The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 3 de mayo de 2015

Lo que arrojan las votaciones del Frente de Izquierda

Edición Impresa #1361 | Por Gabriel Solano

Las elecciones provinciales realizadas han mostrado un patrón común en lo que refiere al voto al Frente de Izquierda. En la totalidad, la comparación con los comicios de 2011, en los que se votaron los cargos ejecutivos y legislativos provinciales, marca una sostenida tendencia alcista. En Salta, por ejemplo, la comparación 2011-2015 arroja una triplicación de nuestra votación, y en Mendoza una cuatriplicación. Un crecimiento de magnitudes similares se dio en Santa Fe, Neuquén y la Ciudad de Buenos Aires (aquí pasamos de un 0,77 a un 2,23%).
 
Si la comparación de los resultados obtenidos se hace en relación a las elecciones parlamentarias de 2013 y no a las ejecutivas provinciales de 2011, el balance arroja un retroceso. Con la excepción de Santa Fe, donde hemos avanzado, en Salta, por ejemplo, bajamos del 11 al 7,5%; en Neuquén, del 9% a una cifra que ronda el 4%; en la Ciudad, del 4,18 al 2,23%; en Mendoza, la baja es más leve. La diferencia que arroja la comparación entre 2011 y 2013 se explica en gran medida por la naturaleza distinta de las elecciones que se realizaron. Mientras en 2013 se eligieron en la mayor parte de los distritos sólo cargos parlamentarios nacionales, en 2011 y ahora se votaron cargos provinciales. Cuando esto ocurre la dificultad de la conquista del voto no está dada sólo por el carácter "ejecutivo" de la elección sino también porque se votan la totalidad de los concejos deliberantes, así como también diputados y senadores provinciales, lo que produce la movilización de todo el sistema de punteros en cada provincia, interesado en mantener sus posiciones en el aparato del Estado. Estos punteros, en cambio, suelen mirar pasivamente las elecciones parlamentarias nacionales, en las que suelen elegirse tres o cuatro diputados.
 
Esta dinámica electoral no es fatal. Un ascenso obrero sostenido y una intensificación de la lucha de clases en todos los planos podrían producir un crecimiento electoral, sin importar las características de cada elección. Pero ésta no es la situación actual. Por eso mismo deben valorarse aún más los resultados obtenidos por el Frente de Izquierda y el PO en esta ronda de elecciones provinciales. Cuando en centros obreros fundamentales, como el Cordón Industrial de San Lorenzo o el departamento de Orán en Salta, o la zona de Confluencia de Neuquén e incluso Andacollo o en los municipios de Guaymallén y Las Heras de Mendoza, se obtienen cifras electorales de dos dígitos queda claro que el ascenso del Frente de Izquierda responde a una tendencia de fondo de la clase obrera que busca, a través de la fusión con la izquierda, transformarse en una clase social con intereses perfectamente delimitados de los capitalistas y sus partidos. Este voto en la clase obrera es el salto más significativo que registra el Frente de Izquierda desde su fundación.
 
La Ciudad de Buenos Aires requiere un párrafo propio. En el distrito se concentra quizás la militancia más significativa del Frente de Izquierda (al menos si se la compara con la cantidad de electores), pero la votación está por detrás de los parámetros nacionales. Esto se debe a las características propias del distrito. No puede pasarse por alto, por ejemplo, que buena parte de la actividad de la izquierda se concentra en los lugares de trabajo y en las universidades, donde una parte considerable de las personas votan en la provincia de Buenos Aires. Este fenómeno agrava la atomización, que ya es propia del sistema electoral burgués. También en la Ciudad de Buenos Aires se concentra el peso del llamado ‘progresismo' o centroizquierda, que aunque en un brutal retroceso sigue operando como bloqueo a la izquierda. En este cuadro, la votación obtenida por el Frente de Izquierda es un hecho político significativo.
 
¿Cuáles son las perspectivas de ahora en más?  Dependerá del cuadro de la crisis política, pero se pueden hacer precisiones: 1) el adelantamiento de varias elecciones provinciales quitará la presión de los aparatos locales al momento del voto; 2) la izquierda democratizante y el centroizquierda llegará en condiciones calamitosas; 3) las candidaturas de los partidos tradicionales tendrán un sesgo claramente derechista; 4) la impresión popular sobre los resultados del Frente de Izquierda son claramente positivos.
 
La explotación sistemática de estos elementos a favor será fundamental para afrontar una elección presidencial, que por su propia naturaleza tiende a la polarización entre las listas con mayor caudal electoral. Las características transicionales de la situación nacional anticipan crisis políticas y fragmentaciones de los bloques capitalistas. El Frente de Izquierda ha logrado una base de apoyo importante para terciar en las elecciones que se vienen.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera