The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 17 de noviembre de 2017

El 6, todos a Plaza de Mayo

16 de noviembre de 2017 | #Prensa Obrera 1482 | Por Néstor Pitrola

En Prensa Obrera N° 1.481 publicamos la iniciativa de impulsar una movilización de sindicatos y organizaciones sociales por parte de la Coordinadora Sindical Clasista-Partido Obrero, votada en su Mesa Nacional, a partir de una campaña política nacional contra la reforma laboral, jubilatoria e impositiva, es decir contra la ofensiva capitalista en marcha contra los trabajadores. Nuestra campaña de clarificación política se dirige al conjunto del movimiento obrero, para ello nos dirigimos a todos los trabajadores con El Clasista y, próximamente, con un folleto explicativo y didáctico, punto a punto, de la reforma laboral en marcha.

La campaña de agitación política es insustituible para llevar la comprensión a todos los trabajadores y, especialmente, a la vanguardia obrera de activistas sobre el alcance de la ofensiva y el papel de la CGT, cuyo triunvirato viene tejiendo un pacto con Macri alrededor de una flexibilización aguda de la ley laboral y los convenios con la excusa de que eso dispararía las inversiones y el blanqueo laboral. La base de esta política es un aumento sustancial de la tasa de explotación de los trabajadores; un ataque a los jubilados de enorme magnitud, que financiará rebajas impositivas y de cargas sociales a las patronales, y un pacto con los gobernadores propios y del PJ, que viabilizará los impuestazos en las provincias y el pasaje por el Congreso de las reformas laboral, jubilatoria y tributaria. Un gran acuerdo contra la clase obrera, por parte de Cambiemos y las distintas alas del peronismo. Su primer acto ha sido la aprobación del Presupuesto de la provincia de Buenos Aires, con el voto de todos, a excepción del Frente de Izquierda y los Trabajadores.

Nuestra política

Nuestra política es dirigirnos a todos los sindicatos argentinos que serán sacudidos en sus bases y cuerpos de delegados por semejante ofensiva, impulsando asambleas y plenarios, pronunciamientos, discusiones programáticas y aún mesas redondas, motorizando el apoyo a cada lucha parcial y preparando al movimiento obrero para quebrar el pacto en marcha y, más tarde o más temprano, reunir la fuerza para irrumpir en la arena nacional a derrotar el ajuste.

En este marco realizamos una ronda de reuniones y contactos con CTA Autónoma (ATE, APM, etc.), Unión Ferroviaria de Oeste, Aceiteros Federación y Capital, Ademys, ATE Sur y distintos sectores del sindicalismo docente combativo y, al mismo tiempo, participamos en una reunión en la carpa de Pepsico impulsando la movilización. Por su parte, y sin participación alguna de nuestra parte, la CTA articuló la participación del trío de organizaciones de la “economía popular” que son parte de la Mesa de la Emergencia Social con el gobierno de Macri, un sector de fuerte vinculación con el Vaticano alrededor del eje de la contención social a la pobreza.

En ese marco giramos y publicamos una propuesta de programa de convocatoria a la movilización. El programa incluye la denuncia de los convenios flexibles de Vaca Muerta y Atilra (kirchnerista), a lo que habría que agregar el convenio del Estado por Productividad y Presentismo firmado en julio por UPCN y por ATE “en disconformidad” y, ahora, el pacto de la UOM (también kirchnerista) de Tierra del Fuego, congelando los salarios hasta el 2020 para financiar la promoción industrial del bolsillo de los trabajadores.

Hacia el 6 de diciembre

El martes 14 de noviembre, unos 50 dirigentes se reunieron para dar forma definitiva a la movilización, al programa, a su fecha y escenario, y al método de intervención en el movimiento obrero para llevarla adelante. La movilización será el 6 de diciembre de Congreso a Plaza de Mayo. Su eje es la lucha contra la reforma laboral, hay un programa básico de acuerdo que publicamos en estas páginas y culminará en un acto con oradores, lo que resulta fundamental para nosotros para que cada organización exprese su planteo político hacia el movimiento obrero.

La CTEP no ocultó su vinculación con el “nuevo obispado progresista” y puso su eje en la pobreza (léase asistencialismo), lo que rememora los planteos del Frenapo que otrora agrupara al degennarismo con el ARI de Carrió o al Concejo Consultivo de Duhalde en los tiempos del post Argentinazo. Los representantes de la CTA Autónoma, ya sin Micheli definitivamente, no formularon un planteo de este tipo aunque se mostraron en tándem con la CCC (Encuentro Popular) y proclives a los acuerdos con la CTEP que políticamente acaba de jugar con Randazzo, la financiada variante bonaerense del peronismo post cristinista. Los planteos de movilizar al Congreso y no a Plaza de Mayo, indicaron cierta orientación para favorecer la ley de emergencia alimentaria que prepara este sector, como continuidad de su política asistencial.

Los planteos de la izquierda

La izquierda no ahorró sorpresas. El “Pollo” Sobrero planteó hablar con la CGT, con la CTA Yasky, con todos los sectores, en función de que habría “debates internos” en sectores de la central obrera. Fue parte de una negativa cerrada a denunciar el pacto Macri-CGT y despreció el programa en debate “porque a la reforma laboral la derrotamos todos o no la derrota nadie”. Aceiteros fue también opuesto a cualquier “agravio” a la CGT, pero marcó que no hay nada que hacer hoy atrás de ellos. El PTS, a través de distintos representantes planteó otra idea sorprendente: que la CGT -que negocia la ley punto a punto- se ponga a la cabeza del movimiento obrero contra la reforma. Izquierda Socialista reivindicó sin ambigüedades la movilización a Plaza de Mayo por el programa propuesto.

El debate del papel de la CGT es ciertamente crucial, recordemos también que el trío CTEP-CCC-Barrios de Pie, es la “pata social” del “diálogo” Triaca-Triunvirato cegetista. Es decisivo porque las distintas alas del PJ se apoyan en la burocracia sindical peronista: “nada que rechacen los sindicatos será aprobado”, lo que en buen romance significa que aquello que aprueben pasa, porque los “aprobaron los sindicatos de Perón”.

En resumen, los acuerdos de movilización alcanzados tienen el valor de colocar una referencia de lucha, mientras la CGT entrega al movimiento obrero. Pero servirá en la medida que pueda contribuir a una perspectiva política independiente en el movimiento obrero que se irá dirimiendo en la arena de lucha de clases, paro a paro, lucha por lucha, plenario por plenario. Así lo expresaron todos nuestros oradores en la reunión: Romina Del Plá, Alejandro Crespo, Ileana Celotto, Víctor Grosi, Antonio Roselló, Mario Diamonte y María “Tango” (Polo Obrero). AGD-UBA ya tiene mandato resuelto en asamblea general, el Sutna inicia el debate en todo el gremio, lo mismo el Sitraic y así en todas las organizaciones sindicales que integramos.

Hacia una gran movilización nacional


La movilización tendrá carácter nacional, lo que abre de inmediato la deliberación, en todo el país, entre las fuerzas que pueden expresar el movimiento en cada localidad. El paro del Inti, de Fabricaciones Militares, el paro judicial y distintos plenarios ya realizados como el de Astilleros (que se movilizará), al igual que el paro docente del 7 de noviembre de los Suteba Combativos, Aten, Amsafe y Adosac, muestran el enorme potencial de esta convocatoria.
Nuestra política es muy clara. Quebrar el gran acuerdo nacional post electoral en marcha, preparar al movimiento obrero para hacer saltar por el aire el pacto Macri-CGT y trabajar asambleas y plenarios en el rumbo de un Congreso de Bases del Movimiento Obrero para abrir una salida obrera a la crisis, contra la ofensiva antiobrera. El programa de reivindicaciones aprobado es agudo, lo trabajaremos en el movimiento obrero y nuestros oradores de la CSC y del Polo Obrero lo expresarán así en el acto final.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1482/sindicales/el-6-todos-a-plaza-de-mayo

jueves, 16 de noviembre de 2017

[Editorial] La hoja de ruta de una gran confiscación social

16 de noviembre de 2017 | #Prensa Obrera 1482 | Por Marcelo Ramal

Nada refleja con mayor contundencia el carácter del “paquetazo” oficial que las declaraciones de apoyo de los directivos de Coca-Cola, por un lado, y de bancos como el HSBC, por el otro. Aunque en ambos casos habían aparecido quejas por algunas de las medidas impositivas -el impuesto a las gaseosas o la ‘renta financiera( lobbystas de mierda )-, los capitalistas saben muy bien lo que está en juego. El paquete oficial es una tentativa extraordinaria por levantar la tasa de ganancia del capital, liberándolo de la carga de varios impuestos y asegurándole la liquidación de conquistas fundamentales de la clase obrera. Los subsidios fiscales a los capitalistas serán compensados con impuestazos al consumo, con despidos estatales y, en lo inmediato, con un saqueo brutal a los jubilados y al Anses. Al compás de la exigencia de los capitalistas, el PJ-FpV y el massismo, junto a sus agentes burocráticos en el movimiento obrero, extreman sus esfuerzos para acordar con el gobierno.

Pagan los jubilados y estatales


En estas horas, el gobierno y los gobernadores del PJ, el FpV, massistas y “socialistas” discutían la letra fina de un pacto fiscal con consecuencias explosivas para las provincias y sus trabajadores. El macrismo exige la eliminación gradual del impuesto a los Ingresos Brutos de las empresas que representa, en promedio, el 75% de la recaudación de los distritos. A cambio de ello, el gobierno les ofrece una mayor tajada del impuesto a las ganancias, a costa de quitársela a la Anses. Como consecuencia de ese despojo, y de la rebaja de aportes patronales que también anunció el gobierno, la caja de los jubilados sufrirá una pérdida anual de 10.000 millones de dólares. Eso explica la anunciada decisión de amputar el sistema de “movilidad” jubilatoria, condenando al 70% de los pasivos a percibir la mitad de una canasta de pobreza. En suma, los jubilados bancarán la eliminación de impuestos a los capitalistas. Pero ello no bastará para cerrar los números de las provincias: por eso, el gobierno apura un nuevo ‘pacto de responsabilidad fiscal’, que implica ajuste en los gastos sociales y despidos. En las negociaciones en curso, el gobierno habría ofrecido tomar a su cargo a las trece cajas previsionales que dependen de provincias, con regímenes jubilatorios propios.

Detrás de esta oferta ‘generosa’, se anticipa la intención de ‘armonizarlas’ de prepo -y a la baja- con los haberes nacionales. El vaciamiento en puerta de la Anses ya ha colocado en la agenda oficial el retorno de la jubilación privada, bajo la forma de un ahorro complementario para quienes pretendan superar los haberes de miseria del sistema oficial. El gobierno ha resignado ciertos impuestos que cuestionaban los lobbyes capitalistas regionales -como el gravamen al vino ( ganaron los lobbystas cuyanos) - pero, al mismo tiempo, anunció la intención de reducir en un 10% la planta de estatales, lo que podría implicar el despido de 70.000 trabajadores. El vencimiento de contratos de miles de precarizados en diciembre coloca a los estatales en urgente alerta.

Pagan las conquistas obreras

En el toma y daca por el reparto de los recursos impositivos, los gobernadores han colocado una cuestión decisiva en la balanza: “el apoyo decisivo de sus diputados y senadores a las reformas que el gobierno busca aprobar, como la tributaria y la laboral” (Clarín, 14/11). El principio rector del paquete oficial es trasladarle a los trabajadores el fardo del ajuste. Nada retrata mejor esta orientación que el acuerdo ‘impositivo’ en Tierra del Fuego, donde la moneda de cambio para el recorte de beneficios a la patronal electrónica… es la aceptación -por parte de la UOM fueguina- de un congelamiento salarial por dos años; o sea, de una reducción de salarios a término del 30 o 40%. Es esta misma orientación la que sigue la burocracia sindical en torno de la reforma laboral. El gobierno le ha admitido al triunvirato cegetista algunos cambios que, bien mirados, sólo apuntan a enmascarar el carácter antiobrero de la reforma. Por ejemplo, acepta incluir en el cálculo de las indemnizaciones a las comisiones -que sólo afectan a un sector particular y reducido de trabajadores- y a las horas extras ¡a sabiendas de que el proyecto prevé eliminarlas por la vía de establecer un banco de horas! El gobierno aceptaría que quien sufre cambios en sus condiciones laborales pueda recurrir a juicio, pero sin asegurarle la reposición en su puesto. Además, gobierno y burócratas discuten instituir una “mesa de diálogo permanente”, para disfrazar una pérdida de derechos laborales que quedaría consumada con la sanción de la ‘reforma’. La burocracia también promete una futura “batalla en la Justicia” en torno de aspectos de la ley que podrían dar lugar a diferentes interpretaciones. Con ello, fingen ignorar el copamiento judicial en marcha por parte del gobierno, con eje singular en el fuero laboral. En cualquier variante, en la reforma quedarán las pasantías precarizadoras para los jóvenes, el indulto a los evasores (blanqueo) y la ‘agencia de evaluación de tecnologías médicas’ para las obras sociales, dirigida a recortarle a los afiliados las prestaciones más complejas y costosas. A cambio de ese ajuste a la salud obrera, y de preservar el monopolio de la representación sindical, la burocracia ha entregado la ‘reforma’ antilaboral.

Pacto político

En su apoyo a este paquete antiobrero -incluso con sus consecuencias devastadoras para los presupuestos provinciales-, los gobernadores de la oposición expresan la dependencia mortal de pejotistas, massistas y también kirchneristas para con la clase capitalista, que está jugada a fondo con los anuncios del oficialismo. Nada de ello exime a la salida oficial de sus enormes contradicciones: el macrismo ha colocado el presupuesto público al servicio de los capitalistas, cuando ese presupuesto -y también el Banco Central y la Anses- carga con los quebrantos de la gestión anterior. La pretensión de resolver esa contradicción con un mayor endeudamiento se enfrenta, por un lado, a los límites de la hipoteca ya existente y, por el otro, a los virajes financieros que impone la crisis capitalista internacional. A despecho de ello, los “nacionales y populares” de diferente laya se han entregado de pies y manos al macrismo. El ‘respeto al mandato de las urnas’ se ha convertido en la coartada para aceptar sin rodeos a esta verdadera confiscación social. Ello no exceptúa a Cristina Kirchner y a su “unidad ciudadana”, a la cual uno de sus mayores laderos -Aníbal Fernández- acaba de declarar extinta, en nombre del retorno al Pejota.

Mal que les pese a todos ellos, el movimiento obrero está siendo recorrido por una verdadera conmoción, como lo revelan distintos plenarios de delegados o asambleas que debaten y rechazan la reforma laboral. En este cuadro, el Partido Obrero ha lanzado una campaña política en regla contra el paquetazo macrista, dirigida en primer lugar a las grandes concentraciones obreras y a los sindicatos. Como parte de ello, la Coordinadora Sindical clasista del PO se ha dirigido a diferentes organizaciones para promover una iniciativa de lucha y movilización contra la reforma, que tendrá lugar el próximo 6 de diciembre y que debería ser el punto de partida de un plan de acción en regla contra el paquete antiobrero. Tomemos a la acción del 6 como un punto de apoyo para redoblar el debate y la organización en todos los sindicatos y lugares de trabajo. Hagamos de esta campaña un gran factor de reagrupamiento político de los luchadores, contra el gobierno ajustador y sus cómplices.
 
Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1482/politicas/la-hoja-de-ruta-de-una-gran-confiscacion-social

miércoles, 15 de noviembre de 2017

El 17 de diciembre, Picnic de fin de año del PO

9 de noviembre de 2017 | #Prensa Obrera 1481 | Por Emiliano Fara

En los bosques de Palermo

El 17 de diciembre, en los bosques de Palermo, realizaremos nuestro Picnic anual. Será una jornada de camaradería, debates, entretenimiento y organización, en un marco diferente al que cotidianamente reúne a los trabajadores, jóvenes y mujeres, en la lucha por sus reivindicaciones y la acción política, en la construcción de una alternativa obrera y socialista.

En el marco de la crisis actual, con los planes de ajuste y reformas que plantea el gobierno, y el pacto de éste con la CGT, el Picnic será un terreno de organización y defensa de los intereses obreros y populares.

Las mesas debate reflejarán las acciones y los desafíos que se plantean hacia 2018: la crisis internacional, la lucha docente, la lucha por el “Ni una menos”, los derechos de las mujeres y la lucha por los derechos humanos, y por Justicia por Santiago Maldonado, tendrán lugar en los debates que organizaremos. Habrá, además, una mesa-debate sobre la reforma laboral con sectores de lucha del movimiento obrero.

Habrá, además, todo un espacio de muestras artísticas dedicadas al aniversario de la Revolución de Octubre, continuidad del seminario que estamos realizando y muestras fotográficas de la lucha por Santiago Maldonado.
Están comenzando las inscripciones para los diferentes campeonatos de fútbol masculino de mayores, femenino e infantil. Son varios los equipos que desde varias fábricas de Capital y el Gran Buenos Aires anticiparon su participación. Así como compañeros de los barrios del conurbano, que participan tradicionalmente del torneo, que tendrá más de 20 canchas habilitadas dentro del parque de diez hectáreas. Habrá, además, campeonatos de ajedrez, básquet y vóley.

Tendremos un escenario de tango, folklore y otro de rock. El escenario central contará con la participación de bandas de cumbia, tango y rock de primer orden nacional, en cada caso.

La recreación infantil ya cuenta con una comisión que está organizando el entretenimiento de los cientos de chicos que participarán del Picnic. Talleres de circo, juegos, pintura y plástica serán de la partida junto con los inflables, y el campeonato de fútbol para los más chiquitos.

Ofreceremos un buffet a precios muy populares, con diferentes tipos de menús.

Sumate al Picnic.



Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1481/partido/el-17-de-diciembre-picnic-de-fin-de-ano-del-po

Absolución a delegados de Perfil

9 de noviembre de 2017 | #Prensa Obrera 1481 | Por Nelson Marinelli
 
RESULTADO DE UNA LARGA LUCHA

Gran victoria contra una ofensiva antiobrera y antisindical

El fallo absolutorio de los compañeros de la Editorial Perfil -entre ellos la totalidad de los integrantes de la Comisión Interna- es una enorme victoria de la lucha de los trabajadores de prensa, que fue acompañada, a lo largo de los cuatro años que duró la causa judicial, por amplios sectores democráticos, sindicales combativos, políticos y de los derechos humanos.

Los compañeros habían sido acusados de “atentar contra la libertad de prensa” y por “haber impedido la salida de las publicaciones de Perfil de la planta de impresión de la empresa”. Esto, en el marco de un paro de actividades realizado a fines de 2013 para reclamar la reincorporación de compañeros despedidos. Se trataba de dejar establecido que era penable cualquier demora que una medida de fuerza pudiera ocasionar en la salida o distribución de una publicación o emisión periodística. Y, en consecuencia, dejar abierto el pedido de desafuero y posterior despido, en el caso de los delegados, y el despido directo en el caso de los que no lo son.

El proceso acusatorio -llevado adelante “de oficio” por la fiscalía, ante una denuncia de la patronal- tuvo una enorme repercusión porque pretendía bloquear toda posibilidad de lucha y hasta de organización gremial en el gremio de prensa.

La decisión de actuar por propia iniciativa y la saña puesta en juego por el fiscal a lo largo del juicio dieron cuenta de que se trataba de sentar jurisprudencia contra la lucha obrera y en beneficio de todas las patronales de prensa, en una etapa de concentración de éstas en grandes monopolios.

Que esto era así lo dio cuenta el diario Clarín, que publicó una nota en la que transcribe y adhiere al reclamo de la cámara patronal (Adepa) de que los compañeros fueran procesados porque habrían cometido el delito de “ataque a la libertad de expresión”.

Los aplausos y los cánticos de alegría y de triunfo, que comenzaron en la sala de audiencias y se extendieron por los pasillos del edificio judicial al darse a conocer la sentencia, fueron la respuesta a este intento de avasallamiento a la lucha y la organización de los trabajadores. También fue un desahogo de la tensión acumulada a lo largo de los cuatro días del juicio oral.

En la sala -donde no quedaba una sola butaca vacía- había una mayoría de trabajadores de prensa, entre ellos directivos del sindicato de Prensa (Sipreba), de la Federación Nacional de Trabajadores de Prensa, acompañados por otros dirigentes sindicales y políticos, entre ellos los legisladores porteños Gabriel Solano y Marcelo Ramal y el diputado nacional (MC) Néstor Pitrola.

El fiscal, que pidió en dos oportunidades sendas postergaciones de la fecha para hacer su alegato, mostró la inconsistencia de sus argumentos y debió recurrir a la tergiversación de testimonios y a asentar su argumentación, básicamente, en los dichos de los altos directivos de la empresa que pasaron por el tribunal.

Su endeblez era tal que se vio obligado a pedir la pena mínima de un mes y medio de prisión en suspenso para los seis compañeros, con cínicas argumentaciones de reconocimiento a la “importante labor, ad honorem, que realizan desde hace años estos delegados en defensa de sus compañeros”. Es que el objetivo central de su ataque consistía en lograr la culpabilidad de los compañeros, y no importaba centralmente la duración de la pena.

Los alegatos de la defensa fueron contundentes. Desarmaron uno por uno los planteos del fiscal y las intenciones persecutorias que se escondían detrás de su incriminación a los compañeros.

Claudia Ferrero, una de las abogadas, destacó que el fiscal pretendía que se identificara el ataque a la libertad de prensa con el perjuicio del interés material empresario.
“Pero justamente -dijo- ésa es la consecuencia natural de cualquier medida de fuerza masiva de los trabajadores, que se afecte el normal funcionamiento de la actividad empresaria”.

Además, no son las patronales sino los trabajadores los que sufren diariamente la censura por parte de las empresas, cuando se ven impedidos de exponer con libertad sus ideas en los medios donde trabajan si éstas no coinciden o no colisionan con los de la empresa propietaria.

Y sólo en situaciones excepcionales ha sucedido lo contrario. Por ejemplo, cuando a mediados de 1987, los trabajadores de Clarín, La Nación, Crónica, La Prensa y Ambito Financiero se levantaron contra la decisión de sus patronales de publicar una solicitada a favor del dictador Jorge Rafael Videla y lograron evitar que apareciera.

Ferrero denunció la patraña del fiscal de colocar como “testigos imparciales” a quienes ocupan los más altos cargos directivos en la empresa, a lo que debió recurrir porque hasta los efectivos policiales que actuaron entonces y que fueron aportados como testigos por la fiscalía, declararon que en el momento del conflicto no habían constatado delito alguno.

A su vez, el otro abogado de la defensa, Fernando Gómez, destacó que si se hablaba de delitos, el más flagrante en esos días lo había cometido la empresa con el despido de un miembro de la Junta Electoral en el mismo momento que se realizaban elecciones de delegados, señalando que era la patronal entonces la que debía estar en el banquillo de los acusados.

La lucha de los compañeros dio como resultado este triunfo de enorme trascendencia para todos los trabajadores de prensa, ya que desbarató el intento de criminalizar la protesta gremial, de convertir la lucha por la defensa de los intereses de los trabajadores en un delito penal y liquidó este ataque antiobrero, en defensa de la organización sindical y de los derechos de huelga y protesta.

Como destacó Rubén Schofrin, delegado de Perfil y secretario adjunto del Sipreba, “Se trató de un ataque a fondo no sólo contra los trabajadores de Perfil sino contra la organización del conjunto de los trabajadores de prensa del país” ya que “sería como retroceder al siglo XIX en cuanto a la posibilidad de defensa de los derechos de los trabajadores”.

Un importante triunfo de los trabajadores en el marco de la ofensiva macrista de liquidar derechos sindicales y las organizaciones sindicales de lucha de los trabajadores, a la cual el fiscal apuntalaba con su ataque antiobrero.

Fuente: http://www.po.org.ar/prensaObrera/1481/sindicales/absolucion-a-delegados-de-perfil
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera