The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 24 de junio de 2016

Reapertura de paritarias, un reclamo que se instala

21 de junio de 2016 | #Prensa Obrera 1416 | Por Nestor Pitrola

Foto: Camila Almada Meneses   

En sólo cinco meses se ha cumplido la pauta inflacionaria de todo el año que anunció el gobierno, un 25%. Si la inflación de junio fuera del 2,5% tendremos  un 28% en el semestre. La proyección anual oscila en el 45%, en el supuesto de un descenso de los índices por efecto de la recesión económica. Es claro que el movimiento obrero debe discutir la reapertura de paritarias.

El problema es aún mayor. En mayo, después del abril del tarifazo con un 7%, la inflación ha sido de un 5% (CABA). La estimación es que la inflación “núcleo”, que no corresponde a los aumentos excepcionales de tarifas, es de entre un 2,7% (Indec) a un 3,8% (Córdoba), lo que haría trepar el 2016 al 50%.  

La inflación es la expresión combinada de todos los desequilibrios económicos. El déficit fiscal no cede a pesar del brutal ajuste contra los trabajadores. Ello, porque el gobierno ha reducido los impuestos al capital sojero y subsidia a varios otros grupos capitalistas. El ingreso de divisas –que lucra con la bicicleta financiera armada en torno de la quiebra del Banco Central- alimenta otras contradicciones. Por caso, ha planchado al dólar, reforzando nuevas presiones devaluatorias. Mientras tanto, la reducción del tarifazo a “sólo” el 400% para domicilios y 500% para empresas no ha hecho más que  correr para adelante los nuevos aumentos, que podrían desatarse a partir de enero de 2017. En resumen, tenemos a las puertas nuevas devaluaciones y tarifazos, que se suman a una inflación que ha superado holgadamente las paritarias.

El movimiento obrero, contenido por las centrales que archivaron toda lucha contra el ajuste, sin embargo libró batallas parciales y rompió en parte los techos paritarios. Pero quedó muy lejos de la inflación. Por eso,  el consumo ha tenido descensos estrepitosos.

El extremo superior lo consiguieron los aceiteros con un 36,5% y los bancarios con un 33%, ambos en una cuota. Pero ambos pierden frente a la inflación 2016, sin considerar pérdidas pasadas. Los docentes universitarios, como consecuencia de la gran huelga, arañaron el 35% para diez meses.  Es una conquista importante porque,  además, adelantaron la primera cuota del 18% a mayo, cuando la paritaria anterior vencía en junio. Pero son excepciones en el conjunto del movimiento obrero.

La cuestión de las cuotas es clave, porque el primer semestre implica una pérdida neta para los que firmaron por un año. Pero grandes gremios como Comercio (20%), Construcción (22%), Smata (19%) o Gráficos (25%, aumento preelectoral del ongarismo), cerraron por seis meses, lo que vendieron como bueno por partir el año en dos. Pero perdieron en el primer semestre y ahora se enfrentan a una nueva discusión, en condiciones de un agravamiento de la recesión y de una mayor atomización del reclamo salarial, por la cantidad de gremios que firmaron paritarias anuales.

La burocracia sindical maniobró para no ir al paro nacional por la ola de despidos, parlamentarizando el reclamo que terminó en el bochornoso acuerdo macrikirchnerista del “voto y el veto” a la ley antidespidos. El Congreso la archivó sin insistir,  a pesar de que el kirchnerismo y la oposición tienen dos tercios en el Senado.

Pero ésta ha sido apenas una de las manifestaciones del acompañamiento del ajuste. La otra son las paritarias. Han entregado el salario y con él, desde luego, las jubilaciones. Tampoco hubo aumento de emergencia para la jubilación mínima, arrasada por la inflación.

Moyano ha ido a paros parciales en su gremio, pero no está dispuesto a ir a la huelga y por lo tanto su “poder de fuego” será usado para negociar prebendas a cambio de la tregua, no para romper techos y mucho menos reabrir las paritarias del conjunto de los sindicatos. Para el conjunto del movimiento obrero industrial, se plantea el gran tema de enfrentar despidos y caída salarial al mismo tiempo. Esto vale incluso para los sindicatos que han logrado aumentos aceptables: el gremio aceitero ha tenido más de 200 despidos en distintas empresas y algunas como Germaíz en Baradero han incumplido salarios.

La ofensiva de conjunto hace más necesaria que nunca una respuesta de conjunto. La reapertura de paritarias de los gremios que firmaron anual y de los que firmaron semestral debería confluir en un planteamiento común del conjunto del movimiento obrero. Para ello, vayamos por asambleas por gremios para mandatar paritarios, asambleas fabriles y plenarios de delegados con mandato de los lugares de trabajo, paro nacional y plan de lucha contra los despidos, por un salario equivalente a la canasta familiar hoy de $22000 y $6000 de emergencia para los jubilados. Todo el sindicalismo combativo tiene la oportunidad de una campaña común por estos objetivos, para luchar contra el ajuste y reforzar todas las luchas de la etapa, como Tierra del Fuego, Santa Cruz, Ecotrans, el reanimamiento de Cresta Roja y tantas otras. La Conferencia de la Coordinadora Sindical Clasista del 2 de julio en Racing abordará estos objetivos.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1416/sindicales/reapertura-de-paritarias-un-reclamo-que-se-instala

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera