The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 18 de abril de 2015

Salta: nos hemos consolidado como tercera fuerza en toda la provincia



  Edición Impresa #1359| Por Julio Quintana

Las elecciones Paso salteñas del 12 de abril pasado reforzaron la condición del Partido Obrero como tercera fuerza de la provincia. Para la categoría de gobernador, obtuvimos el 7,26% a nivel provincial y el 11% en capital. Junto con el 12,45% para intendente de la capital es, por lejos, la mejor votación en la historia del PO para cargos ejecutivos. Los votos para gobernador triplican los de 2011. Para los cargos parlamentarios en capital, obtuvimos el primer lugar en concejales y el segundo por un par de votos, en diputados.
Polarización ficticia
 
Estas elecciones representaron un intento de polarización electoral por partida doble: por un lado, entre Urtubey y Romero, quienes gobernaron la provincia durante los últimos 20 años; por el otro, entre el massismo y el macrismo, por una parte, y el kirchnerismo, por la otra.
La polarización murió en el intento e incluso abrió una crisis política de cara a las finales que tendrán lugar en treinta días. Urtubey ganó en la provincia con un 47,34% (un retroceso de 12 puntos con respecto a 2011); Romero, con el 33,63%, sufrió un derrumbe electoral. La distancia que Urtubey le saca a Romero opera como una suerte de despolarización dentro del campo capitalista, al punto que los observadores políticos vaticinan una caída aún mayor del romerismo, que alteraría las alternativas políticas para las elecciones finales. El Partido Obrero, a partir de la consolidación de sus tendencias electorales, podría aprovechar este realineamiento de fuerzas, tal como ocurrió en 2013, aunque con un escenario diferente. Si el PO consiguiera los dos dígitos para gobernador el próximo 17 de mayo, quedaría convertido, en los hechos, en la segunda fuerza política a escala provincial. La segunda fase que se inicia implica una lucha política de características diferentes.
Hay que tener presente que los candidatos de la oligarquía salteña se apoyaron en decenas de colectoras, que desaparecen con las Paso. Emerge, entonces, una disputa abierta entre los candidatos consagrados por las Paso, que en el caso de los partidos patronales apenas han reunido la mitad de los votos que consiguió la totalidad de sus listas.
 
La intendencia de la capital
 
El oficialismo impuso provisoriamente a su candidato David (un romerista hasta las vísperas), en la ciudad capital, con apenas un 22,7%, un salto de 10 puntos. En el campo opuesto, el macrista Durand Cornejo fue superado por el massista Sáenz, en el mismo orden de porcentaje. Esto significa que ha quedado vacante más del 50% del electorado. En 2013, una circunstancia similar, trasladó un porcentaje elevado de este electorado al Partido Obrero.
Sáenz, un renacido romerista, fue la mano derecha de Isa, el intendente de Urtubey, y su candidato a vicegobernador. Debido a estas ‘ambiguedades’, muchos suponen que fue apoyado por el aparato del PJ de Urtubey, pero hostil a Isa. El ex romerista David ahora es un defensor incondicional de la gestión municipal de Isa. Estas contradicciones y peleas de aparatos se volverán a manifestar ahora contradictoriamente en las cúpulas y en el electorado. Se inicia una lucha política diferente, que tiene por objeto la intendencia y la representación municipal. Las Paso sirven para la manipulación de los aparatos, pero enseguida hacen ver sus contradicciones. Sin cambiar un ápice nuestro programa y nuestros métodos políticos, vamos por una disputa legislativa y municipal completa.
Los desafíos
Desde el inicio de este proceso electoral, hemos enfrentado el intento polarizador con un manifiesto programático tanto a nivel provincial como para la capital salteña. La enorme cantidad de listas colectoras para los concejos locales y los recursos movilizados nos hicieron retroceder en la categoría de concejales, mientras que en Salta capital conservamos los primeros lugares en las categorías parlamentarias, aunque con un porcentaje inferior al de las legislativas de 2013. Hay que destacar los altos resultados obtenidos en la ciudad de Orán y en El Bordo, ligados a la intervención del Partido en dos grandes crisis: la lucha contra el impuestazo en Orán y nuestro rol en la última huelga docente. Así hemos quedado segundos en las categorías de concejales y hemos obtenido una gran votación departamental para las categorías de diputados y senadores. Nuestra intervención contra el intendente destituido en El Bordo, el patrón pedófilo Mazzone y el régimen que representa, se manifestó en el 10% en la categoría de concejales. La enorme cantidad de listas que quedan afuera, para el 17 de mayo, que no podrán ser disciplinadas en favor de los ganadores de las internas, genera un nuevo escenario de disputa. Todavía es difícil medir las consecuencias del derrumbe de Romero, quien llegó a insinuar su retiro de la contienda. En capital y en muchas localidades, las listas que se reivindicaban kirchneristas puras quedaron afuera. El oficialismo se queda sin furgones de cola -desde un cura villero a Libres del Sur.
El Partido Obrero ha quedado plantado como la única alternativa política a Urtubey. El radicalismo que, con cuantiosos recursos oficiales, salió cuarto, no es más que una colectora encubierta del romerismo (sobre todo a partir de su acuerdo con Macri a nivel nacional). Sin embargo, el nuevo escenario puede ofrecerle una oportunidad. La lucha que se inicia involucra a todo el mundo.
La nueva campaña ya ha comenzado.
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera