The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 4 de octubre de 2015

Definitivamente, buitres

#Prensa Obrera 1383 | Por Marcelo Ramal 
 
Cristina Kirchner se despidió de la asamblea de la ONU con una revelación: el inspirador político del Memorandum con Irán en relación con la causa Amia no habría sido otro que el propio Departamento de Estado. En 2010, según relató la Presidenta, la diplomacia yanqui le sugirió al gobierno argentino que proveyera de uranio enriquecido a las usinas iraníes, como una manera de facilitar sus tratativas para frenar la producción de ese material en Irán. La revelación de la presidenta apunta a justificar la firma del Memorandum como parte de la política de contemporización que había comenzado el Departamento de Estado con el régimen de Ahmadineyah. El acuerdo con Irán, por lo tanto, no se apartó un milímetro de la política que había seguido el kirchnerismo en torno de la causa Amia, y que siempre subordinó la investigación del atentado a las necesidades de la política imperialista en Medio Oriente. Un lustro antes, el kirchnerismo había colocado al fiscal Nisman y al agente de inteligencia Stiuso a investigar la “pista iraní” por encargo de los Estados Unidos y del estado sionista, y en sintonía con la orientación belicista de entonces hacia el régimen de los ayatollas. El Memorándum no fue una expresión de autonomía nacional -como fantasea el kirchnerismo duro- sino otro episodio del sometimiento a la diplomacia yanqui. Cristina Kirchner fue a la ONU a rumiar sobre las consecuencias de ese seguidismo, que hundió a su gobierno en una guerra de “servicios”. 
 
Al reclamarle a Estados Unidos por el espía Stiuso, la Presidenta volvió a escupir para arriba. Responsabilizó por el caso Nisman al ‘servicio’que el propio Néstor Kirchner colocó al frente de la causa Amia, a sabiendas de que Stiuso“era el hombre de última instancia de la CIA en la Argentina” (Clarín, 29/9). El kirchnerismo profundizó el entrelazamiento de la ‘inteligencia’ argentina con las agencias del imperialismo, como lo revelan la sanción de la ley antiterrorista, el Proyecto X y el nombramiento de Milani.  
 
Buitres 
 
La Presidenta volvió sobre la cuestión de los fondos buitre, saludando una ‘resolución sobre reestructuración de deudas’ que es una cortina de humo respecto de la propia política oficial. En estos días, el principal asesor económico de Scioli, Miguel Bein, anticipaba en el diario oficial Página/12 una negociación con los buitre destinada a reconocerle el 70% de la deuda en litigio, lo que quintuplicaría -según los cálculos oficiales- al rendimiento obtenido por los tenedores del 93% de la deuda renegociada. Además, la resolución que inspiró Argentina en la ONU sanciona la ‘legitimidad’ de los compromisos de deuda y la “vigencia del estado de derecho” en relación con ellos; o sea, el reconocimiento integral de las deudas usurarias, no su investigación o revisión. La Presidenta acusó a los fondos especulativos por una “situación que está haciendo sufrir a muchos países y a millones de ciudadanos en el mundo”. Pero los buitres son sólo una variante de esa “situación”. El “sufrimiento” mayor proviene de la estatización a gran escala de las quiebras de la banca privada, y de los arreglos de deuda organizados por los Estados y los organismos financieros internacionales. Las reestructuraciones de deuda son una variante de esos arreglos ruinosos, y la Argentina es un ejemplo cabal de ello, pues su deuda pública es un 50% superior a la del 2001 después de diez años de “pago serial” a costa de las reservas internacionales, del presupuesto público e incluso de los fondos previsionales. 
 
Con sus reproches al Departamento de Estado y el capital financiero, Cristina Kirchner terminó delatando a los socios de su propia política. En un “relato” poblado de buitres y servicios de inteligencia, el kirchnerismo mostró los límites insuperables del nacionalismo capitalista para luchar por la democracia y la independencia nacional. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero