The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 31 de octubre de 2014

"Llegar a enero", con concesiones fabulosas

Edición Impresa #1338 | Por Pablo Heller

Junto al asedio judicial que los holdouts vienen alentando contra la camarilla K (investigación de sus cuentas en el exterior), progresa otro cerco: el de los fondos buitre que tienen en su poder bonos que entraron en los canjes de deuda. En los últimas semanas, dos fondos de inversión se declararon poseedores del 25 por ciento de alguna de las series emitidas de los bonos Par, por unos 1.600 millones de dólares. Es la proporción necesaria para pedirle al gobierno la "aceleración" -o sea, el cobro inmediato de esa deuda. Estos nuevos buitres estarían intentando reunir el 50 por ciento, ya que con ese porcentaje neutralizarían cualquier recurso dirigido a desactivar su pedido.
 
Estos fondos han salido a comprar masivamente los bonos argentinos aprovechando su desvalorización, cuando una importante franja de fondos de inversión "institucionales" optaron por deshacerse de los títulos argentinos.
 
Según algunas fuentes, la reunión "reservada" de Alejandro Vanoli con el J.P. Morgan habría sido dictada por la urgencia de neutralizar esta amenaza, teniendo en cuenta que ese banco es uno de los principales poseedores de los bonos Par. El nuevo titular del Central habría tratado de apagar este nuevo foco de incendio dando seguridades de que en enero se irá a un arreglo con los holdouts y, por esa vía, a reanudar el pago de los títulos argentinos cuyo pago está bloqueado por el fallo de Griesa.

La huida al dólar 
 
Mientras se desarrollan estas extorsiones cruzadas, asistimos al fracaso de la política oficial para impedir la huida al dólar. El aumento de las tasas de interés para los plazos fijos, que reditúa apenas el 50 por ciento de la inflación vigente, no ha servido para retener al ahorrista en el circuito bancario oficial. En el mes que corre, se ha batido récord en la compra de "dólares ahorro". Los bancos han encarecido fuertemente sus préstamos. La suba de los intereses no ha sido eficaz para frenar la sangría de divisas. Pero sí para restringir las posibilidades de crédito y, por lo tanto, reforzar la recesión.
 
Colocados entre la espada y la pared, los K están echando mano al otorgamiento de concesiones a mano abierta. A cambio de la promesa de liquidación adicional de granos por 1.500 millones de dólares, se le ha otorgado a las cerealeras la liberación de los cupos de exportación. Esta medida va a redundar en un nuevo salto de los precios del pan y de otros alimentos. En recompensa por esta liquidación adicional de granos, los exportadores recibirán un nuevo título en pesos, pero con la cotización atada al dólar oficial. Una suerte de seguro de cambio, que ahonda aún más el quebranto fiscal ya reinante. El mismo mecanismo se puso en marcha en favor de las aseguradoras y para hacerse de otros 1.000 millones de dólares. La emisión de un bono de esta naturaleza refuerza el carácter explosivo de una nueva devaluación.
 
La vigilancia y persecución de las cuevas y financieras que ha paralizado el "mercado con liqui" es un recurso precario y pasajero, que disimula las concesiones y el sometimiento al gran capital. Un economista ligado al gobierno, Miguel Bein, aseguró que "habrá que llegar a enero" -fecha marcada para negociar con los buitres- "cruzando el desierto con cantimplora". Es evidente, sin embargo, que la cantimplora de los trabajadores está vacía, con mayor carestía, suspensiones y despidos. Los capitalistas, en cambio, obtienen beneficios extraordinarios de su precario sostenimiento al régimen económico oficial.
 

Otro rescate de los acuerdos entreguistas

Edición Impresa #1338 | Por Silvia Jayo

La baja de las retenciones petroleras
 
El gobierno ha reducido las retenciones a las exportaciones de petróleo crudo y sus derivados, en el marco de una caída en los precios del petróleo que ha superado el 25% en los últimos cuatro meses. Con la nueva resolución, los exportadores dejarían de aportar al Estado 2 millones de dólares mensuales.
 
Sin embargo, los pulpos no sólo serán compensados por el fisco. Por la caída de los precios internacionales, las naftas en la Argentina también deberían bajar sus precios. Pero al caer las retenciones, las petroleras podrán mantener sin alteraciones el valor al cual proveen petróleo para la producción de nafta. La medida oficial, por lo tanto, es una defensa a rajatablas de la dolarización de los combustibles. La nafta súper está en casi un dólar y medio, y se anuncian más aumentos, mientras que en Estados Unidos el precio es de 0,92 dólar por litro.
 
Al fundamentar la medida, el gobierno pretende "garantizar los niveles actuales de rentabilidad del sector con el propósito de mantener las pautas de inversión tendientes al logro del autoabastecimiento". Está claro que se han bajado las retenciones pensando en Vaca Muerta y el conjunto del paquete de negocios atado a la nueva ley de hidrocarburos. De cara a esos proyectos, el tarifazo en los combustibles (sostenido por la baja de las retenciones) demuestra que el verdadero "inversor" de los proyectos futuros serán los trabajadores y consumidores. Por otra parte, la baja de retenciones es una defensa estratégica del carácter exportador de los nuevos proyectos, lo cual es antagónico al autoabastecimiento.
 
La baja de las retenciones fue precedida por los avisos del propio Galuccio, en el sentido de que la caída de los precios internacionales estaba dejando "fuera de competencia" a Vaca Muerta. El gobierno K ha respondido con nuevas prebendas a los pulpos. Es claro, entonces, que el menú de concesiones a las petroleras no termina con la nueva ley de hidrocarburos.
 

jueves, 30 de octubre de 2014

López y Pitrola denunciaron la nueva entrega petrolera

Edición Impresa #1338 | Por Partido Obrero

Pablo López y Néstor Pitrola intervinieron en el recinto de Diputados en rechazo a la Ley de Hidrocarburos presentada por el Gobierno.
López: "no hubo una sola fuerza política, excepto nosotros, que haya planteado el monopolio estatal de los hidrocarburos. Siendo un recurso estratégico, estamos ante una entrega de carácter histórico. Esta ley pretende llevar a escala nacional el acuerdo con Chevron, que establece la posibilidad de exportar crudo, disponer utilidades para girar al exterior y tener precios internacionales de los combustibles, en dólares. En el PO y el Frente de Izquierda, somos partidarios de la nacionalización integral de los hidrocarburos bajo control obrero, para que estos recursos y su renta sean colocados al servicio de la industrialización del país, a resolver los problemas más urgentes de la población y a la inversión en investigación y desarrollo de energías renovables y no contaminantes".

Pitrola: "la ley que se está discutiendo significa ir a fondo con un nuevo ciclo de la entrega petrolera. El terreno fue preparado con la expropiación del 51% de las acciones de YPF, que de ningún modo se trató de una nacionalización, sino la toma del control de la empresa para avanzar en una reprivatización, manteniendo a YPF como una sociedad anónima manejada por los intereses financieros de Wall Street y pagándole luego la indemnización millonaria a la vaciadora Repsol".

Los capitalistas no sacan los pies del plato

Edición Impresa #1338 | Por Gabriel Solano
Coloquio de IDEA

Aunque el constitucionalista Sabsay recibió un aplauso cerrado por su diatriba contra la presidenta Cristina Kirchner, varios de los empresarios más importantes que estuvieron en el coloquio de IDEA salieron rápidamente a desmarcarse. La presidenta de General Motors, que oficia de presidenta del cónclave empresarial, fue la primera en poner paños fríos. Tiene motivos para ello: su empresa recibió un préstamo de la Anses a tasas subsidiadas, y cotidianamente negocia con el gobierno la entrega de dólares para importar las autopartes que el monopolio automotriz yanqui ensambla en la ciudad de Rosario.
En la misma línea que los pulpos automotrices se expresaron otros capitalistas beneficiados por la política del gobierno. El propietario de uno de los principales laboratorios del país también reprobó a Sabsay. Después de todo Cristina Kirchner ha respetado la ley de patentes que asegura enormes beneficios a la industria de los laboratorios. También ha autorizado, en los últimos meses, un aumento permanente de las tarifas de las pre-pagadas, que son junto con el Estado y las obras sociales los principales compradores de medicamentos. 
Las disidencias entre los capitalistas se eliminaron cuando fueron consultados sobre qué medida debe tomarse ante el agravamiento de la crisis económica. La respuesta unánime fue arreglar con los fondos buitres, para por esta vía volver a obtener financiamiento internacional que permita pagar la deuda externa, tanto pública como privada. Los propios empresarios hicieron saber que los cumplimientos a término de las deudas privadas estaban comprometidos en la próxima etapa, sino se logra un acuerdo rápido con los buitres. El default, que ya alcanza a una parte de la deuda pública, se propagaría así al conjunto de la economía.
Pero en este punto también los capitalistas tienen motivos para presentarse como componedores con el kirchnerismo. Es que las negociaciones entre el gobierno y los fondos buitres para alcanzar un acuerdo en enero, una vez que la cláusula RUFO pierda vigencia, son febriles. Lo atestigua, por ejemplo, que la primera actividad del nuevo presidente del Banco Central haya sido concurrir a una reunión organizada por la JP Morgan, donde afirmó que el gobierno ya tomó la decisión de regularizar la deuda en default en el 2015. Vanoli dijo que se buscará la forma para que el costo político sea el más reducido posible, sabiendo que el gobierno deberá mandar a blanquear las paredes pintadas con la consigna “patria o buitres”. Esta forma será, muy posiblemente, el pago con bonos, siguiendo el `modelo` Repsol y los juicios del CIADI.
El arreglo con los buitres  será un gran negocio para los capitalistas reunidos en el coloquio de IDEA. Esto porque permitirá la valorización de todos los títulos de la deuda externa, que mayormente están en manos de la burguesía nacional. Sin embargo el pacto con los buitres no alcanzará para abrir un ciclo de endeudamiento internacional y de ingresos de capitales. Para que esto ocurra será necesario proceder a una mega-devaluación, que abarate los activos del país, levantar el cepo cambiario y aplicar un tarifazo. Este programa es un golpe brutal contra los trabajadores.
La clase capitalista no quiere sacar los pies de plato. Su objetivo es que el gobierno llegue a fin del mandato y que realice el trabajo sucio de llevar adelante el ajuste, que ya está en marcha. La diatriba de Sabsay es la bronca de un derechista que no entiende porqué Chevrón, Exxon Móbil, Soros y el Citibank aún siguen bancando al gobierno.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1338/politicas/los-capitalistas-no-sacan-los-pies-del-plato

miércoles, 29 de octubre de 2014

La represión kirchnerista va en aumento


La búsqueda de un significado total en acciones aisladas suele provocar la irrupción de esa forma del entendimiento conocida como impresionismo, es decir, de una explicación alejada de la realidad, basada en la mera sugerencia de una explicación simplista. Distintas corrientes abrevan en esta forma de explicar los acontecimientos de la política argentina, tan alejadas de los aportes del método científico, de la investigación policial que inauguró Allan Poe y continuó -con otros métodos- el policial negro estadounidense, de la dialéctica. Por caso, tomemos una serie de hechos que tuvieron su culminación, momentánea, el último jueves 23 de octubre.

En la Panamericana, se produjeron unos violentos incidentes en los que resultaron heridos varios manifestantes que reclamaban la reincorporación de trabajadores despedidos de la empresa Lear mientras se desalojaba la autopista -que no estaba cortada totalmente-.
También es cierto que hubo dos policías contusos. Apretados, estos son los hechos. El diario Página/12, por ejemplo, tuvo una mirada impresionista -que expresa fielmente el relato de los acontecimientos realizado por el kirchnerismo oficial- que lo llevó a despachar el asunto en dos párrafos que daban cuenta de incidentes, “heridos en ambos bandos y detenidos”.
Sin embargo, un escrutinio un poquito más pormenorizado de los hechos da cuenta de lo siguiente. El último jueves la represión de la Gendarmería fue salvaje. Los miembros de la fuerza de seguridad comandada por Berni tiraron balas de goma no sólo a mansalva, sino que a quemarropa. Hubo más de veinte heridos por los perdigones de parte de los manifestantes, varios de ellos internados, e incluso el diputado nacional Nicolás del Caño, del PTS-Frente de Izquierda, fue herido durante la represión. Un gendarme fue herido mientras un manifestante resistía el embate cuerpo a cuerpo -que se realizaba mientras se disparaban las balas de goma- y golpeó al susodicho hombre de Berni. Mientras tanto, la caravana de autos que acompañaba la manifestación -y que ocupaba dos carriles de la Panamericana- fue disuelta mediante la rotura de los vidrios de dos autos y la detención de sus choferes por parte de las fuerzas del orden. El salvajismo de la represión fue tal que el CELS, dirigido por el kirchnerista Horacio Verbitsky, señaló en su comunicado sobre los acontecimientos, que el accionar gubernamental “insistió con respuestas violentas y con un uso abusivo de la fuerza que resultó incluso más lesivo para la integridad de los participantes de la protesta que los operativos anteriores”.

Pero hay más.


Dos días antes de la violenta represión, una patota ingresó a la carpa que los trabajadores despedidos de Lear mantienen frente a la puerta de la fábrica de origen estadounidense. Exhibieron cuchillos y armas de fuego. Amenazaron a una de las trabajadoras diciéndole que la iban “violar”. Tajearon la carpa y se robaron las banderas antes de retirarse. No se debería pasar por alto que existe en el lugar un destacamento permanente de la policía bonaerense junto al de la Gendarmería, que incluso custodia la fábrica desde adentro de las instalaciones, como si la institución de seguridad del Estado fuera un cuerpo de seguridad privado de la empresa. La inacción de estas fuerzas para impedir la realización del bravo ataque indica que hubo una zona liberada.

Hay más.

Hace unas semanas, el diputado bonaerense del Frente de Izquierda Christian Castillo se había reunido con Jorge Capitanich y Sergio Berni para tratar de encontrar una salida al conflicto, originado luego de Lear decidiera doscientos despidos de la parte obrera.
Las reuniones fueron infructuosas debido a que el Gobierno decidió no obligar a la empresa a dar marcha atrás con despidos que fueron considerados por la Justicia y el ministerio de Trabajo como ilegales. La represión del jueves y el ataque del martes sucedieron luego del fracaso de las negociaciones.

El increscendo de represión estatal y paraestatal -que es plausible de atribuirse a las patotas sindicales del Smata, dirigido por Ricardo Pignanelli- muestran la evolución del kirchnerismo, en este fin de ciclo, hacia una política que escarmienta a los trabajadores que luchan. En una situación económica y política que provocará un incremento de las manifestaciones obreras ante la inflación y el ajuste. En marzo de 2013, la presidente Cristina Fernández había declarado, una vez más y aunque no se correspondiese con la realidad, que su Gobierno no reprimiría a quienes cortaran calles ni pensaran distinto. Nada de esto sucede hoy. Y la venia política a Berni plantea que no sucederá en el periodo inmediato. Un fin de ciclo que, como conclusión al relato impresionista del oficialismo, podría estar marcado por la conflictividad social y las convulsiones políticas en las que la clase trabajadora tendrá una intervención autónoma.
 
Fuente : http://opinion.infobae.com/diego-rojas/2014/10/27/la-represion-kirchnerista-va-en-aumento/

La desintegración del Unen

Edición Impresa #1337 | Por Gabriel Solano

Desde que Massa se fotografió con Gerardo Morales, el candidato de la UCR a la gobernación de Jujuy, el proceso de la desintegración del Unen parece ya irreversible. Morales no es cualquiera. Preside el bloque de senadores de la UCR y fue, hasta no hace mucho, presidente del radicalismo. Por eso, su decisión de pactar con Massa anticipa el camino que seguirán otros candidatos de la UCR en las provincias. El radical Cano, en Tucumán, tiene pensado un acuerdo similar, y lo mismo sucedería en La Rioja. La alianza de los radicales con chances electorales en las provincias con el candidato del Frente Renovador ha dejado colgado de un pincel a los ‘presidenciables’ del Unen. La fuga hacia Massa es la confesión de que ninguno de ellos tiene posibilidades reales y que son considerados salvavidas de plomo por sus punteros provinciales y municipales. No debe sorprender que Cobos y Binner hayan puesto el grito en el cielo contra esos acuerdos, viendo un vaciamiento de sus respectivas candidaturas. Debido a ello, la variante más probable es que ambos terminen desistiendo de sus ambiciones presidenciales para refugiarse en sus propias provincias. Ya se comenta que Cobos iría de candidato a gobernador por Mendoza y que Binner volvería a postularse en Santa Fe, apremiado por la crisis del propio Frente Cívico 
 
El otro perdedor de estas alianzas de los punteros de la UCR con Massa es Macri, quien también pretendía quedarse con esos respaldos. En el caso de Córdoba, la alianza del PRO con la UCR se mantendría, con lo cual se abre un panorama de división de la UCR en dos o en tres. De este modo se consolida la volatilización de la UCR como fuerza nacional y su disolución en partidos provinciales, muy vinculados con los intereses de los grupos capitalistas locales. En el caso de Córdoba, por ejemplo, el planteo de Macri de eliminar las retenciones coincide con el capital sojero que reclama esa medida, cuando cae el precio internacional de la soja y la inflación consumió los ‘beneficios’ de la devaluación de enero. En La Rioja, Massa hizo declaraciones críticas para el capital minero, lo que chocaría con Cobos en Mendoza, que es quien encabeza la campaña para modificar la ley que prohíbe la minería a cielo abierto. Lo mismo ocurre en Catamarca, donde la UCR fue la aliada histórica del monopolio Minera Alumbrera.
 
 
El “ala izquierda”, en crisis
 
En estas nuevas alianzas con Massa, la mayor crisis le ha quedado planteada al ala izquierda del Unen, que aspiraba a conquistar posiciones parlamentarias yendo como cuarto violín de los Binner, Cobos o Sanz. Para rechazar el acuerdo con Macri, los Pino Solanas y Tumini se aliaron con quienes ahora pactan con Massa. La deserción de los candidatos que se avecina puede replantear, como hipótesis, el intento de formar una nueva alianza centroizquierdista; o sea, una vuelta a Proyecto Sur. De darse esta alternativa, tendríamos una variante centroizquierdista protagonizada por fracasados políticos. Pese a ello podría despertar el interés de un sector de la izquierda que ya en el pasado estuvo dispuesta a ir con Pino Solanas, Stolbizer y hasta con Binner, pero que puso como "límite" a la UCR. 
 
La desintegración del Unen conduce a una ‘derechización’ de un escenario electoral monopolizado por los Massa, Macri y Scioli. Para la izquierda que lucha por una salida anticapitalista a la bancarrota actual, este escenario de disolución política debe explotarse mediante una acción política sistemática, que debe tener como estrategia la fusión del movimiento obrero con la izquierda. 

martes, 28 de octubre de 2014

Economía K: concesiones leoninas, fracaso en puerta

Edición Impresa #1337 | Por Pablo Heller

La reunión reservada de Vanoli con representantes de la banca JP Morgan dejó en claro la voluntad del gobierno de llegar a un arreglo con los buitres. Los fondos especulativos, sin embargo, estarían subiendo sus pretensiones, concientes de que el gobierno se encuentra acorralado. Ha trascendido que, si la oferta no es tentadora y no se acerca al valor nominal, los fondos se inclinarían por esperar a llegar a un acuerdo con el sucesor de Cristina. A su turno, los fondos que entraron en el canje podrían activar la "aceleración" , reclamando que se les pague en forma anticipada los bonos sin esperar su vencimiento. 
 
Mientras tanto, y para llegar a enero, el gobierno K quiere remontar la escasez de dólares apelando a mayores concesiones al gran capital. Con el propósito de que los exportadores liquiden parte de la cosecha retenida, el gobierno les habría ofrecido bonos en pesos ‘atados’ a la cotización del dólar. Como esto no satisface a los ruralistas, también les ofrecería la devolución del IVA por la friolera de 1.500 millones de pesos.
 
A su turno, el gobierno intenta que las aseguradoras, del mismo modo que lo hicieron los bancos y la Anses, se desprendan de los bonos que cotizan en dólares. La estrategia K apuntaría a que esa venta ayude a hacer retroceder la cotización de los bonos y lograr una reducción del valor del dólar paralelo. Como recompensa, el gobierno también entregaría a las compañías aseguradoras títulos en pesos ligados a la evolución del dólar oficial. 
 
Lo cierto es que esta ingeniería para llegar a fin de año está haciendo agua. Pese a todas las concesiones, las cerealeras no estarían dispuestas a liquidar la cosecha en los volúmenes a los que aspira el gobierno. En este cuadro de derrumbe, las presiones a favor de una devaluación son cada vez mayores. Los K han apelado a al torniquete y a restringir aún más las importaciones, lo que echa más leña al fuego a la recesión. 
 
En este cuadro, el dólar paralelo ha vuelto a subir, ahondando la brecha con el oficial. Pero más significativo es que el Boden 2015, un título de próximo vencimiento, ha retrocedido por primera vez en su cotización. Con sus valores actuales, estaría otorgando a quienes lo adquieran ahora un 20 por ciento en dólares, superando el rendimiento de cualquier otro bono soberano en el mundo. Es la confirmación del virtual defol de la Argentina y de que el país no está en condiciones de hacer frente a los vencimientos del próximo año. Por otra parte, un interés de ese nivel es incompatible con cualquier emisión de bonos que el gobierno tuviera en carpeta. A la crisis de financiamiento, se une la crisis fiscal, originada en los pagos de la deuda pública y los subsidios que en 2014 se duplicaron respecto de la proyección original.
 
Pero el problema de fondo es que trastabilla la estrategia oficial que reposaba en torno de la explotación del petróleo no convencional. Las acciones de YPF no paran de derrumbarse. La caída del precio del petróleo deja a Vaca Muerta fuera del ‘radar’ de las inversiones. Esto puede provocar que las fuertes tendencias a la disolución económica, que es lo que el gobierno estaba procurando morigerar, terminen estallando.

Entre la extorsión buitre y una guerra en el gabinete

Edición Impresa #1337 | Por A. Guerrero

La Afip desmiente infructuosamente la sociedad de la Presidenta con Lázaro Báez. Temen por las consecuencias penales que podrían tener las demandas de los holdouts en juzgados criminales de los Estados Unidos.
 
El esfuerzo del titular de la Afip, Ricardo Echegaray, por desvincular a la Presidenta de Lázaro Báez, ese gran beneficiario de la "década ganada", se pareció al del gato entre la leña del dicho popular. "No son socios", dijo enfático el lunes 20. "Hay un vínculo comercial", admitió vacilante el martes 21. Entre el énfasis del lunes y la vacilación del martes puede haber mediado alguna advertencia: no es sencillo soltarle la mano al prototipo de la "burguesía nacional reconstruida" del kirchnerismo. Mucho menos cuando otro de los grandes ganadores de la década, Cristóbal López, también está en la cuerda floja y ambos son investigados en juzgados de los Estados Unidos por denuncias de los buitres. La admisión de los “vinculos comerciales” ha sido interpretada de distintos modos. Según algunos, es una echada de lastre de los K, que abrirían el paraguas frente a revelaciones inminentes que mostrarían lazos muchos más estrechos que unas relaciones comerciales. Para otros, el propio Echegaray estaría extorsionando a la camarilla, de cara a la guerra abierta que ha estallado al interior del gabinete en las últimas semanas. 
 
Como quiera que sea, la anunciada negociación y capitulación ante los buitres, que el capital financiero reclama por distintas vías, está impuesta también por una necesidad mafiosa: detener el riesgo penal de las investigaciones judiciales que esos buitres promueven para chantajear el gobierno.
 
Paul Singer, del fondo NML, ha presentado una demanda para que se investigue la radicación en el estado de Nevada de 123 empresas fantasma vinculadas con Báez, cuya función es lavar dinero mal habido. El del juez Cam Ferenbach, en cuyo despacho se sigue el trámite de esas causas, es ahora un nombre mucho más temido en la Casa Rosada que el de Thomas Griesa. Ferenbach, en un dictamen, habló de "trío siniestro" para referirse a Néstor y Cristina Kirchner y a Lázaro Báez. Sustentados en investigaciones del fiscal porteño José María Campagnoli, se detectaron maniobras de Báez para lavar dinero en entidades de Zurich, Ginebra y Liechtenstein. Sin embargo, ello sólo sería la punta del ovillo de nuevas revelaciones: la más importante es el destino de los centenares de millones de dólares que los K fugaron de Santa Cruz en los años del menemismo, y que la provincia había recibido a modo de “contraprestación” por avalar la privatización de YPF.
 
 
Vínculos de hierro
 
Echegaray, que fue en el pasado abogado de una de las empresas de Báez, intentó además salvar su propio pellejo en el caso de las facturas fraudulentas que el empresario K utilizaba para estafar al fisco. Echegaray aseguró que él y otros funcionarios de la Afip no ejercieron "ningún grado de interferencia" sobre los técnicos de la filial Bahía Blanca, donde se cometió el fraude. Luis Serra, dirigente sindical y concejal peronista de Bahía, lo desmintió de inmediato: "La gente que investigaba fue desplazada. Quedó trabajando, pero sin cargo" (La Nación, 21/10).
 
Los buitres no persiguen en vano a Lázaro Báez para extorsionar al gobierno. Denuncian que los K comparten con el ex empleado bancario, y ahora gran burgués nacional el condominio de 87 mil metros cuadrados de terreno en El Calafate, negocios inmobiliarios y la administración de emprendimientos hoteleros, entre los rubros más conocidos. Y, según los buitres y el juez Ferenbach, Báez es un testaferro de los K que ha lavado dineros del Estado, por lo cual sus empresas en el exterior podrían ser embargadas. El monto dinerario que se ha detectado hasta ahora es escaso (65 millones de dólares) en comparación con la deuda reclamada, pero no es ese el propósito de esas acciones judiciales sino la extorsión que significarían las consecuencias penales y políticas del escándalo.
 
Por eso Jorge Capitanich, con aval de la Presidenta, negocia reservadamente con el buitre Jay Newman, del fondo Elliott, y propone pagarle a todos los holdouts, aun a los que no demandaron ante el juez Griesa. Es una transacción de mafiosos, en medio de la descomposición del gobierno K.

lunes, 27 de octubre de 2014

"La ley de hidrocarburos es una entrega al capital financiero"

Edición Impresa #1337 | Por Pablo López

Pablo López en Tartagal

El pasado 10 de octubre participé del debate por la ley de hidrocarburos que fue convocado por el Concejo Deliberante de Tartagal, a través de una resolución originada en un proyecto del concejal del PO, Walter Acevedo. El resto de los legisladores nacionales por Salta pegaron el faltazo. La actividad interesó a una importante concurrencia en la que se destacaron ex trabajadores de YPF del departamento San Martín.
Expliqué que esta ley no tiene por finalidad el autoabastecimiento sino la exportación de crudo y derivados a precios internacionales, así como la libertad para girar utilidades al exterior. Esto configura un acaparamiento de la renta hidrocarburífera por parte de los pulpos nacionales e internacionales. Denuncié que los contratos podrán ser a perpetuidad, debido a que contempla prórrogas indefinidas. Con respecto a los precios internacionales de los combustibles, ya hoy estamos pagando el aumento de la nafta de un 60% en un año, y el brutal tarifazo del gas domiciliario que en Salta alcanzó hasta un 500%. Se pretende eliminar el límite de cinco concesiones para una misma empresa, por lo que el monopolio puede ser absoluto.
Esta ley es la extensión a todo el país del acuerdo secreto con Chevron, garantizando entre otras cosas la impunidad ambiental para las empresas, como ya la tuvo Repsol.
En el debate quedó de manifiesto la crisis petrolera que hay en el norte de Salta. Los trabajadores petroleros, muchos despedidos en los últimos meses, se van a la Patagonia. Las empresas han dejado de invertir en Salta y sí lo están haciendo en Bolivia, donde además, han construido una refinería. Desde ésta, el gas llegará procesado a la Argentina, lo que significa un incremento enorme del precio para el mercado argentino, y pondría en peligro la continuidad de la refinería de Campo Durán en Salta, que hoy procesa gas mayoritariamente de Bolivia. Mientras tanto, Pluspetrol, con la mitad de sus acciones en manos hoy de YPF, antes de Repsol, se está retirando, luego de las enormes ganancias que le dio el yacimiento gasífero de Ramos en Salta, para invertirlas en dos yacimientos en una importante cuenca del Perú. Ramos ha sufrido una brutal caída de su producción, casi 10 millones de metros cúbicos diarios, en diez años.
El voto de los senadores salteños
En el Senado, Rodolfo Urtubey votó a favor de la ley de hidrocarburos del gobierno. En su intervención, defendió que las empresas en Salta puedan pagar menos regalías, con el pretexto de mayores costos de producción. El hermano del gobernador salteño llegó al Senado a partir de que fue designado como responsable del Fondo de Reparación Histórica, que fue un fraude, y comprometió las regalías como garantía del crédito tomado.
 
El ex gobernador Romero votó en contra, defendiendo la participación de los Tesoros provinciales en la renta y la libre competencia -o sea que se permitan monopolios integrados por asociaciones de empresas, no necesariamente con YPF. Romero gobernó a fuerza de privatizaciones y prórrogas de concesiones, y malversando la renta petrolera provincial para garantizar la emisión de deuda pública de la provincia. Romero además es un ferviente defensor de la separación de Tarija de Bolivia, en función de los intereses de las petroleras.
Movilicémonos por el rechazo a la ley de entrega
Somos partidarios de la nacionalización integral de los hidrocarburos bajo control obrero, para que la renta petrolera sirva al desarrollo industrial y a resolver las necesidades populares. En esta línea nos movilizaremos masivamente al Congreso el día en que Diputados trate el proyecto, para exigir su rechazo. Está planteado también una campaña y movilización por el rechazo, en toda la provincia de Salta.

Quién le pone el cascabel al bono salarial

| Edición Impresa #1337 | Por Nestor Pitrola

Reapertura de paritarias, ocupar toda fábrica que cierre
 
Se acerca fin de año y ha recrudecido la insatisfacción salarial. La magnitud de la inflación, que ya supera el 40% en un año, tritura salarios, jubilaciones y planes sociales. Los salarios de quienes tuvieron paritarias cayeron al menos un 12% en términos reales, ni qué decir de los precarizados. El impuesto a las ganancias absorbió, para muchos trabajadores, “entre un aguinaldo y un aguinaldo y medio” (Clarín, 21/10). Por ese motivo, volvieron a parar los bancarios este miércoles. Si no hay un proceso huelguístico extendido, ello no sólo se debe al parate productivo, sino principalmente al trabajo de contención de la burocracia sindical.
 
En este cuadro, se ha instalado el debate sobre un bono (pago especial) de fin de año. Por un lado, la UIA admitió la posibilidad de su pago, claro está, “de acuerdo con las posibilidades de cada empresa”. El gobierno, por su parte, afirma que no es necesario porque el salario se ha “revalorizado”. Compara el promedio de paritarias con los guarismos del “nuevo” (y tan fraudulento como siempre) Indec. El mismo gobierno que niega un bono salarial para todos los trabajadores, prepara bonos atados al dólar a favor de las cerealeras y otros especuladores, con el propósito de que éstos ofrezcan algo de los dólares que tienen acumulados. 
 
 
El bono que todos quieren y nadie tiene
 
Por el lado de las filas sindicales, Yasky, el más oficialista de todos, pero también Caló, se subieron al carro del bono. En la misma línea está la CGT moyanista. 
 
Es claro que este reclamo de “bono por única vez” es un operativo preventivo contra la gran cuestión que plantea la carestía: la necesidad de reabrir las paritarias para rediscutir los salarios 2014. La burguesía ha quedado escaldada por los saqueos y levantamientos policiales de fines del año pasado. Este año, la situación social es objetivamente más grave. En Buenos Aires, Scioli adelanta la discusión de las paritarias 2015 -que es lo contrario a reabrir paritarias-, mientras raspa el fondo de la olla para otorgar alguna migaja en las fiestas. Para la burocracia, el bono sería también una coartada para descomprimir las futuras paritarias y plantear aspiraciones salariales menores.
 
Pero, en verdad, la burocracia ni siquiera está empeñada… en el propio bono, al menos como conquista de conjunto. Por ejemplo, la UOM de Caló ya aclaró que “no se negociará con las cámaras empresarias, sino empresa por empresa” (Clarín, 21/10). A su turno, Batallón 601 Martínez deslizó que “lo negociará con los empresarios de la construcción, sin hacerlo público” (Ambito, 21/10). La burocracia no se aparta un milímetro del libreto de la Unión Industrial, que admite el bono, no ya como negociación por gremio, sino incluso por empresa. El propio gobierno no rechaza esta vía, la de un bonus por empresa, “bajo cuerda”, el que no será homologado por el Ministerio de Trabajo. Hasta esta “preocupación” de la burocracia por el “pago de fin de año” es un fraude, porque deja a los trabajadores de cada fábrica o repartición librados a su suerte. No hay el menor atisbo de una lucha de conjunto, siquiera por el bono. 
 
 
Unidad sindical 
 
De Caló a Moyano, la coincidencia en reclamar el bono ha sido presentada como parte de las tratativas entre las burocracias oficialistas y opositoras en torno de una CGT unificada. El contenido de esta unidad es claro: por un lado, asegurar una sucesión presidencial sin los “tropiezos” de la convulsión social. Por el otro, ofrecer ese papel de contención al futuro gobierno, trátese de Scioli, Massa o Binner. Pero estas movidas de unidad revelan movimientos políticos más amplios, que involucran a los propios partidos a los que los burócratas, de una u otra manera, ligan su destino. Las condiciones convulsivas que planteará el arreglo con los buitres, acompañado de una nueva devaluación, tarifazos y ajustes, no sólo reclamarán el concurso de los burócratas: podrían obligar a recurrir en 2015 al gobierno o gabinete de coalición que Macri o Scioli insinúan para después de las elecciones. 
 
Moyano ha sido muy claro al afirmar, en declaraciones radiales, que “acá asumirá un nuevo gobierno, tendrá que aplicar medidas muy duras de ajuste y el movimiento obrero tiene que estar unido para acompañar”. Del otro lado, es conocida la promesa de Macri a los burócratas, de “ayudarlos a enfrentar a los troskos”. La capacidad de controlar al movimiento obrero -y, principalmente, de contrarrestar al clasismo- está presente en los debates de la burguesía y también en las movidas de Gerardo Martínez y Moyano en torno de la unificación. En lo inmediato, el gran “aporte” lo están haciendo Moyano y Barrionuevo, que han liquidado todo plan de lucha tras el paro de agosto, contribuyendo a aislar las presentes luchas. Por ejemplo, Cresta Roja, Cargill, Valeo o los gremios cordobeses que plantean la reapertura de paritarias, al igual que ATE y la flamante CTA combativa de Mendoza.
 
 
El rumbo político del movimiento obrero 
 
La vinculación entre las reivindicaciones obreras, los sindicatos y la transición política demuestra que el movimiento obrero combativo y los luchadores no pueden escindir sus reclamos de una deliberación y una conclusión política de fondo, para que la clase obrera sea un factor activo y conciente en el desenlace de esta crisis. Esta es la cuestión que abordaremos ampliamente en el Congreso del movimiento obrero y la izquierda, el próximo 8 de noviembre en el Luna Park. 
 
El planteo de paro activo de 36 horas y plan de lucha por la reapertura de paritarias, por un aumento de emergencia de 3.000 pesos y bono o doble aguinaldo para todos los trabajadores y jubilados; ningún despido y anulación de ganancias en los salarios, se inscribe en esta lucha política. Reforcemos la campaña por estos objetivos. 
 

domingo, 26 de octubre de 2014

México se subleva contra la masacre

Edición Impresa #1337 | Por Gustavo Montenegro

“El gobierno no controla los acontecimientos, la única iniciativa la llevan las víctimas y se ha perdido la mediación con ellos”, relata el corresponsal del diario madrileño El País (18/10). El ánimo de los manifestantes se encrespó aún más cuando se supo que los cuerpos de las primeras fosas clandestinas analizadas no eran los de los 43 estudiantes desaparecidos del magisterio de Ayotzinapa. Cientos de manifestantes incendiaron el Palacio de Gobierno y la alcaldía en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero. En Acapulco, ícono turístico asolado hoy por los carteles, una gigantesca movilización popular convocada por maestros y organizaciones campesinas, con los padres de los estudiantes desaparecidos a la cabeza, reclamó su aparición con vida y coreó cánticos contra el gobierno y las fuerzas represivas.
 
Centenares de estudiantes de estados próximos a Guerrero, como Michoacán, han arribado para colaborar en la búsqueda de los desaparecidos, así como también lo hacen grupos indígenas. Ante la desconfianza hacia las autoridades, la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) se lanzó a coordinar no sólo las movilizaciones, sino también la búsqueda. “Armados con machetes, picos y palas, cada mañana dos docenas de hombres en camioneta recorren los cerros que rodean a la ciudad siguiendo las pistas que les proporcionan los lugareños”, cita el corresponsal madrileño, que asegura que “los campesinos de la zona están organizando una especie de gobierno paralelo ante la falta de respuestas de las autoridades” (ídem, 17/10). Los estudiantes y docentes del Instituto Politécnico Nacional protagonizan ocupaciones solidarias en el Distrito Federal; lo mismo está ocurriendo en la Unam y otras universidades. “Todo está listo para un estallido”, concluye el cronista. A la caldera se añade la situación social: según la Ocde, México tiene el salario mínimo más bajo del mundo (4,90 dólares la jornada). El 42% de los trabajadores mexicanos (23 millones de personas) no llegan a la “canasta ampliada”, que incluye alimentos y acceso a servicios básicos (La Nación, 7/9).
 
Reacción estatal
 
El gobierno priísta de Peña Nieto teme que la situación creada pulverice su agenda de gobierno. Las 'reformas estructurales' (energética, fiscal, bancaria) han quedado ensombrecidas por la masacre, que podría ahuyentar una inversión extranjera temerosa de la extorsión de los carteles. En su pelea por el dominio del negocio de las drogas, éstos se han ido fortaleciendo a partir de una diversificación de sus actividades y del entrelazamiento con todas las instituciones (partidos, Justicia, policías regionales, etc.) Según Guillermo Trejo, de la Universidad de Notre Dame, “el crimen organizado fue paulatinamente expandiendo su acción a industrias extractivas de recursos naturales -la toma clandestina de gasolina, petróleo y gas- y de riqueza humana -la extorsión y el secuestro” (El País, 16/10). La desintegración estatal no parece tener retorno. Sólo este año, las fuerzas federales han debido intervenir cuatro estados: Tamaulipas, Michoacán, Guerrero y México. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha dicho que “estamos listos para tratar de ser tan útiles como podamos”. No está claro si Estados Unidos, principal demandante de la droga que manejan los carteles, prefiere un México unificado o un México desmembrado.
 
Intentando calmar los ánimos, el gobierno ha capturado a los presuntos jefes de los carteles de Guerreros Unidos y de los Beltrán Leyva, que operan sobre todo en el estado de Guerrero. Pero los cárteles no se han quedado de brazos cruzados: lanzaron una nueva oleada de crímenes y mensajes mafiosos, como el asesinato de la periodista María del Rosario Fuentes Rubio, integrante de una red de blogueros y tuiteros que denunciaban al narcotráfico en el estado de Tamaulipas. Su cuenta fue usurpada por éstos, que dejaron tuits intimidatorios contra otros activistas. “En los últimos tres años, 27 tuiteros y blogueros han sido asesinados en Tamaulipas” (Página/12, 18/10). 
 
Centroizquierda
 
Mientras se acentúa el proceso de movilización de las masas, el centroizquierdismo mexicano oscila entre la complicidad con los carteles y el temor a la rebelión popular. El Consejo Nacional del PRD sostuvo por mayoría no exigir la renuncia del gobernador Angel Aguirre, un reclamo de todas las manifestaciones (el alcalde de Iguala, localidad donde habrían sido asesinados los estudiantes, se encuentra prófugo). Cuauhtémoc Cárdenas calificó a la renuncia del gobernador como una cuestión “absolutamente secundaria” y un asunto de conciencia del mandatario (La Jornada, 19/10). López Obrador, ex candidato presidencial que rompió con el PRD para formar el Morena (que cobija a algunas corrientes de la izquierda mexicana), se ha limitado a plantear “una revolución de las conciencias" (El País, 14/10), confesando la ausencia completa de un programa.
 
México asiste a un estado de virtual rebelión popular por la aparición con vida de los estudiantes del magisterio. Por la más amplia movilización obrera y popular, y por el derecho a la autodefensa de los explotados mexicanos contra el terror narco.
 

“Parar a los trotskos”

Edición Impresa #1337 | Por Gabriel Solano
 
Macri-Moyano-Caló

La revelación de que en las vísperas del 17 de octubre la burocracia sindical de la CGT-Balcarce se haya reunido con Macri no debe sorprender. Después de todo, se sabe que la “lealtad” de los Caló-Gerardo Martínez y cia. es con ellos mismos. Lo que sí merece destacarse es el contenido de la conversación. Según el diario Clarín, Macri les dijo “los voy a ayudar a frenar a los trotskos que les están complicando la vida en los sindicatos”, lo que produjo “sonrisas de sus interlocutores”.

La reunión entre Macri y los burócratas que por el momento ofician de oficialistas fue precedida por otras, en las que participaron los Moyano, Venegas y otros opositores. En todos los casos el objetivo fue el mismo: tender un puente para que la burocracia sindical respalde la candidatura presidencial del Jefe de Gobierno. Aunque es prematuro que esto ocurra en lo inmediato, es evidente que para Macri el objetivo está cumplido. El candidato del PRO sabe que la burocracia sindical es piantavotos, pero necesita mostrarle  a la clase capitalista que puede lidiar con la burocracia sindical, y pactar con ella una persecución a la izquierda y al movimiento obrero combativo que crece en los lugares de trabajo y en los sindicatos. 

El tenor de las conversaciones de los burócratas con Macri le da un sentido preciso a las movidas para lograr la unidad de la CGT que impulsan distintos sectores de la burocracia sindical. Moyano fue clarísimo cuando dijo que “el próximo gobierno deberá tener un fuerte apoyo político porque deberá llevar adelante un fuerte ajuste”. La unidad de la CGT tendría la función de viabilizar el golpe que planean los capitalistas contra los trabajadores, lo cual requiere preventivamente “frenar a los trotskos que les están complicando la vida en los sindicatos”. 

Es de esperar que Cristina Kirchner guarde un prudente silencio ante la revelación de esta reunión. Los motivos son entendibles. Si usase uno de sus discursos para denunciar la `deslealtad` de los burócratas sindicales dejaría expuesta una debilidad enorme, que comprometería su propia capacidad de gobierno. Pero este es sólo un motivo. El otro es que la propia presidenta también es partidaria de “ayudar a frenar a los trotskos”, como lo prueba la acción represiva de Berni desplegada en la Panamericana, contra los obreros que siguen con el “sueño de tomar el Palacio de Invierno”. La fuente de inspiración del PRO está en la propia Casa Rosada.

El acuerdo de fondo que existe en los partidos del régimen para perseguir al movimiento obrero combativo prueba que existe una clara conciencia en la clase capitalista de que marchamos a un ajuste general, con devaluaciones monetarias, mayores despidos y suspensiones. Como toda bancarrota de fondo se planteará qué clase social soportará la carga de pagar la factura de la crisis.

La identificación de los obreros que pelean con “los trotskos” se explica por el hecho de que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda son el único bloque político consistente que enfrenta a los partidos capitalistas. Este enfrentamiento estratégico es el punto de partida para un desarrollo político de una alternativa de la izquierda y los trabajadores.

sábado, 25 de octubre de 2014

RECHACEMOS “LEY CHEVRON”

 

 
Edición Impresa #1337 | Por Partido Obrero
 
La nueva ley de hidrocarburos del kirchnerismo consagra el remate de las reservas de petróleo y de gas en favor de los monopolios internacionales. 
 
Es la generalización del acuerdo colonial que firmaron con el pulpo Chevron.
 
-Otorga a las empresas la libre disponibilidad de los recursos y su posibilidad de exportación. 
 
-Permite girar dividendos al exterior a partir del quinto año y mucho antes para los proyectos en las plataformas marítimas. 
 
-Establece un techo en las regalías del 12%, uno de los porcentajes más bajos del mundo, despojando así a las provincias. 
 
-Libera a las petroleras de toda responsabilidad ambiental.
 
-Adjudica los yacimientos por plazos de 35 años y con prórrogas, lo que equivale a concesiones a perpetuidad.
 
Los pulpos aportarán mínimas inversiones. El verdadero financista será el trabajador y consumidor argentino, como lo demuestra el 80% de aumento en las naftas desde la seudoestatización de YPF. 
 
Lejos del autoabastecimiento, la “soberanía energética” que blande CFK es la conversión de la Argentina en una gran exportadora de petróleo y gas, sobre la base de una depredación acelerada de las reservas.
 
La reforma centraliza las nuevas concesiones en YPF y sus socios, lo que ha despertado el cuestionamiento de otros pulpos. La crítica de los Massa, Macri y otros se reduce a reclamar un reparto “parejo” de la entrega petrolera. Es lo que piden Shell y su presidente, que ya busca lugar en las listas de Unen. 
 
Semejante edificio entreguista, sin embargo, podría terminar en un fracaso. La crisis capitalista internacional ha derrumbado los precios del petróleo, dejando a Vaca Muerta fuera de pista. Para salvar los acuerdos con los pulpos, el gobierno intentará compensarlos con nuevas prebendas a costa de los trabajadores y el país. 
 
El próximo miércoles 29 convocamos a una amplia movilización popular contra la sanción de la ley Galuccio-Chevron, por la nacionalización integral de la producción de hidrocarburos, comenzando con YPF, con apertura de los libros y control de los trabajadores.
 
El Partido Obrero se concentrará en Corrientes y Callao, a las 16 horas, para marchar desde allí hasta el Congreso. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero