The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 17 de julio de 2015

A los sindicatos de la CATT

Edición Impresa #1372 | Por Partido Obrero

A continuación, el documento presentado a la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte por la delegación del Frente de Izquierda en la entrevista realizada el martes 14 de julio, con la firma del precandidato a presidente Jorge Altamira. 
 
La disputa electoral de este año gira enteramente, por parte de los candidatos que encabezan las encuestas, acerca de la necesidad de producir un ajuste contra los trabajadores, que puede resumirse en devaluación del peso y el tarifazo en los servicios públicos. Es la agenda de la clase capitalista, que pretende con ese ajuste levantar el llamado cepo, recuperar la tasa de beneficio del capital e incentivar el ingreso de dinero del exterior para poder pagar los intereses y las amortizaciones de la deuda pública. El propósito de esta agenda es superar los límites del ajuste en curso, que de un lado financia al Estado mediante un impuesto progresivo al salario y del otro enfrenta la bancarrota financiera mediante un nuevo ciclo de endeudamiento a tasas usurarias. La aplicación del ajuste en cuestión agravará la miseria social del mundo del trabajo.
 
En el marco del ajuste en curso denunciamos los despidos en la industria -como ocurre en Acindar y Siderca, Lear y tercerizados telefónicos, entre otros-, la disminución de horas extras y turnos -en particular en la industria automotriz-, el sabotaje a las cooperativas de trabajo o empresas recuperadas y, finalmente, la persecución a activistas y delegados sindicales, como ocurre ahora en la Línea 60 o, con características diferentes, en la empresa multilíneas Ecotrans.
 
En oposición a esta agenda, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores reclama el apoyo a otra agenda -la agenda del mundo del trabajo. Nos referimos al establecimiento de un salario mínimo igual al costo de la familiar, como lo acaban de conseguir los aceiteros y los bancarios; un mínimo de 8.500 pesos para las jubilaciones y el 82% móvil; poner fin a la precariedad laboral mediante el otorgamiento de poder a los cuerpos de delegados para supervisar los contratos laborales y, en el caso de tercerizaciones, la aplicación del convenio más favorable al trabajador y la responsabilidad laboral y legal de la empresa principal. Frente a despidos y suspensiones oponemos el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario. Hemos presentado un proyecto de reducción de jornada para enfermeras, sin mengua del salario actual, y estamos deliberando lo mismo con los choferes, como lo hemos conseguido en el transporte subterráneo. 
 
Asimismo, señalamos la formación de comisiones de seguridad laboral y derogación de las ART; derecho a la doble acción (reparación y reclamo judicial). Pago inmediato de todas las sentencias a favor de los jubilados y reconocimiento de la acción colectiva (aplicación automática de fallo Badaro). Derogación de los contratos sociales y prepagas (las prepagas se llevan los aportes más altos, desfinanciando el sistema). Fuera el Estado de las obras sociales; devolución de los 20.000 millones de pesos retenidos por el gobierno.
Gran parte de estas reivindicaciones han sido patrimonio histórico del movimiento obrero, como los programas de La Falda (1957), Huerta Grande (1960) y CGT de los Argentinos (1968). 
 
Con relación a la larga decadencia de Argentina y al nuevo impasse en que se encuentra de nuevo la economía y la sociedad, abogamos por un plan económico y político elaborado en un congreso de delegados del conjunto del movimiento obrero y de los trabajadores en general. Para esto es necesaria la nacionalización de la banca y del comercio exterior, bajo el control de los trabajadores. Estas nacionalizaciones asegurarían que el ahorro nacional se aplique a la industrialización del país y a la mejora material y moral de los trabajadores y al reforzamiento del conjunto de sus derechos. Un capítulo esencial es la nacionalización de la gran propiedad agraria, para poner fin a una abusiva explotación social, una enorme concentración de capital, la expulsión de campesinos, el empobrecimiento y envenenamiento del suelo, y establecer una política agraria que beneficie a las grandes mayorías y desarrolle las potencialidades y diversidades regionales. 
 
El Frente de Izquierda y de los Trabajadores propicia el repudio definitivo de la deuda en poder de los acreedores privados nacionales y externos, de manifiesto carácter usurario. La crisis mundial ha demostrado, sin la menor sombra de duda, que sin la eliminación de estas deudas, el mundo marcha hacia una crisis humanitaria sin precedentes. 
 
Campaña y urgencias 
 
Con este programa, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores desarrolla una campaña para obtener el voto de los trabajadores, desarrollar una conciencia de clase e impulsar la movilización de sus organizaciones, en primer lugar los sindicatos. Impulsamos la elaboración de un plan de lucha para obtener la satisfacción de las reivindicaciones de los últimos paros generales, comenzado con una huelga activa de 36 horas. La campaña electoral, ahora, y los cien días de gracia al nuevo gobierno después, no deberían congelar un plan de lucha, pues significaría otorgar un período prolongado de tregua a una política antiobrera en un marco mundial de crisis e inestabilidad creciente. 
 
En lo inmediato denunciamos la urgencia de apoyar a los choferes, delegados y activistas de la línea 60, por su reincorporación; la reincorporación de los compañeros despedidos de Acindar, WorldColor, Siderca y los trabajadores telefónicos; la defensa de los delegados de Ecotrans; el apoyo a los reclamos de financiación de las cooperativas obreras y empresas recuperadas. Llamamos al conjunto del sindicalismo a organizar una discusión en el movimiento obrero acerca de la lucha contra el femicidio y acerca de organizar a los trabajadores para luchar contra la penetración del narcotráfico en nuestra juventud, la cual cuenta con la complicidad del aparato del Estado y del aparato represivo. 
 
Transporte 
 
Con relación a las cuestiones vitales del transporte, les acercamos nuestros planteos: 
 
1. El sistema de transporte de pasajeros y carga se encuentra colapsado, o sea que no puede atender las necesidades de la población y de la economía. La bancarrota financiera anuncia que no hay posibilidades de salida bajo el régimen político actual. Sostenemos la necesidad de que el movimiento obrero y los sindicatos del transporte organicen una conferencia nacional con delegados mandatados para establecer un plan alternativo y los medios para imponerlo.
 
2. Hemos caracterizado a la reciente ley mal llamada de reestatización de los ferrocarriles como un sistema de reprivatización al servicio de los contratistas sojeros y reafirmación de las privatizaciones de los servicios de carga privados. Planteamos la investigación de los concesionarios vaciadores de los ferrocarriles, responsables de las tragedias de Once y otras y del asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra, junto a la nacionalización integral de los ferrocarriles y de la industria ferroviaria bajo control de los trabajadores. 
 
3. Gran parte de la renta de exportación escapa al país como consecuencia de la ausencia de una flota mercante nacional. Planteamos recuperar la flota, que solamente sería posible mediante la nacionalización del comercio exterior, bajo la dirección de los trabajadores. 
 
4.Otra fuente de fuga de la renta nacional es la privatización de los puertos, por donde se filtra también el narcotráfico internacional. Abogamos por la nacionalización portuaria, bajo control obrero. 
 
Democracia e independencia de los sindicatos 
 
La crisis del movimiento sindical es una realidad que reconoce todo el mundo. Divisiones oportunistas en los sindicatos y en la CGT, y divisiones en la lucha cotidiana, por ejemplo en los paros generales. Un número elevado de dirigentes sindicales y de sindicatos se ha inscripto en las listas electorales de los partidos patronales, lo cual refuerza la pérdida de autonomía del movimiento obrero. Esta crisis tiene lugar cuando los candidatos principales anuncian un ajuste feroz contra los trabajadores. Desde el Frente de Izquierda señalamos la falta de apoyo sindical a las luchas fabriles, que son la respuesta de las bases a la crisis capitalista y al ajuste, y en diversos casos el alineamiento de las direcciones sindicales con las patronales. No hablamos desde afuera del movimiento obrero, como ocurre con los candidatos del ajuste, sino como parte de él y una historia de defensa inclaudicable de nuestra clase en la peores circunstancias históricas. 
 
Reivindicamos la independencia de los sindicatos del Estado y la democracia sindical; la elección sin reelección y revocabilidad de las direcciones sindicales; la unidad sindical y de la CGT sobre la base de un congreso de delegados con mandatos; la aprobación de los pliegos de reivindicaciones paritarias por medio de asambleas generales o plenarios de delegados sujetos a ratificación de sus representados. Por un sistema de obras sociales, bajo control de trabajadores electos y revocables, independiente de las grandes corporaciones. Por el monopolio público de la salud y de la educación. 
 
La mayoría de los planteos que aquí desarrollamos han sido objeto de iniciativas parlamentarias del Frente de Izquierda, en directa conexión con las luchas y la organización del movimiento obrero.
 
Delimitación 
 
Expresamos nuestro reconocimiento a esta invitación de los sindicatos nucleados en la CATT. La intención de este documento es promover un debate en el movimiento obrero y en el país. El Frente de Izquierda y los Trabajadores es un defensor incondicional de los sindicatos frente a las patronales y el Estado capitalista, y defiende la independencia sindical incluso bajo un gobierno de trabajadores.
 
Buenos Aires, 14 de julio de 2015
 
 
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera