The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

martes, 16 de agosto de 2016

Entre la usurpación y el boicot

11 de agosto de 2016 | #Prensa Obrera 1423 | Por M.B.

Foto: Ignacio Smith

El PTS participó de la primera reunión en el local de AGD-UBA y acordó con la convocatoria la marcha; es decir con su oportunidad, su programa y su modalidad.
Eso se repitió en el numeroso plenario realizado en el Sutna. La marcha siempre fue una iniciativa de los sindicatos combativos (muchos de ellos ligados o dirigidos por partidos de izquierda), ése fue su carácter.

A medida que crecía la adhesión y se sumaban organizaciones (producto, entre otras cosas, de la postergación “indefinida" del paro de la CGT y la Marcha Federal de la CTA) la posición del PTS fue cambiando, hasta llegar a proponer que el acto incluyera a los dirigentes políticos. La opinión mayoritaria fue que ese lugar correspondía a las organizaciones sindicales convocantes, dando prioridad a las de mayor representatividad.

La posición del PTS podría explicarse por su escaso peso en el movimiento obrero. Hay algo, sin embargo, más grave: la tentativa posterior de perpetrar una usurpación política; esto es, de apropiarse pública o mediáticamente de la marcha con fines de autopromoción política. Es una reiteración de lo ocurrido durante el año pasado en el conflicto de Lear, cuando el PTS se sirvió de esa lucha para la promoción de sus candidatos, sustituyendo la determinación de los activistas e incluso trabajando por el aislamiento de la lucha, con el fin de monopolizar esa figuración política. En este caso, la usurpación tuvo dos pasos. En primer lugar se colgó de la convocatoria para armar un show mediático sin anunciarlo ni proponerlo a nadie. Así, en la mañana del 9, Callao y Corrientes fue el lugar elegido para que Del Caño y Bregman se refirieran a una “jornada nacional” de lucha (nadie había votado “una jornada", sino una marcha a Plaza de Mayo por la tarde), un subterfugio para figurar en los medios.

Luego, esta conducta se completó con el boicot alevoso a la propia marcha, a la que sólo enviaron unos pocos militantes o dirigentes, que no se privaron de ocupar la cabecera en desmedro de dirigentes de sindicatos. El tercer acto fue una andanada de acusaciones al PO por las redes de no participar en el corte usurpador de Callao y Corrientes.

La conducta del PTS no puede reducirse a la rapiña o el faccionalismo: expresa un monumental desprecio al esfuerzo de organizaciones obreras o de lucha por poner en pie una marcha y una tribuna independientes. Hay que tomar nota de que coincidió en esta actitud con otro grupo que se bajó de la convocatoria, el MAS, con quien comparte andanzas pro kirchneristas de diverso carácter, desde que propusieron una marcha común con el kirchnerismo el 24 de Marzo. El 1°de agosto, el PTS le había dado la espalda a una movilización de los Suteba combativos, prefiriendo concurrir a acto trucho con el burócrata Baradel, carnero del paro de ese día. De un modo sibilino, el PTS repitió el desplante rupturista del 1° de Mayo, lo que constituye una política asociada al seguidismo al kirchnerismo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera

Luchar, Vencer , Obreros al Poder