The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 27 de marzo de 2016

La era post Galuccio


El otro acuerdo buitre
 
#Prensa Obrera 1403 | Por Pablo Heller

Los resultados negativos de YPF, sin lugar a dudas, aceleraron el alejamiento de Galuccio. La petrolera experimentó una caída en el 50% de sus ganancias en el último ejercicio. Las expectativas que despertaba la explotación no convencional se han derrumbado junto a los precios internacionales del crudo. La gota que rebalsó el vaso es la revelación del gigantesco endeudamiento de la petrolera, que pasó de 2.000 a 7.000 millones de dólares. 
 
Detrás de la renuncia de Galuccio, sin embargo, hay otras razones de fondo. Asistimos a la tentativa de una reconfiguración general de la actividad petrolera. En el “modelo de negocios” urdido por el presidente saliente, el capital privado debía asociarse con YPF. El convenio con Chevron era el ejemplo a imitar. 
 
Viraje
 
El nuevo esquema de explotación que se está barajando permitiría, en cambio, que las corporaciones privadas hagan sus inversiones en forma independiente, prescindiendo de la petrolera como intermediario o socio. Es el puntapié inicial para el desembarco de otros grandes pulpos, que aspiran a adueñarse de los recursos petroleros a precios de remate. Como lo señaló el propio presidente para América Latina y Africa de Chevron Corp “hay que incentivar la exploración y desarrollo, especialmente cuando los precios internacionales están bajos” (Wall Street Journal para La Nación, 10/3).
 
En la misma dirección, la consultora First Corporate Finance Advisors destaca que las fusiones y adquisiciones de empresas en el mercado local de petróleo y gas aumentarán a partir de las “señales positivas a los inversores internacionales” emitidas por el gobierno nacional, que “buscan la apertura de la economía local al mercado mundial” (Ambito, 15/3). El informe destaca que se busca aprovechar que las valuaciones de las empresas argentinas se encuentran entre 40 y 60% por debajo de sus pares regionales e internacionales. 
 
En esta reconfiguración, no sólo está en juego el reparto de los hidrocarburos convencionales y no convencionales sino también los jugosos contratos de obra pública y de insumos asociadas a la explotación petrolera. Es lo que viene ocurriendo en Brasil en el que el “Petrolão” (escándalo por coimas en torno de Petrobras) se ha llevado puesto a las constructoras que orbitaban alrededor de la petrolera estatal. Dilma acaba de pactar con la oposición el desguace de Petrobras, autorizando la explotación en forma directa de los estratégicos recursos de la plataforma submarina presal por parte de los grandes pulpos petroleros. Esto nos da una pista de lo que se viene en nuestros pagos, y que se inscribe en una tendencia continental. La crisis mundial y el derrumbe de los gobiernos nacionalistas y centroizquierdistas de America latina han avivado las disputas por el reparto del botín. 
 
Las provincias estarían interesadas en este giro pues tienen la expectativa, sacando del medio a YPF, de poder recuperar al menos parcialmente su autonomía para negociar convenios con las petroleras y sacar una mayor tajada en concepto de regalías. Estaríamos ante una suerte de retorno de la denominada “ley corta”, que rigió antes de la “reestatización” (reprivatización) de YPF. 
 
Lo que se viene 
 
Pero el asunto no se agota allí. Una de las cuestiones centrales es la de los subsidios. “La industria de los hidrocarburos opera dentro de una burbuja subvencionada por el gobierno… En Argentina, el barril de petróleo cuesta más del doble que en Estados Unidos, y el precio del gas natural es hasta casi cuatro veces más caro” (WSJ, 10/3). El gobierno de Macri confirmó esta política, que representa una erogación de 5.000 millones de dólares -casi la mitad de lo que se deberá abonar a los buitres por el fallo Griesa.
 
Una franja de petroleras, en especial aquellas ya instaladas en el país, viene ejerciendo una gran presión para que continúen los subsidios. Este sector es partidario de desembarazarse de la intermediación de YPF pero sin perder el auxilio estatal. Aranguren , en cambio, estaría fogoneando un mayor volantazo, “enfriando” los planes de autoabastecimiento y alentando las importaciones. Esto implicaría un recorte de los subsidios. Algunos analistas asocian los planes de Aranguren a su ex empleador Shell. Es que la compañía, que se dedica en Argentina sólo a la refinación, estaría forzada a comprar el crudo al doble de su valor. Pero, el problema tiene mayor alcance. Lo que plantea Aranguren es dejar actuar al “mercado”, lo que llevaría a la sobrevivencia de los pulpos con mayor espalda financiera. Es lo que viene ocurriendo en Estados Unidos, donde la actual crisis del petróleo ha dado paso a un proceso de concentración. 
 
La era post Galuccio augura una gran pelea por el botín, en la que están involucrados la nación y las provincias. Pero los capitalistas que pelean por el reparto del negocio coinciden en la necesidad de atacar las condiciones laborales. Los directivos de YPF indicaron que continuará con su plan de reducción de costos laborales y suspensiones. La compañía, por lo pronto, mantiene inactivos a 2.000 trabajadores.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero