The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 30 de noviembre de 2015

Para los K, es momento de saltar el cerco

30 de noviembre de 2015 | Prensa Obrera Digital - 30 de Noviembre del 2015 | Por Manuel Curin (Pergamino)

La victoria de Macri en el balotaje dejó un escenario político que extiende su análisis bajo la siguiente incógnita: quién paga la factura de esta crisis. 

La campaña del Partido Obrero y del Frente de Izquierda ha instalado la cuestión del ajuste y la devaluación en primera plana de debate, es allí donde reside nuestra fuerza política: desenmascarar los intereses en pugna.

Bien sabido es que la campaña del Partido Obrero durante estos doce años fue de una clarísima delimitación política del "progresismo", sosteniendo la independencia política de los trabajadores.

El kirchnerismo ha preparado el terreno para el ascenso de Macri, quien se ha beneficiado del rechazo popular a Aníbal Fernández, a Berni, a todo el séquito K y la bancarrota a la que nos han llevado.

Oportunamente hemos denunciado que "los K asumieron en 2003 con el objetivo de restaurar un orden social que fue quebrado por las rebeliones de 2001/2; la derecha viene ahora a recoger los resultados y los frutos".

"Scioli ha comenzado a ser exhibido ahora por el aparato de la ‘juventud militante' como su carta de triunfo -en una obscena adaptación al avance de la derecha (...) Desde hace tiempo, la pretendida izquierda del kirchnerismo desató una campaña contra el Partido Obrero, acusándonos de ‘funcionales a la derecha'. Pero los hechos están a la vista: el kirchnerismo se ha convertido en el ‘as' en la manga para el avance de la derecha" (Prensa Obrera, 28/7/11).

"El gobierno kirchnerista deja un Banco Central vaciado de reservas, después de haberlas usado durante años para pagar una deuda usuraria. Pero, para postergar una corrida, le ha fabricado a las grandes cerealeras y bancos un negocio fabuloso: asegurarles "a futuro" un dólar planchado, cuando esos mismos capitalistas -y los propios aspirantes a presidente- prevén una devaluación del 50%. El gobierno "anticorporaciones" ha blindado a las corporaciones con un verdadero seguro de cambio que será pagado por los trabajadores argentinos. Los opositores, que denunciaron penalmente al gobierno, son los mismos que preparan la segunda parte de este negociado -o sea, una megadevaluación. Del lado de Scioli, la llaman "corrección cambiaria", pero su significado es el mismo" (Prensa Obrera, 19/11).

Un gran ejemplo del ajuste que ya se lleva adelante es el cierre de las plantas de Cresta Roja, donde más de 1.500 trabajadores se movilizaron hace unos días para sostener sus puestos de trabajo. Un vaciamiento con apoyo de Scioli y el kirchnerismo, e indiferencia de Vidal. La acción de lucha fue en rechazo de la "oferta" que la patronal hizo llegar a través de Granados, que proponía la reducción salarial del 30% y la reducción del personal del 30%, y exigiendo la continuidad de la producción.

Nuestra campaña por el voto en blanco fue en esa dirección: el blindaje político independiente de los trabajadores contra el ajuste y la represión.
En un balotaje entre la Metropolitana y la Federal, quienes han cogobernado en la Ciudad (el FpV votó el 90% de las leyes con el PRO), el Frente de Izquierda optó por la organización de trabajadores y la juventud.

La crisis política que sufre este gobierno (acentuada luego de la derrota) y la tendencia a un gobierno de coalición (como ya han expresado tanto Macri como Scioli junto a la burocracia sindical) desprende una oportunidad importantísima: la de dejar atrás al kirchnerismo-Chevron y saltar el cerco para establecer la resistencia organizada contra el macrismo-Shell. Esto sólo podrá darse de la mano de una dirección política consciente y consecuente, bajo la gran estrategia de un gobierno de los trabajadores.

A los simpatizantes del kirchnerismo los invitamos a hacer un balance de estos años de gobierno para así saltar el cerco y organizarse verdaderamente contra el ajuste, bajo el ala de la única autoridad política para hacerlo: el Frente de Izquierda. (y el Partido Obrero )

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/digital-2015-11-30/correo-de-lectores/para-los-k-es-momento-de-saltar-el-cerco

Venezuela: elecciones estratégicas

#Prensa Obrera 1391 | Por Gustavo Montenegro 

En la recta final de las elecciones parlamentarias, el cuadro económico venezolano es lapidario.
Con 27.000 millones de dólares en pagos de deuda externa en sólo dos años, las reservas se encuentran exangües. La inflación ha pulverizado el salario. Como sostenía un artículo de Prensa Obrera 1378, "objetivamente, la revolución bolivariana ha llegado a su final: diversos avances sociales, pero también nacionales (recuperación de PDVSA), están siendo arrasados por la marcha de la crisis".  

Estado de excepción y elecciones

En este escenario de derrumbe económico, el gobierno ha cerrado una parte de la frontera con Colombia y ha procedido a la deportación de ciudadanos de ese país. La medida se ampara en el paramilitarismo colombiano y en el problema del contrabando fronterizo. Pero apunta, sobre todo, a encuadrar los comicios parlamentarios dentro de un estado de excepción y restricción de libertades.

Las encuestas más serias auguran un triunfo rotundo de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), donde ha prevalecido la línea del "moderado" Capriles de enfrentar al gobierno en las urnas en lugar de en las barricadas. Un triunfo opositor cambiaría la composición en el parlamento y podría allanar el terreno para un referéndum revocatorio contra Maduro.

El caso Leopoldo López (dirigente derechista condenado recientemente a 14 años de cárcel), que formaba parte del operativo de polarización electoral del régimen, se ha transformado en un búmeran para el chavismo, con una fractura dentro del aparato de gobierno. Franklin Nieves, el fiscal del caso, se fugó a Miami y señaló que el gobierno le ordenó inventar pruebas para garantizar la acusación. A la par de esto, se desenvuelve una especie de cerco judicial contra el chavismo: dos familiares de Maduro fueron detenidos por la DEA, acusados de contrabando de drogas.

En la oposición prima un sentimiento de victoria, que se ha visto reforzado por el triunfo de Macri en las elecciones argentinas. Los medios opositores han celebrado como propia la victoria de Cambiemos, entusiasmados con un posible giro regional.

El papel de arbitraje de las fuerzas armadas se reforzará ante el desmoronamiento del régimen político. Aunque las fuerzas armadas son chavistas, ambos campos apelan a ellas. Si Maduro ha dicho que en caso de una derrota no entregará la "revolución" y habló de "unión cívico-militar", que podría ser una sutil alusión a un auto-golpe, un columnista del opositor El Nacional asegura que "nuestra Fuerza Armada siempre ha sabido interpretar el sentimiento nacional (8/11). La expectativa de estos sectores es producir un quiebre dentro de las fuerzas.  

Izquierda

La izquierda, sin excepción alguna, ocupa una lugar marginal en medio de este escenario dominado por la polarización entre el chavismo y la oposición. Esto se ve potenciado por un cuadro de reflujo del movimiento obrero.

La subordinación de la mayoría de la izquierda al chavismo o a la oposición burguesa ha conspirado contra el desarrollo de una fuerza revolucionaria capaz de terciar en la crisis actual. El Partido Socialismo y Libertad (PSL), que en los últimos comicios presidenciales presentó la candidatura independiente de Orlando Chirino, delimitada del chavismo y de la oposición, ha desarrollado esta vez acuerdos electorales en diferentes distritos con fuerzas abiertamente chavistas (como Marea Socialista) o que han integrado la MUD (como Bandera Roja), bajo la orientación de llevar "voces de lucha" a la Asamblea Nacional. El alejamiento de Marea Socialista del PSUV chavista no expresa una evolución de esta corriente, que aún sostiene que no hay cambio posible por fuera del chavismo. Lo mismo vale para el distanciamiento de los estalinistas de Bandera Roja de la MUD, para quienes Maduro sigue siendo el 'enemigo principal' ("el peligro más grave para Venezuela", según su declaración del 5 de noviembre), llaman a la "unidad nacional" contra el chavismo en nombre de una "reconstrucción moral", y en competencia con la MUD aseguran que -dado que asistimos a una elección legislativa y no ejecutiva- votar por sus listas "no cambiará el resultado nacional del número de diputados que enfrenten al régimen" (artículo del 28/10). Lo que insinúa es que, en el caso hipotético de que accediera a una banca algún representante de Bandera Roja, podría sumarse a la oposición derechista en la votación del referéndum revocatoria. Opción Obrera, integrante de la CRCI, ha cuestionado estas alianzas "variopintas" y ha llamado al voto nulo.

El agotamiento de los gobiernos nacionalistas y la necesidad de una salida socialista plantean la actualidad de una Conferencia Latinoamericana de la izquierda revolucionaria.
 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1391/internacionales/venezuela-elecciones-estrategicas

domingo, 29 de noviembre de 2015

La transición presidencial potencia la crisis política

26 de noviembre de 2015 | #Prensa Obrera 1391 | Por Eduardo Salas 
 
El fracaso de la reunión entre Macri y Cristina Kirchner no es un episodio menor, ni responde a una incompatibilidad de "estilos". El fracaso plantea que la transición, el traspaso de un gobierno a otro, ha desenvuelto abiertamente la crisis política. 
 
Cuando Macri consideró que la reunión con la Presidenta "no sirvió para nada", delató que no obtuvo lo que pretendía: la renuncia de los funcionarios kirchneristas abroquelados en lugares clave del Estado como es el caso de la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, o el del presidente del AFSCA, Martín Sabbatella, entre otros.
 
Macri, con una conducta típicamente kirchnerista, quiere forzar la salida de funcionarios que constitucionalmente tienen mandato hasta más allá del cambio de gobierno. El kirchnerismo le contesta con los argumentos que hasta hace unos días utilizaba la oposición: respeto a la institucionalidad.
Está planteado un conflicto de fondo que aclara el verdadero alcance de la afirmación del entorno presidencial de que el balotaje parió un empate. El kirchnerismo maneja lugares clave en el seno del Estado, al cual no sólo no está dispuesto a renunciar; se propone, además, erigir sobre ellos su rol opositor (y de autopreservación). Es muy probable que se vea obligado a entregar a Vanoli, porque sería insostenible un presidente opositor en el Banco Central.
 
Pero la crisis no se limita a Macri y CFK: se traslada automáticamente al PJ, al que Macri necesitará involucrar para lograr el desplazamiento de la camarilla K. El punto es a cambio de qué -o sea, evitar que ese acuerdo lo debilite. La crisis en el PJ ya tiene un punto de estallido por la negativa de la Corte de aceptar el juramento de los miembros K en la Auditoría General de la Nación, que debe estar en manos de un opositor, lo que la convierte en botín de disputa entre los K y los anti-K. La división del bloque del PJ ya está cantada. 
 
Esta crisis política es la expresión de la crisis económica y fundamentalmente del vaciamiento financiero del país como resultado de la política de desendeudamiento, es decir, del traspaso de cientos de miles de millones de dólares a los acreedores internacionales.  
 
Macri pasó de la política de "shock" al "gradualismo sciolista" (confirmando que ambos eran una copia), pero no como resultado de un nuevo plan de acción, sino de la certeza de que el shock lo coloca al borde del abismo: miró lo que venía y reculó. Pasó del plan de shock al no plan. 
 
Estamos, luego del balotaje, en un agravamiento de la crisis que, sin embargo, debía ser superada por el proceso electoral. 
 
El desafío del Frente de Izquierda 
 
En este marco hay que analizar el papel que debe jugar el Frente de Izquierda, su acción parlamentaria y su intervención política. El Frente de Izquierda tiene por delante el más importante de los desafíos que se le han presentado.
 
La política de ajuste y de descargar sobre las masas los costos de la recuperación capitalista por parte de un gobierno de centroderecha planteará enormes luchas sociales. En el liderazgo de esas luchas, la izquierda revolucionaria tendrá ‘competidores’. El primer paso es la delimitación política de este intento, una cuestión es la unidad en la acción por reivindicaciones obreras y populares, y otra muy distinta el frente político con variantes centroizquierdistas. Allí se está jugando el destino del Frente de Izquierda. Sobre esto vale enteramente la polémica que hemos planteado en estas páginas sobre el planteo de formar una "mesa por el voto en blanco".
 
El Frente de Izquierda deberá actuar con mayor calidad y con fuertes bloques en los parlamentos para que cada una de sus iniciativas frente al ajuste, por las luchas de las masas, llegue a la población como una campaña política conquistando a los trabajadores a una salida propia e independiente de las fuerzas patronales cualquiera sea la vestimenta que éstas adopten.
 

sábado, 28 de noviembre de 2015

Tucumán: hacia el Encuentro Nacional de lucha contra la Impunidad


El 26 y 27 de febrero
 
| #Prensa Obrera 1391 | Por Daniel Blanco   
 
En numerosos talleres que funcionaron en el Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) realizado en Mar del Plata discutieron la situación de “inseguridad” que se vive en general y la situación de atropellos y violencia que sufren las mujeres en particular. Por iniciativas de familiares de casos impunes y del Plenario de Trabajadoras se planteó la necesidad de concretar un Encuentro Nacional de lucha contra la Impunidad que fue votado masivamente en cada uno de esos talleres. 
 
Este llamado que emergió desde el ENM ha sido tomado por la Comisión de Familiares Víctimas de la Impunidad, que desde hace nueve años viene actuando en Tucumán y ha decidido convocar para el 26 y 27 de febrero a la realización de dicho encuentro. La fecha es oportuna porque el 26 de febrero del año próximo se cumplirán diez años del crimen aún impune de Paulina Lebbos y que, como viene ocurriendo todos los 26 de febrero, siempre ha sido motivo de grandes concentraciones y denuncias de casos impunes. 
 
Por otro lado, desde Tucumán, ya en el pasado reciente se han realizado plenarios y dos grandes audiencias públicas que motivaron la presencia de legisladores nacionales, legisladores de varias provincias del NOA y familiares. Fueron instancias que se transformaron en verdaderas asambleas populares y donde se votaron reclamos e iniciativas parlamentarias y de lucha. El reclamo votado en esas audiencias acerca de la necesidad de declarar la emergencia nacional en derechos humanos está más vigente que nunca. 
 
Todas estas instancias le dieron mayor visibilidad e incluso trascendencia nacional a diversos casos de crímenes y delitos impunes y una conclusión política irrefutable, en relación a que el crecimiento de los grandes delitos -como el narcotráfico, las redes de trata, el juego, el accionar de grandes bandas- aparecen estrechamente asociados y entrelazados con el poder político y las diversas instituciones del Estado, en especial con la policía y la Justicia. 
 
La realización del encuentro en esa fecha, por otra parte, cobra aún más trascendencia, porque estaremos frente a un escenario político nacional y provincial convulsivos, con nuevo presidente y gobernadores, quienes obligados por la crisis, la bancarrota económica y financiera general, avanzarán con sus planes de ajuste y, obligadamente por ello, con atropellos a los derechos y libertades democráticas. 
 
En este sentido, el encuentro va a ser caja de resonancia de toda esa situación de descomposición del Estado y ataque a las condiciones de vida de los trabajadores, por lo cual estará obligado a debatirla y actuar en función de ella votando una plataforma y agenda de lucha coordinada a nivel nacional.
Desde la Comisión de Familiares ya se ha anunciado la preparación de una agenda que va a ocupar todo febrero con jornadas artísticas, literarias, exposiciones, etc., todas apuntando a darles visibilidad y trascendencia a las jornadas del 26 y 27. De la misma manera está planteada una gira de los principales referentes de la Comisión de Familiares en el interior de Tucumán y en las distintas provincias del NOA, para participar en diversas instancias preparatorias que contribuyan a que desde las provincias del NOA se hagan presentes delegaciones masivas.
 
El Partido Obrero de Tucumán ya se ha puesto a la cabeza en impulsar y asegurar el éxito de esta gran iniciativa.
 

viernes, 27 de noviembre de 2015

Nuestro programa frente al ajuste

#Prensa Obrera 1391 | Por Partido Obrero   

No han pasado más que unos días desde el balotaje del domingo.

Pero fueron suficientes para los primeros anuncios económicos del nuevo presidente.

La cuenta es clara:

-A los exportadores y grandes productores sojeros, Macri les ha prometido una megadevaluación y la suspensión de impuestos (retenciones) ala exportación. Los capitalistas del campo se asegurarán beneficios extraordinarios. Pero a costa de un salto feroz en la carestía.

-Para compensar estas exenciones, el nuevo gobierno prepara un tarifazo.

-Al capital financiero, el gobierno PRO le “regala” un festival de endeudamiento usurario. De la quiebra que deja el kirchnerismo, Macri quiere salir a costa de un hipotecamiento imposible.

En lo esencial, es el mismo paquete que habían prepararon los asesores de Scioli, por si le tocaba ganar.

Pero en esta larga “cola” de acreedores de la quiebra nacional, ¿dónde están los trabajadores?

El salario, las jubilaciones, el derecho al trabajo, no forman parte de la agenda “urgente” del nuevo gabinete.

Los mismos que anuncian “libertad de acción” para cambistas, banqueros o privatizadas, preparan un “cepo” para el salario. Con un decretazo o con la colaboración de la burocracia sindical.

Los trabajadores, sin embargo, ya hemos salido a marcar la cancha.

Con los obreros de Cresta Roja, que luchan por sus puestos de trabajo.

Con los compañeros de La Nación, que vetaron en asamblea a su patronal, por sus posiciones a favor de los genocidas de la dictadura.

Es necesario que abordemos la nueva etapa con un programa:

-Ningún despido ni suspensión. Reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario.

-Pase a planta permanente de los contratados, fiscalizada por comisiones electas de trabajadores.

-Ante un salto en la carestía provocado por la devaluación, indexación mensual de los salarios. 

-Paritarias libres y sin techo, con representantes electos.

-Abolición del impuesto al salario.

-Por el 82% móvil del mejor salario percibido en actividad. Por una Anses dirigida por trabajadores y jubilados.

-Ninguna amnistía a los represores: juicio y castigo a todos los culpables. Apertura de los archivos de inteligencia, abajo la militarización de los barrios y el gatillo fácil.

-Ni una menos: organización autónoma de la mujer para luchar contra la violencia de género que se funda en la opresión social y política del Estado.

Preparemos la lucha por nuestros derechos y conquistas, y por nuestra organización política independiente del Estado, los capitalistas y sus partidos.


 

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1391/politicas/nuestro-programa-frente-al-ajuste

La nueva etapa

26 de noviembre de 2015 | #Prensa Obrera 1391 | Por Gabriel Solano 
 
Contra todos los pronósticos, la Bolsa recibió el triunfo de Macri con una baja general de las cotizaciones. No se debió, claro, a que no vea con buenos ojos que uno de los suyos llegue a la presidencia, sino a que el resultado estuvo lejos de cumplir las expectativas. La diferencia mínima por la que se impuso el candidato del PRO desmintió a las encuestas, que anticipaban un triunfo de 10 o más puntos. Cambiemos perdió en la mayoría de las provincias e incluso no pudo mantener la supremacía que había logrado en Buenos Aires con Vidal. Si se deja a un lado el balotaje, los votos “propios” de Macri se limitan al 34% que obtuvo en las generales del 25 de octubre. 
( Lo mismo Scioli y el FPV que nunca logro llegar a superar el techo de 40% y anduvo en 36 o 37 superando el techo de 33 de la derrota del FPV en 2013 ) 
 
Sin embargo, la desilusión del gran capital con el resultado no se debió tanto a la escasa diferencia sino al giro imprevisto que sufrió la campaña en los últimos días. La desesperación de Scioli ante la debacle que se avecinaba lo llevó a dejar su propuesta de “ajuste gradual” para denunciar a Macri como “ajustador serial”. Anticipó que su triunfo derivaría en una megadevaluación, tarifazos, eliminación de planes sociales y de las paritarias, pactos con el FMI y endeudamiento internacional; es decir, lo mismo que tenían en carpeta los economistas del motonauta si su pollo llegaba a la presidencia. En estas condiciones, la remontada final de Scioli agitó las aguas de los trabajadores respecto del ajuste que está en marcha. La clase capitalista le reprochó a Scioli este giro demagógico, advirtiendo las dificultades adicionales que creaba para descargar la bancarrota capitalista sobre las espaldas de los trabajadores. 
 
Quien no supo leer la situación creada fue el diario La Nación que, cebado por el triunfo de Macri, editorializó con un reclamo de impunidad para los genocidas de la dictadura. Pero fue puesto en su lugar por los trabajadores del diario, que denunciaron fuertemente a su propia patronal. La situación harto peculiar que se ha generado se caracteriza porque la llegada al poder de un gobierno de derecha no se debe a una derechización generalizada del electorado, sino al derrumbe inexorable de la experiencia kirchnerista. El macrismo tiene una conciencia elevada de esta situación. Sólo así se explica que en los días previos al balotaje un “creído de Barrio Parque” haya concurrido personalmente a la carpa de Félix Díaz en la 9 de Julio.
 
A lo Scioli 
 
Si Scioli decidió encarar el último tramo de la campaña tomando prestado el libreto de denuncia al ajuste que desarrolló el Frente de Izquierda, ahora Macri parece haberse replegado al discurso de “ajuste gradual” de Scioli. La utilización de libretos prestados es un signo innegable del alcance de la crisis y de la improvisación con que la enfrentan los círculos gobernantes.
 
Las primeras medidas anunciadas por Macri dan cuenta de esta situación. En relación con el cepo cambiario ha oscilado entre mantener su promesa de campaña de que será levantado el 11 de diciembre y afirmar que hasta que no tome conocimiento de las reservas del BCRA -y no reúna un monto de dólares suficientes- no podrá levantarlo. Varios diarios dan cuentan de una división en el macrismo. La falta de reservas puede producir una megadevaluación desde el primer día. Ante esta situación, la hoja de ruta que seguirá Macri sigue los lineamientos que había diseñado Scioli. Después de haber criticado los acuerdos con China durante la campaña, haciéndose eco de la posición de Techint, Macri buscará ampliar los préstamos (swaps) chinos y vender esos yuanes en Londres para fortalecer las reservas del BCRA. Para ello pagará un costo usurario. En esa misma línea buscará préstamos de los organismos de crédito internacionales, mientras se sustancie la negociación con los fondos buitre. Dado que difícilmente esa “vaca” le alcance, Macri ya anticipó que emitirá bonos para cancelar la deuda con importadores y con las empresas que tienen congelado el giro de utilidades al exterior. Como la realización inmediata de estos bonos a dólares supone un descuento, Ambito Financiero ya anticipó que la medida no sería “bien vista”. 
 
En relación con el capital agrario, Macri dejó planteada la posibilidad de eliminar el 100% de las retenciones a la soja por 90 días para darle un premio adicional a la liquidación de la cosecha que está retenida. Si esa medida se combina con una devaluación, los beneficios que tendrán los sojeros serán simplemente extraordinarios. El capital agrario, al que Macri le debe el triunfo, ya sacó un comunicado exigiendo que se “cumplan las promesas de campaña”. Pero una medida de ese tipo no sólo tendrá un efecto negativo en las cuentas del Estado, sino que además promoverá un aumento de los precios de los alimentos, por el doble impacto de la devaluación y la eliminación de los impuestos a la exportación. Ni qué hablar si -como también se anticipa- el costo fiscal de la medida se compensa con un tarifazo. Para hacer frente a ese salto inflacionario se apelará a una suba de la tasa de interés, medida que agravará la recesión económica.
 
Crisis política y demagogia 
 
El ataque a las masas que representará la aplicación de este programa, incluso en su forma “gradual”, buscará ser encubierta entre por el macrismo con choques con los K por el manejo de ciertos resortes clave del Estado. El desmantelamiento del bonapartismo no es un acto inmediato, sino un proceso de enfrentamientos y crisis. En este punto, el macrismo lleva las de ganar, porque la elección puso de manifiesto un rechazo de la población a los abusos de poder de la camarilla oficial. Para eso contará con un fuerte activismo judicial. Los avances, o no, de las investigaciones de corrupción estarán condicionadas a las negociaciones referidas al reparto del poder.
 
Habrá que ver si el kirchnerismo decide tirar la chancleta de entrada y ordena el retiro de los Vanoli, Gils Carbó y Sabbatella, o si se atrinchera. Esta última variante puede aislar a la camarilla K del resto del PJ, que buscará su propia negociación con el nuevo gobierno. Ya en la provincia de Buenos Aires se ha formado un grupo de intendentes “dialoguistas”, entre los que se encuentran algunos que hasta hace poco eran contados como propios por La Cámpora. Al nivel de los gobernadores se espera una situación similar. El salteño Urtubey seguramente estará a la cabeza de una negociación con el macrismo, que necesita un pacto político para alcanzar una mayoría parlamentaria que no posee. 
 
Con los choques y crisis que todavía deberán ocurrir terminará de diseñarse un nuevo régimen político. Las declaraciones de Macri en rechazo de un “gobierno de coalición” anticipa una tendencia a repetir un régimen de camarilla. Pero esto podrá provocar crisis con la UCR y el resto de sus aliados. La renuncia de Sanz por “motivos personales” es una primera fisura en la lista ganadora. 
 
La nueva etapa 
 
Los trabajadores entran en esta nueva etapa condicionados por todos los elementos de la crisis en curso. Aunque el Frente de Izquierda no haya logrado continuar su signo ascendente en las elecciones del 25 de octubre ni tampoco retener su electorado para el voto en blanco, es indudable que la campaña realizada contra los candidatos del ajuste ha servido como una tarea preparatoria. Existe una conciencia extendida en millones de trabajadores de que se avecinan luchas importantes para defender conquistas o pelear por superar el actual orden de cosas. Una manifestación de esto son los debates entre el activismo obrero, incluso de sectores que rechazaron el voto en blanco, para reagruparse y dar peleas de conjunto. La dura lucha de Cresta Roja, que enfrenta el vaciamiento patronal, es una primera instancia para movilizarse en defensa de los puestos de trabajo y contra los despidos. 
 
El triunfo de la coalición derechista encabezada por Macri es el resultado del fracaso de esta nueva tentativa “nacional y popular” que encabezó el kirchnerismo. Esta caracterización lo impugna como candidato a encabezar la oposición al nuevo gobierno. En lo que respecta al Partido Obrero, nuestra oposición al macrismo y al ajuste en marcha será mediante el desarrollo de una alternativa política de los trabajadores.
 
 

jueves, 26 de noviembre de 2015

La enorme lucha de Cresta Roja

#Prensa Obrera 1391 | Por Luis Lombar (ATE Sur)

Foto: Fermín Vissio 
 
Los trabajadores de Rasic - Cresta Roja siguen con su plan de acción, sin respuesta alguna de los gobiernos - municipales, provincial y nacional. El lunes tuvieron una reunión con la patronal, la cual pidió que se levantaran los cortes, porque ganó un nuevo gobierno y “habría que darle tiempo”. Reclamó, además, una vuelta al trabajo inmediato porque habría unos 140.000 pollos para faenar en el lapso de tres horas un solo día y que, por otra parte, en los campos se está reactivando la producción con alimento y vitaminas para nuevos pollos. Los trabajadores rechazaron trabajar en ese breve lapso porque no está garantizada la continuidad, como tampoco los sueldos, de los cuales no se habló en la reunión. Frente a esto, más de 500 trabajadores volvieron cortar la autopista Richieri durante nueve horas (martes 24) y realizaron un gran piquete (miércoles 25), en la avenida 9 de Julio. Durante este último corte fueron recibidos los delegados por el Ministerio de Trabajo, que planteó que no puede resolver la situación por el “cambio de gobierno” y que de los próximos sueldos solo cobrarían un Repro de 4.000 pesos. Al momento de cerrar esta nota, los trabajadores se dirigen a la planta para realizar una asamblea y seguir el plan de lucha.  
 
Mención aparte, luego de que los trabajadores rompieron todos los vidrios de la sede del Sindicato de la Alimentación, este convocó a un plenario de delegados de las avícolas de toda la provincia para solidarizarse, pero no para convocar a un paro general de todo el gremio. 
 
Por otro lado, desde la banca provincial del Frente de Izquierda presentamos un proyecto de solicitud de informe sobre los subsidios que la provincia destinó a la empresa Rasic Hermanos S.A (Cresta Roja) desde la intervención provincial de septiembre a la fecha.  
 
 Está planteada una campaña nacional de todo el movimiento obrero en defensa de los puestos de trabajo de más de 5.000 familias. 
 
Todos por el triunfo de esta gran lucha.
 

El zarpazo de Macri

26 de noviembre de 2015 | #Prensa Obrera 1391 | Por Pablo Heller

Devaluación, reendeudamiento, tarifazos 
 
Ha comenzado a trascender la hoja de ruta que prepara el nuevo gobierno en materia económica. 
 
La agenda arranca con una megadevaluación: “El tipo de cambio podría saltar a 16 pesos para bajar a 14” (Clarín, 23/11). Ello estaría acompañado por una rebaja de las retenciones. Podrían eliminarse las retenciones durante 90 días y luego reimplantarlas para la soja, aunque promoviendo rebajas sucesivas. Se trata de un cóctel explosivo, que terminaría provocando una enorme confiscación salarial y un golpe brutal al bolsillo popular.
 
Por lo pronto, un dólar oficial a 14/16 pesos aumentaría la inflación entre 20 y 25 puntos, llevándola a un 40% interanual. Después de haber batido el parche de que la devaluación no tendría un efecto inflacionario, ahora resulta que “el principal núcleo de preocupación de los economistas de Cambiemos es el posible traslado a precios de una devaluación” (ídem).
 
La devaluación se combina con un programa de re-endeudamiento en escala fenomenal. El macrismo estaría pensando en una nueva emisión de bonos, que serían entregados al Banco Central, devolviéndole los 9.600 millones de dólares que en  2005 éste le anticipó al gobierno para cancelar al contado la deuda con el FMI. A su vez, el Central le pasaría estos bonos a un grupo de bancos internacionales para que los coloque en el mercado. El plan contempla, asimismo, una nueva emisión de títulos en dólares por parte del Central por otros 2.000 millones, y no se descarta la emisión de deudas por parte de las provincias y hasta de la propia YPF, al mejor estilo del endeudamiento que promovió Martínez de Hoz bajo la dictadura. 
 
La hoja de ruta incluye también la conversión de los yuanes por dólares, aunque esa operación, en caso de que prospere, tiene un costo elevadísimo, que no baja de una quita del 7 por ciento. Obviamente, para que este festival de bonos pueda tener algún éxito las tasas que deberán ofrecerse para tentar a los inversores serán usurarias. A esto se suma el arreglo con los buitres, aunque en este caso no va a entrar un cobre, pues se trata del canje de una deuda por otra. El macrismo estaría dispuesto a reconocerles a los buitres el 75 por ciento de la deuda actualizada, que cancelaría con nuevos bonos como se hizo con Repsol. Esto representaría, al menos, otros 30.000 millones dólares más de deuda. Si sumamos todos estos conceptos, la deuda se incrementaría en unos 50.000 millones dólares en tiempo récord. Además, están los 10.000 millones que se ha acumulado con los importadores y otro tanto por las utilidades que las empresas reclaman girar al exterior. Aunque se trate de compromisos en pesos, no hay que olvidar los 10.0000 millones de contratos de dólar futuro que vencen en el primer semestre de 2016 y que el Central se comprometió a entregar a 10 pesos. 
 
La ingeniería financiera que ha armado el “ingeniero” tiene una base precaria. Esto explica que, después de haber prometido una política de shock, el macrismo ya esté abriendo el paraguas. No se descarta que las restricciones cambiarias perduren y el cepo no sea levantado en forma inmediata.
El macrismo prefiere curarse en salud y ya tendría en la gatera un aumento de las tasas de interés, con el propósito de aventar una estampida inflacionaria y una corrida hacia el dólar. La recesión que provocaría esta medida sería, por sobre todas las cosas, un instrumento para contener los reclamos salariales. 
 
Dentro del paquete, no hay que olvidar la preparación de un tarifazo. Aunque el nuevo gobierno dice que será por etapas, ya se habla de un fuerte aumento inicial y de la implantación de tarifas estacionales diferenciadas en invierno y verano. El macrismo pretende compensar la menor recaudación provocada por la rebaja de las retenciones con un recorte generalizado de los subsidios. La hoja de ruta de Macri está en sintonía con el giro económico que reclama la burguesía, después del agotado ciclo kirchnerista. Nos referimos a una megadevaluación, la desvalorización de la fuerza de trabajo y un rescate financiero internacional.
 
Pero, la suerte final de la hoja de ruta está condicionada y depende de la marcha de la bancarrota capitalista internacional. Desde la devaluación de la moneda china se ha acentuado una fuga de capitales de la periferia, que conspira fuertemente contra cualquier política de devaluación monetaria. Los Estados más débiles han perdido el control de sus monedas, como lo revela Brasil y en general América Latina. Estas condiciones precarias podrían agravarse más si la Reserva Federal aumenta la tasa de interés oficial.
 

miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿Cómo le entregó el kirchnerismo el poder a Macri?


Al concluir un camino que iba necesariamente a finalizar, el kirchnerismo le entregó la continuidad del manejo del Estado —y de la crisis que lo acosa— a los equipos comandados por Mauricio Macri, de Cambiemos —la alianza con Elisa Carrió y los radicales de Ernesto Sanz que se postuló como superación del centroderechista PRO. El uso del sintagma “le entregó” no tiene inocencia alguna, ya que dos años atrás no se podría haber avizorado la asunción de Macri al máximo poder del Estado. Sin embargo, el giro derechista a través de la presencia en el Gobierno k del desaparecedor César Milani, el represor Sergio Berni, los gobernadores feudalistas, el vicepresidente corrupto Amado Boudou, Aníbal Fernández, los acuerdos con Chevron, la devaluación kicillofista de 2014 y más lograron equiparar los programas de una y otra fracción, con el aditamento de que el grupo de Macri ofrecía “renovación” y cambio tras doce años de los Kirchner en el poder.

Por eso, el ímpetu de diferenciación que buscó Daniel Scioli los últimos diez días de campaña hizo que los militantes que habían declarado que lo votarían con un “broche en la nariz” el día previo a la elección señalaran que votaban a una versión rediviva de Ernesto “Che” Guevara, más o menos. La puesta en escena, sin embargo, no sirvió. Y se hubiera revelado como fachada más temprano que tarde. El programa de Gobierno de Macri y de Scioli eran similares en tanto el próximo Gobierno, ante el estado de bancarrota general y ante el hecho de que pasó el tiempo de realizar una “devaluación ordenada”, deberá (para organizar la crisis en función de los intereses sociales que defiende) devaluar, endeudarse y realizar un ajuste que afectará, principalmente, a las mayorías populares. Ese es el plan inmediato del Gobierno del presidente electo Mauricio Macri y el que hubiera aplicado —quizás más gradualmente— Scioli en caso de ganar.


La entrega del Estado a Macri por parte del kirchnerismo es también comprobable en que en Córdoba la diferencia a favor de Cambiemos superó la categoría de abrumadora y que tan sólo en su capital sacó una diferencia equivalente a la obtenida a nivel nacional. El kirchnerismo le había entregado la central provincia obrera argentina al proyecto macrista. ( Habian discriminao a los cordobeeses y no le mandaban las partidas de la coparticipacion federal porque no respondian a Cristina o sea que el odio a los K de todos los cordobeses era muy lógico o te sometes o te castigan ) Tal como le había entregado el principal distrito de la nación, la provincia de Buenos Aires, semanas antes a María Eugenia Vidal, que surgió como alternativa al peor candidato de la historia del kirchnerismo: Aníbal Fernández, responsable político de la masacre de Avellaneda y de la liberación de la zona que permitió el asesinato de Mariano Ferreyra, entre otros tantos acontecimientos que emparentaron su figura con la del oprobio, el vivillo de barrio y el pelafustán.  

La elección fue hiperpolarizada y se comprueba en los dos puntos porcentuales de diferencia y en que doce millones de personas votaron por Macri y doce millones de personas votaron por Scioli. El voto en blanco fue ínfimo, el menor en la historia de las votaciones desde 1983. Lo cual reafirma un frenazo por parte de quienes llamaron a votar de ese modo y el Frente de Izquierda, en particular, que fue la fuerza que llamó con más homogeneidad a votar en blanco. Las elecciones generales habían mostrado que la candidatura de Nicolás del Caño no había crecido desde las PASO y que la influencia de la izquierda, en el ámbito electoral, mostraba un cierto impasse luego de un sostenido crecimiento durante los últimos comicios. 

Finalmente la apelación a la “renovación” que usó parte de la izquierda como caballito de batalla fue la que usó la campaña de Macri, con la salvedad de que un discurso de significante vacío de izquierda es menos potente que uno de significante vacío por parte de una fuerza con posibilidades de “renovar” ciertamente el espacio del Estado. Una situación contradictoria con el avance en los ámbitos sindicales, que se sigue realizando de manera imperturbable y que será fundamental a la hora de enfrentar el ajuste que vendrá de la mano del nuevo Presidente. Los sectores antimacristas que se ilusionaban en defender condiciones de vida votando a Scioli tendrán entonces la oportunidad de ejercer ese derecho a enfrentar el ajuste de la mano de la izquierda. El kirchnerismo tal como lo conocíamos ha concluido. El macrismo en el poder deberá realizar un giro económico en medio de la crisis. Los sectores laboriosos y el ala política que lo defiende tendrán la oportunidad de mostrar la justeza de sus reclamos y sus métodos. Una nueva etapa se abre en la nación.

Fuente: http://opinion.infobae.com/diego-rojas/2015/11/25/como-le-entrego-el-kirchnerismo-el-poder-a-macri/ 

martes, 24 de noviembre de 2015

La Nacion y el comunicado de los trabajadores

Fuertes repercusiones por un editorial de LA NACION

El texto "No más venganza" suscitó fuertes críticas y rechazos en ámbitos políticos y periodísticos
Martes 24 de noviembre de 2015
Trabajadores de la nacion, ayer, en la Redacción
Trabajadores de la nacion, ayer, en la Redacción.Foto:Rodrigo Néspolo

El editorial publicado ayer en LA NACION con el título "No más venganza", de amplia repercusión en la opinión pública y en las redes sociales, suscitó numerosas críticas, tanto en ámbitos políticos como en distintos medios periodísticos. Entre estos últimos está buena parte del propio staff de LA NACION, cuya Asamblea de Trabajadores promovió una declaración y una foto que se publican aparte.

En ejercicio de la libertad de expresión que caracteriza a LA NACION, periodistas de este medio manifestaron, por medio de las redes sociales y en la propia Redacción, su disidencia con el contenido del editorial para dejar en claro su posición. Las notas editoriales de LA NACION representan exclusivamente la posición editorial del diario, por lo que no expresan la posición de sus periodistas ni de los integrantes de otras áreas de la empresa.

Además, LA NACION le hace llegar a la senadora Norma Morandini -mencionada en el editorial- su pedido de disculpas en la medida en que ella sienta que ese texto no reflejó su sensibilidad ni opinión en el tema en cuestión. El editorial cita una nota publicada el 16 de noviembre en LA NACION por la senadora Morandini con el título "Los derechos humanos no se defienden con mentiras". La legisladora consideró ayer que el editorial es "una burla" y sostuvo: "Trato de superar la idea de los dos bandos y ahora me veo envuelta en una utilización".

Aclaró, además: "Cuando hablo de reconciliar no es con los represores, sino con nosotros mismos, que seamos capaces de argumentar, de debatir, de no ofendernos y descalificarnos, de no usar la mentira para descalificar al otro".

Entre quienes expresaron sus críticas al texto se encuentran el ex jefe de Gabinete Jorge Capitanich, que calificó el editorial como "abominable". Del mismo modo, el abogado Eduardo Barcesat consideró que se "está reclamando el cese de una supuesta conducta de venganza, cuando se trata de crímenes de lesa humanidad que, bajo cualquier régimen político de cualquier país que haya suscrito los tratados de derechos humanos, forzosamente debían ser juzgados bajo las mismas pautas que operaban en la Argentina".

La legisladora Victoria Donda emitió un comunicado en el que dice: "LA NACION publicó un editorial donde asegura que la elección de un nuevo gobierno es momento propicio para terminar con las mentiras sobre los años 70. Los dueños del centenario diario, irresponsablemente, hablan de venganzas, comparan lo sucedido en aquellos años en nuestro país con el terrorismo internacional que mantiene en vilo a Europa por estos días, para terminar justificando de manera muy elemental el terrorismo de Estado".

Y continúa: "Triste favor le hacen a Mauricio Macri contenidos periodísticos de esta naturaleza de parte de un diario que estos últimos años mostró su preocupación por defender la democracia y la república. Veo con alegría que muchos de sus trabajadores ya dieron testimonio repudiando el contenido de dicho editorial. Desde nuestro espacio político trabajaremos firme e incansablemente para que bajo el nuevo gobierno la Justicia siga actuando en contra de la impunidad de los genocidas y sus cómplices, que arrastraron a la Argentina a la peor dictadura cívico-militar de nuestra historia. Para los que añoran aquellos años y reescriben oxidadas editoriales en los diarios, sólo resta reafirmarles: ¡ni olvido ni perdón!".

Además, el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) emitió un comunicado en el que expresa: "En relación a la nota editorial publicada hoy por el diario LA NACION, «No más venganza», Fopea señala que las posiciones editoriales que asumen las empresas periodísticas son responsabilidad de sus respectivas direcciones. Estas posiciones editoriales no necesariamente representan a los periodistas que integran las redacciones. Si bien el medio tiene su derecho a publicar sus editoriales, sobre el contenido del artículo editorial, Fopea comparte las discrepancias de los periodistas del diario que así se manifestaron por redes sociales e incluso en una asamblea."

En rigor, el editorial no aboga por suspender los juicios sobre violaciones de los derechos humanos que se están llevando a cabo ni reivindica a genocidas. Por el contrario, condena el terrorismo de Estado, al tiempo que también cuestiona a grupos terroristas que actuaron en los años 70.
El editorial expresa la necesidad de resolver "la situación de padecimiento de condenados, procesados e incluso de sospechosos de la comisión de delitos cometidos durante los años de la represión subversiva y que se hallan en cárceles a pesar de su ancianidad" y de que se ponga fin a "actos de persecución" contra magistrados judiciales en actividad o retiro.

Comunicado de los trabajadores

La Asamblea de Trabajadores de Prensa y Gráficos de LA NACION y sus respectivas comisiones internas difundieron ayer el siguiente comunicado

Los trabajadores de S.A. LA NACION le decimos no al editorial que, con el título "No más venganza", se publicó este lunes 23 de noviembre en la página 32 del diario.

Quienes trabajamos en el diario LA NACION, en las revistas que edita la empresa, en las versiones online de todos los productos periodísticos, entendemos que la vida democrática implica la convivencia de distintas ideas, proyectos e identidades políticas. Convivimos entre estas paredes trabajadores que expresamos esa diversidad y desde nuestras diferencias construimos un sentido común.

Desde esa diversidad rechazamos la lógica que pretende construir ese editorial, que en nada nos representa, al igualar a las víctimas del terrorismo de Estado y el accionar de la Justicia en busca de reparación en los casos de delitos de lesa humanidad con los castigos a presos comunes y con una "cultura de la venganza".

Los trabajadores del diario LA NACION les decimos sí a la democracia, a la continuidad de los juicios por delitos de lesa humanidad y le decimos no al olvido.

Por memoria, verdad y justicia.
 
Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1848237-fuertes-repercusiones-por-un-editorial-de-la-nacion


¡Bravo, Trabajadores de “La Nación”!

 
Muchos de los que criticaron al editorial de “La Nación” del día de ayer, que pidió terminar con “las mentiras de los años 70” ante la “elección de un nuevo gobierno”, lo consideraron un exabrupto de los dueños de ese diario. En esa línea se anotó, por ejemplo, Horacio Verbitsky, quien, contraponiendo al nuevo presidente con los Mitre, saluda en Página 12 de hoy que “el propio Macri ha comprendido la evolución de la sociedad”.
 
El editorialista de “La Nación” , sin embargo, no se arrojó a una pileta sin agua. En primer lugar, el reclamo por el fin del juicio a los genocidas está afincado al interior del propio macrismo. El legislador Iván Petrella, un hombre de la mesa chica del PRO, ha criticado los actuales juzgamientos porque, a diferencia de lo ocurrido en Sudáfrica, “no han permitido llegar a la verdad”. La propuesta es conocida: cambiar absoluciones por información sobre el destino de los desaparecidos. El ala centroizquierdista que apoya al macrismo, donde militan la senadora juecista Morandini o la ex frepasista Fernández Meijide, ha formulado el mismo reclamo. 
 
Pero el cuestionamiento a los juicios tiene otras razones bien más actuales. En la reciente campaña electoral, los “tres jinetes del ajuste” coincidieron, con sus matices, en el planteo de introducir al Ejército en la “lucha contra el narcotráfico”,  una orientación que conduce inevitablemente a la militarización de los barrios y que coloca a las Fuerzas Armadas en el primer plano de la regimentación de la vida social. 
 
¿Quién fue el pionero en esta “revalorización” reaccionaria del Ejército? Pues nada menos que el gobierno “nacional y popular”, cuando, en plena crisis de sus servicios de inteligencia, resolvió entregarle las tareas de espionaje a la cúpula militar, en la persona del represor César Milani. Pocos han reparado que, si se cumplen los propósitos enunciados en “La Nación” de ayer, uno de sus beneficiarios sería el ex comandante preferido de la presidenta, con graves imputaciones por su participación en la represión videliana. Pero Milani no es una excepción: en  los actuales juicios a los genocidas, desfilan –y desfilarán por el banquillo- numerosos oficiales de la generación de Milani (y Astiz), que en los años del genocidio tuvieron intervención directa en el exterminio de miles de trabajadores y jóvenes. La relación con la actualidad es clara: si estos “Milanis” serán investidos de protagonismo político y social,  no pueden ser sometidos a la picota de los juicios.
 
 “La Nación”, por lo tanto, no tiró una botella al mar. Su reclamo está inscripto en una tendencia de fondo del régimen político, y hunde sus raíces en la impotencia de la “democracia” argentina para desmantelar el andamiaje político y económico de la dictadura. Los Mitre recogen la herencia de las “Felices Pascuas”, del punto final y la obediencia debida. Los juicios actuales sólo se reabrieron después de una crisis impensada, cuando un juez extranjero (Baltasar Garzón) pidió la extradición de genocidas impunes (2005): Sólo entonces, y para sortear, ese paso, el Congreso votó la derogación de las leyes de impunidad. A partir de allí, tuvimos juicios a cuentagotas y con numerosas trabas burocráticas, como denuncian los organismos de derechos humanos. 
 
El editorial de “La Nación” presenta el “inocente” reclamo de prisión domiciliaria para los genocidas de edad avanzada. Con toda razón, los abogados y organismos de derechos humanos que lucharon por estas condenas sostienen que esa semilibertad no corresponde a genocidas de Estado, con múltiples vínculos con los aparatos de represión actuales y que podrían incluso amedrentar a testigos o víctimas denunciantes. Recordemos el caso de Jorge Julio López.  En su conferencia de prensa de ayer, Mauricio Macri señaló que “la justicia tiene independencia para avanzar en los juicios”. Pero la orientación de los procuradores fiscales, que instruyen sobre su marcha, no es independiente del poder político. 
 
El lugar de los trabajadores 
 
A partir de todo lo anterior, se agiganta la reacción de los trabajadores de “La Nación”, que en una masiva asamblea repudiaron el editorial redactado por los patrones del diario.  Ha sido un extraordinario pronunciamiento, no contra un brulote aislado, sino contra toda una orientación política. La asamblea de “La Nación” entraña otra lección política: después de cinco años de palabrerío sobre la “democratización de la palabra”, el escarmiento a las corpos no bajó de los impotentes “nacionales y populares”, sino de los laburantes de prensa.  
 
En el primer día “hábil” de esta nueva etapa política, los trabajadores han hecho oír su voz y una advertencia de fondo que excede a los Mitre y a la propia agenda de los derechos humanos. Se ha producido la primera asamblea de todas las que enfrentarán los ajustes que se vienen.
 
 ¡Bravo, compañeros de “La Nación!
 
Marcelo Ramal

25N: marchemos en todo el país contra todas las formas de violencia hacia la mujer

Prensa Obrera Digital - 23 de Noviembre del 2015 | Por Carla Deiana

Este 25 de noviembre, día internacional de Lucha contra la Violencia hacia la Mujer, aniversario del asesinato de las hermanas Mirabal a manos del dictador dominicano Trujillo, las organizaciones populares de todo el país protagonizarán, seguramente, la primera movilización por los derechos de las mujeres frente al gobierno que asuma.  

Balance 

La situación de las mujeres, especialmente de las trabajadoras, desmiente el relato de que el kichnerismo abandona el gobierno legando medidas progresistas.

La mentada ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia en el ámbito de las relaciones interpersonales, a seis años de ser sancionada, deja un saldo de una mujer muerta cada 30 horas, según estadísticas extraoficiales, ya que el directorio del Consejo Nacional de las Mujeres se va sin siquiera poder cumplir con este punto elemental, que coloca a Argentina entre los tres países de América Latina que no producen estadísticas oficiales de femicidios.

El embarazo adolescente está en ascenso. Junto al laicismo en la educación, bajo este gobierno también se entregó la educación sexual científica, abandonado los postulados progresistas del laicismo y la cientificidad en beneficio del clero. Pero éste es también un indicador del crecimiento del abuso, del aumento de la barbarie social contra las niñas y mujeres.

A nueve años del crimen de Ana María Acevedo, los gobiernos sostienen la figura del objetor de conciencia y de esta forma bloquean el aborto no punible, el acceso a la anticoncepción y otras prácticas. En doce años de gobierno K, 3.000 mujeres murieron por abortos clandestinos.

El kirchnerismo dijo combatir la pobreza y la dependencia económica de la mujer con el plan Ellas Hacen, cuatro horas de trabajo de albañilería a cambio de 2.600 pesos, sin derecho a la sindicalización y en negro. Macri responde a la "campaña del miedo" prometiendo que continuará con este esquema de planes sociales, mientras sostiene un régimen semiesclavista en la manufactura textil porteña, en la que predominan las mujeres inmigrantes. Igual que en las cooperativas de trabajo truchas K.

Se sabe que hay miles de mujeres desaparecidas para fines de explotación sexual o laboral. No tenemos noticia de que haya sido desmantelada una red de trata. Sin embargo, Scioli ya adelantó que promoverá un nuevo blanqueo de capitales.

Ni Scioli Ni Macri, dos caras de la violencia contra la mujer

En el balotaje se han enfrentado dos candidatos que ya pactaron de antemano con el Vaticano que continuarán la política de CFK de criminalización del aborto, en función de ganarse el apoyo de la curia católica para contener la conflictividad obrera y popular que desatará la devaluación contra salarios y jubilaciones, el tarifazo y la profundización de la privatización de la salud y la educación, en beneficio de los buitres y la gran burguesía. También porque ambos valoran esta arma de disciplinamiento y el tutelaje de la Iglesia católica, de allí que ambos bloques hayan estado a favor de modificar el artículo 19 del Código Civil y pactaran recientemente en la Legislatura porteña la entrega de tierras de colegios públicos a la Iglesia.

Para Scioli, "la violencia es un asunto privado". Para Macri, "a todas las mujeres les gusta que le digan qué lindo culo tenés". En el Encuentro Nacional de Mujeres, una banda fascista aliada a Carlos Arroyo, intendente electo que auspició el PRO, atacó la movilización de mujeres bajo el amparo de la policía local del K Pulti y de la Bonaerense que responde al candidato a presidente del FpV. Un botón de muestra de la política que tendremos que enfrentar para defender nuestros derechos.  

Por un Consejo Autónomo de Mujeres (CAM)

Desde el Partido Obrero respondimos con la propuesta de crear un CAM, votado por padrón femenino y revocable, que sea capaz de darse una política genuina en defensa de la mujer. Y desde nuestras bancas presentamos propuestas concretas, como la de Ramal, por la creación de nuevos centros asistenciales monitoreados por organizaciones de mujeres -que, en breve, será ley.

Desde el Plenario de Trabajadoras hemos impulsado en todo el país una movilización independiente, con charlas, actos, radios abiertas y actividades culturales, en base a un balance claro de estos años de gobierno y de la nula perspectiva de conquistar nuestros derechos de la mano de Scioli o Macri. Hemos defendido así una perspectiva de clase para desarrollar una real conciencia de las causas de la doble opresión de la mujer y, con ello, colaborar en la preparación política para enfrentar la barbarie social que quieren imponernos.

Vamos con fuerza a la marcha del 25, levantemos nuestro programa.
 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/digital-2015-11-23/mujer/25n-marchemos-en-todo-el-pais-contra-todas-las-formas-de-violencia-hacia-la-mujer
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero