The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 16 de noviembre de 2015

Debate Scioli-Macri El gran ocultamiento

16 de noviembre de 2015 | Prensa Obrera Digital - 16 de Noviembre del 2015 | Por Marcelo Ramal

La enorme audiencia que miró el debate presidencial buscó una respuesta a la gran cuestión que la campaña electoral ha venido gambeteando: el alcance de la bancarrota económica nacional y la orientación que Scioli-Macri se han trazado para dar cuenta de ella. 

Pero, en relación con este punto, y como vino ocurriendo en toda la campaña, el debate fue un gran operativo de ocultamiento. El alcance del ajuste que los dos candidatos preparan sólo se filtró en medio de las imputaciones recíprocas. Scioli acusó a Macri de fogonear una megadevaluación y un ajuste, y de preparar la liquidación de las paritarias. Con ello, se las arregló para echar humo sobre sus propios planes ajustadores, e incluso sobre el ajuste que ya han puesto en marcha Cristina-Kicillof. El "defensor" de las paritarias, por caso, olvidó el techo férreo que el Ministerio de Trabajo colocó sobre las últimas negociaciones, para empujar a los salarios a la baja. Sólo con una gran huelga -la de los aceiteros- se rompió ese techo "nacional y popular". El candidato oficial acusó a Macri de "volver al FMI" y a los buitres. Pero también sus asesores buscan, a como dé lugar, un aval de los organismos financieros internacionales para reabrir un ciclo de endeudamiento. De ese modo pretenden sortear la quiebra del Banco Central -producto del pago de la deuda externa- con un nuevo hipotecamiento nacional. Scioli saludó la "recuperación de YPF" en la misma semana en que la Corte Suprema emplazó al gobierno a revelar los acuerdos leoninos con Chevron, y después de que su gobierno, en respuesta a la Corte, reivindicara a YPF... como sociedad de "derecho privado". Los arrestos "nacionales y populares" de Scioli fueron puro fuego de artificio.

Macri, por su parte, no pudo desmentir las acusaciones de ajuste: sólo respondió acusando al kirchnerismo de ser "el mayor devaluador de la historia". Eso es cierto, pero también lo es que Prat Gay y los suyos preparan otro mazazo contra la moneda para licuar los salarios, las jubilaciones y la deuda pública en pesos, buena parte de la cual está en manos del Anses. Es lo mismo que Bein y Blejer, los asesores de Scioli, piensan prometerles a los fondos internacionales como señuelo para venir al país.  

Derechismo   

Más allá de la gran cuestión del ajuste, el debate mostró el carácter reaccionario de los dos bloques que disputarán el balotaje del 25. En relación a la "agenda social o laboral", Macri sólo reiteró su planteo de "pobreza cero" y "plan de empleo joven", o sea, asistencialismo, de un lado, y contratación laboral precaria para las nuevas generaciones, del otro. Nada demasiado diferente al modelo oficial, que mantuvo un 35% de trabajo precario a lo largo de una década. Tanto Scioli como Macri se deshicieron de elogios a los "queridos docentes", cuyo estatuto laboral, sin embargo, pretenden pulverizar. En la cuestión de la inseguridad, ni siquiera rozaron la descomposición de los aparatos de represión que tanto Scioli-K como Macri comandaron en estos años. En cambio, prometieron un reforzamiento incondicional de esos mismos aparatos. Scioli le reprochó a Macri la "falta de recursos" para reforzar a la Metropolitana, la misma de la represión al Borda, al Indoamericano y al barrio Papa Francisco. Luego, le enrostró al jefe de gobierno porteño no haber podido "terminar con los trapitos", corriéndolo por derecha en una de las banderas que caracteriza a la reacción política en la Ciudad.

El debate ha sido un golpe demoledor sobre el camporismo y, en general, sobre todos aquellos que llaman a votar a Scioli "desde la izquierda", con los ojos cerrados o la nariz tapada. Scioli los desconoció a todos ellos -"me postulo para gobernar a partir del 10" -y ni siquiera pudo aludir a la demagogia de la "unidad continental", por caso, cuando Macri pidió que se pronuncie por la expulsión de Venezuela del Mercosur. El silencio de Scioli es significativo, cuando los rescates que sus asesores tramitan ante los centros financieros del imperialismo tienen sobre la mesa un replanteo de la política exterior.
El debate, en suma, no mostró a dos bloques antagónicos, sino a dos salidas capitalistas para la crisis capitalista de Argentina.

Por eso, la verdadera agenda de los trabajadores -el derecho al trabajo, a un salario igual a la canasta familiar, al 82% móvil del último salario percibido- estuvo ausente. También lo estuvo la menor alusión a la cuestión sindical, cuando los dos -Macri y Scioli- han comprometido a las burocracias en un "pacto social" en pro del ajuste, ofreciendo a cambio la preservación  del unicato sindical.
Contra la salida a cuenta del capital financiero internacional que preparan los ajustadores y por la independencia politica de los trabajadores frente a ellos, votemos en blanco el domingo 22.
 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/digital-2015-11-16/politicas/el-gran-ocultamiento

1 comentario:

Alejandro Cirilo Gómez dijo...

Una lavadita de manos y enchastradita de conciencia(ONG)
Son tibios, viejo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero