izquierda combativa es la gran protagonista de la lucha de los docentes en todo el país; lo mismo ocurre entre los estudiantes universitarios y secundarios y en el movimiento de lucha de la mujer. El campo de acción de la izquierda, en el movimiento obrero y el conjunto del pueblo, se ha ampliado en forma considerable; es necesario un desarrollo considerablemente mayor.

Por un congreso del movimiento obrero y la izquierda
Es para potenciar estas perspectivas que convocamos a un Congreso del movimiento obrero y la izquierda. No es un movimientismo sin contornos. Tiene una estrategia política definida: desarrollar la independencia política de la clase obrera y los trabajadores, y las condiciones para un gobierno de trabajadores. Se convoca para enraizar a la izquierda en el movimiento obrero y convertir a éste en una fuerza política consciente. Unifica todos los campos de acción de los trabajadores en un planteo político. Es un instrumento para ampliar el campo de intervención de la izquierda. La prepara mejor para las próximas elecciones, sean las previstas o adelantadas.

Establece una agenda de discusión política en la izquierda de cara a un movimiento de masas. Presentará al país un programa de reivindicaciones, que será la conclusión de una deliberación política. Servirá para hacer pública la enorme cantidad de reclamos de nuestro pueblo – en materia de vivienda, salud, educación, medio ambiente, servicios básicos, discriminaciones y represión social y política. Producirá un cuaderno enorme de protestas y reivindicaciones.

El Congreso del movimiento obrero y la izquierda será precedido por numerosas asambleas a lo largo y ancho de Argentina. El corazón de las discusiones será cómo enfrentar la ofensiva capitalista desatada por la crisis capitalista. La necesidad de repudiar la deuda externa usuraria y confiscatoria, para liberar a las fuerzas productivas de la asfixia del capital financiero, que enlaza a todas las formas del gran capital (todos los fondos y grandes capitales son buitres).Prohibir suspensiones y despidos y repartir las horas de trabajo sin reducir el salario. Fin de la precarización laboral: igual trabajo, igual salario. Por un plan de obras públicas, bajo control de los trabajadores, para combatir la desocupación. Abolir todos los impuestos directos e indirectos al salario, por un gravamen único y progresivo al capital. Nacionalización de la energía y de todos los recursos estratégicos, bajo gestión obrera, para combatir los monopolios del capital internacional y nacional y las nuevas entregas, y para convertir esos recursos en palanca de un desarrollo al servicio de las mayorías. Frente a la bancarrota inminente que amenaza producir el colapso financiero, planteamos la nacionalización de la banca y el comercio exterior y el desarrollo de un plan económico único en función de las prioridades presentes y futuras de los trabajadores.

El Congreso discutirá también y por sobre todo una campaña para impulsar un plan de lucha del movimiento obrero y de los sindicatos, para hacer frente a la ofensiva capitalista y defender los derechos de los trabajadores. Una campaña por la huelga general. Una campaña que vaya unida a la unidad de la izquierda en los sindicatos para desarrollar más comisiones internas y delegados combativos y crear las condiciones para expulsar a la burocracia sindical. La democracia e independencia de los sindicatos es fundamental, pero solamente será real con una nueva dirección del movimiento obrero. En Argentina, la burocracia de los sindicatos, en su inmensa mayoría, representa a una casta usurpadora muy consciente de sus propios intereses, vinculada al capital económicamente, e intensamente entrelazada al Estado y a sus cuerpos de represión y grupos de choque. Son un bastión último de defensa del capital contra el movimiento obrero.

El Congreso deberá pronunciarse sobre la situación internacional. El copamiento de Ucrania por parte de la Otan y la UE; la masacre contra Gaza y la expulsión de su población histórica; la contrarrevolución brutal contra los movimientos populares en Egipto y las guerras por el control del Medio Oriente; todo esto apunta a crear una situación mundial que favorezca descargar la crisis capitalista sobre las espaldas de los trabajadores. En oposición a la barbarie capitalista levantamos la unidad de los pueblos para que la crisis la pague el capital y por la unidad de la clase obrera de todo el mundo.

Comité Nacional del Partido Obrero



domingo, 27 de julio de 2014

Quién le teme al defol

quien le teme al defolt


Desde estas páginas hemos señalado en varias ocasiones los límites feroces que tiene el ‘plan B’ que pergeña el gobierno K en caso de defoltear con los fondos buitres. De acuerdo a un especialista en estos asuntos, Marcelo Etchebarne, “… en mayo pasado, según se filtró a la prensa, la recomendación de los abogados de Argentina habría sido “defaultear y reestructurar todo” (Clarín, 23/7). En esta eventualidad, Argentina canjearía la totalidad de la deuda actual por títulos nuevos bajo legislación local. La moneda de la deuda nueva no debería ser el dólar, porque en ese caso podría ser objeto de interdicción por parte de la Justicia de Estados Unidos o simplemente por la Comisión de Valores, como acaba de ocurrir con el Banque Nationale de Paris, el cual fue multado por 10.000 millones de dólares y excluido del sistema de compensaciones de pagos, a pesar de ser francés, por haber infringido el embargo comercial de Estados Unidos a Cuba, Irán y Sudán. Las autoridades norteamericanos han declarado que cualquier transacción en dólares opera bajo la jurisdicción de su país. A esta prepotencia, el juez Griesa ha agregado un grano de cosecha propia al prohibir el pago de la deuda regular de Argentina también en euros y yenes, fuera de Estados Unidos, porque contravendría su fallo de pago simultáneo a los fondos buitres.

“Defoltear y reestructurar todo” sería una especie último recurso para rescatar el conjunto, un 93%, de la deuda externa de Argentina, cuyo pago se encuentra bloqueado en todas las capitales financieras. La alternativa es fogoneada desde el diario BAE (18/7), donde el columnista Alejandro Bercovich, que abreva en el ministerio de Kicillof, ilustra que “Costa de Marfil salió del default en 2011y colocó deuda ayer a 5,62% a 10 años y Ecuador a 7,95 por ciento”, en este caso después de un cese parcial de pagos -un 30%- hace seis años y con una economía petrolera dolarizada.

Poner como vía de salida un nuevo endeudamiento a una tasa usuraria es un despropósito; es la misma tasa que paga la deuda emitida para saldar la indemnización con Repsol y la que reclaman los fondos buitres para cancelar la deuda que se encuentra en defol. Todo el asunto del ‘plan B’ es, sin embargo, puro palabrerío: cualquier defol con los buitres conduciría, por fuerza, a una nueva renegociación del total, ya que activaría el pago de los seguros contra ‘defol’ de Argentina y el pago integral de la deuda reestructurada en 2005 y 2010. En estas condiciones, suponer que los acreedores aceptarían un canje a las mismas tasas de interés y bajo legislación de Argentina, está cerca de la fantasía.

La limitación más fuerte que tendría un defol K es, sin embargo, la ausencia de un plan económico para hacer frente a la sequía de recursos que seguiría a la medida y al boicot financiero no ya internacional sino local. La prueba más firme de que los K aborrecen un defol es, precisamente, la falta, digamos, de ‘un plan B’ para el conjunto de la economía, no sólo para el pago de la deuda. La fuga de capitales es, en Argentina, completamente legal, esto a través de la operación conocida como ‘contado con liqui’, que se efectúa en la Bolsa de Comercio.

Lo que es claro, sin embargo, es que si Argentina salda su débito con los buitres en las condiciones insinuadas por ellos mismos y por los K, o sea las mismas que se establecieron con Repsol, el monto a pagar superaría, a valor presente, los 30 mil millones de dólares, debida a la tasa usuraria que lo acompaña. Sumados a los ‘arreglos’ ya firmados con esta petrolera, el Club de París y los fondos que litigan en el Banco Mundial, la deuda externa crecería, de una vez, en 50 a 60 mil millones de dólares. Este incremento se pagaría a corto plazo -en los próximos cinco años. La deuda pública se iría así a cerca de u$s 350.000 millones, una vez que se le añade la del Banco Central con los bancos locales. La función confiscatoria de la deuda externa sobre el ahorro nacional se reforzaría en forma brutal. Las prioridades de desenvolvimiento de la economía pasarían a ser monopolio absoluto del capital financiero internacional.

Defoltear la deuda con los fondos buitres no sería solamente ‘un mal menor’, sino una verdadera oportunidad, si sirviera para repudiar toda la deuda usuraria, o sea eliminar la deuda externa como condicionante definitivo de la economía y de la política. Pero no puede ser una respuesta aislada y malvinera: debe ser acompañada por un cambio en profundidad del régimen económico y político vigente. Esto significaría nacionalizar el sistema bancario y el comercio exterior, bajo dirección de los trabajadores, para concentrar el ahorro nacional y los recursos financieros, y destinarlos a un plan de industrialización y de objetivos sociales. También significaría proceder a un fuerte aumento de los salarios y jubilaciones y la reapertura de las paritarias así como la apertura de los libros y cuentas de las grandes empresas y el establecimiento de un control obrero generalizado, de modo de orientar sus excedentes a prioridades fundamentales. Implicaría terminar con el despilfarro corrupto de los enormes sobreprecios en la obra pública y el rediseño de sus objetivos, así como poner fin a los negocios parasitarios, mediante su confiscación, empezando por el juego.

La crisis de deuda no es otra cosa que el estallido de una contradicción fundamental entre el desarrollo de las fuerzas productivas y la naturaleza confiscatoria y parasitaria de la deuda externa y de la deuda pública en general, en especial en las condiciones de la decadencia capitalista y del colapso económico internacional. Esta crisis no tiene salidas ‘mejores’ o ‘peores’: tiene una salida capitalista, lo cual implica una mayor estrangulamiento de las fuerzas productivas, mayor explotación social y mayor miseria, esto por un lado. Y, por otro, tiene una salida anticapitalista, la cual implica la transformación de todas las condiciones económicas y sociales que han llevado a este impasse histórico.

- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/quien-le-teme-al-defol/#sthash.lYfXsJ0Z.dpuf

sábado, 26 de julio de 2014

La “revolución formoseña” de un basurero nuclear

El lamebotismo de Tiempo Argentino se supera a sí mismo. La “revolución formoseña” de Gildo Insfrán. Represión e intimidación a opositores.

La declinación del kirchnerismo no parece ser un fenómeno a tomar en cuenta por parte de los así llamados “intelectuales K”. De este modo, insisten con la construcción de un relato basado en falsedades ominosas. Para muestra, basta revisar un artículo publicado en el órgano de propaganda Tiempo Argentino el 16 de julio bajo el título: “Formosa del Bicentenario y la cuestión nacional”.

El texto intenta hacer creer al desprevenido que la provincia en la que Gildo Insfrán ocupa un puesto en el Ejecutivo desde 1987 -y que se apresta a verlo cumplir 19 años ininterrumpidos como gobernador- es un territorio donde se realiza una supuesta política “revolucionaria”. Para el amanuense -uno entre tantos que renta el poder kirchnerista- Insfrán habría intentado “paliar los desastres del neoliberalismo cívico-militar tan tempranamente como desde su primer mandato”, intento que se habría traducido en “una mejora sustancial en todos los estratos de la población, con énfasis en los hogares más empobrecidos” y que habría redundado en un “masivo respaldo del pueblo formoseño a la defensa y consolidación del proyecto histórico del pueblo argentino reiniciado en 2003″.

El artículo es una ‘masterpiece’ de los delirios del lamebotismo K, equiparable a aquel artículo del inefable de Demetrio Iramaín (en el mismo órgano de propaganda) que decía que la prueba palpable de la revolución era el programa “Milanesas Para Todos” o a las intervenciones más ridículas que se pueden apreciar en el show televisivo 678. Es así que plantea que “la instalación en Formosa de una planta de Conversión de Uranio (Dioxitek) y del reactor Carem, emblemas del emblemático Plan Nuclear Argentino” sería la prueba concluyente de la “revolución formoseña”.

La brutalidad del texto no amerita un debate con sus proposiciones ni con su degradado autor. Solamente indica que esta locura sobreviene al ascenso fuerte del Partido Obrero en el escenario provincial. Los ‘nac& pop’ se aterrorizan cuando ven planear el “fantasma” del trotskismo.
Formosa tiene una población de 550.000 habitantes. Cerca de dos tercios de la población activa trabaja para el Estado; alrededor del 80% cobra el salario mínimo y 50 mil subsisten con los planes de empleo. Incluso los datos del INDEC la ubican entre las más pobres de la nación. El censo de 2010 señala que es una de las cuatro provincias con más elevado analfabetismo, con departamentos que tienen picos de 13,5 puntos porcentuales (como el departamento Ramón Lista, de alta población aborigen). El 47% de los hogares en Formosa habita en viviendas deficitarias. Es decir que uno de cada dos hogares revisten condición “precaria”. El 41,1% de los habitantes formoseños no tiene instalaciones de agua dentro de sus viviendas y no existe tendido de gas en toda la provincia. El 38,8% no posee instalaciones sanitarias con descarga de agua. La tasa de mortalidad infantil es la más elevada del país, con 21,2 fallecimientos cada mil niños nacidos vivos, cuando el promedio del país es de 11,7. Un 22,4% de los jóvenes está en situación de pobreza según estadísticas oficiales recopiladas por UNICEF. Los pobres entre los pobres son indios. La Encuesta Materno Infantil Pueblos Originarios (EMIPO) del Plan Nacer, de 2010, indican que un 81,3% de las madres de menores de seis años afirmó que sus hijos ingieren solo una comida diaria, un 8,5% afirmó que ingieren dos comidas diarias, y un 6,9% que ingieren tres comidas diarias. Un 23,9% de las mujeres dijo que había perdido uno o más hijos. Para la región NEA ese porcentaje fue de 12,6%, y a nivel nacional aumentó al 13,8%.

Las rebeliones indígenas incendian cada cierto tiempo el interior de la provincia. En 2010, el reclamo mediante el corte de ruta de la Comunidad La Primavera -a una hora y media de la capital- en reclamo de derechos básicos -agua, posta sanitaria y documentos y títulos de tierras- culminó con la represión ejercida por la policía de Insfrán, que usó armas de fuego y terminó con la vida de Roberto López y postró de por vida a Samuel Garcete. Durante la represión, perdió la vida el policía Eber Falcón. La represión se extendió al punto de que las viviendas de los qom fueron quemadas por las fuerzas del orden.
En abril de 2013 el este formoseño fue escenario de una rebelión inusitada de las poblaciones originarias, que incluyó toma de municipalidades y hasta de comisarías. Durante tres semanas álgidas, el gobernador Insfrán se negó a negociar con las comunidades indígenas. La cuestión de la tierra es uno de los problemas fundamentales de la región. Uno de los reclamos de La Primavera se relaciona con la disputa de tierras que son ocupadas por la familia terrateniente Celía, con el aval del oficialismo. El liderazgo de Félix Díaz -votado masivamente en su comunidad y ratificado luego- intenta ser quebrado mediante la introducción de punteros, campañas de desprestigio y ataques violentos a su familia: Insfrán no tolera la disidencia bajo ningún aspecto. La situación de los aborígenes no es sólo preocupante, sino que es el síntoma de la inviabilidad del régimen: en la provincia -en una situación extendida hacia Chaco- existe un apartheid no oficializado.

La represión e intimidación a los opositores no se limita a la disidencia indígena. En 2010, Insfrán llegó al extremo de reprimir con agentes encubiertos y la policía una protesta de estudiantes secundarios del colegio nacional. Los adolescentes habían ocupado por primera vez el edificio educativo, al que ingresó personal policial de civil y policías que los reprimieron con una inusitada violencia. Más tarde, la infantería reprimió a padres y estudiantes en la plaza que queda enfrente del edificio.

El narcotráfico en Formosa -lindante con Bolivia y Paraguay- involucra a sectores del poder. No sólo son comunes las pistas aéreas clandestinas -Félix Díaz señaló a este cronista que en su comunidad habían visto varias veces cómo en la madrugada la policía cortaba la ruta, aterrizaba una avioneta para luego volver a la normalidad-, sino que hay causas judiciales que involucran a diputados provinciales y concejales gildistas.

La corrupción es endémica. La obra pública es realizada por empresas de funcionarios del gobierno y sus familiares -como consta en la causa iniciada para que se investiguen los hechos de corrupción protagonizados por la secretaria de obra pública Stela Maris Manzur-, sino que involucran a la misma corporación judicial, adicta al gobierno. Un sobrino arrepentido del vicegobernador Floro Bogado contó el sistema de ñoquis que impera en el congreso provincial. La causa Ciccone no sólo involucra directamente al vicepresidente Amado Boudou, sino que tiene un capítulo fundamental en la provincia, que pagó 7 millones de pesos a The Old Found -que sería la empresa vitrina de los negocios de Amado- por una asesoría realizada para el ministerio de economía local. La causa que investiga el hecho se encuentra bloqueada por la justicia de Insfrán.

La última tropelía del gobernador eterno intenta convertir a la provincia en un depositario de peligrosos elementos radioactivos rechazados en todo el país -y prohibidos por la propia legislación provincial. La instalación de plantas de esta naturaleza está prohibida en zonas urbanas por ley debido a su alta toxicidad y contaminación. La planta Dioxitex, que el gobierno gildista anunció se instalará en la provincia, fue denunciada por contaminar el suelo, las aguas subterráneas y el aire en el barrio cordobés de Alta Gracia, donde se encontraba ubicada. A esto se agrega la existencia de metales cancerígenos debajo de los residuos radioactivos. En 2012 la planta fue clausurada debido a la falta de habilitación y de autorización de las redes sanitarias para arrojar efluentes, falencias de seguridad sanitaria y la carencia de un certificado de bomberos. Se intentó trasladar a otras localidades cordobesas y a La Rioja, pero la población lo rechazó. En la época de Fukushima, Insfrán plantea la instalación en la provincia. Pese a la oposición paraguaya, en lo que constituye un caso Botnia al revés. El diputado Pablo López, del PO, agregó que el traslado de los materiales radioactivos por ruta hasta la planta de Atucha pondría en riesgo también a otras provincias. Hasta la iglesia formoseña se opone al proyecto. Sin embargo, Gildo Insfrán quiere convertir a la provincia en un basurero nuclear.
Para ciertos constructores del “relato” kirchnerista, GildoInsfrán es el líder de una “revolución” en Formosa. En realidad, se trata de una manifestación autocrática en la ya imperfecta democracia argentina. La oposición radical comparte intereses con el insfranismo, ya que sus representantes forman parte del negocio de la tierra y son grandes terratenientes beneficiados por Gildo -él mismo poseedor de grandes haciendas en Formosa y Paraguay-. El gobierno de Insfrán -que reviste como la única manifestación corpórea del poder para todo formoseño de menos de 30 años- es conocido como “la dictadura” popularmente entre la población de la provincia. La necesidad de construir una alternativa política a este estado de las cosas es imperiosa en la provincia. El crecimiento del Partido Obrero en todos los sectores y clases de la sociedad no es ajeno a esta perspectiva estratégica.

Diego Rojas


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/la-revolucion-formosena-de-un-basurero-nuclear/#sthash.QyWZynOC.dpuf

Lear y todas las luchas RECLAMAN UN PARO NACIONAL

tapa (2)




Los compañeros de la autopartista Lear están librando una lucha titánica por la reincorporación de 200 trabajadores despedidos.


Enfrentan un bloque común entre el gobierno, la burocracia y la patronal yanqui.


Pignanelli, el jerarca del Smata, ha llegado al extremo de secuestrar a los trabajadores de la fábrica y forzar una asamblea fraudulenta, con la intención de revocar el mandato de su combativa comisión interna.


Pero la lucha de los trabajadores de Lear sigue en pie, a fuerza de bloqueos, piquetes y movilizaciones.


El conflicto entra en su quinta semana, rodeado del apoyo activo de los trabajadores de la zona y de las organizaciones de izquierda.


La gran lucha de Lear resume la batalla crucial que la clase obrera está dando contra las suspensiones y despidos.


Pero la batalla de la clase obrera se libra también en otros frentes.


En la lucha por el salario y la reapertura de las paritarias, encabezada por los docentes bonaerenses, salteños y de Río Negro, que han resuelto no iniciar las clases.


Crece también el movimiento contra el impuesto al salario, que es ya un reclamo nacional.


Mientras tanto, la burocracia sindical de todos los colores sigue deshojando la margarita en torno de una medida de fuerza nacional que hasta hoy no tiene fecha.


Los Moyano, los Caló y los Barrionuevo están subordinados al ajuste.


Los triunfos obreros logrados hasta ahora se consiguieron desafiando y derrotando el cepo de la burocracia sindical.


Impulsemos un paro activo nacional -que debería ser de 36 horas- por la prohibición de despidos y suspensiones, por la abolición del impuesto al salario, por un aumento de 3.600 pesos para jubilados y trabajadores, por el repudio de la deuda con los fondos buitre y del conjunto de la deuda externa, y para que Lear y todas las luchas en curso lleguen a la victoria.

viernes, 25 de julio de 2014

No a la precarización laboral


Partido Obrero

La campaña del Polo Obrero
Centenares de compañeros del Polo Obrero e integrantes de otras cuadrillas del programa de empleo precario Argentina Trabaja se movilizaron en Hurlingham, el 11 de julio, hacia el Centro de Atención Local (CAL) del Ministerio de Desarrollo, reclamando un aumento salarial, restitución del pago a compañeros con cobro suspendido, camperas de abrigo y otras mejoras en las condiciones de trabajo. La movilización fue precedida por una semana de intensa agitación entre las cuadrillas del AT del distrito.El Polo Obrero del distrito viene organizando reclamos por la ropa de trabajo, herramientas y condiciones de trabajo, interesando a las cuadrillas dirigidas por punteros de Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social. Fueron volanteadas las cuadrillas de trabajo en varios puntos del distrito y se recibieron denuncias de despidos y recortes salariales, que responden a las maniobras de punteros K y del intendente Luis Acuña, que manipulan los lugares de trabajo y las necesidades de los compañeros.

Ante la negativa oficial a recibir un petitorio cortamos la avenida Vergara. Luego de dos horas de corte, fuimos recibidos por funcionarios del área.

La respuesta ante los pagos no efectuados reconocieron que se trata de un error, porque comprobaron que los compañeros realizaron tareas. Los funcionarios anunciaron que se pagarán los sueldos caídos en un pago complementario el 18 del corriente, una primera victoria.

Quedó planteada la discusión sobre paritarias y la relación laboral, que el Estado niega, ya que considera que los precarizados están comprendidos por el régimen de cooperativas. Denunciamos que se trata de un fraude laboral, ya que no existe ámbito de discusión para resolver condiciones de trabajo, ropa de abrigo, etcétera.

De todas maneras, los funcionarios tomaron nota y anunciaron que están pedidos al Centro ejecutor los reclamos presentados.

El Polo Obrero va a continuar con el trabajo de agitación sobre la base de los reclamos comunes de todas las cuadrillas, que son parte de la inmensa masa de precarizados que recorre al conjunto del movimiento obrero, vamos a una campaña para invitar a los más activos a charlas, radios abiertas, preparando una agitación general y preparando nuevas movilizaciones y acciones de lucha por los reclamos planteados y por el estratégico reclamo de pase a planta y a convenio.

Eduardo Belliboni


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1324/2014/07/24/no-a-la-precarizacion-laboral/#sthash.OGFHl6wE.dpuf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera