The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

martes, 19 de julio de 2016

France Télécom es la Unión Europea

La fiscalía pide procesar a directivos de la empresa por los suicidios de sus empleados
 
14 de julio de 2016 | #Prensa Obrera 1419 | Por Pablo Heller 
 
El caso de France Télécom conmueve a Francia. La ola de suicidios que se produjo entre empleados de la empresa entre 2007 y 2010 dio lugar a un juicio contra los directivos de la empresa. Tras varios años de investigación, la fiscalía de París ha pedido que se procese a siete ex directivos por el acoso psicológico y laboral a que fueron sometidos sus empleados en esos años (que está en la base de la ola de suicidios).
 
La fiscalía da cuenta de una acción fríamente premeditada y coordinada por parte de la conducción de la empresa, no de un abuso o comportamiento individual de sus directivos. La obsesión por los resultados económicos llevó a Télécom a iniciar una reestructuración con el despido de 22.000 empleados y el cambio de funciones de 14.000. Cerca de 60 trabajadores se suicidaron en sólo tres años. Muchos lo hicieron en su propia oficina y dejaron cartas explicando su desesperación. La empresa, cree la fiscalía, implantó un sistema para desestabilizar a los empleados.
 
Fuentes sindicales indicaron que en 2008 hubo trece suicidios; en 2009, 19 y en 2010, 27. En 2013, France Télécom se convierte en Orange, primera operadora de Francia. 
 
La decisión de la empresa de reorganizarse y aumentar sus beneficios, tomada en 2006, fue, según todos los indicios, el detonante del drama. El presidente de la firma estaba determinado a poner en marcha la operación y lograr la reducción de la plantilla, que entonces era de 110.000 empleados. “Lo haré [los despidos] de una forma u otra, por la ventana o por la puerta” (El País, 7/9).
 
Sus palabras fueron trágicamente premonitorias. Algunos de los empleados se quitaron la vida saltando desde las ventanas de sus oficinas. A los 58 que en total se contabilizaron entre 2008, 2009 y 2010 hay que añadir decenas de tentativas y procesos de ansiedad y depresión. Según la fiscalía, la empresa utilizó todo tipo de métodos para desestabilizar a los empleados, además de ofrecer bonificaciones a los cuadros que lograran más bajas. Para ello, se cambiaba repentinamente el puesto de trabajo, se modificaban los objetivos, se dejaba al empleado sin silla ni mesa durante semanas, se prohibía disentir o se desvalorizaba al trabajador. Un médico de empresa, que ha hablado de forma anónima, asegura que los empleados empezaron a sufrir graves procesos de ansiedad y depresión, y ha relatado estos sistemas que quebraban a los empleados. Un empleado irrumpió en una reunión de la empresa con un cuchillo clavado en el abdomen. Muchos murieron defenestrados. Algunos dejaron a sus familiares cartas que evidenciaban su desesperación. 
 
No es la excepción, es la regla 
 
France Télécom no es un caso aislado, sino la expresión más aberrante de un método extendido. Los despidos son disfrazados bajo la forma de “retiros voluntarios” que, como lo revela este caso, son retiros compulsivos y forzados. Estas condiciones laborales no sólo imperan en los países periféricos más postergados del continente, sino en una de sus principales potencias y en una de sus empresas líderes -o sea, en el corazón de la Unión Europea. La clase obrera está siendo blanco, cada vez en forma más agravada, de la flexibilización y precarización laboral, la inseguridad en su trabajo y una superexplotación creciente. La
Unión Europea, lejos de ser un paliativo en este proceso, ha sido un ámbito para potenciar estas tendencias. El libre comercio y circulación de capitales, mercancías y personas, en el marco de la actual bancarrota capitalista, ha sido una cuña para agravar la competencia ruinosa entre los trabajadores integrantes de las diferentes naciones de la UE, presionar a la baja los salarios, degradar las condiciones de trabajo y avanzar en los despidos, apelando a reestructuraciones drásticas y relocalizaciones de las empresas, donde la mano de obra resulta más barata.
 
Precisamente, una de las cuestiones que se le achaca a Francia y en menor medida a Italia, es que no habrían avanzado en reformas laborales, como sí lo había hecho Alemania, la cual, bajo el gobierno del socialdemócrata Gerhard Schröder, implantó un régimen de trabajo más precario. El gobierno ‘socialista’ de Hollande pretende consumar esta tarea pendiente, aunque ha tropezado en el camino con una enorme resistencia de los trabajadores. El rescate del capital en crisis pretende ser llevado adelante sobre una desvalorización histórica del valor de la fuerza de trabajo y un ajuste en regla. 
 
Al abordar el resultado del Brexit, la mayoría de los análisis ha cargado las tintas en el nacionalismo y la xenofobia reinantes en las filas de los trabajadores, para encubrir que en este desenlace se ha colado la bancarrota capitalista y las secuelas y la reacción que ésta va provocando en la clase obrera. Lejos de ser una fuente de progreso, de mejora y bienestar social, la UE es vista como un factor de agravamiento del infierno de la precarización e inseguridad laboral. Como acaba de señalar el New York Times: “el llamado voto Brexit fue impulsado por los trabajadores mayores de raza blanca con una educación modesta que sienten haber sido pasados por alto, condenados por fuerzas más allá de su control, a un empleo incierto a cambio de un sueldo bajo” (9/7). La bancarrota capitalista pone en el orden del día la ruptura de la Unión Europea y su reconstrucción sobre nuevas bases sociales: los Estados Unidos Socialistas de Europa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera

Luchar, Vencer , Obreros al Poder