The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 6 de mayo de 2015

Preparemos a fondo las Paso del Frente de Izquierda

| Edición Impresa #1362 | Por Gabriel Solano

El adelantamiento de los comicios en las provincias ha corroborado la consolidación electoral del Frente de Izquierda y tiene lugar luego de una confrontación política creciente con los gobiernos y partidos de la burguesía, incluida la creciente actividad legislativa y municipal. Este desenlace es la victoria de un método político que consistió en luchar por separar a los trabajadores y a la juventud del nacionalismo burgués decrépito, como el que se manifiesta en el kirchnerismo. Esta ha sido la estrategia del Partido Obrero desde mucho antes del ciclo político actual, al cual encaró sobre esta base desde su nacimiento mismo. Fue derrotado en la izquierda el seguidismo al peronismo, que aniquiló la posibilidad de una lucha revolucionaria en los '70 y continuó como un cáncer luego de la dictadura militar. El desarrollo del Frente de Izquierda, que sorprende a muchos, tiene el significado histórico de encarnar un principio de desplazamiento de las masas del nacionalismo patronal hacia la izquierda obrera.

En estos términos caracterizamos los resultados obtenidos en Orán y El Bordo, en Salta; en el cordón industrial de San Lorenzo, Rafaela y Villa Constitución, en Santa Fe; en los municipios mendocinos de Guaymallén, Las Heras o Luján de Cuyo, o en el centro minero de Andacollo en Neuquén.

Campaña presidencial
La separación de varias elecciones provinciales de la nacional no ha alcanzado para ocultar el lugar central de la disputa presidencial, donde la mayoría de los sondeos de opinión ubican a Altamira en el quinto lugar, disputando el cuarto al centroizquierdismo en extinción, cuya última tabla de salvación encabeza Margarita Stolbizer. Enfrentamos la situación inédita de que a la candidatura única de la patronal (dividida en tres variantes) se proyecta como oposición el Frente de Izquierda, con un piso electoral que podría estar cercano al millón y medio de votos. En estos términos, 2015 podría convertirse en el escenario de la etapa política que se inicia a fin de año -con la izquierda revolucionaria como alternativa para millones de trabajadores.  
La repetida batalla contra los ‘ajustes' de los gobiernos capitalistas tendría un nuevo protagonista en el campo político, ni qué decir de los temblores que provocaría en el seno de los sindicatos. Una polarización entre la izquierda y los partidos capitalistas en la escena política refleja el hundimiento del llamado progresismo, tanto en el campo centroizquierdista como en el kirchnerista. Stolbizer se ha sumado como cuarto violín a la coalición política armada entre el PRO y la UCR en varias provincias; el ‘paladar negro’ de los K se encamina detrás de Scioli, uno de los candidatos alternativos del imperialismo. En oposición a esto, el Frente de Izquierda ha atraído a numerosos agrupamientos combativos, muchos de los cuales se referencian críticamente en el chavismo y en el indigenismo altoperuano. Así quedó en evidencia en el reciente acto del 1° de Mayo.

En este cuadro, las encuestas de opinión registran una intención de voto para Altamira que duplica los resultados legislativos de 2011 y recoge el pleno de los de 2013. Refuerzan estos datos los que recoge Néstor Pitrola, en la provincia de Buenos Aires, que llegan a veces al 8%. En el territorio bonaerense, el retroceso del centroizquierdismo es absolutamente completo.

A partir de esta caracterización, nuestro partido ha desarrollado una enérgica campaña presidencial, incluso antes de que la multitud que se reunió en el Congreso del movimiento obrero y la izquierda, en noviembre pasado, en el Luna Park, proclamara a Altamira como candidato a la Presidencia, con el apoyo de Izquierda Socialista. El registro relativamente elevado de los sondeos refleja esta campaña política, más allá de la condición del liderazgo nacional de Altamira. 
Altamira ha participado en forma intensa en las campañas locales de los últimos meses, en esa condición.

Mandato

Para dar un impulso decisivo a la campaña específicamente presidencial, llamamos a desarrollar a fondo las Paso del Frente de Izquierda. Es necesario que vayamos a las elecciones generales con un mandato masivo y definido por la candidatura presidencial de Altamira, más allá de su participación en el apoyo al Frente de Izquierda y al PO en las elecciones provinciales. La unidad política revolucionaria de la izquierda es siempre poderosamente positiva porque desarrolla un polo contra el capital y el Estado. Pero puede poner de manifiesto un aspecto negativo cuando la diversidad de ese polo actúa como un factor de freno y como neutralización de suma cero. Esto es lo que se ha venido acentuando en el último tiempo, incluido un faccionalismo exacerbado, que llega hasta la usurpación de la representación política común. Tolerar esto, siquiera un minuto más, sería sinónimo de sabotaje a la campaña presidencial. Las manifestaciones acerca de que “tenemos hasta julio para acordar", conducen a un inmovilismo inaceptable.

Tampoco es aceptable que no se defina el marco de integración de organizaciones como Pueblo en Marcha y a los compañeros de Pueblo Unido que lidera el "Perro" Santillán, sobre una base estricta de principios, cuando, por el contrario, se había organizado con estos grupos políticos el Encuentro Sindical Combativo -sin ninguna clase de principios. El acta acordada entre Altamira y el "Perro", en enero pasado, debe servir como marco para acuerdos electorales entre el Frente de Izquierda, por un lado, y las numerosas organizaciones que se acercan al Frente, por el otro. Estas organizaciones vienen hacia el Frente de Izquierda bajo la presión política creada, por un lado, por el conjunto de la crisis y el desmembramiento de las fuerzas patronales y, por el otro, por el desarrollo de un canal electoral obrero y socialista por parte del Frente de Izquierda.

La clase obrera


La campaña por las Paso del Frente de Izquierda debería estar acompañada por la convocatoria a un gran encuentro sindical, que conjugue la lucha política de los tribunos del Frente de Izquierda con el activismo obrero que lidera las luchas contra el ajuste y por la continuidad de la huelga nacional del 31 de marzo pasado.

Las Paso del Frente de Izquierda deben seguir un método político. El adversario a vencer son los Scioli, Macri y Massa -o sea, los candidatos y los partidos capitalistas. La regla número uno de un frente único de la clase obrera es la defensa de la discusión y el repudio al faccionalismo. El objetivo  es proyectar ya la campaña presidencial y la de todas las candidaturas ejecutivas y legislativas en todo el país, y obtener para ellas un mandato de base.  
Una campaña de suma cero está excluida para nuestro partido.  

A partir del apoyo inequívoco que Izquierda Socialista ha dado a la candidatura de Altamira, le hemos propuesto compartir la fórmula presidencial para las Paso del Frente de Izquierda.
Como señaló Altamira en el acto en la Plaza de Mayo, la campaña electoral debe impulsar la participación del activismo obrero, que pelea en los sindicatos y en las fábricas. De otro modo, la campaña está condenada al electoralismo vacío. Sin esta participación, el Frente de Izquierda no podrá desarrollar la agenda de los trabajadores en el debate nacional, que está promovida por toda la crisis económica y social y por el cuadro de bancarrota financiera. Para ello, proponemos la realización de un Congreso obrero convocado por el Frente de Izquierda.


Organicemos las Paso del Frente de Izquierda: vamos con "Altamira presidente" contra los tres mosqueteros del ajuste.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1362/politicas/preparemos-a-fondo-las-paso-del-frente-de-izquierda

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero