The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 21 de abril de 2016

Por un acto del 1° de Mayo del Frente de Izquierda

21 de abril de 2016 | #1407 | Por Gabriel Solano - Marcelo Ramal 
 
Llamamos a defender un acto común del 1° de Mayo del Frente de Izquierda en Plaza de Mayo y en todos los centros políticos del país, como parte de la lucha por la independencia de clase y la unidad socialista de América Latina 
 
Foto: Fede I. 
 
Faltando pocos días para el 1 de Mayo, el acto del Frente de Izquierda en la Plaza de Mayo y en todos los centros políticos del país se encuentra en crisis. En la tarde de este miércoles, cuando los términos de la convocatoria política estaban acordados desde hace varios días atrás, el PTS puso en cuestión la realización del acto común de manera intempestiva. Planteó que el eje del acto debía cambiar radicalmente, postulando como consigna central “abajo el golpe en Brasil”, y hasta el lugar, desplazando el acto de la Plaza de Mayo a la Embajada de Brasil. Dijeron que querían coincidir con la “jornada de lucha contra el golpe” convocada por la burocracia sindical petista de la CUT.
 
De esta forma, el PTS decidió patear el tablero para armar, otra vez, una política faccionalista al interior del Frente de Izquierda. Es muy grave, porque no desconoce que su posición conduce a la ruptura de un acto común, pues sabe perfectamente que Izquierda Socialista tiene una caracterización distinta sobre los sucesos políticos de Brasil. Pero, al elegir arbitrariamente y tardíamente ese eje como delimitación central de la convocatoria, el PTS vuelve con su política de hacer del Frente de Izquierda un campo de disputas en oposición al frente único. Repite la misma política que llevó a la usurpación de las bancas en el Congreso Nacional y en las legislaturas para romper los bloques comunes del FIT. 
 
El faccionalismo imperante tiene un contenido político definido: abortar un acto del Frente de Izquierda en Plaza de Mayo es un golpe a la independencia política de los trabajadores. Se trata del punto central, ya que la lucha contra el golpe en Brasil no puede hacerse mediante el seguidismo al gobierno en ruinas de Dilma Russeff y Lula, que han gobernado para la clase capitalista durante más de una década y han convivido en el poder con los personajes que hoy llevan adelante el impeachment. Esta apreciación debe ser subrayada porque una parte considerable de la izquierda brasileña se ha pasado al “campo” de la defensa del gobierno de Dilma Rousseff, cuando se impone la más nítida delimitación para permitir una acción independiente de la clase obrera. 
 
Nuestra divergencia con Izquierda Socialista sobre su “neutralidad” frente a la crisis brasileña ocupa un lugar subordinado frente a la defensa del Frente de Izquierda y su estrategia de independencia de clase. Se trata de una cuestión de programa y de método -o sea, la defensa del Frente de Izquierda como polo de independencia frente a los bloques capitalistas. Es a partir de este eje vertebral que deben ordenarse las demás delimitaciones políticas, incluso como método para abordar un debate sobre ellas. Por caso: la participación del PTS en un acto común en Plaza de Mayo con el kirchnerismo en oportunidad de la detención de Milagro Sala o su movilización común el 24 de Marzo en Jujuy con la Túpac Amaru plantean una seria divergencia respecto de cómo ubicarse frente al nacionalismo en retroceso, ahora pasado al campo opositor. Pero si, amparándonos en esta seria diferencia, saboteásemos un acto común del 1 de Mayo, estaríamos acentuando un golpe a la lucha por la independencia de clase, que es más fuerte que la política de Izquierda Socialista en Brasil o los escarceos del PTS con el kirchnerismo en la Argentina.
 
Pero lo del PTS no pasa de una maniobra faccional de corto vuelo: su “lucha contra el golpe” entra en severa contradicción con la política que formulan para Brasil. En la declaración subida a La Izquierda Diario plantean la “necesidad de una Asamblea Constituyente libre y soberana”, lo que en los hechos significa la remoción del gobierno actual -o sea, un golpe. En este sentido, el parecido a la política de los grupos abstencionistas es evidente. ¿O la Asamblea Constituyente no es una forma de plantear “elecciones generales”, tal como reclaman otras fuerzas de izquierda ligados al P-SOL y al PSTU de Brasil? De paso, esto explica el pedido sin éxito del PTS de entrar al P-SOL.
 
La consigna de la Constituyente, en momentos en que la iniciativa la tiene la derecha y no los trabajadores, es una forma de golpismo solapado. Precisamente, por ese motivo, el PO plantea -junto al rechazo al golpe parlamentario- un congreso de bases de trabajadores, que resuelva un programa de la clase obrera frente a la crisis. 
 
Las inconsistencias y contradicciones señaladas ilustran que asistimos a una maniobra faccional más, que busca ser disimulada con un cambio de eje de último momento. 
 
Llamamos a defender un acto común del 1° de Mayo del Frente de Izquierda en Plaza de Mayo y en todos los centros políticos del país, como parte de la lucha por la independencia de clase y la unidad socialista de América Latina.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera