The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 28 de noviembre de 2014

El kirchnerismo en Comodoro Py

Edición Impresa #1342 | Por Jorge Altamira

La revelación de que la cadena de hoteles de la familia presidencial servía a una gigantesca operación de lavado de dinero devolvió al kirchnerismo a su verdadera condición: la de un gobierno que se disgrega. Después de todo, sufre una hemorragia de aliados desde 2008 -y ahora 'parió' Pichetto. Los caciques del sindicalismo del transporte, antiguos oficialistas, siguen adelante con la huelga del jueves 27, aunque se limite a la defensa del medio aguinaldo para los compañeros afectados por el impuesto al salario. En este cuadro, ¿asistimos, acaso, a un intento de acortar el mandato presidencial desde Comodoro Py? Los jueces 'sediciosos', por lo menos, se van sumando. ( Porque crece el fenómeno del pato rengo ya que siempre juzgan a los funcionarios cuando termianan sus mandatos y nunca los tocan antes , por algo Menem fue preso unos dìas en 1999 y ahora condenado por la justicia sigue defendido como miembro del bloque K . Lo que no entiendo es el escandalo que hacen los funcionarios cuando saben que la justicia esta para resguardar los intereses y propiedades de los millonarios como cristina o Menem o De la Rua o Cavallo o De la Rua )
Probablemente no, y no porque los tiempos judiciales sean interminables, especialmente para los bonetes grandes y para el poder. La Corporación aprieta, pero todavía no ahorca. Ocurre que la supervivencia de los K se está disputando por otro lado: el compromiso de sostener la candidatura de Scioli para transitar los últimos meses de gobierno. Se trata de la candidatura que asegura el continuismo de los caciques del conurbano y de la burocracia sindical, con el planteo de "volver a los mercados internacionales" ante la asfixia financiera que soporta el capital nativo. El récord de cheques rechazados que anuncia Ambito (26/11), muestra que el asunto orilla la bancarrota. Antes que soltarle la mano a Scioli, CFK preferirá desprenderse de Kicillof y formar un gabinete de 'transición'. De ocurrir lo contrario, el ariete judicial sí podría convertirse en un pasaje del gobierno a mejor vida. Quien entiende de esto mejor que nadie es el ex canciller Jorge Taiana, que oficia de izquierda del kirchnerismo, quien se tomó un avión a Mendoza para celebrar el día del militante con los gobernadores sciolistas. El Movimiento Evita lo acompaña en la modesta aspiración de ganar la candidatura nacional y popular a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde sus posibilidades son nulas. Hasta Horacio González, de Carta Abierta, quien dice discrepar con la "formación político-literaria" (sic) de Scioli, ahora le reconoce virtudes de "cortesía personal" (La Nación, 22/11).
Scioli, el salvavidas
 
Cuando desde distintos rincones se alude a la posibilidad de una victoria oficialista en primera vuelta, el beneficiado no es La Cámpora sino Scioli, su sepulturero. El kirchnerismo no tiene espacio en la transición política. Los apoyos que reciben sus iniciativas en el Congreso necesitan del respaldo del sciolismo, que le ha puesto un precio a ello -facilitado por la división opositora. Los camporistas fingen creer que un gobierno de Scioli implica continuidad kirchnerista, pero Scioli representa el desmantelamiento progresivo del régimen K. Gracias a esa promesa, Scioli pudo frenar la corrida de los barones del conurbano y de la burocracia sindical hacia el campo de Sergio Massa, cuya candidatura, por eso mismo, ha perdido sustento pejotista y ganado el módico de algunos candidatos radicales. Un editorialista de ¡Clarín! acaba de anticipar que Scioli conformará un "gabinete a lo Menem", con "ministros de peso". En otras palabras, tendrá su propio Cavallo. ( Mario Blejer o Redrado ?)
El "cristinismo" tendrá que acompañar esta orientación o atenerse a las consecuencias: la escalada judicial contra la Presidenta. Entretanto, los buitres guardan su propia carta de extorsión. La gesta "nacional y popular" deberá optar entre Scioli o una residencia privada en Devoto.
Mientras tanto, el candidato opositor preferido por el kirchnerismo, Macri, se ha convertido en el preferido por la oposición. El martes pasado, "el pibe" presentó su programa: "moneda fuerte e infraestructura". Se trata del password del capital inmobiliario, que se prepara a tomar por asalto el suelo urbano de las principales ciudades, en especial Buenos Aires. Ese mismo programa se lo presentó Gustavo Weiss, el presidente de la Cámara de la Construcción, precisamente, a Cristina Kirchner. La respuesta de la Presidenta mostró su pérdida de sintonía con la situación del país, cuando opuso a un rescate financiero internacional seguir gravando salarios y desvalijando a la Anses. Esas 'tetas' de los K se han secado -es lo que le recordarán los gremios del transporte. 
Entre Scioli y Macri, Massa rema a los codazos y el 'progresismo' se desintegra. La agenda de la burguesía no contempla espacio para el progresismo. Lo ilustra Dilma Rousseff, quien entre recesión y acoso judicial, trata de salvar un segundo mandato que aún no inició. Si los 'tres mosqueteros' salvan los escollos para llegar a una segunda vuelta, vendrá el momento de formar un gobierno de coalición, como se los exige todo el arco burgués desde todos los medios de comunicación. ¿Para hacer qué? El recontra gran ajuste -como lo vociferó Ricardo Arriazu, un patriarca del 'establishment'.
Ya se escucha con inusitada frecuencia que un arreglo con los buitres no alcanza -que hay que meter el bisturí hasta el hueso. Claro que Argentina enfrenta un ajuste -el asunto es quién lo paga.
Transición
 
La transición política en curso es el prólogo a lo que será seguramente el período de mayor crisis social y de luchas populares desde incluso antes de 2001. Es en esta perspectiva de conjunto que debe instalarse el Frente de Izquierda. Se trata de cruzar el puente entre la comprensión que hoy tienen las masas de esta situación y la que deberán enfrentar a mediano plazo. Está prohibido, para los luchadores, saltarse la evolución de la conciencia política del pueblo. Es también un seguro contra la tendencia a pasar del 'luchismo' al 'electoralismo'.
La burocracia sindical está buscando reposicionarse en este final de año, no para conducir al movimiento obrero a la victoria, sino para contener el avance de la izquierda y construir una salida política con los 'tres mosqueteros'. No debería haber ilusión en un 'giro de izquierda' de la burocracia. El planteo estratégico de unir a la izquierda con el movimiento obrero está más vigente que nunca.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Ferguson : Las lecciones políticas del encubrimiento

Edición Impresa #1342 | Por Joseph Kishore World Socialist Web Site

El anuncio efectuado por el fiscal del condado de Saint Louis, Robert McCullock, el lunes a la noche, acerca de que el oficial de policía Darren Wilson no sería enjuiciado, es visto en todo el país y en todo el mundo como una farsa judicial.
 
Desde el comienzo, el proceso que llevó a la decisión final fue manipulado en forma fraudulenta con un propósito excluyente: proteger al policía que había asesinado al joven Michael Brown, que estaba desarmado.
 
En vez de presentar cargos para una acusación formal, el Estado convocó a un "grandjury" (un jurado acusador que decide si hay o no mérito para enjuiciar penalmente), que reemplazó el juicio público por una audiencia secreta, a puertas cerradas, en la cual la evidencia fue controlada por la fiscalía, conducida por una persona con estrechas relaciones con la policía. Esto fue seguido por una inusual decisión de la fiscalía de no requerir y discutir imputaciones específicas.
 
Las transcripciones de las actas del "grandjury" revelan una tendencia clara y evidente, donde los fiscales se dedican a desacreditar toda la evidencia, incluyendo los testimonios oculares, que no estaban de acuerdo con el relato requerido. Wilson, por el contrario, presentó su versión durante cuatro horas sin ser cuestionado. A través de las audiencias, la oficina del fiscal buscó enjuiciar a Michael Brown y no a Darren Wilson.
 
En general, los "grandjuries" aceptan las imputaciones que presentan los fiscales, y en este caso no fue diferente. A pesar de la abrumadora evidencia de que se había cometido un crimen, el "grandjury" no presentó una acusación formal porque la fiscalía no lo quería.
 
La absolución de los crímenes de Wilson, sin embargo, no se puede explicar simplemente como resultado de las infracciones de McCulloch. Las acciones del fiscal fueron parte de una operación política extremadamente bien orquestada, en la cual estuvo involucrado en forma estrecha el gobierno de Obama, como se empeñó en destacar el mismo McCulloch.
 
Dada la enorme ira popular por el asesinato de Brown y el claro fundamento legal para un juicio, se podría preguntar por qué el "grandjury" no propuso, al menos, una acusación por un crimen de menor envergadura, como, por ejemplo, homicidio culposo. O por qué no se realizó una acusación y no se llevó a cabo un juicio que, dadas las simpatías de la fiscalía, habría producido, muy probablemente, el mismo resultado: la exoneración de Wilson. En los tres meses que pasaron entre el asesinato de Michael Brown y la decisión final de no procesarlo, sin duda hubo un debate tras bambalinas sobre estas diferentes posibilidades.
 
Nuevos precedentes para la represión 
 
Hay dos factores que explican la línea de pensamiento que llevó a la clase dominante a la decisión que tomó. Existe, ante todo, el elemento de la provocación. La clase dominante ha buscado establecer nuevos precedentes para la represión en los Estados Unidos. En realidad, el momento del anuncio de la decisión del "grandjury" parece haber sido calculado deliberadamente para crear las mejores condiciones para la violencia policial.
 
En una escalada en la respuesta a las protestas de agosto, la policía antidisturbios patrulló las calles en la noche del lunes, armada con armas automáticas y vehículos blindados, disparando balas de goma y gases lacrimógenos. El martes, el gobernador de Missouri, Jay Nixon -quien había declarado un estado de emergencia preventivo una semana antes de la decisión del "grandjury"- anunció que 2.200 miembros de la Guardia Nacional, una rama de las Fuerzas Armadas, serían desplegados directamente contra los manifestantes. Una ciudad estadounidense ha sido efectivamente ocupada.
En segundo lugar, la decisión refleja la intención de cerrar filas. Más allá de las alternativas tácticas que se discutieron, finalmente se tomó la decisión de que, frente al aumento del malestar social, no debían hacerse concesiones, porque cualquier concesión sería vista como un signo de debilidad, lo que alentaría una mayor oposición.
 
Sin embargo, al defender su preponderancia a través de la violencia, la clase dominante se ha desacreditado aún más a sí misma ante el mundo entero. Un Estado que ha organizado guerras en todas las regiones del mundo, invariablemente justificadas sobre la base de la defensa de los derechos humanos, emplea las formas más brutales de represión dentro de sus fronteras.
 
En los medios de comunicación existe un cierto nerviosismo acerca de las consecuencias políticas de estas acciones. El columnista del Washington Post, Dana Milbank, por ejemplo, expresa su preocupación de que "el enjuiciamiento patético de Darren Wilson" por parte de McCulloch, haya reforzado "un sentimiento entre los afroamericanos y entre muchos otros de que el sistema judicial se encuentra manipulado".
 
The New York Times, hablando en nombre de sectores del Partido Demócrata, muestra su preocupación, en un editorial publicado el martes, acerca de que “las calles llenas de cicatrices de Saint Louis y la indignación que continúa reverberando en todo el país... muestran una vez más que la desconfianza en la aplicación de la ley presenta un grave peligro para el tejido cívico de los Estados Unidos”.
Este "grave peligro" ha sido alimentado, según el Times, por la decisión de no procesar a Wilson.
 
Mientras que estos comentarios son generalmente enmarcados en términos raciales, la cuestión de fondo es de clase. La clase dominante es muy conciente de que las políticas que persigue -interminable guerra en el exterior y la contrarrevolución social en el país- son profundamente impopulares. Por un "grave peligro para el tejido cívico", el Times entiende malestar social.
 
 
Una crisis política
 
Aunque es conciente del desbordante descontento social, la clase dominante no tiene nada que ofrecer. El propio Times coloca sus críticas a la decisión del gran jurado en un marco de elogio para el papel de Obama, como si su gobierno no ocupara un lugar central en el resultado en Ferguson y en la crisis política más amplia a la que hace frente la clase dominante estadounidense.
 
La respuesta de Obama a la decisión del "grandjury" es reveladora. El Presidente, inmediatamente, se apresuró a declarar en cadena nacional que los resultados del juicio eran válidos y legítimos. "Somos una nación construida sobre el imperio de la ley -dijo-, así que tenemos que aceptar esta decisión del ‘grandjury’". Esto no es más que un respaldo al fraude judicial y legal. Al mismo tiempo que Obama se asocia a una decisión que da licencia a la policía para matar, cuando se refirió a los manifestantes dijo que "nunca hay una excusa para la violencia".
 
Seis años de administración de Obama no han pasado inadvertidos. Millones de trabajadores y jóvenes en los Estados Unidos han comenzado a llegar a la conclusión de que no existe un mecanismo, dentro del sistema social y político existentes para resolver sus inquietudes o expresar su oposición. Esta comprensión ha sido confirmada por la exoneración de Darren Wilson. Estos son los sellos distintivos de un sistema que se dirige inexorablemente hacia la ruina.
 

La borratina de Verbistky

Edición Impresa #1342 | Por Liliana Alaniz (Apel)

Borró sus propios artículos en los que acusaba a Bergoglio

Días atrás, Horacio Verbitsky eliminó del sitio web de Página/12 ocho columnas lapidarias contra Jorge Bergoglio, que recogían el resultado de sus investigaciones sobre la complicidad de la Iglesia argentina con la dictadura. Desde esas columnas y varios libros, Verbitsky señaló a Bergoglio por cómplice de los genocidas. Destacó los casos de los curas Orando Yorio y Francisco Jalics, quienes estuvieron en la Esma. Verbistky sostenía que Yorio "denunció a Bergoglio como el responsable de su secuestro y de las torturas que padeció durante cinco meses de 1976".

Habiendo estallado en las redes sociales esta "autocensura", el columnista ensayó una explicación infantil: en una breve columna titulada "Fui Yo" (Página/12, 18/11) dijo que personalmente pidió que se quitaran sus notas sobre el otrora cardenal porque "no quería darle información premasticada a la nube de periodistas europeos que cayeron sobre Buenos Aires" y pretendían escribir biografías sobre Bergoglio. El resultado fue el contrario al deseado: a raíz de esta "autocensura", los archivos se expandieron ahora como reguero por toda la web. 

Además, de todos modos, las denuncias Verbitsky siguen constando en sus propios libros y, asimismo, los diarios en los que se publicaron aquellos artículos están disponibles en cualquier hemeroteca. Luego, también los periodistas alcahuetes del gobierno -Daniel Tognetti y otros- comenzaron a borrar los tuits en los que habían compartido las notas de Verbitsky. Un naufragio intelectual de las dimensiones del Titanic.
  

Por la bendición baila el mono

Es obvio que esta borratina general responde al giro vaticano del gobierno, que logró la bendición papal para sus acuerdos con el capital financiero. A cambio, la “Santa Madre” se quedó con reivindicaciones clave del nuevo Código Civil y Comercial.
Podría decirse que quien intimó a Verbitsky a este recule fue Estela de Carlotto. Cuando la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo viajó al Vaticano, le pidió disculpas al Papa por haberlo señalado como cómplice de la dictadura militar de '76/'83. Según sus propias palabras, "simplemente me estaban informando mal desde sectores que yo creía que eran serios". Todos miraron inmediatamente al presidente del CELS.

Los "nacionales y populares" están dispuestos a todo aquello que esté al alcance de sus manipulaciones. Milani no es un accidente.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

El fraude bancario es congénito

Edición Impresa #1341 | Por Nicolás Roveri

Los reguladores bancarios de Estados Unidos, Suiza y el Reino Unido impusieron una multa de 4.300 millones de dólares a los bancos Citi, HSBC, JP Morgan, Unión de Bancos Suizos, HSBC, Royal Bank of Scotland y Bank of America por no haber realizado el "necesario control para prevenir la manipulación de negocios por 5,3 billones de dólares diarios" en la fijación de las tasas de cambio de divisas en su propio beneficio (Financial Times, 12/11).

Los operadores de diferentes entidades actuaban coordinadamente para mover las cotizaciones a través de mensajes en grupos de chats a los que habían bautizado como "Los Tres Mosqueteros", "El Equipo A" o "La Cooperativa". Entre los perjudicados "están aquellos que realizaban contratos de divisas que fueron atados a la corrección establecida a una hora determinada (16:00 pm) incluyendo muchas empresas y fondos de inversión" (The Economist, 13/11).
Un miembro del Banco de Inglaterra de "alto nivel dio la tácita bendición a algunos de los coordinados" (idídem) en este fraude, que se realizó entre 2008 y 2013. "Salió a la luz poco después que se encontró que los bancos manipulaban la tasa Libor" (tasa interbancaria en Londres), una tasa de interés de referencia. Los bancos pagaron multas (algunos todavía están negociándolas) y prometieron un cambio de cultura que no han podido brindar" (ibídem).

Fraudes seriales

Una serie de transacciones del Banco Barclays (Londres) llamaron la atención debido a que pagaba tasas bajas a pesar de tener problemas de fondos; alteraba las tasas para dar una apariencia saludable. Los memorandos y conversaciones con las autoridades del Banco de Inglaterra mostraban su complicidad (Financial Times, 3/7/12). En un mercado de un trillón de dólares, un 1% de diferencia en más o menos supone 53 mil millones de dólares más diariamente (10,6 billones anuales).
Como la Libor es una tasa de referencia para numerosos contratos, su impacto en las deudas hipotecarias ha sido enorme. La conclusión es que el fraude es la mayor fuente de beneficio del negocio financiero. Hace pocos meses, el Departamento de Justicia de Estados Unidos multó al Bank of America en 16.500 millones de dólares por realizar préstamos hipotecarios con cláusulas engañosas de indexación. En Argentina, los bancos realizaron una práctica similar, cuando usaron una cláusula de ajuste conocida como la "1050".

Los mayores bancos de Estados Unidos vendieron bonos respaldados por contratos de hipotecas, esto a sabiendas que el valor real de estos respaldos estaba dibujados. El fraude, "que contribuyó a la crisis de 2008", era una práctica habitual.

A fines de 2013, autoridades federales establecieron una multa "récord de 1,9 mil millones de dólares al gigante bancario HSBC por transferencias de miles de millones de dólares al sistema bancario de Estados Unidos para lavar dinero de carteles de la droga mexicana y por trabajar con bancos saudíes vinculados con organizaciones terroristas" (New York Times, 11/12/13).
El lavado llegó también al Vaticano. A mediados de 2013 fue arrestado "Monseñor Nunzio Scarano en Roma, llamado el "Sr. Quinientos", por los billetes de 500 euros que llevaba habitualmente con él por casos de corrupción y fraude junto a su secretario privado y al operador financiero. Los investigadores dicen que el cura usó el "Banco del Vaticano (Instituto para las Obras Religiosas) para mover dinero desde Nápoles "ampliamente conocida en Italia como un paraíso del crimen organizado" (Financial Times, 6/12/13).

"El capitalismo en riesgo"

Cuando fue revelado el fraude en la fijación de la Libor, Financial Times dijo en un editorial: "Es difícil pensar en algo más corrosivo de la confianza en las finanzas -y de hecho en el propio capitalismo" (3/7/12).
A pesar de decenas de fraudes bancarios masivos, "ninguno ha sido acusado de ningún delito" (The Economist, 13/11). La reiteración "serial" revela que se ha transformado en una norma del funcionamiento monopólico de la banca. El fraude y el delito son congénitos a la tasa de beneficio del capital financiero.
 
Fuente: http://www.po.org.ar/noticia/el-fraude-bancario-es-congenito

PRO - Cesado

Related Posts with Thumbnails