The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 23 de mayo de 2016

El PTS presentó un proyecto de adaptación a Dilma y el kirchnerismo

19 de mayo de 2016 | #Prensa Obrera 1411 | Por Néstor Pitrola

BRASIL: ENCABEZAMOS UN DEBATE PARLAMENTARIO 
 
El debate, aunque breve, resultó una escuela política. Cambiemos salió en contra con los tapones de punta para encubrir el compromiso macrista con los golpistas. El FR de Massa, aplaudido por el FpV, apoyó el tratamiento, reivindicando un proyecto de Myriam Bregman (PTS) que no plantea una delimitación del gobierno de Dilma Rousseff. Luego se sumaron otros proyectos. Ganó la votación para su tratamiento por 140 votos a 92, pero no alcanzó los dos tercios necesarios para el tratamiento sobre tablas 
 
Mediante la presentación de un proyecto sobre tablas repudiando el golpe institucional en Brasil, el Partido Obrero inició un debate en Diputados que no tenían previsto los bloques de la burguesía. Esta misma iniciativa habíamos tenido en la sesión especial fracasada por prohibición de despidos (véanse los video de las intervenciones en ambos casos en Prensa Obrera digital).
 
Nuestro proyecto establece una clara delimitación del gobierno de Dilma Rousseff, tanto en su breve texto como en los fundamentos. Marcamos que el gobierno del PT ejecutó una política de endeudamiento y ajuste para descargar él mismo la crisis capitalista sobre las masas hasta agotar sus recursos políticos. Que el gobierno Temer busca una reorganización capitalista y de las fuerzas políticas de la burguesía para mejor llevar la ofensiva contra las masas hasta el final. 
 
Dejamos establecido que los golpistas son la derecha del PMDB que formó parte de la alianza con el PT, totalmente comprometida con la corrupción de la red de negocios que sostuvo al gobierno que endeudó al Estado de Brasil en un billón de dólares más una deuda privada de 290 mil millones y desató una recesión y una desocupación que va alcanzando el 12 por ciento. 
 
Esta delimitación resulta vital cuando Lula y Rousseff han formado parte del bloque de gobiernos nacionalistas y de centroizquierda que han salido al rescate del capital financiero mediante gobiernos de cooptación y de contención de las masas que integró e integra el kirchnerismo, hoy “en la resistencia” en la Argentina.
 
 
Es un debate de clarificación política fundamental que ya dimos en la Plaza de Mayo, en oportunidad de la ruptura del PTS del acto unitario por la independencia política de la clase obrera en Argentina y en América Latina, desde donde planteamos que un congreso de trabajadores de Brasil ponga a la clase obrera en la discusión de una salida de los trabajadores. 
 
Es decir que llevamos al Parlamento el planteo de repudiar un golpe institucional en la línea de los que ya hubo en Honduras y Paraguay, pero no colocando a la izquierda revolucionaria y a los trabajadores como furgón de cola de ninguno de los grandes bloques que disputan la salida a la crisis capitalista en América Latina. 
 
Otra vez la ruptura de un bloque único por parte del PTS ha tenido la función política de hacer seguidismo a la burguesía. 

Malcorra y las Malvinas

18 de mayo de 2016 | #Prensa Obrera 1411 | Por Gabriel Solano 
 
La candidatura de la canciller Malcorra a la Secretaría General de la ONU tiene como trasfondo una negociación de la soberanía nacional de las Islas Malvinas con el Reino Unido y las grandes potencias imperialistas. Según el estatuto del organismo, es requisito necesario para acceder al cargo contar con la unanimidad de los miembros del Consejo de Seguridad, entre los que se encuentra el Reino Unido. En otras palabras, los piratas ingleses tienen derecho a veto. Para sortear este obstáculo, Malcorra ha viajado a Inglaterra y tuvo una reunión con su canciller, que ella misma calificó como “histórica”. 
 
Malcorra sigue una hoja de ruta diseñada para congraciarse con los grandes monopolios petroleros, mineros y pesqueros. Se vale para ello de la reciente resolución de la ONU, que reconoce a la Argentina una mayor extensión de su plataforma continental sobre el Atlántico Sur. Dicha resolución ha colocado en manos del gobierno un instrumento de valor extraordinario para negociar una participación subordinada en la explotación de los recursos naturales del Atlántico Sur. Ocurre que hoy las posibilidades de los grandes monopolios de proceder a la explotación de esta enorme geografía, que ahora crece en 1.700.000 kilómetros cuadrados y alcanza incluso la Antártida, están limitadas por el litigio sobre la soberanía de Malvinas. Para los monopolios sería de gran importancia eliminar los conflictos jurisdiccionales para poder utilizar en la logística de la explotación el territorio continental, permitiendo una reducción de los costos de extracción, en momentos en que el precio del petróleo ha sufrido una fuerte caída.
A la vez, un acuerdo llevaría a anular las disposiciones votadas por el Congreso, que prohíben a las empresas petroleras que realizan exploraciones petroleras en Malvinas o en aguas adyacentes realizar también inversiones en el continente. Este tipo de disposición, aunque pueda ser violada por los monopolios mediante diferentes tipos de arguyas legales y societarias, es contradictoria con el acuerdo de libre comercio que el Mercosur quiere sellar a la brevedad con la Unión Europea -una especie de Alca con el gran capital europeo. Para la Unión Europea, las Malvinas y el resto de las islas del Atlántico Sur son territorio del Reino Unido.

El avance de este tipo de negociaciones no sólo significaría un duro revés al reclamo de la soberanía nacional sobre las Islas Malvinas, sino que junto con ello agravaría la condición semicolonial del conjunto del país. Por lo pronto, plantearía un saqueo a gran escala de los recursos naturales no renovables del país por parte del gran capital internacional, a cambio de ingresos fiscales que servirán sólo para atender el pago de la deuda externa.   

El silencio del kirchnerismo ante el avance de esta política entreguista no debiera sorprender. Ya en el pasado, la propia Alicia Castro, que milita en el campo bolivariano del kirchnerismo, expuso en su carácter de embajadora argentina en Londres la posibilidad de avanzar en una suerte de “soberanía compartida” de las Islas Malvinas. Seguía los lineamientos originales de Néstor Kirchner, que había creado Enarsa como un intento de interesar a los grandes monopolios internacionales en la explotación de los recursos energéticos del Mar Argentino. El proyecto sólo tenía andamientos con un acuerdo con el Reino Unido. La crisis con los fondos buitre y la expropiación de YPF pusieron un freno a esa política. Pero la indemnización jugosa pactada por Kicillof con Repsol y el acuerdo con los fondos buitre votado por los senadores del FpV muestran que el kirchnerismo nunca se apartó de esa política estratégica.

La defensa de la cuestión nacional del país reclama la denuncia de estos pactos que se negocian en la trastienda. 
 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1411/politicas/malcorra-y-las-malvinas

domingo, 22 de mayo de 2016

La grieta de Jorge Lanata

19 de mayo de 2016 | #Prensa Obrera 1411 | Por Alejandro Guerrero
 
ENTREGA DE LOS MARTIN FIERRO

Otros premiados hicieron referencia a los periodistas despedidos y a los medios cerrados 
 
“En los últimos meses muchos compañeros, cronistas, movileros de otros medios, han quedado literalmente en la calle. Insisto con esto porque los periodistas queremos preguntar pero para preguntar necesitamos trabajar. Mi solidaridad con todos ellos”. Fue parte del discurso de Mario Massaccesi al recibir su Martín Fierro al mejor cronista/movilero. No fue el único: también el humorista Sebastián Presta (Duro de Domar), el guionista Pablo Ramos (Historia de un Clan) y el panelista Jonatan Viale recordaron a los colegas sin trabajo. 
 
Sin embargo, como era de esperar, casi toda la atención de la noche se la llevó Jorge Lanata y el grupo de kirchneristas, conducido por Daniel Fanego, que lo chifló e insultó desde la mesa 43, en el fondo del salón. 
 
Lanata les agradeció a Héctor Magnetto, José Aranda y compañía porque “PPT nunca hubiera podido salir al aire sin un canal que lo bancara periodística y técnicamente, y le diera libertad total para salir”. Así, la “libertad de prensa” depende del arbitrio de los patrones, de los dueños de los pulpos capitalistas de la comunicación. 
 
La “libertad de prensa” está reservada a los grandes propietarios; ellos, y solo ellos, tienen “el derecho” de decidir qué se emite y qué no. Lanata hizo el elogio del periodismo empresarial, que por supuesto no defiende verdad alguna sino sus intereses y únicamente sus intereses. 
 
Por otra parte, Lanata sostuvo que “en general, a los países les va mal por todos los que nunca dicen nada” en referencia a las “mayorías silenciosas”. El periodista se valió de la enorme tribuna que representa el evento, para lanzar una exhortación a los votantes de Macri, a exteriorizar su respaldo al gobierno. Aunque no fue una cadena nacional al estilo clásico, se trató de una variante de ella, que se valió del monopolio ejercido por los grupos empresarios de los medios de comunicación. De todos modos, la exhortación es tardía. Lanata se ha impuesto a sí mismo la tarea quijotesca de revitalizar a un gobierno cuyo capital político se viene consumiendo aceleradamente. Pretende prolongar artificialmente los efectos de la victoria de Macri, cuya imagen se viene desmoronando en forma proporcional al ajuste y su secuela de inflación y tarifazos.
 
Lanata volvió a atacar al “periodismo militante”, a aprovechar el armado mediático corrompido del kirchnerismo para atacar en general a la militancia y al periodismo que va más allá de “las dudas”, del periodismo de investigación que, en efecto, duda y desconfía de sus propias fuentes, que chequea y verifica pero, además, busca transformar en acción, en praxis, los resultados de sus investigaciones. Lanata ignora ex profeso la historia del periodismo desde la aparición del primer periódico de masas durante el primer cuarto del siglo XIX: The North Star (La Estrella del Norte), publicado por obreros cartistas. El primer mass media de la historia fue un periódico obrero, los grandes medios de la burguesía fueron una respuesta a ese fenómeno. La historia del gran periodismo es, sí, la del periodismo militante que se propone transformar la realidad que analiza y sobre la que informa. 
 
Por último, “la grieta” de la que habló Lanata es otra falacia, una falsificación. El kirchnerismo no abrió grieta alguna; por el contrario, vino a cerrar la grieta abierta por el Argentinazo, la que abre todos los días la lucha obrera contra el ajuste y los atropellos patronales. 
 
 

NI LEY NI PARO


Después de la concentración convocada por las centrales sindicales del 29 abril pasado, por muchos debe haber pasado por la cabeza que si la autodenominada “ley anti-despidos” no se convertía en realidad, caía del árbol la fruta madura del paro general. El “frente anti-macrista” que se había desplegado aquel día frente a la facultad de Ingeniería, habría revertido el “frente pro-macrista” que, pocas semanas antes, había ‘brillado’ con “la salida exitosa” del ‘cepo’, comprada a u$s16 mil millones a tasas de interés usurarias. Yasky y Micheli aseguraban que la huelga general saludaría con estruendo cualquier bloque al proyecto contra las cesantías, ni qué decir un veto presidencial.

 Y bien, no. El kirchnerista Caló disipó cualquier posibilidad de paro ante Clarín, el sábado. Antes, la UOM había firmado un convenio anual que estipula, un aumento salarial en cuotas, que promedia cómodamente por debajo del 30% - doce puntos debajo de la tasa de inflación anual. La burocracia sindical anuncia una unidad cegetista que incluye a Luis Barrionuevo, que acaba de firmar un convenio de fomento al turismo con el gobierno macrista, con la vista puesta en sus hoteles y locales de gastronomía. Barrionuevo repudió incluso el proyecto ‘anti-despidos y es un peón del macrismo – lo cual no obsta para que integre la CGT.

Moyano, convertido en presidente de Independiente, está atrapado ahora por ‘inquietudes’ distantes de las sindicales. La burocracia sindical logró sustraer a las obras sociales de la ley de acceso a la información pública, con el voto de macristas y kirchneristasni qué hablar de Massa, cuyo burócrata Héctor Daer, fue el gestor de la excepción. El mismo FpV no tuvo empacho en tirar la talla antes que nadie, puesto que ni siquiera insinuó rechazar el veto con los dos tercios (que ya tiene) del Senado y con una campaña para conseguir la decena de votos que se necesitan en Diputados. El gobierno K, en la ‘década ganada’, había rechazado él mismo cualquier limitación al derecho patronal a despedir, y muchas veces colaboró en primera línea a favor de esos despidos – por ejemplo, entre tantos, Gestamp, Pati, Lear. No hubo que esperar siquiera el anuncio del veto, para que la burocracia firmara en bloque el salario mínimo de poco más de $6 mil pesos, cuando la canasta cuesta 18.300 pesos. El “frente anti-macrista” se reconvirtió sin siquiera pestañear en el frente pro-macrista”, compuesto en grandísima parte por los mismos bloques y los legisladores. Lejos de reforzar las condiciones para una huelga, el desgaste parlamentario ha servido para disiparlas. 

Agotemos la etapa parlamentaria para ir a la huelga contra el ajuste, se reveló una previsión equivocada, porque la burocracia sindical y los partidos patronales inventaron la etapa parlamentaria y el proyecto ‘anti-despidos’ para evitar el recurso a la acción directa, o sea a la huelgaincluso contra las suspensiones, que son cada vez más extendidas. Recurrieron al parlamento para desviar el descontento popular que rápidamente había producido la disparada de la carestía. El reintegro judicial de un trabajador o la doble indemnización son vías para que los despidos masivos no sean enfrentados por medio de la lucha. La burocracia sindical no se ha puesto al frente del combate contra los despidos, salvo dos o tres excepciones localizadas. El dictamen anti-despidos fue una coartada de la burocracia sindical para llevar el asunto al callejón sin salida de la justicia. Solamente denunciando el conjunto de la farsa parlamentaria se podía ayudar a crear condiciones para imponer un paro nacional, tanto contra los despidos como contra la caída de los salarios. Hasta que el gobierno de Macri no sea sacudido por sus propias contradicciones y por la lucha popular, los partidos patronales y la burocracia sindical se encolumnarán en ‘defensa de la gobernabilidad’, de la cual comen y maman todos ellos.  

Los comentaristas políticos no han esperado en interrogarse acerca de si Macri hará del uso del veto un método de gobierno. No es en el ámbito parlamentario, sin embargo, donde el gobierno enfrentará sus verdaderos problemas, sino, por un lado, en las reacciones populares con el ‘ajuste’ y, por el otro, en las contradicciones cada vez más violentas del proceso económico, en especial por el impacto de la crisis mundial en los próximos meses. El capital político del macrismo se reduce al aprovechamiento del derrumbe de las experiencias ‘n&p’ en América Latina y a la posibilidad, por lo tanto, de que emerjan otros gobiernos macristas en el sub-continente. Todos estos eventuales gobiernos batirán el parche de la “corrupción heredada” – no por encomillada menos real. La memoria popular no es, sin embargo, tan corta como para no tener presente el carácter anti-obrero violento de las políticas de ‘ajuste’. Lo más importante es el desarrollo de la crisis capitalista; todas las medidas aplicadas, a nivel mundial, para cerrar este ciclo de crisis, han fracasado. 

El episodio anti-despidos ha expuesto la farsa del ‘frente anti-macrista’. Enseña nuevamente la necesidad de desenmascarar al parlamentarismo, que es una máquina para impedir la realización de las aspiraciones populares y un instrumento para engañar a las masas. La acción parlamentaria debe estar encuadrada por una agitación política sistemática, que por un lado denuncie el impasse del capitalismo y sus gobiernos, y por el otro ofrezca el programa para salir de sus ‘ajustes’ sin salida – laborales, sociales, habitacionales, previsionales, culturales.


Jorge Altamira
 



Fuente: https://www.facebook.com/jorge.altamira.ok/posts/566596933521172
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera

Luchar, Vencer , Obreros al Poder