The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 4 de marzo de 2015

El sistema capitalista, un gran HSBC

 
SWISSLEAKS

Edición Impresa #1352 | Por Pablo Heller

Las revelaciones hechas por uno de los empleados del HSBC, Hervé Falciani, de los nombres y cuentas de 106.000 personas en unos 200 países, ha empezado a provocar un terremoto político. La información que ha tomado estado público corresponde a un movimiento en los años 2006 y 2007 y estaría originada en un abanico amplio de actividades ilegales, desde evasión fiscal, pasando por el lavado de dinero hasta el narcotráfico y el negocio armamentista. Con motivo de la burbuja financiera previa a la crisis de 2007, se desató una competencia entre los bancos por captar las fortunas originadas en este espiral especulativo, ofreciéndoles una gama de mecanismos ilegales para transferir sus ahorros y no pagar impuestos.
 
El HSBC no es un caso aislado. En Estados Unidos están nuevamente investigando al UBS, el mayor banco suizo, por evasión fiscal. Habría facilitado la transferencia de fondos de millonarios norteamericanos a cuentas secretas en el país helvético. Dicha entidad fue denunciada por prácticas similares, seis años atrás y tuvo que pagar 780 millones de dólares. A su turno, el HSBC pagó 1.200 millones de dólares en 2012 por haber contribuido a lavar dinero desde sus sucursales de México en conexión con el de las islas Caimán. Otro caso, en la misma época, le costó 665 millones de dólares por violar sanciones a Irán y otros países.
 
Pero esto es, apenas, la punta del iceberg. El HSBC tiene el centro de sus operaciones en la city londinense y es allí, donde el escándalo ha adquirido mayor voltaje político. El actual primer ministro y líder del partido conservador, David Cameron, nombró ministro de Comercio a Stephen Green, CEO y presidente del HSBC durante los años en que se cometieron las irregularidades. Dicho nombramiento fue efectivizado a pesar de que Cameron ya tenía en su poder las denuncias de Falciani. El ex jefe del HSBC estuvo al frente de la cartera hasta diciembre de 2013, cuando ya el escándalo por las revelaciones había tenido una enorme onda expansiva. Este hecho va de la mano de la pasividad oficial en las investigaciones. De los mil británicos que figuraban en las listas nombradas, sólo uno fue perseguido.
 
Este caso retrata el entrelazamiento íntimo que hay entre el régimen político, sus gobiernos y partidos, por un lado, y los bancos y corporaciones capitalistas, por el otro El sistema bancario y capitalista funciona como una verdadera organización delictiva bajo la protección política de los estados. Falciani declaró que "los paraísos fiscales viven de otros países , son como piratas" (La Nación, 17/2). Pero habría que agregar que estos "piratas" actúan al servicio de la corona, es decir del gran capital y de las grandes empresas, que tienen su principal base de operaciones en las grandes metrópolis imperialistas. Los paraísos fiscales son funcionales a esos intereses y actúan con impunidad y extienden, cada vez más, su operatoria. Basta tener en cuenta que "el actual presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, fue uno de los mayores impulsores de la evasión fiscal cuando era primer ministro de Luxemburgo, al ayudar a multinacionales a radicarse en su país para evitar el pago de miles de millones de dólares al fisco del resto del mundo" (El Cronista, 16/2).
 
La condena a los paraísos fiscales y del movimiento ilegal de fondos que se vienen repitiendo en los foros internacionales no es más que una impostura. El zorro, obviamente, no va a cuidar el gallinero. Esto es lo que explica que, si bien las revelaciones de Falciani han dado lugar a acciones legales, hasta ahora, "el banco HSBC permaneció prácticamente inmune" (Página/12, 19/2). La Argentina no es una excepción. Suiza, el principal refugio de plata negra, con la tolerancia y complicidad de las grandes potencias, sigue preservando a rajatabla el secreto bancario y un verdadero blindaje al moviendo ilegal de fondos. En el país helvético, la evasión es una falta administativa y no un delito penal. En cambio, violar el secreto bancario, si lo es. Están invertidos los tantos y es lo que explica que Falciani viene siendo procesado y perseguido por la Justicia suiza y no ocurre lo mismo con los denunciados por él. Recién ahora, tardíamente, como resultado la onda expansiva del escándalo, que despertó indignación en la propia población, la fiscalía suiza se ha dignado a iniciar una investigación a la sucursal ginebrina del HSBC.
 

El Frente de Izquierda es el espacio, ahí tenemos que apostar

Por Partido Obrero

Intervención del “Perro” Santillán en el acto “Los desafíos de la izquierda” (Jujuy, 24 de febrero)
 
“Muchísimas gracias… quiero saludar a mi compañero Jorge Altamira, que esté acá en Jujuy, justo en un día como el de hoy, que nos encuentra movilizados, atacados, vulnerados en nuestros derechos fundamentales como trabajadores.
 
Hoy, en la Legislatura jujeña se concretó una medida más, no solamente en contra de los trabajadores… en contra de los trabajadores sin trabajo, en contra de las familias, en contra del pueblo. Hoy, quisieron, mediante una ley trampa, que decían ellos “para organizar a los sindicatos a discutir en paritarias”, hoy metieron una ley que cercena el derecho de huelga; es el derecho constitucional, es el derecho humano inalienable que no puede discutirse siquiera… es el derecho que tenemos que decir que lo conquistaron los trabajadores con luchas… y, bueno, hoy lo concretaron (la Legislatura votó la ley (nota aclaratoria), así nos viene pasando a los trabajadores. Los trabajadores, tanto como los trabajadores sin trabajo, estamos metidos dentro de un régimen que todos los días nos condena a que nuestros hijos, el día de mañana, vivan peor; nos condena a que nuestros nietos vivan peor. 
 
Pero de esto venimos hace mucho tiempo nosotros… acá yo veo caras de luchadores que en los años ´90, en los años ´70 han estado en el tiempo de los milicos, han estado resistiendo el momento del alfonsinismo, han estado resistiendo el momento de la entrega de Menem y, hoy, ¡seguimos resistiendo en la calle! Y en los sindicatos, la clase dominante, como decía mi compañero Sebastián en una asamblea que teníamos …, decía “las clases dominantes nos dicen siempre a nosotros, los sindicalistas “ustedes no tienen que hacer política, no tienen que hacer política partidaria, para eso está la política sindical, dedíquense a eso”, y nos pasan a convertir en sindicatos del sistema; y los que arreglan son los burócratas, los que arreglan por nosotros son los burócratas… porque a nosotros acá, en Jujuy, nos quieren hacer desaparecer, a un sindicato como el Seom, porque hemos planteado una serie de cuestiones, juntamente con los trabajadores desocupados… hemos planteado muchas cosas que al régimen le duele, porque tiene que meter la mano en el bolsillo, por ejemplo con el tema de la precarización laboral; y, entonces, nosotros le ganamos y nos dan una migaja y, entonces, dicen que somos violentos, que se resiente el sistema… Veo compañeros docentes que vienen peleando desde los ´90, siempre lo mismo y repitiéndose la misma historia; en los ´90 también pasó lo mismo  que está pasando ahora… y nosotros sí (debemos) comprometernos en disputarles a ellos en donde más les duele… porque nosotros creemos, los trabajadores sin trabajo, creemos que cuando salimos por una reivindicación, por un bolsón más, porque nos den un trabajito más, un plan más, creemos que les hemos ganado… ¡no le hemos ganado nada! ¡Si ése es el sistema que han implementado ellos! ¡Si eso es lo que quieren ellos! Nosotros, los trabajadores, cuando vamos y discutimos con ellos, y nos meten una pauta a nuestros míseros salarios, una pauta nacional del 25 o el 27%, y nosotros sabemos que la inflación nos ha llevado y nos ha comido todo lo que nosotros podemos llevar a nuestra casa, ¡que el sueldo no nos alcanza ni quince días! Y cuando nos dan eso decimos “¡Ah! Les hemos torcido el brazo”.  Mentira, ellos preparan eso y esas migajas nos tiran. Y así nos vienen convenciendo, hace mucho tiempo, que los trabajadores no podemos ir y disputarles el poder…
 
Yo les decía a los compañeros más cercanos, de Pueblo Unido, aquí está el compañero de Justicia y Libertad, de La Plata… les decía, nosotros hemos tocado un techo…, les decía a mis compañeros del Seom “hemos tocado un techo, ya no podemos más”, estamos todos judicializados: algunos condenados, cumpliendo condenas, otros para ir a juicio y otros están con causa… y nosotros les decíamos “qué nos queda?” O pasamos a la clandestinidad y empezamos otra lucha… o le vamos a disputar el poder en el terreno de ellos, preparándonos para algo más grande. Por eso es que vimos al Frente de Izquierda como una referencia adonde los trabajadores pueden empezar a creer que cuando meten el voto, meter el voto a un trabajador que no lo va a cagar (aplausos) ¿me entienden?
 
¿Por qué hemos propuesto que Pueblo Unido a nivel nacional hable con los compañeros del Frente de Izquierda? Si nosotros venimos del guevarismo, venimos de decir no a las elecciones porque las creemos una herramienta burguesa… ¡pero no! La historia ha pasado, los momentos son diferentes… pero sí, nosotros tenemos una responsabilidad, que son los trabajadores que cada vez se empobrecen más… y los burócratas se enriquecen más, junto con los políticos. Y tenemos la responsabilidad de miles y miles de trabajadores sin trabajo, que lo único que preparan para un futuro de sus hijos es que sigan pidiendo un bolsón, es que sigan pidiendo un plan. O revertimos entre todos nosotros, compañeros, esta situación o no nos va a salvar nadie del futuro que tenemos (aplausos).
 
O ustedes se comprometen con nosotros a participar, a controlar, a llevar a trabajadores, a trabajadores sin trabajo a que disputen el poder y no nos pase lo que nos ha pasado hoy en la Legislatura, y no tengamos la posibilidad de que alguien se pare y les patee el tablero a estos atorrantes. Si no nos comprometemos a eso, compañeros, nosotros nos tenemos que ir a nuestras casas o tenemos que decir “denme las pantuflas y nos vamos a otra cosa”; porque nosotros ya no podemos seguir en esta situación. No podemos más con esta burguesía asquerosa que se mete en la Legislatura y nos hace lo que nos ha hecho hoy. Compañeros, ¡a comprometerse! El Frente de Izquierda es el espacio, el Frente ha dado una referencia nacional ¡y ahí tenemos que apostar!
 
Muchas gracias.
 

martes, 3 de marzo de 2015

Las elecciones porteñas debutan con una crisis política


Entre el "fraude PRO" y la disolución del Unen


Edición Impresa #1352 | Por Marcelo Ramal

Al momento de inscribirse las alianzas y candidatos, las elecciones de la Ciudad se han convertido en otro flanco de la crisis política. En estas horas, el macrismo podría descartar la introducción del voto electrónico, para volver a la boleta tradicional. Aunque pretextan la falta de tiempo para instalar el nuevo sistema, el verdadero motivo es la feroz interna instalada al interior del macrismo. Al mantener la votación convencional, Macri y su delfín Rodríguez Larreta podrán utilizar el aparato oficial para garantizar el "control" de las urnas con los 7.500 fiscales necesarios" (Clarín, 21/2). En buen castellano, lo que sugiere el diario es que el candidato de Macri podrá apelar a las clásicas maniobras de punteros -robo de boletas, manipulación del escrutinio- a expensas de la lista rival de Gabriela Michetti. La determinación de Macri muestra hasta qué punto llega la defensa de la camarilla de negocios que, desde el actual gabinete de la Ciudad, maneja desde hace siete años los recursos del presupuesto y del suelo. En materia de manejos conspirativos y asociaciones con una claque empresarial, el macrismo no tiene nada que envidiarle a los K. La cabeza de esa sociedad entre funcionarios y capitalistas es el constructor Nicolás Caputo, a quienes muchos llaman el "Lázaro Báez" de Mauricio Macri. En esta puja, el grupo de Gabriela Michetti sólo representa intereses rivales. La maniobra de volver a la boleta tradicional retrata a la supuesta ‘derecha moderna’, que no vacila en apelar al fraude patriótico de los años ’30.
 
Demolición del progresismo
 
Mientras esto ocurre, la demolición del Unen -que le peleó la elección 2013 al macrismo- tiene en la Ciudad uno de sus puntos más altos. Por un lado, la candidatura a jefe de gobierno será dirimida entre partidos y candidatos que no disimulan sus vínculos con el macrismo. Lousteau está sostenido por la fracción radical que, en el plano nacional, propugna una fórmula presidencial común con Macri. No sorprende, entonces, que el ex ministro de Economía kirchnerista se postule para impulsar una "relación de colaboración" (sic) con el PRO. A su interna, se sumó la también ex kirchnerista Ocaña, quien le ha votado al PRO las leyes más importantes durante 2014. La novedad política es la extinción de Unen. Ocaña y Lousteau han anotado una coalición propia. Libres del Sur va por su lado. Solanas ¿cierra con Massa? (Surgen FR) En tal caso, la fuerza política que en 2011 disputó la jefatura de gobierno en nombre del progresismo podría ser ahora la espada del ex jefe de gabinete de Cristina. El jefe de campaña de Pino, ¿será también “Juanjo” Alvarez, el ex Side que lidera a los asesores de Massa? El loteo de Unen entre el macrismo y el massismo retrata el final de una experiencia política en la Ciudad, y el completo sometimiento del progresismo a los bloques del gran capital. El kirchnerismo, por su parte, ofrece una larga lista de candidatos sin peso, condenados a transitar el tercer lugar en la elección porteña.
 
 
Con el Frente de Izquierda
 
En el campo de la izquierda, la inscripción de listas exhibirá una diseminación de listas que, en su mayoría, revistaron en el centroizquierda, y que hoy pagan el precio de ese seguidismo con un marcado retroceso. En esa dispersión, el Frente de Izquierda debe sobresalir como expresión de un polo político de alcance nacional, que suma fuerzas para un reagrupamiento anticapitalista y por la independencia política de los trabajadores. Con esta comprensión, inscribimos nuestra alianza en la Ciudad.
 

La unidad de la CGT y el paro del 31 de marzo

Edición Impresa #1352 | Por Christian Rath

Un paro dispuesto por la burocracia sindical con cuarenta días de antelación es un compromiso escrito en el agua. Es lo que acaba de resolver el plenario de los gremios del transporte de ambas CGT el pasado 19 de febrero. Dispuso una huelga general para el 31 de marzo, invitando expresamente a adherir a otros gremios, para -es lo que dice el texto aprobado- "retomar la agenda de reclamos (ganancias, jubilaciones, obras sociales, inseguridad e inflación)". Además, enjuicia los acuerdos con China por los daños que causa al trabajo argentino, no sólo por la carta blanca al ingreso de trabajadores extranjeros sino por la provisión de material rodante llave en mano.
 
Entre los convocantes estuvo Roberto Fernández, de la UTA, que no adhirió al último paro general porque estaba negociando con el gobierno los subsidios al transporte automotor y el otorgamiento de una suma puente a cuenta del convenio anual, y Maturano, de La Fraternidad, que viene de compartir con Randazzo el acto por la renovación del ramal José León Suárez de la Línea Mitre y acaba de plantear que el "año sindical" se terminó antes de empezar, porque CFK no va a otorgar nada y sólo tiene sentido "marcar la cancha" al gobierno que viene. Moyano, por su parte -un representante de Camioneros estuvo en la mesa del plenario-, "no quiere endurecerse en medio de la convulsión política a raíz de la muerte del fiscal Nisman" y es la línea que bajó a los gremios y a Barrionuevo (Clarín, Mundo Gremial, 2/2). Está negociando febrilmente la integración de hombres de la burocracia en las listas de Massa y Macri.
 
Es decir, el paro del 31 de marzo no sólo está lejos en el tiempo. Está concebido por sus convocantes, en caso de concretarse, como un paro ritual. Lo que no debe llevar a ignorar que se producirá en un momento de debate agudo por el salario porque culminan algunos de los acuerdos "puente" firmados por la burocracia y habrá dado una vuelta de tuerca más el peso insoportable del impuesto al trabajo. "Un trabajador soltero que en 2014 tuvo un ingreso mensual de bolsillo de 16.000 pesos, le descontaron de Ganancias 18.980. Dejó de cobrar un poco más de un sueldo. Si este año gana un 30% más, similar a la inflación esperada, manteniendo el mismo salario real que el percibido el año pasado, por Ganancias le descontarán 38.974 pesos, unos 20.000 más. Perderá de cobrar casi dos sueldos" (Bermúdez, Clarín, 28/1).
 
 
La unidad de la CGT
 
Lo más importante del plenario no fue la convocatoria al paro sino un paso concreto hacia la unidad de la CGT. Los 22 gremios reunidos resolvieron un congreso para el 8 de abril para dar vida a una sola organización gremial del transporte bajo la sigla de una de las dos existentes, Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT). Allí formalmente Schmid (moyanista, Dragado y Balizamiento) dejará su puesto de secretario general de la organización y asumirá una nueva conducción. Como expresión de compromiso, Maturano y Fernández renunciaron formalmente en el plenario a su afiliación a la UGATT, el sello creado por la CGT oficialista para competir con el de Moyano. El propósito sería que un sindicalista del transporte lidere una CGT unificada sin Moyano ni Caló como dirigentes.
 
En el reducidísimo campo de los leales al gobierno ha quedado, por ahora, la burocracia de Taxistas, la UF y el Somu.
 
El contenido de esta unidad es claro: por un lado, asegurar una sucesión presidencial sin los "tropiezos" de la convulsión social. Por el otro, ofrecer ese papel de contención al futuro gobierno, que varios avizoran de coalición, ante las conmociones que plantea la bancarrota económica en curso y que afecta el conjunto de los reclamos de los trabajadores. La burocracia coloca el acento en unificar a la CGT, por otra parte y no en último lugar, frente a la descomposición irreversible del gobierno y la necesidad de frenar el ascenso de una nueva generación combativa en el movimiento obrero. No existe editorial sindical de cualquier medio que hoy no mencione la presencia de los "troskos" como un protagonista del movimiento de lucha de la clase obrera.
 
 
"Nuestra" agenda
 
La crisis del gobierno y aún de la oposición debilita el poder político de la burguesía. A la tregua unánime de la burocracia, opongámosle la deliberación para imponer la agenda de los trabajadores, para organizar la lucha contra los despidos y suspensiones, por la anulación del impuesto al trabajo, por el salario igual a la canasta familiar, por el aumento de emergencia para los jubilados. Empeñémonos en un frente único del activismo y de las agrupaciones sindicales y políticas que lo representan con un doble objetivo: fortalecer el movimiento de lucha contra las patronales y disputar a la burocracia el dominio de los sindicatos.
 

PRO - Cesado

Related Posts with Thumbnails