The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 5 de junio de 2013

“Nosotros no abandonamos el proyecto, Pino lo abandonó”



Producto de la alianza electoral de Pino Solanas con Elisa Carrió, diversos sectores de Proyecto Sur se alejaron del actual diputado nacional. Marcha entrevistó a Martín Iommi, uno de los comuneros de la Ciudad de Buenos Aires que se alejó y busca construir una alternativa sin “juntarse con cualquiera con tal de sacar al gobierno”.

Hace varias semanas que el dirigente de Proyecto Sur, el cineasta y actual diputado nacional Pino Solanas, anunció un acuerdo con Elisa Carrió, titular del ARI. Esta alianza electoral generó discusiones internas en el partido de Solanas y en los últimos días un grupo de comuneros y militantes de la juventud del partido anunciaron que se iban por no estar de acuerdo con esta política.
Martín Iommi, comunero por la Comuna 6 de la Ciudad de Buenos Aires, dialogó con Marcha y explicó cuál es su análisis del giro que llevó a Pino Solanas a realizar esta alianza, los motivos de su ruptura y qué es lo que buscan construir ahora.

-¿Qué creen que llevó a Pino Solanas a realizar este acuerdo con Carrió y que provocó el alejamiento de ustedes?
-Yo creo que se está priorizando lo electoral y conseguir espacios de poder en el Congreso por sobre el proyecto y la necesidad real de construir una herramienta política más allá de lo electoral.

Nosotros creemos que lo electoral es importante, que uno tiene que buscar los acuerdos más amplios posibles pero en base a un programa y un proyecto. Porque si uno disputa por el poder pero no lo hace en base a un programa a un proyecto en realidad no está transformando nada. Nosotros peleamos por el poder pero para transformar el poder, no solamente para tenerlo. Porque entendemos que los grandes cambios que se tienen que dar en la Argentina no se pueden dar con sectores que tienen discursos totalmente opuestos.
Es decir, defendemos la estatización del petróleo. Eso no se puede hacer con una fuerza como la Coalición Cívica que tiene la posición que tiene sobre los recursos naturales. Defendemos la pelea de los pueblos contra la minería a cielo abierto y eso no se puede dar con sectores que no tienen ese mismo compromiso. Más allá de que dentro de la Coalición Cívica gente como Rocío Sánchez Andía o Fernanda Reyes tienen una política completamente distinta a la de Carrió.

El problema es que expresan ese tipo de candidatos. Creo que lo que primó ahí, lo que más le interesó a Pino Solanas es poder ampliar su base electoral (cosa que está en duda porque hay que ver si la ciudadanía entiende esta maniobra) dejando de lado un proyecto. Es algo muy similar a lo que pasó con Chacho Alvarez en 1997 cuando hizo el acuerdo con la Alianza y terminó como terminó todo con De la Rua en 2001.

-Ahí hay una coincidencia también con la Alianza respecto al discurso anticorrupción y republicano.

-Si, es lo que le decíamos. Pino, que cuestionaba mucho a Chacho, reproduce lo mismo. Él le cuestionaba a Chacho Álvarez que para aparecer en Clarín, en los medios masivos de comunicación, empezó a hablar de la corrupción y dejó de lado los problemas estructurales del modelo económico que había en los 90.

Ahora que la situación política cambió, es muy similar este tipo de planteo. El mismo Pino Solanas en el año 2009 escribió un libro que se llama “Causa Sur” donde plantea que Lilita Carrió que habla de la ética pública le falta hablar de lo público. Que la principal defensa de la ética pública es la defensa de lo público. Incluso hasta ironiza sobre Carrió y su proyecto progresista.

Va a suceder algo muy similar. Así como la Alianza terminó teniendo a De la Rúa como el referente principal que se termina comiendo Chacho Álvarez yo veo que Pino Solanas va en el mismo camino con Carrió, por la misma dinámica de los medios de comunicación. Porque además ella es la dueña del discurso anticorrupción y no Pino. Eso se lo va a terminar comiendo.

-Algunos sectores analizan que estamos ante un fin de ciclo. Que viene el momento de un recambio del personal político y que para mostrarse como alternativa para ese recambio hay que realizar acuerdos muy amplios. ¿Crees que esto que hizo Pino también es parte de esa búsqueda hacia 2015?

-Claro. Nosotros le dijimos “Pino, se te van a ir los compañeros, los militantes, los comuneros”, “vas a tener problemas en el bloque de legisladores” como sucedió la semana pasada donde los legisladores lo dejaron solo al presidente de bloque apoyando un proyecto de la derecha, del macrismo. El Decreto de Necesidad de Urgencia, supuestamente era para defender la libertad de expresión, impulsado por un gobierno que ha reprimido periodistas en el Parque Centenario, en la Sala Alberdi y en el Borda.

Ahora, más allá de estas discusiones sobre los posicionamientos políticos vemos que el problema más grave es que se pierde el proyecto político. Entonces nosotros no podemos seguir sosteniendo esa situación. Y a pesar de que Pino sabía que la militancia, que toda su estructura se le iba, él siguió avanzando igual en este proyecto porque lo que está pasando en la Argentina es que la oposición no discute un proyecto o un programa. Discute si está en contra del gobierno o si no está en contra del gobierno.

Nosotros reivindicamos algunas cuestiones del gobierno como la política de Derechos Humanos y lo que hace en política internacional como las relaciones con Hugo Chávez en su momento o con Evo Morales. Pero nosotros queremos un proyecto emancipador. ¿Se puede construir ese proyecto con sectores como Macri o como Carrió?

Esta cosa de juntarse con cualquiera con tal de sacar al gobierno es grave. Yo creo que la sociedad también castiga a la oposición. Pino Solanas nos decía que nosotros no estábamos entendiendo lo que pasaba y que no le importaba perder militantes porque él tenía que responder a la “huérfana mayoría” que era la que había salido en los cacerolazos, y ahí creo que hay un problema. Porque la gente que sale a cacerolear, que en un punto cuestiona al gobierno nacional, también está demostrando por otro lado que la oposición no es ningún canal para llevar adelante sus demandas. Porque ni Macri, ni Binner, ni ninguna persona de la oposición es capaz de plantear un proyecto político superador al kirchnerismo.

Entonces es necesario para nosotros juntarnos con todos los sectores que nos permitan romper esta pared que dice que a la izquierda del kirchnerismo no hay nada.

-En ese sentido ¿Cuál es su apuesta ahora? ¿Con quienes buscan construir esa alternativa?

-Bueno, ahora queremos construir con la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Claudio Lozano, con Alejandro Bodart y el MST, con Itai Hagman y Marea Popular, con el Partido Social, con el PCR, con la CRCR. Con todos los grupos que en la capital están buscando una alternativa y que creen que puede existir un espacio político importante para que surja una nueva fuerza. Que tome los votos que va a perder el kirchnerismo por el descontento que hay y también los que va a perder Pino Solanas por este tipo de alianzas.

Que por más que amplíe su base electoral (que igual lo ponemos en duda) no va a ser con los mismos votos del 13% que sacó en la última elección porque la gente que lo votó a Pino no es tonta y sabe que este proyecto no tiene nada que ver con eso.
Con todos los que te nombre antes queremos construir un frente electoral. Pero también con todos ellos queremos construir un movimiento superador en la Argentina que por ahí tenga su expresión en la Capital Federal ahora pero que pueda construir una fuerza nacional. Que realmente lleve adelante las banderas que nosotros estamos planteando.

Esperemos que esto suceda. Nosotros no abandonamos el proyecto, el que abandona el proyecto es Pino.

Fuente: Marcha

6 comentarios:

Daniel dijo...

O sea que Claudio Lozano, el PCR ultramenemista y ex-Pinos van a tomar votos del kirchenerismo disconforme !!! Y de tan disconformes se van a enredar en un menjunje saca votos de aquí, saca votos de allá.
La sobreestimación viene de comparar la yunta Pino y Carrió (4 tipos) con la Alianza que fue instancia de poder.

Mejor digo, que hablen de proyectos y no pequen de grandilocuentes a lo Pino, todo lo que está en el manual del piantavotos.

Javier dijo...

Porque vos compras que a la izquierda del kirchnerismo esta la pared acaso ?

Cuando entramos al ALBA entonces ?


La verdad no creo que hoy se le roben votos al kirchnerismo en la CABA donde el kirchnerismo jamas tiene chance alguna de ganar una eleccion en esta ciudad donde con suerte logren entrar 2 o 3 diputados del FPV , mucho mejor que en 2009 donde solo entro 1 diputado por la CABA

Daniel dijo...

De ninguna manera; ya te dije que espero que Marea y Nuevo Encuentro crezcan.
Pero se crece -eso parece responder el pueblo- con propuestas concretas y posibles.
Del 2009 no hay repetición.

Javier dijo...

Por eso si el FPV mete dos o tres y areña con jsuerte la senaduria por la minoria es una gran eleccion para el FPV . NE no se si es una agrupacxion del FPV como Kolina o la campora no e sun partido politico , ahora tambien la corriente 20/21 entro a la obsecuencia verticalistra antiparticipativa posicionandose para los reacomodamientos en 2015 cuando U y O se parta entre quienes siguen con Scioli y quienes sigan en la oposicion al nuevo gobierno

Santiago N. Ibarra dijo...


Mil disculpas por entrometerme en vuestro debate. Ayer en CN23 hubo un debate de juventudes políticas en que confrontaron cuatro jóvenes (representando a PRO, Partido Socialista, UCR, FIT) con tan sólo un representante del kirchnerismo (Evita). Era llamativa la camaradería entre los invitados, y sólo cuando cayó la representación kirchnerista, comenzaron los cruces entre el FIT con todas las fuerzas restantes.

Quizás ello sea una exposición de un panorama con un kirchnerismo ausente. Un sistema representativo vacío, con fuerzas institucionalistas (madisonianas, aclaro) y la descalificación de las formas por un lado, y la vuelta a los piquetes, los cascotazos a los edificios públicos y la proclamación de la revolución socialista como piso de discusión inspirado en el párrafo decimo octavo, línea tres del “Estado y la revolución”. Sería pecar de obsecuente negar lo que falta, pero lo cierto es que el PCR y Proyecto Sur y sus secuaces mucho deben a los ideales de emancipación nacional del peronismo histórico; una cabal demostración de esta estrategia de sumarse al “tren del progreso político” en sacrificio de su ubicación ideológica está dado en su pérdida de dignidad política al transformarse en una fuerza más que ató su crecimiento a su capacidad de ser lobista del sector de los agronegocios.

Mejor tarde que nunca. Pero las agachadas de Lozano, Pino y el PCR nada tienen de novedosas: son el resultado de la especulación por sobre la convicción, en una eliminación de la audacia que desdibuja la esencia de la lucha política de que son deudores.

Santiago N. Ibarra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero