The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 3 de julio de 2015

Asumió Guillermo Kane

2 de julio de 2015 | Edición Impresa #1370 | Por Franco Rapanelli 
El 1° de julio asumió Guillermo Kane, del Partido Obrero, como diputado en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, de acuerdo al sistema de rotación del Frente de Izquierda, con la presencia de decenas de delegaciones de trabajadores en lucha de toda la provincia y del candidato a gobernador Néstor Pitrola.
En la conferencia de prensa previa a la asunción Kane destacó que la bancada del Frente de Izquierda será una herramienta necesaria para la lucha contra la profundización del ajuste, en un momento en el cual los Unidos y Organizados se han subordinado al aparato histórico del PJ bajo las figuras de Scioli y Aníbal Fernández. A su vez, la hegemonía de Macri y la UCR sobre el centroizquierda refuerza la presencia de la izquierda en el parlamento provincial como representante político de los reclamos de los trabajadores, de la mujer, ambientales y de la juventud. 
Entre las principales iniciativas que se llevarán adelante próximamente, Kane anunció que se está discutiendo con los protagonistas de las luchas un proyecto de resarcimiento económico para las víctimas de las inundaciones, contra el tarifazo en las garrafas y por la creación del Estatuto de los trabajadores de la Legislatura. El proyecto ley de pase a planta de todos los trabajadores precarizados del Estado, que ya tuvo despacho favorable de la comisión de trabajo, será un punto de apoyo fundamental para una campaña que abarca a miles de trabajadores precarizados en toda la provincia.
Además se insistirá en la aprobación del proyecto que declare la emergencia edilicia en los establecimientos educativos de la provincia de Buenos Aires, el pago de los salarios adeudados y el blanqueo de todas las sumas en negro a los trabajadores docentes. 
El debut de Kane como diputado tuvo lugar en una sesión fundamental, ya que luego de una gran campaña en toda la provincia, en la cual el Frente de Izquierda jugó un papel central, con juntada de firmas y movilizaciones de miles de docentes, estudiantes y trabajadores auxiliares se conquistó la aprobación del boleto educativo gratuito para estudiantes. Si bien el proyecto que se votó no es el original, ya que fue recortado en el Senado excluyendo a los docentes y auxiliares, constituye un avance para los cuatro millones de estudiantes bonaerenses que harán uso del boleto educativo gratuito. En la sesión, Kane defendió el proyecto original y anunció que continuará la campaña y las movilizaciones para que se incorpore a los trabajadores docentes y auxiliares. 
Como lo demostró el trabajo realizado en el Congreso Nacional, esta nueva etapa en la banca bonaerense será un instrumento para reagrupar a centenares de trabajadores y darle expresión política a sus reclamos.


Ciudad: una campaña frentista y de lucha

Edición Impresa #1370 | Por Marcelo Ramal

Después de las Paso, la campaña para las elecciones generales en la Ciudad -que estamos cerrando en estas horas- transcurrió fuertemente ligada a las principales reivindicaciones sociales y movimientos de lucha.

Cuando el PRO todavía celebraba su victoria, se produjo el espantoso episodio de la muerte de dos niños en un taller clandestino de Flores. En nuestra intervención, reclamamos la interpelación de Rodríguez Larreta y de los principales funcionarios involucrados, e hicimos de ello una campaña política. Junto a La Alameda y otras organizaciones sociales, realizamos movilizaciones y actos frente a la Legislatura. Subrayamos que el trabajo esclavo es sólo la variante más extrema de la precarización laboral en la Ciudad (que envuelve también al comercio, los call centers y el propio Estado).  Así lo denunció uno de nuestros afiches de campaña. Arrancamos una sesión especial de la Legislatura para debatir la cuestión de los talleres.     

Otro aspecto de nuestra agitación electoral se concentró en la vivienda. Hicimos un plenario con representantes de más de cincuenta cooperativas de vivienda, que cargan con numerosas experiencias negativas con los gobiernos de la Ciudad. Expusimos nuestro programa y logramos adhesiones definidas, que luego se expresaron en recorridas y actividades callejeras. Días atrás, nos acompañaron en un acto que realizamos en la puerta del Instituto de Vivienda de la Ciudad, donde denunciamos su vaciamiento, la política expulsiva del macrismo y la connivencia de los opositores.

Con Pueblo en Marcha e Izquierda Socialista diseñamos una campaña frentista que superó, en método y extensión, a lo que hicimos en las Paso. En una gran recorrida en la Villa 21-24, de más de un centenar de compañeros, hicimos actos y habladas en varios puntos del trayecto. Lo mismo hicimos en la Villa 20, en los monoblocks de Lugano y en las puertas de hospitales. La crisis del centroizquierda en la Ciudad -varias de cuyas vertientes no pasaron las Paso- se manifestó en el apoyo que recibimos de un sector de Proyecto Sur, que rechazó los coqueteos de Solanas con Massa y con el peronismo

En plena campaña, ocurrió la gran movilización de la mujer del 3 de junio. En la Legislatura, presentamos proyectos relacionados con la lucha contra la violencia de género: la creación de centros integrales de atención a la mujer en todas las comunas, bajo control de las organizaciones de la mujer, y la licencia laboral por violencia de género. Nuestro pedido de tratamiento preferencial para estos proyectos fue destacado por los medios, e incorporamos los proyectos a nuestros materiales de difusión callejera.

Mientras progresaba la campaña, como consecuencia del ajuste del presupuesto de salud y educación, varios nuevos hospitales trabaron relación con nuestra banca, en la comisión de salud. Con ellos hicimos un encuentro el pasado 21 en la Facultad de Odontología, que resolvió una intensa campaña en los hospitales por el voto al Frente de Izquierda. El inicio del debate en comisión de nuestro proyecto por la jornada laboral de seis horas en enfermería reanimó al movimiento. Otro punto alto fue nuestra intervención en los centros de salud mental: en un panel, en el Hospital Ameghino, polemizamos con el kirchnerismo por la “desmanicomialización” y sus intentos de escindir a los profesionales del sector (Macri está golpeando como nunca al Moyano y al Borda). Allí llamamos a la unidad de todos los trabajadores de la salud mental contra su desguace, y fuimos muy aplaudidos en un ambiente dominado por el kirchnerismo. En el debate sobre el desarrollo urbano y los espacios públicos organizado por un colectivo de organizaciones vecinales en la Legislatura, expresamos (según uno de sus participantes) la solidez de "una fuerza que quiere gobernar la Ciudad".

Crisis educativa

La campaña coincidió con el estallido de la crisis educativa en la Ciudad. Dos proyectos -la declaración de la emergencia edilicia y la suspensión de la NES- fueron el eje de un amplio plan de recorridas a colegios, e intervenciones en la comisión de educación que nos abrieron nuevas puertas. Allí donde la UJS no había aún llegado, fuimos invitados por los padres a concurrir a las escuelas tomadas. En algunos casos, como el instituto Yrurtia, participando de reuniones de alto voltaje político, donde explicamos nuestra posición socialista frente a la reforma antieducativa. Los folletos con nuestros proyectos se repartieron masivamente en las escuelas y en toda la Ciudad.

La campaña en los barrios se contrapuso con los slogans vacíos de Larreta, Lousteau y Recalde, que terminan su campaña enlodados por acusaciones cruzadas y el peso de sus prontuarios y de quienes los apoyan.

La elección de la Legislatura ha sido celosamente ninguneada -cualquier debate al respecto hubiera sacado a la luz el cogobierno legislativo del macrismo con el kirchnerismo y con los ‘patrocinantes' de Lousteau. Nuestra campaña, de todos modos, no se apartó del objetivo planteado del voto al Frente de Izquierda para la Legislatura, como primer paso de una adhesión política militante.

La introducción de la boleta electrónica no nos releva de la necesidad de fiscales -muy por el contrario, tendremos que reforzar las alertas en todas las mesas y máquinas habilitadas para votar.

De aquí al domingo, en la pelea voto por voto y en las redes sociales, seguiremos dando batalla en la Ciudad











Fuente:http://www.po.org.ar/prensaObrera/1370/politicas/ciudad-una-campana-frentista-y-de-lucha

jueves, 2 de julio de 2015

La realidad entra a la Legislatura / RAMAL LEGISLADOR


Manifiesto del Partido Obrero: Votemos en masa al Frente de Izquierda en las Paso

2 de julio de 2015 | Edición Impresa #1370 | Por Partido Obrero 
Las Paso que tendrán lugar el 9 de agosto próximo no son de ninguna manera un espacio para que la ciudadanía seleccione a los candidatos para la recta final. 
El nombre de esos candidatos ya está marcado. A la cola de ellos, en algunos distritos, se filtran colectoras de la fórmula principal, compuestas de arribistas que quieren manotear algún puesto de diputado o de concejal.  
Las Paso no son ni internas ni abiertas -aunque sí obligatorias-, sino la primera vuelta de una elección general. Una disputa para determinar quién quedará mejor posicionado para la elección definitiva.
Esos candidatos se benefician de una publicidad profusa, financiada en forma forzosa, confiscatoria e involuntaria por los contribuyentes, o en forma interesada por las grandes compañías capitalistas. 
La agenda de esos candidatos (Macri, Massa, Scioli o incluso Stolbizer) está determinada por los intereses de la clase capitalista. Es la clase que gobierna en realidad al país. ¿Qué quiere esta clase? Girar utilidades al exterior -que acumula ya unos 15.000 millones de dólares-, normalizar los pagos de la deuda pública con los acreedores regulares y con los fondos buitre -que suman 200.000 millones de dólares-, normalizar también las deudas en pesos -que en los últimos cuatro meses se incrementaron en 35.000 millones de pesos-,  y así de seguido.
Quieren cobrar de un Estado que no tiene el dinero para pagarles -o sea que está en bancarrota.
Por eso discuten un ajuste: arreglar con los fondos buitre, devaluar el peso, establecer un tarifazo en los servicios públicos -empezando por la energía. Unos dicen que este ajuste debería ser gradual, otros favorecen que sea súbito, otros mezclan las dosis. Es lo que Kicillof ya está haciendo con el techo a las paritarias, el impuesto al salario y los tarifazos a las naftas, mientras a nivel internacional cae el precio del petróleo. 
La conclusión es una sola: si ganan ellos, la crisis capitalista la volverán a pagar los trabajadores. 
El alineamiento del kirchnerismo con Scioli, a quien hasta ayer acusaban de ser un representante de las corporaciones, muestra lo dispuestos que están a ir más lejos en la empresa de descargar la bancarrota económica que el mismo kirchnerismo generó sobre las espaldas de los trabajadores. En los primeros 100 días de gobierno, los diputados kirchneristas votarán un paquete económico de ajuste. Zannini será el ‘comisario político’ que garantizará su aplicación. 
El desequilibrio económico del que hablan es el de los capitalistas -no el de los jubilados que ganan 3.800; ni el de la mitad de los trabajadores que tiene salarios inferiores a 5.500 pesos por mes; ni el del 35% de compañeros que está en negro y los millones de precarizados, que no tienen la protección de los convenios de trabajo; ni el de los desocupados, cuyo porcentaje real llega a cerca del 20%, una vez que contamos ahí a los trabajadores de los planes sociales.  
¿Quién se ocupa de corregir este desequilibrio verdadero y masivo? 
Frente de Izquierda 
Como fuerza política de los trabajadores solamente existe el Frente de Izquierda. El Frente de Izquierda dice que la crisis la deben pagar sus responsables, los capitalistas, quienes tienen espaldas económicas y financieras bien anchas, no los trabajadores. 
El Frente de Izquierda plantea un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar; el aumento inmediato de 3 mil pesos para los jubilados y de inmediato el 82% móvil; el cese de la precarización laboral, esto mediante el control de los contratos de trabajo por parte de los cuerpos de delegados en las empresas. El Frente de Izquierda considera lesivo y confiscatorio cualquier acuerdo con los buitres y con el conjunto de los tenedores de una deuda usuraria que fue inflada por todos los gobiernos desde la dictadura militar. 
El Frente de Izquierda no es una voz en el desierto: en numerosas provincias es ya la tercera fuerza política y tiene representantes electos en ocho legislaturas y en el Congreso de la Nación. Es la fuerza que desafía a la burocracia de los sindicatos y la que moviliza y se moviliza en las luchas de los trabajadores y de la juventud. En las Paso convocamos a votar en masa por el Frente de Izquierda, para mejor pelear contra los tres jinetes del ajuste antiobrero y para reforzar la organización y la capacidad de acción de los trabajadores.  
Es la única vía para impedir que volvamos a 2001/2 o a que ocurra lo de Grecia y Ucrania, o España, Portugal e Irlanda, donde las tasas de desocupación son enormes y hay verdaderas crisis humanitarias, o lo que está ocurriendo ahora mismo en Brasil.
El objetivo de los Scioli, Macri y Massa es valerse del voto popular para legitimar este ajuste. Nosotros, el Partido Obrero, llamamos a votar en masa al Frente de Izquierda para que en las elecciones generales esté presente la agenda de los trabajadores y no sea una contienda entre variantes capitalistas. 
Vamos con Altamira (Partido Obrero)-Giordano (Izquierda Socialista) 
El Frente de Izquierda resolverá por primera vez sus candidatos en las Paso. Hemos sido obligados a ello para superar una situación faccional contra la que hemos luchado durante más de dos años. En las Paso subordinaremos siempre y cada vez más los intereses particulares: primero, a los de conjunto de los trabajadores, y, segundo, para asegurar siempre el desarrollo del Frente de Izquierda como un facto consciente de organización y movilización de los trabajadores y de la juventud.  
Vamos a las Paso con el planteo de que el Frente de Izquierda es un frente único de los trabajadores en lucha contra el gran capital y su Estado, y de ningún modo un aglomerado circunstancial de facciones.
El Partido Obrero ha sido un crítico riguroso de las experiencias de la izquierda del pasado por su adaptación a la política capitalista. Esas tentativas fueron sepultadas por la experiencia misma y de sus lecciones emanó el Frente de Izquierda. Este Frente de Izquierda fue postulado siempre por nosotros como parte de una estrategia. No hemos llegado acá por accidente, sino por una labor sistemática y conciente.  
Vamos a las Paso contra nuestra voluntad, que pone, en primer lugar, el combate contra los partidos del sistema y subordina las diferencias internas a ese combate prioritario. Ha sido nuestro último recurso para superar una situación faccional. Admitimos el uso de este recurso cuando percibimos que era el último a disposición para asegurar el desarrollo del Frente de Izquierda. 
En oposición a la autoproclamación política, llamamos a desarrollar el Frente de Izquierda como un factor de organización y de lucha, y como una alternativa política conciente de los trabajadores. 
En oposición a circunscribirlo como un protagonista exclusivamente electoral, llamamos a desarrollarlo como un frente único de trabajadores (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) en todos los terrenos. El gobierno de los trabajadores no es sino la expresión más elevada de la unidad del pueblo que trabaja contra la explotación social y el abuso. 
En oposición al descuartizamiento de las bancas parlamentarias entre los componentes del Frente de Izquierda, repudiamos cualquier forma de usurpación del mandato que el pueblo ha dado al Frente de Izquierda y reivindicamos la formación de bloques parlamentarios unidos del Frente de Izquierda y de la rotación, y gestión colectiva de las representaciones parlamentarias. 
Este es el programa de la fórmula presidencial de Jorge Altamira y Juan Carlos Giordano, que antes que nada llama a votar en masa al Frente de Izquierda en las Paso. El ingreso a la lucha socialista de numerosos jóvenes -por ejemplo a las direcciones de centros de estudiantes y federaciones universitarias, en comisiones internas y en legislaturas, concejos y Congreso es la consecuencia de una larga lucha política basada en un programa. Contamos con el apoyo de la casi totalidad de los partidos y grupos que se referencian en el Frente de Izquierda: el Partido Obrero, Izquierda Socialista, Pueblo en Marcha, el PSTU, la Darío Santillán, CRCR y otros numerosos grupos políticos y sociales. 
Nuestro candidato Jorge Altamira resume la trayectoria de las generaciones que contribuyeron a gestar lo que ya se vislumbra como la alternativa de poder de los trabajadores, los intelectuales, la juventud y todo el pueblo laborioso. 
ASEGUREMOS  EL DESARROLLO DEL FRENTE DE IZQUIERDA Y DE LOS TRABAJADORES

PRO - Cesado

Related Posts with Thumbnails