The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

sábado, 13 de febrero de 2016

Pongamos en pìe al mo vimiento obrero

Ni despidos, ni suspensiones Paritarias libres ya Abolición de Ganancias Ninguna represión
 
11 de febrero de 2016

Los abajo firmantes denunciamos que a menos de 60 días de su asunción, el gobierno de Macri está descargando la bancarrota económica que dejó el kirchnerismo sobre las espaldas de los trabajadores, con una mega devaluación, carestía, tarifazos progresivos y despidos. 
 
Mediante decretazos, el gobierno de Macri ha profundizado el ajuste que ya empezara el gobierno kirchnerista. Y hemos pasado de las represiones de la gendarmería de Berni a la de Bullrich y hasta la cárcel por la protesta social. 
 
Se pretexta evitar un Rodrigazo. Pero el descomunal aumento de tarifas eléctricas no será el último, vendrá el del gas y el transporte, y la devaluación tampoco será la última, sino el primer anillo del espiral inflacionario contra los bolsillos populares. 
 
Los DNU de Macri han estado al servicio de los banqueros, del capital agrario y los exportadores. 
 
Pero los trabajadores tenemos que esperar marzo para ver qué pasará con el impuesto a las Ganancias y sufrimos cada día los aumentos de precios. 
 
Se arrodillan ante los buitres y ajustan a los trabajadores.
En los 20 mil despidos del Estado se unen la Nación, provincias y municipios macristas, con las provincias y municipios kirchneristas como Santa Cruz y Tierra del Fuego. También el Banco Central. 

Pero el despido estatal es señal de largada para el privado. Allí está Cresta Roja, el Grupo23 de Szpolski, los obreros de la construcción de Lázaro Báez, los postergados despidos en Siderca y el petróleo, los recientes despidos en la metalúrgica Allevard en Córdoba o la aérea Sol. Se han denunciado 23 mil despidos en el sector pivado.

La clase capitalista que se dividía electoralmente entre Scioli y Macri, se une en la ofensiva contra los trabajadores. El macrismo explota en el Estado las decenas de miles de contratados y monotributistas que dejó el kirchnerismo. Explotan la precarización y tercerización laboral que ha caracterizado al kirchnerismo.

La “emergencia en seguridad”, como el “protocolo” de manifestaciones, apunta a la disciplina social, al control de la calle y la represión. Incluso la cárcel por protesta, como el caso Sala y Aguiar en Río Negro.  

Asambleas en los lugares de trabajo y gremios

El gobernador massista Schiaretti, con apoyo de todo el arco patronal impuso en Córdoba una rebaja jubilatoria brutal, sin siquiera media hora de paro de las centrales obreras. La bandera del 82% móvil, es levantada sólo por legisladores del Frente de Izquierda en todo el país.

La burocracia sindical está borrada como nunca.
Negociaron el manejo de fondos de Obras Sociales que nos pertenecen a todos en canje por una paz social no escrita.

Un movimiento obrero que no lucha contra los despidos se debilita ante las paritarias. La situación merece una respuesta de conjunto.

Impulsamos asambleas inmediatas, en cada lugar de trabajo y gremio, contra los despidos. Cómo apoyar grandes luchas como Grupo23 y Cresta Roja y a estatales. Urge el pase a planta de todos los contratados.
Y al mismo tiempo deliberar sobre el salario. Las posturas falsamente combativas de Moyano o Yasky sobre porcentajes, eluden un planteamiento sobre cuál es la canasta familiar hoy, como planteó Aceiteros el año pasado y volverá a hacer este año.
Eluden también que las paritarias deberían empezar ya, e incluir cláusula de actualización mensual, cuando el traslado de devaluaciones y tarifazos a precios es enorme e impredecible.
La otra maniobra de Triaca y la burocracia sindical es que las modificaciones en Ganancias que se discutan en marzo pretenden descontarlas en la mesa de paritarias. De ningún modo. Hay que terminar con el impuesto al salario sobre todo salario de convenio y elevar el mínimo no imponible a 40 mil pesos ajustable por inflación.

El sindicalismo combativo, clasista y de izquierda reunido en esta declaración impulsa asambleas masivas para poner en pie al movimiento obrero. Y empezamos por casa, en nuestros sindicatos y empresas, para marcar un rumbo de independencia política de la burocracia sindical, tanto de la fracción promacrista como de los kirchneristas o ex kirchneristas.
Piumatto ha planteado una “paritaria corta” de seis meses. ¿Con qué mandato?
Vidal ofreció a los docentes bonaerenses 21% para el año. El presupuesto de ajuste de Vidal, sólo votado en contra por el legislador del Frente de Izquierda, está en marcha. Los Sutebas combativos rechazan este insulto.
No hay burocracias en la “resistencia”. Sólo habrá resistencia a partir del colectivo de la clase obrera que tome en sus manos las organizaciones sindicales que nos costaron años construir y hoy están en manos de los Gerardo Martínez, los Pedraza, los Barrionuevo, los Moyano o los Yasky.
La tarea de la expulsión de la burocracia sindical y la recuperación de los sindicatos es tarea estratégica de quienes firmamos esta convocatoria. Las cinco centrales, la disgregación de la burocracia peronista, como la descomposición de las CTA, ligadas a la construcción de la centroizquierda, dan cuenta del fracaso del sindicalismo ligado a las variantes políticas patronales.
Las grandes huelgas como la docencia bonaerense en 2014, o las huelgas de aceiteros y la 60 en 2015, han sido arrancadas por los trabajadores. Este conjunto de organizaciones sindicales rescata el método de la huelga general y la movilización de los trabajadores para arrancar las reivindicaciones. Hoy, luchan los compañeros del Grupo23, de Cresta Roja, de distintas reparticiones estatales, de fábricas metalúrgicas cordobesas, comprometemos nuestro apoyo a todas ellas. 

Proponemos un programa:

1) Ningún despido  ni suspensión. Reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario.  Ocupación  ante las fábricas que cierren. Impulsamos asambleas y la huelga general en las reparticiones con despidos masivos.

2) Reapertura inmediata de todas  las paritarias, por un salario igual a la canasta familiar y la indexación mensual del salario. Paritarios electos en asamblea. Rechazamos todo tope, como así también la pretensión de incluir ganancias y asignaciones familiares en las mesas de discusión paritaria. Un camino que en las paritarias 2015 fue marcado por la huelga general de la Federación Aceitera.

3) Abolición de ganancias en los salarios de convenio y restitución del salario familiar. 82% móvil para los jubilados.

4) Pase a planta de todos los contratados, no al trabajo en negro y a la precarización laboral. Pase a convenio principal de todos los tercerizados.

5) No al tarifazo. Apertura de cuentas de todas las privatizadas, investigación del destino de los subsidios. Por la nacionalización integral de los recursos estratégicos y servicios públicos bajo gestión de los trabajadores. Apoyo a los proyectos de Nacionalización Ferroviaria y de Hidrocarburos presentados por los diputados nacionales del Frente de Izquierda. Ningún pago a los buitres, por la investigación y no pago de la totalidad de la deuda externa.

6) No a la criminalización de la protesta social. No a la represión, defensa del derecho a la manifestación y la lucha.  Libertad de todo preso por luchar, desprocesamiento de todos los compañeros. Desmantelamiento del Proyecto X y de todos los aparatos de espionaje al movimiento popular. Derogación de la Ley Antiterrorista.

7) Apoyamos todas las luchas en curso como la de los trabajadores del Grupo 23, de Cresta Roja y otras en sus piquetes, en sus movilizaciones y en sus huelgas. Convocamos a parar masivamente el Estado el 24 de febrero con el paro nacional de ATE.
 
8)Por la devolución de los fondos de las Obras Sociales incautados por el gobierno kirchnerista con la anuencia de la burocracia sindical. Por el control obrero de los fondos de las Obras Sociales, por direcciones electas por los trabajadores en cada Obra Social.

9) Nos pronunciamos   por la independencia política de clase obrera en la lucha contra el ajuste del gobierno Macri, que se ejecuta sin distinción  en provincias y municipios gobernadas por Cambiemos, el FPV o el FR.

10)Por la expulsión de la burocracia sindical. Por una nueva dirección del movimiento obrero recuperando los sindicatos y centrales, sean de la burocracia sindical del PJ o de la centroizquierda. Por la formación de listas de frente único contra la burocracia sindical. Por la derogación de la ley de Asociaciones Sindicales, por la soberanía de la asamblea y la democracia sindical. Por un Congreso de Bases del Todo el Movimiento Obrero, para discutir un programa de los trabajadores de salida a la crisis.

11)A partir de estas premisas nos volcamos a organizar un Encuentro Nacional de Lucha contra el Ajuste del sindicalismo antiburocrático para el día 5 de marzo.

12) Planteamos desde ahora una gran campaña entre los trabajadores por un 24 de marzo masivo, a 40 años del golpe, junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

Firmas convocantes en orden de sindicatos o seccionales, secretarios generales, miembros de comisiones directivas, comisiones internas y delegados.
Contribución de Coordinadora Sindical Clasista
Para tratamiento de la reunión en Ademys del día 5/2/2016
 
 

Hacia el encuentro del sindicalismo antiburocrático

Cómo enfrentamos el ajuste macrista 
 
11 de febrero de 2016 | Por Daniel Sierra

El ajustazo del gobierno de Macri contra la clase trabajadora, con devaluación, aumento sideral de la carestía, despidos masivos, tarifazos y –tratativa secreta mediante de Moyano en la Casa Rosada - tope del 25 por ciento a las paritarias, es una señal política a todos los capitalistas y sus fuerzas políticas, incluidos los K y los PJ que gobiernan provincias y municipios aplicando las mismas medidas, para ir a fondo contra las masas
 
Es el programa que defendieron en la campaña electoral para que la crisis que ellos generaron la paguen, otra  vez, los trabajadores. 
 
Esta realidad abrió un debate necesario en el seno de los sectores sindicales combativos, antiburocráticos y de la izquierda acerca de cómo responder a los ataques. Surgió así la iniciativa de convocar a un encuentro obrero que se realizará el 5 de marzo, cuyo primer impulso partió de la comisión interna de la línea 60 y del sindicato de trabajadores aceiteros de la Capital Federal. Hacia la preparación de ese encuentro se produjeron dos reuniones: el 11 de diciembre en la sede sindical de la AGD-Uba, y el viernes 5 de febrero, en la sede de Ademys, a los que se sumaron todos los sectores de la izquierda antiburocrática.
 
La presencia de los compañeros aceiteros y de la línea 60 expresa la experiencia exitosa de dos grandes conflictos que quebraron a las patronales y al gobierno. Mediante la huelga general de 27 días, los aceiteros conquistaron un salario básico igual a la canasta familiar, marcando un camino de  lucha de cara a las paritarias que hoy quieren maniatar. Por su parte,  los trabajadores de la 60  mostraron con qué métodos –la ocupación de la empresa y la huelga general hasta obtener las reincorporaciones- se debe  enfrentar la andanada de despidos que sufre hoy la clase trabajadora en el Estado y  la industria privada, como parte de un ajuste que ya había iniciado el gobierno kirchnerista. Se trata de dos grandes luchas, en oposición a las burocracias sindicales de todas las centrales que no movieron un dedo por ninguna de ellas, tal como ocurre ahora. 
 
Otro aspecto en debate, entonces, es la necesidad de la más clara independencia política de los sectores combativos de la clase obrera respecto de la burocracia sindical.
 
La Coordinadora Sindical Clasista-l Partido Obrero presentó un documento abordando esta problemática como aporte al encuentro obrero, en el cual, además de los ejes antes señalados, planteamos la necesidad de llamar a parar el 24 de febrero junto a Ate y desenvolver ese día una movilización con una presencia independiente de los sectores antiburocráticos. Los aceiteros ya anunciaron que pararán ese día. Los consejos ejecutivos seccionales de los Sutebas combativos también aprobaron lo mismo y lo colocarán a votación en los plenarios de delegados de los próximos días. Hemos propuesto armar una gran columna independiente en ocasión de ese paro. Otra propuesta es la de sumar una gran columna obrera el 24 de marzo, a cuarenta años del golpe, junto al Encuentro Memoria,  Verdad y Justicia. Además de estas iniciativas, el encuentro deberá aprobar un pliego programático y una medida de acción que saldrá de sus deliberaciones.
 
El debate previo al encuentro arrojó,  particularmente entre las corrientes de la izquierda, discrepancias con alguno de estos ejes: es el caso del impulso a la huelga general para quebrar los despidos masivos en las fábricas o reparticiones ( como sí lo hicieron los trabajadores de la 60), o líneas de compromiso con sectores de la burocracia sindical que estarían “en la resistencia”. 
 
A continuación, ponemos en conocimiento de todos los trabajadores el documento y el pliego programático presentado por la Coordinadora Sindical Clasista-Partido Obrero como aporte a este encuentro del sindicalismo antiburocrático a realizarse el 5 de marzo. Click aquí
 

viernes, 12 de febrero de 2016

No fue sólo rock and roll

La Plata: Represión en el recital de los Stones
 
8 de febrero de 2016 | Por Gabriel Martínez


Cuando sonaban los primeros acordes de “Star me Up”, en el inicio del extraordinario show que los Rolling Stones ofrecieron ante 50 mil personas, las 'fuerzas de seguridad' emprendieron una represión en los alrededores del Estadio Unico de La Plata que incluyó el disparo de balas de goma y el uso de gases lacrimógenos.

Bajo el argumento de repeler a un grupo que intentaba ingresar al recital sin entradas, un megaoperativo -que según fuentes oficiales incluyó a la Infantería y la Caballería- cargó contra el público que se había acercado a escuchar a distancia el recital y contra aquellos que vendían bebidas y remeras. En total, el operativo dejó 148 detenidos.

Desde temprano, varios colectivos de fans provenientes del Conurbano bonaerense fueron detenidos y sus pasajeros cacheados e identificados. Según un comunicado de la Correpi, los 1200 efectivos que participaron del megaoperativo fueron coordinados en forma personal por el intendente Julio Garro (Cambiemos), el mismo que ordenó miles de cesantías de trabajadores estatales y justificó en enero la represión policial que dejó veinte heridos de bala durante una protesta contra los despidos.

“Esta vez -sostiene el comunicado de Correpi-, probablemente por casualidad, no hubo un Walter (Bulacio), un Rubén Carballo ni un Ismael Sosa”, en referencia a los jóvenes asesinados por las fuerzas policiales en recitales de Los Redondos, Viejas Locas y La Renga. El sistemático accionar represivo de las fuerzas policiales en los recitales, constituye un método de amedrentamiento, disciplinamiento y opresión contra la juventud por parte del régimen político.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/online/politicas/no-fue-solo-rock-and-roll

Que vivan los militantes

Acerca de una Cruzada de Jorge Lanata
 
11 de febrero de 2016 | Por Jorge Altamira 
 
En un artículo para Clarín (7.2), el periodista Jorge Lanata aprovecha la construcción para estatal de las agrupaciones kirchneristas, para emprender un ataque contra la militancia 'tout court'. Es así que luego de zamarrearlas sorprende con el dislate de que "A lo largo de los últimos cien años, el 'pensamiento' de los 'cuadros' no ha variado", como si desde el siglo que va de la Revolución del 90, Argentina no hubiera asistido a transformaciones enormes impulsadas por partidos y militantes de las más diversas corrientes del pensamiento político.

Nota publicada en: https://www.facebook.com/jorge.altamira.ok/posts/524920817688784:0

La militancia ha sido la levadura de las transformaciones históricas que protagonizaron las grandes masas desde el fondo de la historia. En los pupitres de la primaria cualquier argentinito aprendió que French y Beruti agitaban al pobrerío en mayo de 1810 para voltear al virrey, o sea que pensaban y actuaban como militantes, y que Moreno era un militante como Castelli (conspirador nato), además de fundador de la Gaceta - una prensa militante. La prensa militante o de partido fue la primera forma del periodismo, mucho antes de que se transformara en un medio de comunicación mediocre manejado por corporaciones capitalistas. Hasta el día de hoy nadie ha logrado superar la calidad de la Nueva Gazeta Renana que dirigía Carlos Marx. Ni la de sus artículos militantes en el New York Tribune. ¿Puede alguien disputar que León Trotsky fue el mejor corresponsal en la cobertura de la guerra de los Balcanes de 1912/3? Rodolfo Walsh no fue un escritor excelente "a pesar" de ser un militante, como alega Lanata - su labor en el periódico de la CGT de los Argentinos, en 1967, demuestra lo contrario. Lo mismo vale para Jorge Masseti y Rogelio Garcia Lupo en la dirección de la agencia cubana Prensa Latina - antes de que cayera bajo el control del stalinismo.
 
Lanata ironiza con indisimulada satisfacción cuando interroga al lector: “¿Se imaginan un ‘modo de pensar militante’ “? Es cierto, se necesita desarrollar algún grado de imaginación para desarrollar un pensamiento político de ese nivel; no podría lograrse desde el sentido común. Marx usaba un vocablo griego para designar es ‘modo de pensar’: praxis - la unión de la teoría y la práctica. Es un método que no emana de la rutina cotidiana, que es repetitiva. Es que no se trata de interpretar el mundo, decía el renano comunista, sino de transformarlo. El pensamiento militante funda la práctica en la teoría y ésta en el estudio de la experiencia histórica, y la somete a los resultados de la acción. Es la forma más elevada del desarrollo de la dialéctica desde los griegos - mucho antes de que apareciera la obsesión ‘sui generis’ de Lanata por la Cámpora.
 
Ignorando a Marx, Mariano Moreno, León Trotsky, al francés Marat, Sarmiento, Walsh, García Márquez, Lanata asegura que “el periodista tiene preguntas y el militante respuestas”. ¿Será por eso que los periodistas entrevistan a los militantes? “El periodista duda, se exalta Lanata, y el militante mantiene su fe”. Pero The New York Times, el emblema del “periodismo democrático”, no vaciló en avalar las mentiras de Bush para invadir Irak (disimulando sus certezas en contrario) y terminar provocando la mayor catástrofe humana desde la segunda guerra. ‘No questions’. ¿Qué pregunta se hizo el propio Lanata para mofarse de la afirmación militante de que “el gobierno mundial está manejado por una pequeña camarilla que sólo representa sus propios intereses”, justo ahora cuando emerge que los cinco bancos que establecen la tasa de interés de referencia internacional (Libor), la manipularon en su beneficio durante toda el incubación de la crisis hipotecaria que desató la bancarrota capitalista que está en curso?
 
Lanata está ostensiblemente confundido. El periodista de investigación duda de sus fuentes, verifica la información, hace controles cruzados. No es, sin embargo, lo que hacen las grandes corporaciones como la de Rudolph Murdoch, ni la prensa empresarial de Argentina – y esto no solamente bajo la dictadura. Cuando los medios de comunicación presentan una lucha por la democracia en los sindicatos como una ‘pelea intergremial’, ¿no son acaso conscientes de que falsifican la realidad para desprestigiar a los militantes obreros - que, de paso, no viven del dinero de los sindicatos? ¿O cuando intoxican a los usuarios con interminables culebrones, pero no tienen el menor espacio para informar sobre la realidad en las fábricas o las barriadas obreras? Ahora mismo hay una cacofonía universal para defender la inevitabilidad del tarifazo y la devaluación, pero ningún reclamo para investigar y llevar a los tribunales y a la cárcel a los acaparadores de soja y a los operadores del mercado de futuro de divisas, que han operado contra la moneda nacional conjuntamente con el gobierno K, y se van a embolsar ahora decenas de miles de millones de pesos, que pagará el denostado ‘pueblo’ argentino.
 
La duda del militante se distingue, sin embargo, de la del periodista que no es militante en que no se trata solamente del procedimiento empírico de cotejo de datos y fuentes, pues va más allá: es un método aplicado a la historia, que se interroga, a través del estudio y la práctica, acerca de la validez y la pertinencia de sus propias premisas. La duda se integra como parte del método de la crítica. No debe confundirse con autocrítica que identifica al error con la culpa y por eso es una creación de la Inquisición española refinada por el stalinismo.
 
Lanata roza la justificación de la dictadura militar cuando avala a un búlgaro que funge de sociólogo, el cual se finge interrogarse por los males que nos hubieran asolado si ganaban los Montoneros. El búlgaro elige el enemigo que le conviene, esto porque la dictadura se sirvió de la llamada guerrilla como pretexto: en realidad vino para aplastar a un enorme movimiento de lucha de masas que es anterior a los montoneros, los cuales no existían cuando irrumpió el Cordobazo con el reclamo de “Un gobierno obrero y popular”. La dictadura de Onganía derrocó al Arturo Íllia, no a una formación de combatientes. La cúpula de Montoneros trenzó con los milicos más de una vez, desde el operativo Dorrego, en 1974. Por otro lado, la Cámpora no es la primera creación para estatal; ¿Lanata se olvidó de la Junta Coordinadora de Alfonsín? Claro que en aquellos años, el periodismo ‘dubitativo’ apoyaba al gobierno radical.Coti’ Nosiglia, el jefe de aquella banda, siguió operando bajo todos los gobiernos subsiguientes - incluso K. Lanata debería dedicarle un párrafo. En toda su construcción prejuiciosa Lanata olvida al principal aparato paraestatal - la burocracia de los sindicatos. También relega al olvido a las barras bravas de Macri, Angelici, Santilli, Ritondo, y al apaleamiento a los trabajadores del Borda, donde pretende desarrollar un proyecto inmobiliario con su amigo de toda la vida. 
 
Lanata le enchufa a la militancia la masacre de Camboya, cuando fue la militancia revolucionaria la que denunció esa masacre en tiempo real, del mismo modo que lo hizo con las del stalinismo. Lanata no ignora que las condiciones para esa masacre fueron preparadas por la “democracia americana”, que mandó 500 mil soldados a Indochina y roció con napalm a sus pueblos durante cerca de una década. 
 
¿Qué finalidad persigue Lanata cuando amalgama a los luchadores con los verdugos? ¿Cree que la lucha de clases no es un proceso histórico positivo, que despierta a la actividad histórica a las masas mantenidas en la ignorancia y la explotación e incluso la esclavitud? ¿Está realmente convencido de que no hay mejor cosa que endeudarse por partida doble, so pretexto de la necesidad de arreglar con los buitres, una por u$s 20 mil millones para pagarles a esos parásitos, y otra por otros u$s20 mil millones para ‘aprovechar’ las ventajas que supondría esa sangría para ‘retornar’ a los ‘mercados internacionales? La cruzada de Lanata contra la militancia está privada de cualquier fundamento; solamente traduce un prejuicio – precisamente porque el cruzado y el militante son figuras históricas antagónicas. 
 
Lanata se ha destacado, de un modo incuestionable, como el intérprete de una clase media que cree que se encuentra de vuelta de su protagonismo en el argentinazo. A propósito, fue el mismo Lanata quien dio la pitada inicial de aquellas jornadas, luego de pelearse con D'Elía y Verbitsky, en su programa de 8 a 9, el miércoles 19 de diciembre. Es una clase media fatigada por la crisis y los conflictos y por la ‘emergencia’ de los doce años que siguieron a aquellos hechos. Macri, de cualquier modo, no le promete un lecho de rosas, a partir del rodrigazo que ha emprendido. En oposición a la lucha contra esta confiscación, Lanata pretende que pejotistas, burócratas y toda una laya de aprovechados le tienda una mano a Macri, sin importar que haya formado un gobierno integrado por operadores financieros internacionales, especializados, por la profesión, en organizar lavado de dinero, fuga de capitales y evasión impositiva. Repite un discurso de pseudo pacificación que es clásico en la historia, desde Platón luego de la guerra del Peloponeso. Reclama que se vote a favor la derogación de la ley cerrojo y que los sindicatos se comporten en ‘forma razonable’.
 
‘L’esprit du temps’ (macrista) - ¿eso es lo que quiere expresar Lanata con su ataque a la militancia y a la revolución? El fracaso de los regímenes bolivarianos, ahora que se cayeron los precios de las materias primas, no habilita, sin embargo, un pronóstico de sosiego. ‘Vide’ la crisis de China y las sospechas de quiebra del Deustche Bank; el ascenso de la izquierda en las nuevas generaciones. El viejo orden ha caducado, y por eso siembra de cadáveres los mares Egeo y Mediterráneo, y erige muros en las fronteras que la Unión Europea había declarado definitivamente abolidas.
 
Es la hora de la militancia. Independiente, teórico-práctica, consciente y organizada. La política, la forma misma de participación en el interés colectivo, postula la militancia como su expresión más consecuente y transformadora
 
Related Posts with Thumbnails

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera

Luchar, Vencer , Obreros al Poder