The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 28 de mayo de 2016

Tomemos la lucha en nuestras manos


26 de mayo de 2016 | #Prensa Obrera 1412 | Por Partido Obrero

El veto a la ley que prohibía los despidos por seis meses demuestra quién redacta la agenda de Macri:  los grandes capitalistas, que quieren la más completa libertad para despedir o suspender trabajadores.  
 
Pero el veto no sólo delata al gobierno. También deschava a los Moyano, Caló o Yasky, que abandonaron cualquier lucha tras peregrinar, durante casi dos meses, por los pasillos del Congreso, donde habían ido a pedirle una “ley antidespidos” a los Massa y a los K, o sea a los mismos que avalaron el pacto colonial con los fondos buitre. 
 
Esos bloques se encargaron, primero, de recortar al mínimo los alcances de la ley. Finalmente, no movieron un dedo ante el veto presidencial.  Lo mismo hizo  la burocracia sindical.  En este caso, a cambio del botín de las obras sociales y de puestos en el PAMI.
 
“Dime de qué presumes, y te diré de qué adoleces”. 
 
Con el veto, Macri  quiso mostrarse “firme”. Pero el tembladeral económico y social no cesa de avanzar.  
 
La carestía y la recesión van de la mano. 
 
Los dólares sólo ingresan para una bicicleta financiera a costa de los trabajadores de toda la nación. 
 
Los que prometieron “reacomodar todo” en cuestión de meses, han agravado todas las contradicciones de la quiebra anterior. 
 
En este cuadro, la inquietud popular irrumpe con fuerza.  Los tarifazos amenazan con una rebelión popular en las provincias del sur, ya conmovidas por luchas durísimas en Tierra del Fuego, Santa Cruz y Chubut.
 
Mientras, la juventud estudiantil gana las calles de a miles, en defensa de sus docentes y de la universidad pública y una rebelión hospitalaria se instala en el corazón de la provincia de Buenos Aires. 
 
Para todos los que batallan contra el ajuste el episodio del  veto debe llevarnos a nuevas conclusiones. 
 
El porvenir de nuestros reclamos no puede quedar a cargo de las burocracias sindicales. 
 
Mucho menos en manos del kirchnerismo, que condujo a una quiebra nacional después de haber pagado 200.000 millones de dólares de deuda usuraria a lo largo de diez años. Hoy, Alicia Kirchner ejecuta un ajuste salvaje en Santa Cruz. 
 
Debemos tomar en nuestras manos la lucha contra los despidos, contra los tarifazos, por el salario, por la salud y la educación pública. Impulsemos asambleas y plenarios para enfrentar los despidos y las suspensiones, el tarifazo y la carestía. Para denunciar la entregada de la burocracia sindical y reclamar un paro nacional y un plan de lucha contra el ajuste. 
 
Contra la pretensión de imponernos paritarias a la baja, luchemos por un salario mínimo igual a la canasta familiar -hoy en 20.500 pesos, por la indexación mensual de los salarios,  por el 82% móvil y un aumento de emergencia para los jubilados.  Frente a los aumentos confiscadores del gas o  la luz, decimos: Anular el tarifazo, por la apertura de las cuentas y costos de todas las privatizadas. Para combatir los despidos planteamos el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario y la ocupación de toda fábrica que cierre y despida. 
 
Pero “tomar en nuestras manos” significa luchar también por nuestra independencia política y por una alternativa política de los trabajadores.  
 
La caída de Dilma Rousseff en Brasil,  que ha cedido sin luchar el gobierno a los golpistas, es un nuevo fracaso de quienes se sirvieron de banderas “nacionales y progresistas”  para beneficiar a camarillas capitalistas, o sea, a los Lázaro Báez del continente.  
 
A los ajustadores macristas, empeñados en una agresión a fondo a los trabajadores, le oponemos la lucha y la perspectiva con la cual constituímos y defendemos el Frente de Izquierda: el frente único de la clase obrera y la izquierda por nuestras reivindicaciones, y por un gobierno de trabajadores.  

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera