The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 30 de mayo de 2015

El 5 de junio, a Ferro con el Frente de Izquierda

Los trabajadores necesitamos nuestra alternativa política

Edición Impresa #1365



Los trabajadores necesitamos nuestra alternativa política.

El próximo 5 de junio lanzamos la fórmula Jorge Altamira-Juan Carlos Giordano en un acto masivo en el club Ferrocarril Oeste. 

Vamos a desarrollar al Frente de Izquierda como alternativa política de los trabajadores frente a los partidos y candidatos del ajuste, con una gran campaña presidencial de la izquierda. 

Desde la tribuna de acto, defenderemos las luchas que están emprendiendo los trabajadores, por el salario, el trabajo y contra los impuestos confiscatorios que se aplican sobre nuestros ingresos.

Convocaremos, también, a garantizar el paro nacional del 9 de junio y darle un carácter activo para reforzar la lucha por todos los reclamos.

Las luchas en curso delimitan con nitidez los campos políticos
La huelga aceitera de Rosario, que lleva más de dos semanas, cuenta con el apoyo exclusivo del Frente de Izquierda.

Los Scioli, Macri y Massa se han puesto en la vereda de enfrente. Todos defienden los techos salariales que impone el gobierno actual, que habían sido reclamados por la Unión Industrial y el resto de las cámaras empresarias.  

Lo mismo vale para el gobierno ‘socialista’ de Santa Fe. Nuevamente, la centroizquierda se revela como férrea defensora de los intereses capitalistas.

El programa de ajuste, que el gobierno le achaca a sus opositores, lo está llevando adelante Kicillof y compañía de manera sistemática.

El kircherismo llega a su fin dejando un país con un 25% de pobreza, salarios promedio de 5.000 pesos y jubilaciones de 3.200.

Los que se anotan en la sucesión, desde dentro o fuera del gobierno, profundizarán este ajuste contra el pueblo.

En este cuadro político el Frente de Izquierda proclama que su objetivo es que los trabajadores construyan su propia alternativa política.

Los resultados electorales positivos obtenidos en varias provincias muestran que estamos avanzando en ese sentido.

Vamos a Ferro a construir el triunfo de las luchas en curso. Por el éxito del paro nacional. Por la satisfacción de todas las reivindicaciones populares. 
Para construir, con el Frente de Izquierda, una alternativa política de los trabajadores. 

 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1365/politicas/el-5-de-junio-a-ferro-con-el-frente-de-izquierda

El rol del paro nacional ante las luchas obreras: Todos al plenario del Sutna

Foto: Masiva movilización bancaria, en el primer día de huelga. El plenario convocado por el Sutna San Fernando debatirá cómo llevar a la victoria las luchas y cómo darle un programa y un carácter activo al paro nacional.

| Edición Impresa #1365 | Por Nestor Pitrola

La Presidenta desempolvó el 25 de mayo las amenazas más gorilas contra las huelgas obreras y el paro nacional. Depetri la interpretó de inmediato, hablando de vidrieras rotas que remontan a la lejana provocación de las marquesinas de Modart en el paro de 1988. Más brutal resultó la advertencia sobre “otro Mariano Ferreyra”, como si el asesinato de nuestro compañero no hubiera sido obra de la patota de un sindicato oficial kirchnerista de los que ahora carnerea el paro nacional, la Unión Ferroviaria. Y, en cambio, hubiera sido un “muerto” colocado por las propias víctimas, al gobierno que montó el negocio y la explotación de los tercerizados junto a los concesionarios y a la burocracia sindical.


El motivo de semejante deriva es bien claro. El gobierno atraviesa una ola de huelgas obreras contra los topes impuestos despóticamente por Kicillof-Tomada a las paritarias, en connivencia con las Unión Industrial y el conjunto de las patronales, incluidas las bancarias que ganaron y ganan como nunca.

La huelga general aceitera, de un pequeño pero combativo gremio, está conmoviendo al movimiento obrero y transformándose en un gran hecho político. Paraliza el principal complejo exportador argentino a través de la huelga general -un método denostado por la burocracia de las cinco centrales. Despliega piquetes para quebrar la conciliación obligatoria -y el carnereaje de una seccional oficialista en el cordón de San Lorenzo- y, tras haber arrancado a la propia patronal el 36%, ahora profundizó las medidas para quebrar la no homologación, el cepo kirchnerista a las paritarias.

Los bancarios paralizaron las finanzas del país 48 horas y en asamblea, el Banco Central resolvió extender el paro dos días más. Hubo paros por turno de la Alimentación y de 24 horas de los papeleros, desconociendo la conciliación de Tomada, un hecho inédito. El 4 de junio moviliza camioneros con abandono de plantas, antes que ellos ATE para 24 horas, lo mismo que Conaduh que está en plan de lucha en todas las universidades. Hay que agregar la movida del Sitraic por 8.000 de mínimo en la construcción y el descomunal paro de la docencia bonaerense, llamado por los Suteba combativos que arrancó el pago a 27.500 docentes que no cobraban, quienes vuelven a parar por 48 horas por otros objetivos

Crisis en las paritarias. Ola de luchas obreras. El gobierno K en su ocaso choca con los sindicatos. Se disgrega aún más la burocracia sindical que lo sostuvo y lo sostiene. Es que Cristina ha empezado a prepararle el país a Scioli y a Randazzo indicando a los capitalistas que sus sucesores son, como ella hoy, los más indicados para llevar adelante el ajuste, los que podrán manejar los tiempos y a las organizaciones obreras y populares para aplicarlo. Y si no fueran los suyos, les prepara la mesa a Macri o Massa.

Scioli se ha pronunciado por sostener en algún lugar futuro a Kicillof. El ministro inflexible con los salarios por debajo de la inflación y con el impuesto al salario, el nuevo sostén financiero de los explotados al Estado de la deuda externa y de los subsidios al capital.

Así las cosas, el rol de un paro activo nacional es movilizar de conjunto, desde los lugares de trabajo a la Plaza a centenares de miles de trabajadores para lograr objetivos muy precisos: llevar a la victoria a los aceiteros y demás gremios en lucha, quebrar los topes paritarios, abolir ganancias en los salarios y detener los cierres de empresas y despidos masivos. Asociados a estos objetivos, el 82% a los jubilados y el pase a planta de los precarizados.

Se trata de que la clase obrera irrumpa en la escena política, imponga un giro y, desde luego, gane un lugar destacado en la agenda electoral. Eso no se logra con un parito dominguero que marca el paso en el mismo lugar del ya realizado el 31 de marzo.

En este marco el plenario convocado por los compañeros del Sutna San Fernando, adquiere una enorme relevancia: el debate del clasismo y de la izquierda del movimiento obrero acerca de cómo llevar a la victoria a la huelga aceitera y a todas las luchas obreras y la lucha por darle un claro programa y un carácter activo y movilizador al paro nacional.  



Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1365/sindicales/el-rol-del-paro-nacional-ante-las-luchas-obreras-todos-al-plenario-del-sutna

viernes, 29 de mayo de 2015

La FIFA o la expropiación internacional del fútbol

fifa 3



Por Alejandro Guerrero
 (@guerrerodelpo)

El Mundial de Qatar, que debería jugarse en 2022, ya es una enorme masacre obrera. Hace un año la Confederación Sindical Mundial (CSM) denunció que hasta entonces habían muerto 1.200 trabajadores inmigrantes en las obras de construcción de los estadios, y que si esa carnicería no se detiene habrá 4.000 muertos más hasta que empiece el torneo. Se jugará ahí el fútbol más sanguinolento de la historia, a un promedio de 62 obreros muertos por partido. Hay en Qatar 1,4 millón de inmigrantes, en su mayoría de la India y de Nepal, trabajando en las obras para el Mundial. La CSM atribuye las muertes a “accidentes, ataques cardíacos por las altísimas temperaturas o enfermedades causadas por las condiciones de vida miserables”. El diario inglés The Guardian denunció que las empresas contratistas “retienen sueldos, confiscan pasaportes, impiden almorzar a sus empleados y obligan a trabajar con temperaturas de 50 grados centígrados”. En otras palabras: la FIFA es una organización imperialista, mafiosa, profundamente criminal, lo cual no habrá de cambiar porque ahora, en un pase de cuentas entre gangsters, un grupo de ellos haya salido esposado del hotel cinco estrellas Baur au Lac, en Zurich, donde el capomafia Joseph Blatter busca su reelección y la UEFA amenaza retirarse del organismo si tal cosa sucede.

En principio, resulta necesario situar el problema: los deportes televisadosel fútbol es el principal de ellos- se han convertido en el principal motor de acumulación capitalista después del contrabando de armas y el tráfico de drogas, y por encima del reciclado de basura. Sangre, drogas, circo televisado y mierda: he ahí el capitalismo en su última fase de descomposición, convertido ya en una amenaza para la civilización misma.

El escándalo que explota ahora en los titulares de los diarios del mundo es un asunto viejo, muy viejo. Los argentinos sabemos de los negociados infames de la dictadura militar, particularmente de Emilio Massera y del titular del Ente que organizó el Mundial 78, el almirante Carlos Alberto Lacoste, con el entonces presidente de la FIFA, el brasileño Joao Havelange, gran padrino de Blatter y renunciado él mismo cuando no pudo ocultar las coimas que cobraba por distintos rubros. Aquel Mundial dejó ganancias enormes y fraudulentas por las obras en los estadios, por la impresión de entradas, por la introducción de la TV color y montón de renglones más, maniobras que incluso incluyeron fortísimas sospechas sobre la compra de partidos.

Esto estalla ahora por una pugna mafiosa entre imperialistas, por una “pelea entre bandidos” como diría Lenin. Blatter y compañía cometieron un error estratégico: incorporaron al negocio del fútbol al gran mercado de los Estados Unidos, pero quisieron hacerlo bajo su propio control. Por si fuera poco, anudaron sus acuerdos con árabes, rusos y federaciones de Oriente en perjuicio de norteamericanos y europeos. Para organizar el Mundial 2018 se postulaban España-Portugal e Inglaterra, pero la FIFA eligió a Rusia. Estados Unidos quería para sí el Mundial 2022, pero el elegido fue Qatar: “Es una mala decisión”, dijo entonces Barack Obama para mostrar en qué niveles los norteamericanos se sintieron afectados.

Era el principio del fin. Fue entonces que el obeso y obsceno Charles Gordon Blazer, ex presidente de la Concacaf, corrupto entre corruptos que gusta subir a su blog el registro de sus festicholas con ricos y famosos (incluido Bill Clinton) fue puesto en la mira del FBI. Con cargos por soborno, fraude, lavado de dinero y evasión fiscal, llegó a un acuerdo reservado para convertirse en buchón, en informante de las autoridades federales y, como en las series yanquis, llevó un micrófono oculto a reuniones de la cúpula de la FIFA y grabó varias conversaciones de sus compinches para delatarlos.

La FIFA se la veía venir e intentó abrir el paraguas. Para eso promovió una investigación interna a cargo de Michael García, ex fiscal federal de los Estados Unidos, pero cuando García se tomó la cosa en serio (respondía a otros mandantes, no a la camarilla de Blatter) le negaron testigos y, finalmente, se negaron a publicar su informe. Desde ese momento, decididamente, los norteamericanos y la UEFA abandonaron a Blatter y empezaron a promover la candidatura del príncipe jordano Ali bin al-Hussein a la presidencia de la FIFA. (La dictadura jordana, ejercida por la familia de al-Hussein, es una cuña de Estados Unidos e Israel en Oriente Medio). Y, después de tantos años, el Departamento de Justicia yanqui descubre que la conducción de la FIFA es culpable de “organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero; corrupción rampante, sistemática y profundamente enraizada”.

Todo lo cual es cierto, claro está. En 2013, último dato disponible, el fútbol europeo (solo el europeo) movió 13.800 millones de euros (unos 20.000 millones de dólares). En 2009, el Grupo de Tareas de Acción Financiera (FATF, su sigla en inglés) de la OCDE había dicho que el fútbol es “perfecto” para el lavado de dinero, por el volumen de los capitales que mueve y la arbitrariedad de sus cotizaciones. Por ejemplo, los 94 millones de euros que Real Madrid le pagó al Manchester United por el pase de Cristiano Ronaldo no guardan proporción con las dimensiones reales del negocio. Sin embargo, en esto ocurre algo similar que con las obras de arte (otro medio excelente de lavado): un Rembrandt o un Van Gogh no tienen valor de mercado, valen exactamente lo que un coleccionista esté dispuesto a pagar por ellos.

Cómo andamos por casa

Cuando el “sorteo” de las zonas en el Mundial 2014, en Brasil, puso a la Argentina en el grupo más accesible, Juan Carlos Crespi, dirigente de Boca y burócrata del sindicato petrolero (fue, durante el menemismo, uno de los privatizadores de YPF; ahora fue uno de los grandes sostenes de la entrega de Vaca Muerta a Chevron) hizo saber, con un gesto de fanfarrón, que él había arreglado todo para que así fuera. Marcelo Araujo, bocón incorregible, dijo de puro chupamedias que Grondona era “el Kirchner de la AFA” porque se trataba del dirigente que “maneja las finanzas” de la Federación. Grondona, por ejemplo, fue el promotor del pase de las finanzas de la FIFA de dólares a euros. Ahora, aparece acusado post mortem de haber recibido coimas por un total de 15 millones de dólares por la organización de cuatro versiones de la Copa América, incluida la que se juega en Chile el mes que viene. La muerte lo salvó de salir esposado del Baur au Lac.

Allá por 2007, después de estallado el escándalo por los manejos del empresario iraní Kia Joorabchian y del magnate ruso Boris Berezovsky con el club Corinthians, de Brasil, al que manejaban por medio del fondo británico Media Sports Investment (MSI), se conocieron algunas conversaciones telefónicas interesantísimas, que la Policía Federal brasileña había obtenido por orden judicial. (El MSI lavaba dinero negro por medio de pases de jugadores, con fondos que extraía de paraísos fiscales, y manejaron de ese modo los pases de Carlos Tévez y Javier Mascherano al fútbol inglés).
En una de esas conversaciones, Renato Duprat, asesor del presidente del Corinthians, Alberto Dualib, dice que Grondona era “el hombre que fiscaliza el lavado de dinero en la FIFA”. Enseguida le cuenta a su interlocutor que “Dualib despidió al hijo de Grondona (Humbertito). Ocurre que cuando la Policía Federal quiso entrevistar a la FIFA, estos lo mandaron a hablar con Grondona. Los agentes investigaron si el hijo estaba involucrado (con la operación del MSI) en el caso Corinthians”. Duprat añade que Joorabchian había puesto “estratégicamente a Grondonita (sic) en el club”. Los negocios del MSI terminaron con el Corinthians descendido y agobiado por una deuda impagable de 26 millones de dólares.

Años atrás, el todoterreno Norberto Oyarbide ordenó allanamientos a la AFA y a varios clubes para investigar maniobras de lavado de dinero e irregularidades con pases de jugadores. Como siempre ocurre con Oyarbide, todo era un bluff para encubrir lo que decía investigar: el asunto terminó con los clubes y los dirigentes sobreseídos, y únicamente resultó investigado por supuesta evasión el futbolista Jonathan Bottinelli.
Esos son los socios del gobierno en el asalto a las arcas públicas que es Fútbol para Todos. Y, notablemente, uno de argentinos que van presos por pedido de los tribunales norteamericanos es Alejandro Burzaco, de Torneos, por pago de coimas. Como se ve, cuando de robos se trata (ni hablar de cuando deben hacer frente a los trabajadores) la alianza de los K con el grupo Clarín no se rompe del todo.
Esta es la gente que organiza barrabravas (no los apaña, los organiza y los usa). Es la organización mafiosa que ha expropiado el fútbol, aquí y en el mundo. Se trata, en definitiva, del capital imperialista descompuesto, que tiene su imagen más trágica en los miles de obreros masacrados en Qatar para que el circo siga…


Se viene el cambio en la #FIFA. pic.twitter.com/GY56M7L84Q

— Diego Alfagemez (@alfagemez) May 29, 2015

Embedded image permalink


Fuente: https://revistaelotro.wordpress.com/2015/05/28/la-fifa-organizacion-criminal-y-lucha-entre-mafias-imperialistas/

Las huelgas obreras, antes y después del 25

Foto: Movilización obrera del plenario del Sutna San Fernando. El kirchnerismo y la oposición tradicional quieren valerse del peso del Estado y de la burocracia sindical para impedir la irrupción de la clase obrera en la crisis. 

Edición Impresa #1365 | Por Marcelo Ramal
 
Cristina Kirchner no dudó en usar la tribuna de la Plaza para atacar a las huelgas obreras que buscan romper el techo oficial a las paritarias. La Presidenta desafió a los sindicatos a ‘hacerle al próximo gobierno huelgas por paritarias libres’, como si no fuera este gobierno el que está eliminando de hecho las paritarias al imponer mediante el Estado un techo a los acuerdos salariales. Cristina, de este modo, marca el camino que continuará su sucesor. Daniel Scioli, rápido de reflejos, reiteró en estos días la posibilidad de retener a Kicillof en el gobierno, y entre los elogios prodigados, figura justamente "la manera en que está manejando las paritarias" (sic).

Cristina Kirchner quiso presentar en la plaza un discurso de "despedida", pero la camarilla oficial ya se ha mimetizado con la liga pejotista que se postula a sucederla -Scioli, Anibal Fernández, Randazzo. Unos días antes de invocar la bandera de la soberanía, los diputados y asesores económicos del kirchnerismo se confundían en Washington con los de Massa y el macrismo, prometiendo el mismo rumbo para después del 10 de diciembre: arreglo con los fondos buitre, aumento de tarifas y devaluación, para abrirle paso a un nuevo reendeudamiento con el capital financiero internacional. Mientras en la tribuna de la Plaza se invocaban los derechos humanos, los actos del 25 subrayaron el protagonismo político que el kirchnerismo le ha devuelto a las fuerzas armadas, bajo el mando del represor Milani. Este rumbo del gobierno está vaciando al "poskirchnerismo" de Massa: los Othacehé y otros barones del conurbano aceleran su regreso a las listas del gobierno.

Con la fiesta del 25, el kirchnerismo también encubrió el carácter agudo de la bancarrota económica, cuyo estallido el gobierno quiere postergar a costa de agravar los desequilibrios preexistentes. Kicillof financia la quiebra del Estado central tomando deuda a verdaderas tasas de default y el panorama es aún más grave para los distritos. La condición de ese nuevo rescate estatal a los capitalistas es un ajuste monumental contra salarios y jubilaciones.

Es esta perspectiva lo que explica la reacción oficial contra la clase obrera que desafía la regimentación salarial. Al día siguiente del 25, el país se desayunaba con la continuidad de la gran huelga aceitera, que el gobierno intentó liquidar sin éxito a través del Ministerio de Trabajo. Mientras tanto, el paro bancario de 48 horas arrancaba con una enorme movilización en el centro porteño. La advertencia del kirchnerista Depetri, para "no lamentar otro Mariano Ferreyra en el paro del 9", no sólo reitera el relato oficial en el crimen de Barracas -que convierte a la víctima en victimario. Apunta, además, contra el clasismo y la izquierda, que luchará por imprimirle a la jornada del 9 un programa y una perspectiva -o sea, lo que no han hecho los Moyano y Barrionuevo, que conciben un paro aislado, para seguir negociando bajo cuerda con los candidatos patronales que se anotan para la sucesión. Con ese propósito, un gran plenario convocado por el Sutna debatirá, este sábado 30, la intervención del clasismo en el paro nacional.

La hostilidad hacia la clase obrera que desafía el cepo a las paritarias une a los Macri, Massa y Scioli, y por razones políticas de fondo: las luchas obreras introducen en la campaña electoral una agenda antagónica a la que manejan los tres, y cuyos términos se redactan en Washington o en los pasillos de la Unión Industrial. Es un desafío, por lo tanto, al intento del gran capital y sus partidos por monopolizar el desenlace de esta transición política. La campaña presidencial del Frente de Izquierda arranca jugándose a fondo por la victoria de la lucha aceitera y de todas las huelgas, por un paro nacional activo y de 36 horas, por paritarias libres, por la abolición del impuesto al salario y la prohibición de suspensiones y despidos. El kirchnerismo y la oposición tradicional quieren valerse del peso del Estado y de la burocracia sindical para impedir la irrupción de la clase obrera en la crisis. Apoyémonos en las poderosas tendencias de lucha para reforzar la batalla por una alternativa política de los trabajadores.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1365/politicas/las-huelgas-obreras-antes-y-despues-del-25

PRO - Cesado

Related Posts with Thumbnails