The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 17 de agosto de 2016

Quince mil luchadores coparon Plaza de Mayo

Convocados por el sindicalismo combativo
 
11 de agosto de 2016 | #Prensa Obrera 1423 | Por Miguel Bravetti


Foto: Ignacio Smith
 
 
La iniciativa de marchar a la Plaza de Mayo “contra los tarifazos, los despidos y por la reapertura de las paritarias”, impulsada por la CSC-PO (en especial por el Sutna y la AGD-UBA) se convirtió, con el correr de los días, en una gran convocatoria unitaria del sindicalismo combativo, la izquierda, movimientos sociales, agrupaciones de jubilados y estudiantiles.
 
Al Sipreba (sindicato de Prensa), la Unión Ferroviaria de Haedo, los Suteba de La Matanza, La Plata, Ensenada, Tigre y Escobar, el Sitraic, la Cicop, la minoría de la AGTSyP (subte), la Fuba y el Polo Obrero se sumaron una enorme cantidad de comisiones internas y cuerpos de delegados fabriles y varios sindicatos del interior (Amsafe Rosario, la Unión de Gremios de Tierra del Fuego, ATE Mendoza, Adosac, Ceramistas de Neuquén) que enviaron delegaciones.
Algunas corrientes, como Rompiendo Cadenas, presente en las conducciones de ATE Lomas y algún otro sindicato, fueron contrarias a una movilización independiente de la burocracia y “operaron” contra ella donde pudieron, pero terminaron “arrastradas” a algún tipo de apoyo por la presión de sus bases.
 
El sindicato de Aceiteros y el cuerpo de delegados de la línea 60, dos sectores especialmente invitados a ser parte de la convocatoria, vacilaron y finalmente se autoexcluyeron (los aceiteros resolvieron marchar unos días después junto a ATE).  
 
La movilización
 
La representatividad de los convocantes quedó expuesta en la cabecera, poblada de secretarios generales y adjuntos: Alejandro Crespo, del Sutna; el “Pollo” Sobrero, de la UF Haedo; Romina del Pla, del Suteba La Matanza; Daniel Rapanelli, del Suteba Ensenada; Amelia García, del Suteba La Plata; José Meniño, del Sutna San Fernando; Roberto Macho, de ATE Mendoza; Alejandro López, de los Ceramistas de Neuquén; Tato Dondero y Rubén Schofrin, del Sipreba; Antonio Roselló, de la Conaduh; Jorge Adaro, de Ademys, e Ileana Celotto, de la AGD-UBA; Claudio Dellecarbonara, de la minoría del Subte, entre otros.
En una segunda línea marcharon dirigentes políticos de la izquierda como Néstor Pitrola, Pablo López, Marcelo Ramal, Jorge Altamira, Nicolás del Caño y Alejandro Bodart.
 
Nutridos contingentes de obreros del neumático y de ferroviarios fueron seguidos por un “bloque” de docentes de varios sindicatos, gremios provinciales, agrupaciones clasistas, trabajadores precarizados, estudiantes y partidos.
 
De algún modo fue el “bautismo de fuego” del Sutna como protagonista central de una gran movilización, a la que aportó unos 300 compañeros; otro tanto ocurrió con los ferroviarios del Sarmiento; más de 70 docentes universitarios; 90 compañeros de la Naranja Gráfica; la Naranja de la Alimentación (en plena campaña electoral del STIA-Buenos Aires) agrupó a varias comisiones internas; ATE Mendoza movió un micro repleto (que regresó a su provincia rápidamente para participar del plenario de delegados de base junto a otros gremios, al día siguiente); muy numerosas fueron las columnas de Tribuna Docente y los Suteba, así como los barrios movilizados por el Teresa Vive y, en especial, por el Polo Obrero. Los cuerpos de delegados participantes se contaron por decenas y decenas. El contraste con las movilizaciones de aparatos de la burocracia no pudo ser mayor.
 
El acto
 
Ya entrada la noche, se realizó el acto en la Plaza. Los diez oradores que se sucedieron reafirmaron los planteos contenidos en el documento de convocatoria: la defensa del derecho de huelga contra el fallo de la Corte Suprema a favor de las cúpulas sindicales y el rechazo al intento de judicialización de los ferroviarios del Sarmiento; la anulación del tarifazo; el reclamo de reapertura de las paritarias y la abolición del impuesto al salario; la denuncia a la tregua de las centrales (“lubricada” con el anuncio de devolver parte los fondos de las obras sociales) y la necesidad de redoblar los esfuerzos por recuperar las organizaciones sindicales, siguiendo el ejemplo del Sutna.
 
Alejandro Crespo, el primer y principal orador, llamó a impulsar asambleas y plenarios para exigir a las centrales sindicales el paro general y un plan de lucha, advirtiendo sobre un “parito dominguero” funcional a la tregua.
 
El “Pollo” reivindicó el paro de la seccional contra las suspensiones y la democracia obrera como un instrumento contra la burocracia: “no respondemos a las órdenes de ningún burócrata, sino a las órdenes de las asambleas de los ferroviarios”. Recordemos que la convocatoria a la marcha fue resuelta por una enorme asamblea ferroviaria; lo mismo ocurrió en numerosos lugares de trabajo como AGR-Clarín, las seccionales del Suteba o Amsafe.
 
Alejandro López recordó el papel desempeñado por el movimiento piquetero en defensa de las empresas ocupadas, algo que la crisis industrial vuelve a poner al rojo vivo, y planteó que este debe ser el primer paso de un reagrupamiento del clasismo sindical ligado a la construcción política de la izquierda.
 
Ileana Celotto, a su turno, comenzó repudiando la aprobación de la prisión domiciliaria para el genocida Etchecolatz como un paso más en la línea de lo de Pedraza, planteó la autonomía de los organismos de derechos humanos y denunció el papel de la oposición patronal, en particular el kirchnerismo y de la iglesia, que promueve el asistencialismo estatal como contrapeso al ajuste.
 
Adaro y Pacagnini se refirieron a otros aspectos del programa como el no pago de la deuda y el reparto de horas sin afectar el salario.
 
Daniel Rapanelli, en representación del las cinco seccionales combativas del Suteba presentes, resaltó el paro macizo de la docencia bonaerense e hizo una defensa del congreso de bases en oposición a la reunificación de la CGT que está en marcha, a espaldas de los trabajadores.
 
Conclusiones
 
La marcha significó sin dudas una instancia de reagrupamiento de los sectores combativos que enfrentan el ajuste. Por su programa y su método, chocó con las alternativas que alientan una confluencia con el kirchnerismo o sectores de la burocracia (la “tradicional” o la centroizquierdista). Como lo destacaron, Crespo en su discurso de apertura y Daniel Rapanelli al cerrar, la respuesta masiva de obreros -a contraturnos, luego de la jornada de trabajo- a un llamado del clasismo y la izquierda, es un dato de enorme significación política.
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera

Luchar, Vencer , Obreros al Poder