The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 17 de enero de 2019

[Editorial] Los primeros movimientos de 2019

17 de enero de 2019 | #1535



“Empujar para el mismo lado”. Macri se reunió con Alicia Kirchner en Santa Cruz

Los primeros movimientos políticos de 2019 han mostrado a todos los bloques capitalistas velando sus armas, de cara a la crisis de régimen que sacude a la Argentina en todos los planos. El macrismo salió a rescatar el apoyo del gran capital a su gobierno, el cual quedó severamente golpeado después del derrumbe económico y sus consecuencias. Un pope de la Unión Industrial de Santa Fe había llegado a afirmar, semanas atrás, que “votar a Macri sería un suicidio”. Para aventar un viraje de la clase patronal hacia la oposición, el gobierno Cambiemos resolvió desempolvar la reforma laboral, que el ministro Dante Sica amenaza con aplicar hasta por decreto. Las privatizadas de la energía y el transporte, por su parte, recibieron el generoso tarifazo de fin de año. En el plano de la agenda represiva, el gobierno volvió a la carga con la promesa de bajar la edad de imputabilidad, la persecución a los inmigrantes y el uso de las brutales pistolas Taser. La traducción electoral de esa escalada ha sido la posible postulación de Patricia Bullrich como vice de Mauricio Macri, lo que colocaría a los servicios y agencias militares del imperialismo y del sionismo en la fórmula presidencial oficial.  
En las vísperas de la feria judicial, por su parte, la “justicia” se abocó a un operativo dirigido a indultar a los principales capos capitalistas involucrados en la causa de los cuadernos. En el plano financiero, el gobierno está buscando resarcir a los fondos especulativos de las cuantiosas pérdidas incurridas después del primer rescate del FMI, cuando los convenció de volver a la Argentina a realizar colocaciones en pesos que, finalmente, terminaron pulverizadas con el fracaso de aquel rescate y una nueva ronda devaluatoria. Ahora, los recursos del FMI están solventando una nueva bicicleta financiera: el dólar “planchado” en 38 pesos, con una tasa de interés del 60% anual, le ha asegurado a los especuladores un rendimiento del 5% en dólares en tan sólo un mes. A semejante “regalo” al capital financiero, cosechado a costa de un mayor derrumbe industrial y paralización económica, nadie le augura una duración mayor que la del propio verano. El gobierno quiere volver a arrancarle sonrisas a los capitalistas, pero sus medidas conducirán a nuevos choques y contradicciones económicas. La “tablita” cambiaria, combinada con el tarifazo, ha vuelto a instalar el reclamo del “atraso cambiario” por parte de la patronal industrial. Si ello se acentúa, la famosa “liquidación de la cosecha” -por la cual el gobierno desespera- se convertirá en una nueva retención de silos y divisas por parte del capital sojero. Los reaccionarios anuncios oficiales, en suma, no despejan los nubarrones de la bancarrota económica y política.

Unidos y desdoblados

Pero la seducción a la clase capitalista no es un atributo exclusivo de los personeros del gobierno. En las dos primeras elecciones desdobladas de los distritos -Neuquén y San Juan-, el kirchnerismo ha decidido cerrar filas con el Pejota, intercalando a sus candidatos con los gobernadores, intendentes o senadores que han co-gestionado el ajuste en estos tres años de macrismo. En Santa Fe, otra filo-kirchnerista, María Eugenia Bielsa, anuncia su candidatura en el marco de la interna peronista y espera arrastrar detrás de sí a los más conspicuos centroizquierdistas de la provincia. En el caso de Neuquén, es conocida la intervención activa de CFK en el alineamiento del FpV local junto al Pejota. Es que estos movimientos tienen su traducción en los preparativos electorales de conjunto: Alberto Fernández, ex jefe de gabinete de Cristina, trabaja activamente por unir al kirchnerismo con Massa y la mayor parte del Pejota. Reporteado por La Nación, Fernández ha señalado que Cristina será “candidata o la gran electora”, o sea que ese armado contempla incluso el “paso al costado” que le reclama a la ex presidenta el ala más derechista de los gobernadores, con Urtubey a la cabeza. El programa de esta unidad peronista -que sus partidarios presentan con el mentiroso tilde de “antimacrista”- ha sido formulado por el ex ministro Axel Kicillof, cuando planteó la “renegociación” del acuerdo con el FMI. Detrás de un planteo de reestructuración de la deuda y supuesta reactivación económica, el pejota-kirchnerismo aspira a conquistar el favor de una parte de la gran burguesía, golpeada por la bancarrota del régimen económico macrista. Con este mismo programa, y varios de sus promotores, se ha puesto en marcha un operativo para poner en pie la candidatura de Roberto Lavagna -o sea, el gran “reestructurador” del defol de 2001/2002. Los que salieron a buscar al ex ministro fantasean con otro megacanje y un nuevo régimen de emergencia que rescate al capital. Las condiciones, sin embargo, no son las mismas que entonces: una nueva convocatoria de acreedores de la Argentina tendría lugar en medio de un agravamiento de la crisis mundial y sus tendencias revulsivas sobre los llamados países “emergentes”. En cualquier caso, la “renegociación” de la deuda -la gran bandera de esta unidad antimacrista- planteará brutales exigencias antiobreras y antinacionales por parte de los acreedores. En el plano represivo, los pretendidos opositores no se quedaron atrás en relación con Macri-Bullrich: mientras Angel Pichetto competía con el gobierno en su hostilidad a los trabajadores migrantes, el kirchnerista Sergio Berni era largado al ruedo por su jefa para plantear la ‘razonabilidad’ de un nuevo régimen penal juvenil. Los partidarios del modelo “alternativo” -y su desfile de candidatos- no tiene ninguna salida progresiva que ofrecer a la bancarrota de Argentina.

Intervenir
La mayor señal de este afán común por rescatar a los capitalistas tuvo lugar en el Sur, con la reunión entre Macri y Alicia Kirchner. El llamado a “empujar para el mismo lado”, formulado por el Presidente, tiene sus antecedentes claros. La “cuñada” ha protagonizado el ajuste más brutal que haya tenido lugar en el conjunto de los provincias durante la administración nacional de Cambiemos. Es la versión agravada de lo ocurrido en la mayoría de los distritos, donde en 2018 la megadevaluación e inflación permitieron reducir los quebrantos fiscales a costa de la pulverización de los salarios estatales y los gastos sociales. Los personeros sindicales de todos ellos, en la CGT y la CTA, tomaron en sus manos la tarea de asegurarle a Macri un fin de año “tranquilo”, a pesar de las monumentales tensiones que acumula la crisis social. Moyanistas y kirchneristas han querido disimular esta pasividad con una tibia marcha de antorchas, la cual, a pesar de sus convocantes, terminó arrastrando a muchos que buscaban un canal para movilizarse. Pero la tarea de los aparatos choca todo el tiempo con la envergadura de la crisis: en pleno enero, una escalada de despidos fabriles ha desatado un curso de movilizaciones, acampes y ocupaciones de fábrica, como ha ocurrido en Interpack, la ex Nidera, Pilkington, los ingenios tucumanos, los trabajadores de Radio Nacional y de los medios públicos, entre otros. Es necesaria una gran campaña en la clase obrera por la defensa de estas luchas y contra todos los despidos, en la perspectiva de un congreso de bases de todos los sindicatos y centrales, y de la lucha por un paro activo nacional de 36 horas. Los mismos que le han otorgado al macrismo una tregua indefinida -para abonar el trabajo sucio del ajuste durante todo 2019- son los que preparan, en el plano político, el rescate inviable de la bancarrota nacional a costa de los trabajadores. A esa tentativa continuista le oponemos la lucha por terminar con el régimen de Macri, el FMI y los gobernadores, y la convocatoria a una Asamblea Constituyente soberana y con poder, que debe resolver la ruptura con el FMI y el repudio de la deuda pública usuraria, la nacionalización de la banca, el comercio exterior y la industria energética, sin resarcimiento a sus vaciadores, el control obrero de la industria, la prohibición de los despidos, el salario igual a la canasta familiar y el 82% móvil; ello, junto a la disolución de los actuales aparatos de “seguridad” y Justicia, la elección de los jueces por el voto popular y la separación de la Iglesia del Estado, para terminar con el Estado confesional que es un enemigo jurado de las reivindicaciones de la mujer trabajadora.

Con esta política de intervención de la clase obrera en la crisis, con este planteo de poder político y con este programa de confrontación ante la tentativa de relevo del derrumbe macrista por parte del nacionalismo, el Frente de Izquierda tiene que intervenir como polo político en la lucha de clases con una campaña y una propuesta política integral en las elecciones que ya se suceden sin solución de continuidad hasta la Paso nacionales de agosto. La intervención de la izquierda obrera y socialista no puede estar atada al carro de las maniobras electorales de sobrevivencia de un régimen que busca hacer pasar por esa vía la ofensiva contra los explotados, el sometimiento al FMI y el alineamiento internacional con el imperialismo en ese mismo rumbo.
 

martes, 15 de enero de 2019

A cien años del asesinato de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht

15 de enero de 2019

La revolución alemana y el crimen contra sus cuadros más valiosos. Compartimos artículo publicado originalmente en Prensa Obrera #124, 20 de enero de 1986.

En noviembre de 1918 Alemania es un volcán. La Primera Guerra Mundial está concluyendo con una aplastante derrota militar, y el ejército se desmorona en todos los frentes. Los soldados se sublevan contra la oficialidad. En las ciudades las masas obreras se lanzan a la calle para exigir la caída del régimen monárquico. La revuelta se extiende en forma vertiginosa por todo el país. Los marinos ocupan los barcos de guerra e izan la bandera roja, los mítines proletarios reúnen centenares de miles de personas. Los trabajadores arremeten contra la policía, asaltan las cárceles y liberan a los presos políticos.

El 9 de noviembre se derrumba la monarquía. El rey dimite cuando una impresionante columna de manifestantes rodea la casa de gobierno. Se va y deja un gabinete a cargo del Partido Socialdemócrata (SD), que un mes antes había ingresado al gobierno. En pleno levantamiento popular sus dirigentes Ebert y Scheideman proclaman la República. En todo el proceso revolucionario en marcha resaltan dos figuras: Carlos Liebknecht y Rosa Luxemburgo. Liebknecht, ex diputado y encarnizado opositor a la guerra, es el orador más aplaudido en los mítines. Luxemburgo es una conocida teórica y organizadora de la Izquierda alemana. Ambos dirigen el grupo revolucionario “Espartaco” dentro del Partido Socialdemócrata Independiente (PSDI).

El doble poder

En todos los regimientos y centros urbanos las masas insurrectas han creado sus propios organismos de lucha: los Consejos de obreros y de soldados. Agrupan a millones de explotados. En muchas localidades se perfilan directamente como la alternativa de gobierno, creando sus propias milicias y su propio aparato administrativo. La SD ha logrado colocar a sus partidarios a la cabeza de la mayor parte de los Consejos, esto al mismo tiempo que asume la dirección del gobierno burgués. Ha logrado que estos organismos populares avalen al gobierno, al que se ha integrado también el PSDI. Existe una situación de doble poder en donde los mismos partidos aparecen en la dirección de los organismos revolucionarios y del gobierno oficial. Las masas creen que tienen en sus manos al gobierno, pero Ebert trabaja para la burguesía y por la destrucción de los Consejos dé obreros y soldados. Ratifica a todos los funcionarios burgueses y monárquicos en sus puestos, preserva el poder económico de los capitalistas y le hace suscribir a los sindicatos un “pacto social” con los patrones.

A fines de noviembre millones de alemanes discuten quien debe gobernar el país. La Socialdemocracia propone la convocatoria de una Asamblea Constituyente, asegurando que de allí surgirá un gobierno de mayoría popular. Pretenden, mediante la Asamblea, la disolución de los Consejos y la recomposición del Estado burgués.
Contra esta política contrarrevolucionaria se alza la voz de Liebknecht y Luxemburgo. Denuncian a la Constituyente como un paso hacia el pleno reestablecimiento del poder burgués y plantean el poder para los Consejos Obreros. Propugnan seguir el ejemplo de los bolcheviques en Rusia: expropiar a los capitalistas, desmantelar el ejército burgués e instaurar la dictadura del proletariado. Su influencia crece entre las masas proletarias en proceso de radicalización. La mayoría que sigue en manos del bloque SD-PSDI con todo, logra hacer votar en los Consejos la fecha de convocatoria a la elección de la Constituyente.

La fundación del Partido Comunista

En el campo revolucionario se producen grandes acontecimientos. Desde el ingreso del PSDI al gobierno, la liga “Espartaquista" se ha ido agrupando con otros núcleos de izquierda y conjuntamente organizan manifestaciones para defender los Consejos. A fines de diciembre deciden dar el paso de constituir un nuevo partido y fundan el Partido Comunista. Lenin aplaude la iniciativa.
Pero el naciente partido enfrenta delicados problemas políticos. La elección de la Constituyente es una maniobra de la contrarrevolución. En esto existe total acuerdo dentro del PC y nadie titubea en denunciarla. Pero las masas se aprestan a participar en el comicio creyendo que es la vía para consolidar la revolución.
Teniendo en cuenta este proceso, Luxemburgo propone intervenir en las elecciones con el propósito de propagandizar la necesidad de un gobierno de los Consejos. El partido no la acompaña. La mayoría se pronuncia por el boicot a la Constituyente y a favor de la organización de una salida insurreccional, que las masas obreras no comprenden ni comparten.

El asesinato

A principios de enero la crisis política se profundiza. La oficialidad choca con los Consejos de soldados, que levantan una plataforma de reivindicaciones favorables a la disolución del ejército imperial. El gobierno intenta desarmar a la tropa, lo que enciende nuevamente la mecha de la sublevación popular. Los ministros del PSDI renuncian.
Ebert se decide a lanzar entonces la prueba de fuerza definitiva. En acuerdo con el Estado mayor resuelve la organización de un cuerpo franco de oficiales derechistas (verdaderos antecedentes de las bandas nazis) y le encarga al diputado sociaidemócrata Noske su dirección. Noske lanza a estos grupos al copamiento de la jefatura de policía. Es una clara provocación para aplastar sangrientamente a la izquierda. El PC responde convocando a un acto. El mitin se transforma en una impresionante manifestación de oposición al gobierno, pero el partido no acierta a conducir el movimiento. Prevalece la política putchista aprobada días antes en el Congreso del Partido.
Es así que llama, prematuramente, a la insurrección. Esta es derrotada, a lo que sigue un momento de reflujo y desorientación de la vanguardia obrera. Noske no vacila, entonces, en ordenar el asesinato de Liebknecht y Luxemburgo.

Los dos dirigentes habían rehusado esconderse a tiempo y son detenidos en la tarde del 15 de enero. Los maltratan en el traslado y luego los asesinan en la cárcel. Al principio, los verdugos socialdemócratas ocultan y tergiversan los hechos. El cadáver de Luxemburgo no aparece durante varios días. Noske protege a los asesinos y bloquea cualquier investigación. Algunos meses más tarde, los asesinos son igualmente reconocidos y se benefician con una parodia de juicio, quedando en libertad al poco tiempo.

Las consecuencias del crimen son incalculables para la revolución, que pierde a su mejor cerebro político (Luxemburgo) y a su tribuno más prestigioso (Liebknecht). La evolución del joven e inexperto Partido Comunista queda seriamente afectada por la desaparición de Rosa. Con Noske y los cuerpos francos, la Socialdemocracia ingresa en la historia de las traiciones más aberrantes a la clase obrera. La sangre de Luxemburgo y Liebknecht los separa definitivamente del proletariado mundial.

MIRÁ TAMBIÉN:

Perfil de Rosa Luxemburgo, a 99 años de su asesinato
100 años de la Revolución Alemana (serie de notas)

Fuente: https://prensaobrera.com/aniversarios/62553-a-cien-anos-del-asesinato-de-rosa-luxemburgo-y-karl-liebknecht

lunes, 14 de enero de 2019

Precarización todo terreno: Rappi quiere que los diseñadores y publicistas laburen gratis

11 de enero de 2019

La plataforma de envíos lanzó un tramposo “concurso” de anuncios, envalentonada por el amparo del gobierno a la superexplotación de los repartidores.
 
 
 
La indignación se multiplicó hoy en las redes, tras viralizarse el intento de Rappi de poner a creativos gráficos y audiovisuales a producir de forma gratuita piezas publicitarias para la empresa de envíos.
El mecanismo consistía -según lo describió un miembro del equipo de Rappi- en “un concurso para diseñadores, publicistas y agencias creativas pequeñas para crear la pieza gráfica o el video que mejor se desempeñe en nuestra pauta online”, publicándose todos los anuncios creados a tal fin y retribuyendo solamente a aquel que obtuviera “mejores conversiones” (la mayor llegada a clientes).


Rappi toma el modus operandi del “concurso” que encubre trabajo gratuito, aplicado comúnmente por las empresas contra diseñadores, guionistas, arquitectos y una amplia gama de profesionales, y le da una vuelta de tuerca, convirtiéndole en unos “Juegos del hambre” por clics.

No es por arte de magia que esta plataforma de envíos se atreve a realizar y hacer público un “concurso” que atenta contra el más elemental criterio de un trabajo (que sea remunerado). Está envalentonada por el enorme amparo del gobierno a la precarización extrema que viene aplicando contra los repartidores de la empresa, quienes trabajan a destajo (retribución por envío, con el riesgo que ello implica para ciclistas y motoqueros) y cuya relación de dependencia se desconoce (ya sea teniéndolos como monotributistas o tercerizados).

Los trabajadores de Rappi comenzaron a organizarse contra este cuadro semi-esclavista el año pasado, manteniendo asambleas y movilizaciones y reclamando ser recibidos por la Secretaría de Trabajo. Finalmente se realizó allí una reunión -rodeada de policías- entre la patronal, los funcionarios y los referentes de la Asociación de Personal de Plataformas (APP); no había terminado el encuentro cuando estos descubrieron que habían sido “pausados” de la aplicación (despedidos). El gobierno dejó actuar.

Al ataque a la organización obrera se sumó la burocracia de la Asociación Sindical De Motociclistas Mensajeros Y Servicios (ASiMM), cuya intervención en todo este proceso apuntó a planchar cualquier tipo de movilización. Los trabajadores no tardaron en descubrir que la conducción del gremio estaba vinculada con EnvíoYA, la tercerizadora de Rappi.
La política antilaboral de Rappi, Glovo, Uber, PedidosYa, la llamada “Economía de Plataforma”, es el modelo y la vanguardia de la reforma laboral que el gobierno –y sus socios del PJ y la burocracia sindical- cocina junto a las patronales de todo el país, bajo el latiguillo de “bajar los costos laborales”. 
Se procura la destrucción de los convenios colectivos, la eliminación de cargas sociales y la flexibilización radical de las contrataciones, permitiendo a las empresas desconocer la relación de dependencia, desentenderse de accidentes laborales y despedir sin pagar indemnizaciones. Los anuncios del ministro Dante Sica de que avanzará en este sentido no merecieron mayores respuestas por parte de la CGT o de los Yasky-Moyano, que prometen no hacer paros durante el año electoral.
Hay que desarrollar el camino que va de la indignación contra las patronales flexibilizadoras a la lucha por barrer a las burocracias de los sindicatos, y oponer una alternativa de los trabajadores a los partidos de la reforma laboral.


MIRÁ TAMBIÉN: PedidosYa: laboratorio de la reforma laboral
Gran movilización de repartidores de Glovo, Rappi y PedidosYa
Pedaleando cuesta arriba: PedidosYa por dentro
Resultados y desafíos de la lucha de repartidores de Glovo y Deliveroo en España
Sobre APP y cómo enfrentamos la precarización laboral


Fuente: https://prensaobrera.com/sindicales/62524-precarizacion-todo-terreno-rappi-quiere-que-los-disenadores-y-publicistas-laburen-gratis

domingo, 13 de enero de 2019

Urtubey: otro candidato del ajuste y el FMI

13 de enero de 2019

El gobernador salteño anunció su postulación presidencial.
El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey arrancó el año con el lanzamiento público de su candidatura presidencial, por el flamante armado pejotista Alternativa Federal. Lo hizo a través de una entrevista con el diario La Nación (4/1), en la que señaló que “para salir de la crisis tenemos que salir de la grieta que nos ofrecen Macri y Cristina”.

Ello cuando en sus doce años de gobierno, Urtubey se posicionó en ambos lados de esta falsa grieta. Su llegada a la gobernación en 2007 fue inscripta como el arribo tardío de la tendencia “nacional y popular” a Salta; con los métodos K, integró al progresismo universitario a su gobierno y su frente tenía un ala centroizquierdista con Libres del Sur -todo un intento de mostrarse distinto a su antecesor, Juan Carlos Romero. En 2010 acompañó a CFK a la reunión con la Barrick Gold en Canadá, y al regreso fue parte del operativo para vetar y desarticular la Ley de glaciares, liberando a las mineras de cualquier traba a sus negocios. Apenas asumido Macri, encabezó el armado de un bloque en el Congreso escindido del kirchnerismo, con el objeto de garantizarle a un gobierno con minoría parlamentaria el quórum y los votos necesarios para aprobar más de 100 leyes del ajuste.

Tras haber viajado a Estados Unidos en nombre de Daniel Scioli, en medio de la campaña presidencial de este en 2015, a reclamar un acuerdo con los fondos buitre, sus diputados arrancaron votando el acuerdo con estos especuladores presentado por Macri. También fueron claves para rescatar la reforma contra los jubilados, en riesgo luego de que la enorme movilización popular impusiese la caída de la sesión del 14 de diciembre.

El gobernador abre las puertas a una interna con Sergio Massa, otro garante del ajuste macrista, en función de un gobierno de unidad nacional. Su candidatura busca representar a un ala de la burguesía que quiere rediscutir los términos del ajuste y del acuerdo con el FMI, en defensa de sus propias posiciones en medio de la crisis.
En la entrevista, manifiesta que Macri ha fracasado pero que su frente político acompañará al gobierno hasta el último día. Más claro, agua: Urtubey es un candidato del ajuste y del FMI, como Macri y CFK, quienes en la verdadera grieta están del lado de los ajustadores.

Una democracia semidirecta, una demagogia directa

Urtubey dice que Macri fracasó no solo en el plano económico sino también en el institucional. Se queja de que no se hizo una reforma política y propone que el Jefe de Gabinete sea designado y removido por el Congreso. La propuesta no pasa de ser un verso: en la Legislatura de Salta, el frente de gobierno ha consumado una maniobra, inventando bloques opositores para copar la auditoría de la provincia. Urtubey, haciendo uso de facultades que no tiene, le condonó a la familia del derechista Alfredo Olmedo una deuda que hoy llega a los $600 millones por el uso de las tierras de Salta Forestal. El gobernador está detrás de una maniobra para perpetuar a la actual Corte de Justicia de Salta y se han producido varios escándalos por concursos de jueces totalmente amañados para favorecer a ex funcionarios.

El “demócrata” Urtubey, que inclusó llegó a decir que lo acusan de ‘zurdito’, no se anduvo con vueltas para reprimir a los luchadores o perseguirlos, al igual que lo hacía Romero. En ese marco fue asesinado un trabajador en una comisaría, tras haber sido detenido en una represión cuando reclamaba trabajo en el gasoducto Noa-Nea. Esa avanzada policial se hizo a cuenta y orden de la empresa Vertúa, cuyo propietario está preso por el caso de los cuadernos -Urtubey ya incumplió con el requisito de estar ajeno a la corrupción, que en la entrevista pone como condición para kirchneristas que quieran sumarse a su frente.

“Consulta popular” por el aborto: otra estafa

Consultado sobre el aborto, Urtubey dice que si fuera presidente no lo volvería a poner a debate en el Congreso, sino que “impulsaría una consulta popular”. Una verdadera estafa, viniendo del hombre que se rebeló de entrada contra el fallo de la Corte Suprema sobre el aborto no punible (fallo FAL de 2012), estableciendo por decreto un protocolo restrictivo -que recién cayó el año pasado, volteado por la “marea verde”. Vale recordar que los legisladores nacionales de Salta rechazaron en su totalidad el aborto legal. 
Mientras los sectores reaccionarios ligados a la Iglesia Católica tienen en el hospital Materno infantil hasta un espacio físico desde el que trabajan para impedir los abortos no punibles, Urtubey modificó la ley de educación para incorporar la educación religiosa obligatoria -la que finalmente cayó tras un fallo de la Corte en favor de un grupo de padres, a quienes acompañamos desde el PO.

Urtubey es un enemigo de los derechos de las mujeres y del aborto legal: por eso entregó a la fundación Conin, del ultramontano Albino, la atención de los niños desnutridos, y a la iglesia de Orán, a cargo del abusador Zanchetta, los refugios para mujeres víctimas de violencia. La provincia que gobierna encabeza los índices de femicidios a nivel nacional; ninguna de sus maniobras, como el observatorio de la mujer o el polo de las mujeres, ha mejorado la situación de violencia sistemática que sufren las mujeres salteñas.
Con el supuesto planteo de la consulta, busca ocultar al electorado nacional su carácter conservador y sus estrechos vínculos con la Iglesia y la oligarquía local. Es claro igualmente que, en el cuadro de una consulta o de un debate parlamentario, él estará en la vereda del frente del aborto legal, seguro y gratuito.


Dime con quién andas...

Romero, ahora senador nacional, ha dicho públicamente que los salteños deben apoyar la candidatura de Urtubey. La falsa grieta entre ambos, que viene cerrándose con la impunidad que le está dando la justicia salteña al ex gobernador por innumerables casos de corrupción, parece hacerlo del todo con estas declaraciones.
No hay que extrañarse, puesto que Urtubey es su hijo político. En su momento, el actual gobernador encabezó el bloque de constituyentes que habilitaron un tercer mandato para Romero. Han gobernado sucesivamente la provincia los últimos 24 años, instalando un régimen oligárquico en favor de los sojeros, las mineras, las petroleras, la patronal del Tabacal, a costa del hambre y el atraso de la provincia -lo que revela la mentira del planteo “desarrollista” de Urtubey. Luego de estas dos décadas y media, Salta cuenta con índices de los más altos del país en materia de pobreza, desnutrición, necesidades básicas insatisfechas, desocupación y trabajo precario, superando incluso a otras provincias del NOA que históricamente estaban peor. El anuncio de Urtubey a La Nación de que en 2018 bajó la mortalidad infantil y materna es sin dudas una nueva y gran estafa -incluso porque a esta altura las estadísticas de salud del año pasado no pudieron haberse completado.

Construyamos una alternativa de los trabajadores

Urtubey es parte del régimen de macristas, pejotistas y kirchneristas que ha llevado al país a un nuevo fracaso, a más y brutales ataques a las condiciones de vida del pueblo trabajador. Hay que barrer con este régimen e impulsar una Asamblea Constituyente soberana y con poder que tome medidas para salir de la crisis, empezando por el no pago de la fraudulenta y usuraria deuda externa.
Construyamos una alternativa política de los trabajadores para terminar con el régimen oligárquico de los Urtubey- Romero-Olmedo que hundió a la provincia a la miseria y que hoy busca perpetuarse e incluso se postula para gobernar el país.
 

Fuente: https://prensaobrera.com/politicas/62536-urtubey-otro-candidato-del-ajuste-y-el-fmi
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera