The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 26 de mayo de 2017

Por listas únicas del Frente de Izquierda

26 de mayo de 2017 | #1459 | Por Gabriel Solano

Por qué es un debate estratégico

En los últimos días, Izquierda Socialista hizo conocer una propuesta, expresada en una carta de su dirección, para que el Frente de Izquierda concurra con listas únicas a las próximas elecciones. Nuestro partido, por su parte, había enviado una carta votada por su XXIV Congreso dirigida a los partidos del FIT llamándolos a conformar listas comunes y sobre la base de ese acuerdo convocar de manera conjunta a un Congreso del Movimiento Obrero y la Izquierda. El objetivo es que el FIT actúe como un frente único de clase en el proceso electoral y fuera de él en oposición a los partidos de la coalición ajustadora contra las masas. En la previa al 1º de Mayo, llevamos esta propuesta a la Mesa del FIT, siendo rechazada in limine por el PTS. En contraposición al frente único, el PTS, que estaba abocado desde el comienzo de la huelga docente en marzo a la campaña electoral, había decidido el cambio de distrito de Nicolás del Caño, pasándolo de Mendoza -donde debe pelear por renovar la banca- a la provincia de Buenos Aires, para ir a una interna contra Néstor Pitrola.

Nuestra propuesta para establecer el orden de las listas es tomar como referencia las Paso de 2015. Dado que esta elección había arrojado un resultado dispar según cada distrito, aseguramos que todos los partidos del FIT encabecen varias listas. Esta política integradora se completa con el mecanismo de la rotación de los cargos parlamentarios obtenidos entre los tres partidos del FIT. Como no se trata de un ultimátum, la propuesta está sometida a debate y contrapropuestas. El PTS, sin embargo, la rechazó sin formular ninguna contrapropuesta integral. Ahora ocurrió otro tanto con la propuesta elevada por Izquierda Socialista. Esta consiste en que Néstor Pitrola encabece la lista de diputados de la provincia de Buenos Aires y que Nicolás del Caño haga lo propio en la lista de senadores, dado que su equivocado cambio de distrito es ya irreversible en términos legales para esta elección. Más allá de la consideración que nos merece el planteo de Izquierda Socialista, que de por sí es limitado ya que está ausente cómo se ordena la lista en el resto de los distritos, es obvio que debiera ser considerado en la Mesa Nacional del FIT para ser sometido a un debate integral en pos de arribar a un acuerdo. Sin embargo, el PTS volvió a rechazar la propuesta in limine, aunque esta vez no en una reunión sino directamente por los medios de prensa que se interesaron por el tema.

El rechazo a dos planteos concretos formulados por los partidos del FIT sin ofrecer una contrapropuesta tiene una única explicación: el PTS ya ha resuelto ir a las Paso aunque no lo reconozca públicamente, para evitar pagar el costo político que le implicará promover una división del FIT en el proceso electoral. El trabajo de ‘preparación’ para competir en las Paso con el resto de los partidos del FIT incluyó lanzar la campaña electoral prematuramente, de espaldas a la huelga docente y a la irrupción de los trabajadores que tuvo su centro en las jornadas de marzo. Mientras el PO, por ejemplo, se jugaba entero al éxito del paro nacional del 6 de abril, con sus principales referentes participando de los piquetes, el PTS ocupaba su tiempo en la filmación de spots para las elecciones. Así, el faccionalismo es sólo la expresión divisionista de un electoralismo alevoso, que rememora a la izquierda democratizante del tipo Izquierda Unida. Sólo para evitar un largo listado, nos limitamos a citar un hecho que pinta de cuerpo entero una política: mientras el PO y Tribuna Docente, junto con otras agrupaciones de la Multicolor, se jugaron todo en la lucha contra la burocracia de Baradel defendiendo un frente único, el PTS hizo campaña en los docentes con la cara de Del Caño, omitiendo a Romina del Plá, que era la candidata a secretaria general de la lista. Baradel, bancado por kirchneristas y macristas, agradecido.


Ruptura del método del FIT…

Esta política de ir a las Paso sin pasar siquiera por un debate de propuestas para una lista común en la Mesa Nacional del FIT tiene un alcance que equivale a la propia ruptura del frente. Si en el pasado las Paso habían sido consideradas como un último recurso para evitar la ruptura, ahora para el PTS se transformaron en su única alternativa. Como bien señala Izquierda Socialista en su carta, la determinación de las listas por medio de las Paso implica una ruptura de los acuerdos originales que dieron lugar a la formación del Frente de Izquierda, a saber, la participación de todos los partidos en las cabezas de listas y la rotación de los cargos parlamentarios, algo que se hizo extensivo a la elaboración conjunta de los spots televisivos con la participación de los candidatos de todos los partidos. Esta integración necesaria de todas las fuerzas no es posible con las Paso, cuyo resultado puede arrojar que un determinado partido obtenga los primeros lugares. En el caso de la provincia de Buenos Aires, este hecho se agrava aún más. Unas Paso entre Pitrola y Del Caño dejaría a quien pierda fuera de los primeros lugares de la lista, dado que, por el cupo femenino, el segundo lugar debe ser ocupado sí o sí por una compañera. Fue lo que ocurrió en 2015 con Christian Castillo, que al perder las elecciones con Pitrola fue relegado al cuarto lugar de la lista.

La ruptura con el método fundacional del FIT va más allá y alcanza los acuerdos de rotación ya establecidos en el pasado. Nos referimos al siguiente hecho. El próximo 10 de junio, Néstor Pitrola dejará su banca para ser reemplazado por Natalia González, del PTS, que ocupó el segundo lugar de la lista. Luego, ella debe rotar su lugar con Mónica Schlotthauer, de Izquierda Socialista, que en estos momentos está ocupando la banca del FIT en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Pese a que el tema no ofrece controversias, el PTS anticipó que la compañera no asumiría su cargo. En su lugar, quieren que asuma Christian Castillo, que ocupa el cuarto lugar de la lista debido a que perdió la interna de la provincia de Buenos Aires con Pitrola. Para lograr este propósito, que viola el espíritu de la ley de cupo femenino vigente (no la paridad en listas con la cual el PTS hace demagogia), quieren dar un verdadero golpe de Estado. Es que al forzar a Natalia González a no asumir con una decisión unilateral obligan a que lo haga en segundo término Mónica Schlotthauer, quien actualmente ocupa el cargo de legisladora provincial y enfrentaría, en ese caso, una superposición de cargos. Así, deberá optar entre una de las dos bancas, con el claro perjuicio que esto implica. Se trata de una maniobra inadmisible, que rompe los acuerdos de rotación establecidos en el pasado. Las consecuencias de esta acción unilateral son temerarias.


…y de la estrategia política

Como no podía ser de otro modo, esta ruptura del método de funcionamiento del FIT va de la mano de una ruptura con su estrategia política. Método y contenido forman un todo indivisible. Detrás del slogan copiado del centroizquierdismo europeo (“Nuestras vidas valen más que sus ganancias”) se han deslizado a planteos de tipo distribucionistas, que rememoran en Argentina al Frenapo impulsado por la CTA. Así, por ejemplo, en los spots plantean reponer las retenciones al agro para financiar un plan de becas a los estudiantes por determinado monto, lo cual de manera poco disimulada termina siendo una reivindicación del kirchnerismo y su política económica. De este modo, se reemplaza el programa socialista de ataque a la propiedad privada capitalista que ordena el programa y el Manifiesto del FIT por medidas de orden impositivo dentro del régimen actual. Este tipo de planteos ya fueron impulsados en el pasado por sectores incluso del imperialismo francés. Recordemos sólo que Le Monde Diplomatique fue el mayor impulsor de la llamada Tasa Tobin, un impuesto a las transacciones financieras que tiene como supuesto la existencia del capital financiero, con la cual prometían impulsar la distribución de la riqueza. Aunque la mentada ‘distribución del ingreso’ nunca, llegó la Tasa Tobin si  sirvió para que la izquierda diera nuevos pasos de integración al régimen capitalista.

Esta campaña llevada adelante por el PTS, con una clara finalidad electoralista de cara a unas Paso del FIT, completa el sentido de la campaña realizada en 2015 contra la “casta política”. En esa oportunidad, marcamos el peligro potencial que tenía para la izquierda revolucionaria sustituir la lucha contra el capital, su Estado y sus partidos por un cuestionamiento a la “casta política”, criticada por sus rasgos externos (corrupción, etc.). Es la misma matriz que tiene el eje de que los “funcionarios ganen como una maestra”, desde el ángulo de un Estado capitalista “decente” y no como contraste político con un Estado de trabajadores. Señalamos que de insistir en esa orientación se conducía de manera inevitable a darle la espalda al programa revolucionario. Pero ahora han dado un paso más. Ya no se limitan a reemplazar la lucha contra el Estado por un cuestionamiento a la “casta política”, sino que sustituyen también el programa de lucha contra el capital por una política impositiva compatible con la existencia del propio capital -¡después de todo las retenciones al agro, antes que el kirchnerismo, las había puesto el propio Onganía!
Que estamos frente a una estrategia que conduce a la conciliación de clases lo acaba de mostrar el PTS con su apoyo desembozado al candidato del NPA de Francia, Philippe Poutou, de quien destacaban sus cuestionamientos a la ‘casta política’ francesa. El final fue patético, porque Poutou no llamó al voto en blanco ni a la abstención, adaptándose al operativo político que se puso en marcha de votar a Macron como el “mal menor” frente a la derecha. El rechazo y la desconfianza que anida en las filas de la clase obrera y la juventud hacia ambos bloques patronales terminó expresándose electoralmente igual (35% entre votos en blanco y abstención), pero al margen y a contramano de la conducta de la izquierda. El NPA es un partido dirigido por el Secretariado Unificado, que hace ya varios años atrás eliminó de su programa la reivindicación de la dictadura del proletariado.


Ultimo llamado

De lo expuesto surge que el Frente de Izquierda atraviesa mucho más que una crisis de candidaturas. Está en juego el programa y la estrategia política. Pero aquí también método y contenido son dos cuestiones indivisibles. Nuestra propuesta de ir con listas únicas a las Paso no supone ni remotamente la inexistencia de divergencias políticas entre los partidos del FIT. Sólo que subordina éstas a una acción común contra los partidos capitalistas. El método del análisis marxista, o sea concreto, debiera adjudicarle un sentido distinto a las divergencias si se procesan en el marco del frente único o de la escisión. Esto porque en el primer caso podrían ser posiciones equivocadas en la lucha contra los partidos capitalistas, y en el otro serían el instrumento democratizante al interior del FIT para atacar al programa revolucionario. Y al revés, las listas comunes obligan a una campaña común, con ejes comunes situados en un campo común de clase. Queda claro por qué poner un signo igual entre un hecho y el otro sería un gran error.
Por nuestra parte sólo nos queda advertir a los trabajadores y jóvenes que siguen al Frente de Izquierda la gravedad de la situación que se ha creado, e insistir en nuestro llamado a formar listas únicas del FIT para las elecciones y sobre esa base convocar un Congreso del Movimiento Obrero y la Izquierda. Queda poco, pero todavía estamos a tiempo; la inscripción de alianzas es el 14 de junio.


TE PUEDE INTERESAR:
 
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera