The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 10 de mayo de 2015

Impuestos: el estatismo reaccionario es confiscatorio

PoDebate.Jorge Altamira


El anuncio confuso que amplía los descuentos al impuesto sobre los salarios es un intento torpe para preservar un régimen confiscatorio contra los trabajadores. Cuando concluyan las paritarias, los trabajadores “beneficiados” pagarán una suma superior a la actual, porque sus nuevos salarios serán gravados por alícuotas mayores. Se trata en realidad de un descuento sobre los reclamos salariales que se negocian en paritarias, a los que el gobierno ha puesto un techo del 25%.

El impuesto al salario es la punta del témpano de la confiscación del ingreso de los trabajadores. El 21% del IVA y el impuesto a los ingresos brutos que aplican las provincias serruchan casi un tercio los salarios; representa nada menos que el 26% de los ingresos de Tesorería. A esto se debe agregar la contribución previsional de los trabajadores, que aporta alrededor del 25%. Como salario diferido, debería ser desembolsado por las patronales. 

También tenemos impuestos como el inmobiliario, cuando afecta a la vivienda única (propia o alquilada). La suma de estos rubros supera el 50% de lo percibido por la fuerza de trabajo. A esta carga se añade el impuesto directo a los salarios, que abarca a un número creciente de trabajadores por la desactualización del mínimo no imponible, y representa una carga hasta siete veces superior a 2001, por las alícuotas mayores que inciden sobre salarios nominales crecientes debido a la inflación.

La imposición genérica a los ingresos y al consumo no distingue al salario como una determinación social independiente de la ganancia. Esta ficción jurídica sirve para proceder a una confiscación del conjunto de los trabajadores (no solamente el tramo superior) e incluso los desocupados, que pagan los familiares. La confiscación de la fuerza de trabajo es usada para pagar la deuda externa, subsidiar a las patronales (nafta, etanol, exenciones) y transfiere ingresos del trabajo al capital. El salario constituye una variable independiente, a diferencia de otras formas de ingreso (dividendos, intereses, pagos a ejecutivos, impuestos directos) que derivan de la distribución de la ganancia del capital. Esta confiscación de la clase obrera expresa un estatismo reaccionario.

El llamado impuesto a los ingresos, elogiado por el ministro de Economía, tiene otra característica regresiva: el tope del 35%, que exime a las fortunas de una imposición progresiva. Un sistema tributario progresista eliminaría todo impuesto a los trabajadores y haría recaer el financiamiento del sector público en impuestos directos a la propiedad del suelo, a ganancias e ingresos derivadas de ellas, con una tasa progresiva.



Jorge Altamira
Dirigente del Partido Obrero. Precandidato a Presidente, Frente de Izquierda

Fuente: http://www.clarin.com/opinion/Impuesto_a_las_Ganancias-Progresividad_Impositiva-Impuesto_al_Trabajo_0_1353464707.html

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera