The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 21 de septiembre de 2015

Buenos Aires: un nuevo escenario para el Frente de Izquierda

#Prensa Obrera 1381 | Por Néstor Pitrola

Los voceros de campaña de Scioli han informado que el candidato a presidente del oficialismo va a "concentrarse" en la provincia de Buenos Aires, dejando a su mujer las recorridas en el interior del país.

Es una confesión de que la caída electoral de los "barones" se ha trasladado a Aníbal Fernández, estanca a Scioli y puede reproducir el escenario de 1983. Esta vez, la derrota del PJ sería a manos del macrismo.

El dúo Scioli-Fernández ganaría por poco en el conurbano y Vidal se impondría ampliamente en el interior bonaerense, según las encuestas. Aquí, el capital agrario, la Sociedad Rural y Carbap se están pasando abiertamente al campo opositor al gobierno y hacen sentir todo su peso sobre intendentes y punteros locales.

El capital agrario requiere garantías de devaluación y baja de retenciones, un reclamo que Macri ha prometido sin disimulos y drásticamente; los voceros de Scioli-Zannini apuntan en el mismo sentido.

La reacción de Scioli ha sido anunciar un futuro gabinete de garantías al gran capital, del mismo modo que firmó en su momento un acuerdo devaluacionista en favor de las "economías regionales" con actuales o futuros gobernadores. Bein y Blejer, los hombres del FMI, irían al lado de Pérez y Batakis, los mariscales de la provincia inundada. Sería clave también Miguel Peirano, el hombre de la devaluacionista Techint, que ha producido mil despidos en lo que va del año en Campana.

Scioli promete, además, un pacto social con la burocracia sindical adicta, que va desde Caló a Moyano (Plaini integra la mesa sindical del gobernador) e incluye a Baradel, del Suteba.
En resumen, Scioli busca combatir al macrismo con sus mismas armas, pero exhibiendo más poder de contención en las organizaciones populares.
La tropa de Pérsico y “Chino” Navarro, el kirchnerismo "progre", se contentará con el ministerio de la "economía popular", los benditos planes sociales -3,5 millones de los cuales están en la provincia. 
 
Por el bando opositor, la estrategia es evitar la victoria de Scioli en primera vuelta. Massa y Solá se van convirtiendo en una colectora de María Eugenia Vidal. Su papel es retener el voto pejotista disidente, para garantizar un voto opositor en un balotaje. En las últimas horas, tres concejales massistas de Tres de Febrero se pasaron a Diego Valenzuela, el macrista que aspira a ganarle a Curto. Los gestos por arriba apuntan a una polarización en favor de Macri. 
 
Detrás de Vidal, Fernández y Solá, el Frente de Izquierda, reagrupando el voto de la izquierda, aunque distante, se prefigura como cuarta fuerza en la provincia. 
 
Entre los políticos de la derecha pejotista y macrista-radical y la izquierda obrera y socialista sólo han quedado los devaluados Progresistas. Stolbizer apunta a concitar un voto que, en la segunda vuelta, piensa endosar en favor de Macri. Aquella advertencia de Stolbizer -"entre Macri y Altamira no hay nada"- se ha cumplido con el derrumbe de la autora, que es un resultado del alineamiento del progresismo -oficialista u opositor- junto a los "jinetes del ajuste". 
 
El campo político de desarrollo hasta octubre excede el natural reagrupamiento del voto de izquierda. En la base de la descomposición del PJ y del radicalismo, en el derrumbe del centroizquierda, hay una ancha base de crecimiento. Una reciente encuesta indicó que el Frente de Izquierda mantiene la votación alcanzada en las Paso. Pero interrogados los votantes sobre si "podrían votar" a los candidatos del Frente de Izquierda en provincia, el porcentaje alcanzó al 16,5% de los encuestados. 
 
Para crecer, vamos con una campaña que desnude a los candidatos del ajuste, explotando nuestro gran papel en la crisis tucumana, nuestra militancia entre las organizaciones de inundados y los foros hídricos y en las filas de un movimiento obrero que ya sufre el ajuste y da batallas, aunque aisladas por la burocracia sindical (como ocurre con Petinari, ocupada por sus trabajadores, o con la docencia que vuelve al paro con los Suteba combativos).
 
Contra la polarización entre derechistas, los diputados y concejales del Frente de Izquierda en la provincia son la única garantía de defensa de la vasta agenda de reclamos populares que se acumulan cada día en la provincia.
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera