The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

martes, 18 de agosto de 2015

El cisma del PJ bonaerense y la buena elección del Frente de Izquierda

Edición Impresa #1376 | Por Néstor Pitrola 

La elección bonaerense del Frente de Izquieda ha sido un salto respecto de 2011, al punto que se asemeja a las Paso legislativas de 2013, algo que, aún en el marco de ascenso general del Frente, fue difícil de alcanzar en las adelantadas de las distintas provincias. Con el 3,52% a presidente el Frente quedó como quinta fuerza, a menos de un punto de Stolbizer y con el 3,66% a gobernador a 0,34% de Progresistas. Altamira se impuso con comodidad por la Lista Unidad, también la fórmula a gobernador en las Paso del Frente. En diputados, con el 3,80%, quedamos a tiro corto de consagrar diputado nacional por la provincia. La Lista Unidad ganó 80 de los 90 distritos en los que participó el Frente de Izquierda en estas primarias.  

El panorama provincial

La victoria de Scioli en la provincia apenas supera en un punto la media nacional, nada para descorchar. La suma del FpV a gobernador es un 40%, muy lejos de los 55/60% del Scioli gobernador. La crisis social y económica de una provincia en ruinas en salud y educación, ante una ola de despidos y cierres de fábrica, con crisis de transporte y miles de asentamientos por falta de vivienda, es el escenario de este retroceso oficial. Su corolario es la provincia inundada una vez más.

Pero la victoria de Aníbal Fernández por ajustado margen en la interna del Frente para la Victoria (FpV) constituye sin duda un factor de crisis política general y de agravamiento de las fracturas múltiples del PJ en particular: se trata de un candidato a imputado por narcotráfico y autoría intelectual del triple crimen de Rodríguez. Antes de eso, doble responsable político de los crímenes de Kosteki y Santillán y del territorio liberado contra Mariano. Por otro lado, triunfó el candidato que se enfrentó al aparato de más de 100 intendentes bonaerenses, expresado por Espinoza junto a Domínguez. En cuarto lugar, el vice Sabbatella que alió Unidos y Organizados a semejante figura, perdió con su delfín en Morón quedando a 10 puntos del macrista más votado y tendrá fuertes dificultades para agrupar a los lemas del FpV.

La llamada "buena elección de Massa", sin embargo, le otorgó la victoria presidencial sólo en Tigre, muy poco. Pero además, De la Torre, en San Miguel, fue ampliamente superado por la suma del FpV y Acuña de Hurlingham quedó a 15 puntos de un socio de Boudou. Estos resultados abrirán otra sangría en las filas del joven ex Ucedé que enarboló la "renovación" generacional del PJ. Ya se habla de acuerdos por abajo con el macrismo en San Miguel. El cofundador del Frente Renovador e "intendente exitoso", representativo de la idea de "gestión", Darío Giustozzi, de Almirante Brown, pasó del 72% anterior a perder su propia interna dentro del FpV, al que volvió con el caballo cansado. Perdió Guzmán en Escobar.

Las fracturas del PJ bonaerense han dado otras sorpresas como la derrota de Othacehé en su interna, también a un Curto que quedó a un punto de otro macrista. A Díaz Pérez, de Lanús, lo reemplazará el camporista Julián Alvarez.
El macrismo ha hecho una elección importante de conjunto y es la expresión por derecha de la crisis del peronismo y el radicalismo en la provincia. Ganó Mar del Plata y Bahía Blanca, la suma de Cambiemos gana La Plata, pueden ganar Tres de Febrero y retuvieron por paliza San Isidro, Vicente López y otras posiciones radicales como Tandil o Mercedes. En cambio, el paria Cariglino terminó perdiendo luego de 22 años en Malvinas.  

De conjunto, el electorado de la provincia sigue dominado por las camarillas del peronismo y el radicalismo, pero en un proceso inocultable de descomposición política que da expresión a la crisis de régimen en la provincia.  

La elección del Frente de Izquierda  

Al centroizquierda de Stolbizer le ganamos por buen margen en distritos como La Matanza, Florencio Varela, José C. Paz o Merlo, lo cual indica que en los distritos densos de la clase obrera nos impusimos; les ganamos en Lanús y tuvimos virtuales empates en Lomas y Avellaneda. El promedio provincial algo superior de ellos se explica por el 10% en Bahía, donde Linares fue intendente, no obstante allí hicimos la mayor elección con el 5,52% de los votos, lo que nos vuelve a colocar en la lucha por la concejalía de Néstor Conte. Stolbizer, que se empeñó en firmar su "compromiso con el campo" en la Sociedad Rural de Chascomús, prometiendo devaluación y baja de retenciones, logró seguramente financiamiento pero no votos de parte del capital agrario.

En la votación del Frente ha sido clave el desarrollo en 89 distritos de los cuales 87 fueron garantizados por el PO y la Lista Unidad. El voto en el movimiento obrero ha sido muy importante, en las siderúrgicas, en la cementera de Olavarría (la mayor victoria de la Lista Unidad fue en ese distrito) o en los parques industriales. Votaciones de entre el 15 y el 25% han sido corroboradas por delegados fabriles que militan en la izquierda. Ese voto fue clave en la victoria de la Lista Unidad en Fate, en las plásticas o mecánicas de la zona norte, como así también en papeleras, gráficas y claramente constatado entre los ferroviarios del Sarmiento.  

El voto de la vanguardia obrera, de la izquierda fabril y sindical se volcó a la Lista Unidad. De hecho, ganamos en masa los distritos de la primera sección electoral que comprenden al cordón fabril de la zona norte, al punto que otro de los candidatos expectables que arroja la elección es Juan Pablo Rodríguez, como diputado provincial por esa sección. Sin duda, han pesado distrito por distrito los candidatos y plataformas locales, algo que profundizaremos hacia octubre, puesto que en algunos casos se imprimieron en los últimos días. Los seis mil fiscales que actuaron efectivamente el día del comicio, organizados por el PO, dan cuenta del desarrollo político organizativo alcanzado en la última etapa. El desarrollo político en los Suteba y en la docencia de la Lista Unidad fue importante en toda la provincia. En casos como Ensenada, fue la base de un gran progreso político y electoral. En la Plata, la candidatura de Amelia García jugó un gran papel en el virtual empate en la interna en una seccional enormemente disputada, donde en el escrutinio provisorio perdimos por cien votos en una elección de 15 mil. Víctor Grosi, del Sitraic, sin candidatura personal, fue todo un organizador de la campaña en Lomas y los obreros de la construcción aportaron allí 100 fiscales. Salvo la sección capital, por escaso margen, ganamos siete de las ocho secciones electorales.  

El papel jugado por nuestros candidatos como voceros políticos de las grandes huelgas y conflictos de la etapa como Cresta Roja, la 60 o la docencia, fueron un factor político en la campaña. Los actos masivos en el interior bonaerense ayudaron a un reclutamiento y fueron la base de una elección que no declinó más allá del conurbano, sino que fue relativamente pareja en toda la provincia.  

Los guarismos de un 57 a 43% respecto de la lista de Del Caño no reflejan en absoluto el desarrollo político provincial, siguieron una tendencia nacional que respondió a un voto conquistado con el planteo vacío de la "renovación" del Frente de Izquierda en lugar de la renovación del personal político que gobierna para la burguesía. Esa circunstancia podemos superarla con una enérgica campaña socialista alrededor de la crisis, la intervención del movimiento obrero, el derrumbe de la provincia, la lucha contra los candidatos del ajuste, de manera de asegurar lo que nos falta para el diputado nacional y poner al Frente de Izquierda en la posibilidad de conquistar aún dos diputados por el distrito. Tendremos que recorrer las secciones y localidades que nos faltaron hacer con los candidatos centrales, incluso especialmente en las localidades que excepcionalmente no pasamos localmente las Paso.

Los votos para conquistar en octubre pueden venir no sólo del resto la izquierda, que tuvo resultados marginales y no pasó las Paso, sino también de la centroizquierda en bancarrota y del peronismo complicado por las inundaciones, los despidos y el deterioro de la situación de las masas. Daremos continuidad a la iniciativa del plenario de dirigentes sindicales en cada regional, reforzaremos la agitación fabril con los sectores adheridos y otros nuevos, profundizando el trabajo en común con todas las agrupaciones combativas y de izquierda que se volcaron al Frente de Izquierda a través de nuestra lista. El método del frente único es un arma para la victoria en todos los terrenos de la lucha de clases, también en el electoral que es uno de ellos.
 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1376/politicas/el-cisma-del-pj-bonaerense-y-la-buena-eleccion-del-frente-de-izquierda

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera