The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 2 de agosto de 2017

La organicidad burguesa del Volveremos



La organicidad burguesa del Volveremos
CRISTINA NO FLOTA  por Javier Becerra

Un planteo sumamente común entre los kirchneristas es el referido a la diferenciación entre el ejercicio del gobierno y el "poder". Una cosa seria el gobierno y otra muy distinta el "poder real" o los " poderes fácticos". Mientras que el primero representaría a las instituciones de gobierno votadas por la voluntad popular, lo segundo estaría encarnado por las "corporaciones" y un complejo entramado montado entre el empresariado nacional e internacional, quienes pondrían todo el tiempo palos en la rueda para que el gobierno ejecute libremente sus "políticas publicas". Este planteo tan común y difundido de punta a punta del kirchnerismo -puede ser escuchado en boca de la mismísima CFK como de parte de cualquier militante K estándar - pretende divorciar a las superestructuras del estado burgués del conjunto de relaciones sociales sobre las que las mismas se construyen, y por lo tanto, la relación que el nacionalismo burgués y el propio kircherismo tienen con el regimen.
El kirchnerismo ha sabido encontrar en todo esto una doble función. Por un lado justifica su política de la miseria de lo posible ("¿Que otra cosa se podría lograr contra enemigos tan poderosos?"), y por el otro se desentiende de cualquier tipo de relación y obediencia hacia la clase capitalista. Es un planteo que da absoluta comodidad al kirchnerismo, incluso ahora como oposición al macrismo, quien para los K seria el representante directo de los "poderes fácticos". Contra ese "poder" es que el kirchnerismo pelearía desde el llano montando una "falsa conciencia" sobre su propio carácter de clase y por lo tanto de los intereses sociales que defiende.


A no marearse.

El apoyo mayoritario que un candidato patronal logre acumular de parte de la burguesía dentro de un contexto nacional e internacional determinado, no implica necesariamente que otros candidatos patronales pierdan por ello ese carácter ni que carezcan de la simpatía , aunque sea minoritaria, de un sector burgués. Se debe prestar atención a esto -la burguesía lo hace- en especial cuando el "opositor" cuenta con el apoyo del electorado. Entender este cuadro es fundamental para la izquierda revolucionaria, quien de no verlo quedará desarmada frente a un cambio brusco de la situación política, y obviamente, perdería cualquier tipo de autoridad frente la clase obrera en dicho giro. Se debe desenmascarar la supuesta autonomía de los "poderes reales" que la Unidad Ciudadana pretende exhibir ahora como oposición. Es una tarea esencial que no puede esperar a los resultados de un inexistente "burguesometro" que nos lea los indices de apoyo que CFK coseche entre los capitalistas.

¿Quien es Cristina?

La candidatura de CFK ocupa un lugar destacado para la burguesía. Es el principal cuadro de una estrategia determinada de defensa del regimen: El nacionalismo burgués. Es quien condensa en si la mayor cantidad de relaciones sociales que el nacionalismo burgués haya podido construir en las ultimas décadas. Por lo tanto CFK no es moco de pavo a pesar de la debilidad de su movimiento. Sigue siendo una figura estratégica. Es quien le ha dado "vida" a un proceso electoral que pintaba muy mal para la burguesía en un contexto de despidos y luchas, y que ademas se propone derrotar (posiblemente lo logre) electoralmente al macrismo. Es la dirección política de un movimiento a través del cual pretende dirigir las relaciones que vertebren el poder a lo largo de toda la sociedad, pero particularmente entre la burguesía y los explotados. Es un movimiento que deberá primero para ello terminar de cristalizar cada uno de los engranajes para que su dirección sobre las masas sea eficiente. Para eso deberá desdoblar elementos de dirección que estén mas cercanos al "sentido común" de la población (punteros, intendentes, burócratas sindicales, periodistas y , por qué no, sacerdotes) para estructurar y consolidar una verdadera autoridad política. Sobre la base del apoyo popular es que pretende "volver" a ser la predilecta de la clase capitalista, en una combinación de guiños en defensa de las instituciones y de la gobernabilidad de Macri, y de un programa que no haría mella a la orientación económica actual de los "neo liberales". Es asi como se cerraría el circulo entre fuerzas productivas, relaciones de producción y superestructura. A pelanado a una categoría un tanto "heterodoxa", CFK es una lider y candidata absolutamente orgánica de la burguesía.

Los Cambios pueden cambiar

La izquierda no puede adaptarse mansamente al kircherismo que posa de opositor, como tampoco puede minimizar su función para la burguesía. Con un ojo se debe seguir cada paso del macrismo y con el otro los del kirchnerismo. Con ambos, los giros de la burguesía y de las masas, tanto en territorio argentino como ennla arena mundial. Lo que se plantea entonces es una intervención política audaz para minar al.máximo la hegemonía que sobre la clase obrera pretende formular una y otra vez el nacionalismo burgués. La burguesía no ve aun en Macri un factor de inestabilidad, lo cual nos mostraría nuevamente que la historia no remueve a un gobierno hasta que este no agote sus posibilidades. Sin embargo, la profundización de la crisis mundial y un potencial descontrol de las masas podría colocarlo rápidamente en capilla. No olvidemos que en el pasado mas o menos reciente, los gobiernos "neo liberales" se transformaron en factores de desorden para la burguesía cuando se expreso el agotamiento de sus políticas en el.marco de la agudización de las crisis económicas y ante la incapacidad que demostraron para contener a las masas reveladas frente a las crisis. En un escenario tan volatil -tanto en términos políticos como económicos - seria común que hasta el mas "bancado " culmine muy rápido ennla banquina y que se vuelva a confirmar aquello de que todo lo sólido se desvanece en el aire. Los tropiezos de Macri, entre los que se debe contabilizar la derrota frente al "affaire" De Vido, lo podrían convertir en un outsider ante un salto en la lucha popular o frente al desmadre de la economía (DOLAR). Lejos entonces de pretender medir al milimetro los porcentajes de apoyo que CFK contaría entre la clase capitalista para terminar de "avisparnos", de lo que se trata es de caracterizar su carácter estratégico, el marco politco general -nacional e internacional- en que se presenta, y buscar divorciar a la mayor cantidad posible de trabajadores para un combate en regla contra el gobierno.

La politca real.

El punto débil de CFK radica en que su figura no termina de soldar la relación entre sus "direcciones intermedias" y la base su propio movimiento y el electorado mas en general. Entre la "jefa" y la masa existe un conglomerado de elementos desprestigiados aun entre los propios simpatizantes del kirchnerismo. No entusiasman y generan desconfianza. De este modo, todo el problema sobre las superestructuras y las clases -incluyendo el plano internacional- se reduce a la lucha política en la prosaica tercera sección de la provincia de Buenos Aires. Es allí donde el nuevo hibrido político del kirchnerismo cuenta con mayores posibilidades de incubación. La Unidad Ciudadana es una criatura que aun no echo musculatura. Sus primeros pasos los viene dando con la inyección de sumas millonarias que le permite exhibirse como aparato que encubre un entramado político que mezcla a burócratas sindicales, barones del conurbano y viejos figurones de lo mas rancio del PJ. La enorme presión de los trabajadores y jovenes victimas del ajuste jugara tambien bun papel en todo esto, ya que son ellos los mas desconfiados del "entorno" del que se acompaña Cristina . Es fundamental entonces clarificar el retorno sin gloria de una candidata que no ofrece ninfun combate serio contra el "neo liberalismo". La expectativa en una oposición de tipo parlamentaria que "contenga" la ofensiva del capital contra los trabajadores, se da de bruces con los nuevos ajustes y ataques ( reforma laboral) que obligaran mas temprano que tarde al paciente votante kirchenrista a estar ocupando las calles.

Estrategia contra estrategia

El carácter estratégico del nacionalismo burgués de estructurar - al menos como alternativa- el poder de la burguesía en la sociedad y en particular sobre la clase obrera, debe ser enfrentado con armas del mismo calibre. No se trata para la izquierda de una lucha empírica y adaptada a alas luchas "súper estructurales" de las encuestas y del parlamento, sino que por el contrario debe poner a la orden del dia nuestro planteo estratégico del gobierno de los trabajadores. La profundización de la crisis pone en estado de alerta permanente a la burguesía y al propio imperialismo, quienes rápidamente ensayaran todas las alternativas que tengan a su alcance. Brasil primero, y ahora Venezuela, son un llamado de atención para el GPS de la izquierda continental y local.

Javier Becerra.

Fuente: https://www.facebook.com/javier.becerra.3194/posts/10214913074650028

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera