The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 23 de noviembre de 2014

México Arde

Edición Impresa #1341 | Por Daniel Mecca

César Manuel González, 21 años, siempre amó los caballos. Había decidido abandonar la carrera de Derecho para irse a Ayotzinapa, México, después de haber hecho unas prácticas de servicio social en una zona rural. "Le gustó estar en la sierra, ayudar a la gente", recordó su padre. El 26 de septiembre, horas antes de la noche funesta, César Manuel estuvo trabajando con sus compañeros de escuela en unos campos y llamó dos veces a su familia. "Estaba muy bien, lo escuché cantando", recuerda su papá. El todavía espera que su hijo, como tantas veces, llegue a su casa montado en el caballo, cantando.
 
Ese canto, esa sensibilidad, esa lucha, tuvo su correlato en conciertos, obras de teatro, performances artísticas en las calles y expresiones de solidaridad de intelectuales que emergieron y se multiplicaron tras conocerse el caso los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala.
 
Un grupo de 25 artistas plásticos, por ejemplo, se unió los primeros días de noviembre para pintar en México los 43 rostros de los normalistas desaparecidos. La banda Café Tacuba expresó en un concierto a través de su cantante Rubén Albarrán: "`Muchachos, una situación muy grave la que vivimos nosotros, un crimen de estado terrible, que no nos confundan, no es suficiente con gritar y aplaudir en un concierto, el exterior vive en nosotros mismos y es adentro de nosotros que tenemos que desmantelar a este sistema opresor''.
 
León Larregui, vocalista del grupo Zoe, estalló ante 40 mil espectadores: "¿Qué más tenemos que aguantar para decir basta? El país está secuestrado por una pandilla de neandertales, ladrones y asesinos. ¿En qué país quieres vivir tú: en el que el simple hecho de exigir tu derecho a una vida digna y justa signifique que te van a desaparecer y a matar?", dijo el cantante, entre gritos de repudio a Peña Nieto, y fue detenido tras el recital. René, de Calle 13, llamó a unirse en lucha: "No podemos permitir esto en Latinoamérica ni en ningún país del mundo". También se solidarizaron Las Manos de Filippi.
 
“La muerte misma”
 
El panameño Rubén Blades aportó antes de cantar "Desapariciones": "Se la dedicamos a sus familias y también a otros desaparecidos que han aparecido en otras fosas comunes". La cantante Julieta Venegas escribió en Twitter: "Juventud que muere, es la muerte misma de nuestro corazón. Mi sangre está de luto hoy, porque mi país dejó de sentir el latido de su voz".
 
El mexicano Alfonso Cuarón, quien recibió en el Museo de Arte Moderno de Nueva York un homenaje por su labor cinematográfica, utilizó la gala para protestar: "La voz que es relevante es la toda una sociedad que se ha manifestado de manera muy firme y que está resonando en el resto del mundo". En la edición de los premios del cine iberoamericano, la actriz española Marisa Paredes acompañó el reclamo al igual que el actor Gael García Bernal, entre otros.
 
El escritor Juan Villoro señaló que esta "nueva masacre" se produce en un estado plagado por "gobiernos extraordinariamente corruptos que han reprimido una y otra vez los movimientos" que demandan el fin de la injusticia social y la impunidad. "Los futuros maestros, los forjadores de la esperanza, son aniquilados", apuntó Villoro. El escritor Paco Ignacio Taibo II resumió que "en México la narcopolítica es un imperativo que aparece por todos lados".
 
La Asamblea de la Comunidad Artística de México se movilizó masivamente el 1° de noviembre para exigir la aparición con vida de los normalistas, bajo la bandera "El Estado ha muerto" y declarándose en "desobediencia civil pacífica". Advirtieron: "Estos hechos no son un acontecimiento aislado: son parte de una violencia sistemática y fuera de control que gobierna nuestro país. Las desapariciones forzadas, las ejecuciones extrajudiciales y la tortura son un crimen de lesa humanidad, por la que el Estado mexicano debe asumir su responsabilidad".

"Comparado a los '90, estamos tremendamente bien"

Edición Impresa #1341 | Por Christian Rath

2,4 millones entre desocupados y subocupados
 
El último informe del Indec es lapidario: la tasa de desempleo pasó en el año del 6,8 al 7,5 por ciento de la población activa, mientras la subocupación trepó del 8,7 al 9,2 por ciento. Desocupados más subocupados -gente que trabaja pocas horas pero quiere trabajar más- suman 2,4 millones de trabajadores.
 
De septiembre de 2013 a septiembre de 2014, 200.000 personas perdieron el empleo, pero otras 80.000 pasaron a tener jornada parcial -en gran parte por las suspensiones o la reducción de las jornadas de trabajo; 70.000 dejaron de buscar trabajo.
 
El mismo Indec presenta, sin embargo, a la desocupación en Chaco, Formosa o Posadas como inexistente o marginal. Las estadísticas oficiales no incluyen como desocupados a quienes se encuentran en planes sociales nacionales, provinciales o municipales. Si figuraran en la población con problemas de empleo, la tasa de desocupación registraría el doble -4 millones.
Si se considera que el trabajo en negro está -inamovible- en una cifra del 37/38%, y se suman todas las variantes de precarización laboral se llega a más del 50% de la mano de obra, sin protección de un convenio de trabajo. En este cuadro, Kicillof dice que "con el menemismo estábamos peor".
 
En el mapa de la desocupación, Córdoba está al tope (11,6%), seguido de Rosario (9,3%) y GBA (8,7%). Sin embargo, el mayor deterioro se produjo en el Gran Buenos Aires porque el número de trabajadores fue mayor al promedio nacional, el empleo se redujo más, el desempleo subió del 8,1 al 8,7 y la subocupación -suspensiones- subió fuertemente (al 11,3%).
El escenario que se avecina es peor. La industria tuvo su octava caída, y en rubros como maquinarias y herramientas es de casi el 20% en un año. De conjunto, con tendencias a la caída. Más de un 20% de empresarios ha advertido que plantea reducir el personal en 2015.
 
 

sábado, 22 de noviembre de 2014

La "Identidad Villera" se ve mejor desde Puerto Madero

Edición Impresa #1341 | Por G.S

La aprobación en el Congreso de una ley que crea el Día de la Identidad Villera suscitó mucha polémica en las redes sociales. Se entiende por qué. Las villas son el resultado de la propiedad privada del suelo urbano, que expulsa a una parte significativa de la población. Según el último censo realizado en el país, sólo en la Ciudad de Buenos Aires viven en villas miseria más de 200.000 personas, lo que equivale a casi el 10% de la población. Si se lo compara con el censo realizado una década atrás, el crecimiento es vertiginoso. A esta superpoblación hay que sumarle la presencia dominante de las bandas narcos.
 
¿Qué se pretende con la declaración del Día de la Identidad Villera? Naturalizar las villas miseria e incluso embellecerlas. La "identidad villera" supone la preservación de las propias villas. El Frente de Izquierda rechazó en el Congreso la iniciativa kirchnerista.
 
Una expresión popular de lucha, organización y solidaridad de las villas hubiera planteado otra cosa: la vivienda para todos, la urbanización de los barrios, la apertura de las calles, etc. En definitiva, sería una lucha para terminar con las villas. No sorprende, por lo tanto, que los propios habitantes de las villas no sean los que hayan promovido esta ley.
 
La "identidad villera" supone, además, una identidad de intereses entre los habitantes de las villas, que no existe. El crecimiento de la población de las villas ha desarrollado un choque de intereses sociales al interior de ellas, como consecuencia de una especulación inmobiliaria 'sui generis'. Se ha formado, por ejemplo, una casta de propietarios que choca con miles de inquilinos por la carestía de los alquileres. Los propietarios se oponen a la urbanización, porque temen que no se les convalide el derecho de propiedad. A este choque de intereses se le agregan los punteros del gobierno y de los partidos patronales, que lucran con la distribución de la asistencia social. Los narcos están moldeando a muchas villas de la Ciudad y del conurbano. La burocracia villera, que divide sus preferencias entre macristas y kirchneristas, está asentada en estos intereses sociales.
 
Cuando las villas se movilizan y reclaman por su tierra y su vivienda, el gobierno deja de lado la reivindicación de la "identidad" y recurre a la represión, como ocurriera en el Parque Indoamericano donde fueron asesinadas tres personas por las fuerzas de seguridad de la Nación y la Ciudad, o, más recientemente, con el desalojo del barrio Papa Francisco lindante con la Villa 20, donde Berni hizo de las suyas.
 
La "identidad villera" refleja en forma auténtica el programa nacional y popular, porque expone una línea de precarización de la fuerza de trabajo llevada al extremo. Por ejemplo, como el Vatallón Militante. Pero con una salvedad: impulsa la expulsión allí donde choca con un gran emprendimiento inmobiliario en la costa o en el puerto. La 'identidad' se traslada, entonces, al gran Buenos Aires o al interior. Los que levantaron la mano a favor, la ven mejor desde sus pisos en Puerto Madero o en barrios privados.

viernes, 21 de noviembre de 2014

"Seis horas para Enfermería" ganó la batalla de las Redes Sociales

Edición Impresa #1341 | Por Facundo Lahitte

Se acaba de dar a conocer los resultados del concurso #yovoto organizado por la Legislatura de la Ciudad. En esta compulsa, se ofreció a cada bloque postular un proyecto, que se difundan a través de una plataforma virtual donde se realizó la votación. Por lejos, el más votado fue el de la jornada de seis horas para enfermeras y enfermeros, presentado por Marcelo Ramal. Obtuvo 22.446 puntos, resultado de una votación ponderada según el interés que le asignaba el votante a cada proyecto. Resultó segundo, y con 17.455 puntos, el proyecto de la Coalición Cívica de "aumentar la inversión en educación". Bastante más atrás, quedó el proyecto del PRO, "prohibición de trapitos y limpiavidrios", con 14.975 puntos.
 
Movilización política

Nunca se nos escapó el componente de manipulación de una iniciativa desarrollada por la propia Legislatura, donde la agenda de los trabajadores y vecinos es bloqueada con pactos de todo tipo. Mientras se nos invita a la participación ‘vía internet', el proyecto de enfermería lleva meses cajoneado en la Comisión de Salud. No obstante, decidimos servirnos para llevar adelante una lucha por una reivindicación obrera crucial.

Nuestro resultado, por lo tanto, no fue un "milagro de las redes", sino el resultado de una movilización política. En los diez días que duró la votación, enfermeras y enfermeros de todos los hospitales se organizaron para que sus compañeros voten en los lugares de trabajo. En las redes sociales, la repercusión de la campaña fue importante, junto con las muestras de simpatía y apoyo.

Si se pudo articular esta votación en tan pocos días es porque "las seis horas" ya existía como un movimiento, que se fue gestando en las recorridas y charlas realizadas por Ramal en los hospitales, las mesas y seminarios masivos organizados en la Legislatura y la propia movilización de las enfermeras a la Comisión de Salud, para exigir el tratamiento del proyecto. En la rueda de prensa, donde se anunció al ganador, Ritondo, vicepresidente de la Legislatura, atribuyó nuestra victoria "a la presencia del partido de Ramal en los sindicatos". Naturalmente, no señaló que es una presencia antagónica a la de los aparatos de la burocracia sindical. La victoria de las seis horas, por lo tanto, no es el resultado de un aparato, sino del impulso de una gran reivindicación obrera. Las enfermeras que impulsan el proyecto también se organizan para echar a la burocracia de sus internas y sindicatos.

El triunfo de las seis horas es una respuesta a la crisis social de la Ciudad a partir de la condición de sus trabajadores. Es la agenda antagónica a los bloques que dominan la Legislatura y que han convertido al presupuesto público en un botín de los grupos contratistas e inmobiliarios.

La segunda etapa de #yovoto comenzó este miércoles 19, y se extenderá hasta el 4 de diciembre. En la página oficial de la Legislatura, figurarán todos los antecedentes de nuestro proyecto, por caso, las filmaciones de nuestros plenarios y jornadas, y testimonios de enfermeros. Además, podrán hacerse preguntas, aportes y críticas, además de votar a favor o en contra.

La victoria alcanzada ya justifica el tratamiento y la aprobación de las seis horas. Pero nos apoyamos en ella para redoblar la lucha por su aprobación y convertirlo en un gran pronunciamiento popular. Por lo pronto, la Comisión de Salud anunció que el 1° de diciembre se inicia el tratamiento de nuestro proyecto.

Ingresando en www.demos.legislatura.gov.ar podés sumar tu voto.

¡Vamos por las 6 horas!
 

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1341/politicas/seis-horas-para-enfermeria-gano-la-batalla-de-las-redes-sociales-1

PRO - Cesado

Related Posts with Thumbnails