The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

martes, 13 de diciembre de 2016

Obra social piquetera: la letra chica del acuerdo de “paz social”

7 de diciembre de 2016 | #Prensa Obrera 1440 | Por Eduardo Belliboni

El “triunvirato vaticano” administrará una caja de 30.000 millones de pesos

Empiezan a salir a la luz los acuerdos “bajo cuerda” que la CTEP, el Movimiento Evita, Barrios de Pie y la CCC firmaron con el gobierno de Macri y la ministra Carolina Stanley.

Clarín informa avances en conversaciones con Emilio Pérsico para el otorgamiento de una obra social propia. Luis Scervino, titular de la Superintendencia de Servicios de Salud, admite que “podrían obtener una obra social, que, en su caso, sería la Obra Social de los Trabajadores de la Economía Popular (Ostep)” (4/12). Según el diario, de aquí a 2019, los “movimientos sociales” administrarán 30.000 millones de pesos.

Antecedentes

Si finalmente se autorizase la creación de una obra social propia, Pérsico terminaría cerrando el círculo que él mismo abrió cuando fue responsable del Programa Argentina Trabaja, siendo funcionario kirchnerista.

Los llamados “trabajadores de la economía popular” son, en su inmensa mayoría, trabajadores precarizados que realizan tareas perfectamente establecidas en convenios laborales.

Los “monotributistas sociales” crecieron en forma exponencial durante el gobierno CFK con la creación del Programa Argentina Trabaja, a partir de 2009.

En aquel momento, el Evita formaba parte del gobierno, y Pérsico, desde el Ministerio de Desarrollo Social encabezado por Alicia Kirchner, fue el impulsor del programa, que colocaba como requisito la conformación de cooperativas y la inscripción de los beneficiarios en el monotributo social.

El Argentina Trabaja trataba de montar una contención asistencial ante la ola de despidos que provocó la crisis mundial de 2008 y su impacto en la Argentina.

La multiplicación de las cooperativas no fue la creación espontánea de una “economía piquetera” o social, sino un recurso del aparato estatal para contener a la ola de expulsados del trabajo formal.

Mediante el programa Argentina Trabaja, más de 200.000 trabajadores fueron empleados en distintas áreas y reparticiones durante los últimos seis años. Allí realizaron tareas de mantenimiento, barrido y limpieza, construcción de casas, limpieza de plazas, arroyos y hasta del Riachuelo; todas tareas que les eran encargadas por municipios, organismos estatales y hasta universidades nacionales.

Como funcionarios, los dirigentes del Evita negaron que se tratara de un trabajo. “Es un programa de inclusión con trabajo”, repetían en los despachos oficiales para negarse a que el trabajador tuviera derecho a un convenio, al salario correspondiente y a las conquistas que su gremio hubiera alcanzado.

Ni la CTEP ni Barrios de Pie, ni la CCC, levantaron el elemental reclamo del pase a planta y a convenio de los miles de trabajadores precarizados por el Estado durante todos estos años.

Trabajo precario, salud precaria


Ahora, la creación de una obra social para trabajadores precarizados consagra la condición de tales y abre paso a prestaciones de salud a la medida de sus trabajos -o sea, precarias. Los dirigentes de la CTEP han anticipado que su obra social se nutriría de actuales salas de salud autogestionadas, lejos de las condiciones de trabajo y equipamiento necesarios para una atención integral de salud. Pero, a su turno, la “obra social piquetera” podría ser un paso hacia la “cobertura única” anunciada por el mismo gobierno en relación con el hospital público. A través de este sistema, el Estado otorgaría un carnet -y financiaría un régimen de prestaciones mínimas- a quienes carecen de obra social. De ese modo, la atención incondicional en el sistema público de salud es reemplazada por un sistema de prestaciones definidas y limitadas. El carnet de salud “piquetero” bien podría incorporarse a este mecanismo de recorte de la salud pública.

Cooptación con premio

Estamos ante un acuerdo estratégico para, por un lado, cristalizar la precarización laboral de miles de trabajadores; y, por el otro, crear una burocracia cooptada por los jugosos fondos de las obras sociales. El modelo es el de los burócratas sindicales millonarios.

El Polo Obrero lucha por trabajo genuino, por un seguro al desocupado equivalente al 80% del salario de convenio y por el pase a planta de los trabajadores precarizados; en ese camino, luchamos también por reivindicaciones transitorias o conquistas parciales para los compañeros desocupados.

Otra cosa es cristalizar su condición de precarizados y abandonar la lucha por el convenio que le corresponde a cada trabajador y a otras conquistas que son el resultado de décadas de lucha de la clase obrera.


Fuente:http://www.po.org.ar/prensaObrera/1440/politicas/obra-social-piquetera-la-letra-chica-del-acuerdo-de-paz-social-1
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera