The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

lunes, 19 de agosto de 2013

Certezas e incertidumbres de una derrota del kirchnerismo

Las PASO quedaron atrás. Nos dejaron un panorama político complejo, con tres certezas firmes y un cúmulo de incertidumbres.

Por Martín Ogando

Primer certeza. La derrota política del Gobierno Nacional fue contundente. Es inocultable que la elección del kirchnerismo fue peor que la pronosticada por muchos de sus adversarios. En primer lugar porque perdió en todos los lugares donde era previsible que perdiera: la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, distritos esquivos para el oficialismo, le volvieron a dar la espalda, aunque de manera menos contundente que en el 2009.

En segundo lugar, porque perdió “la madre de todas las batallas”, donde tenía que ganar para poder decirse triunfador: en Buenos Aires, Massa le sacó más de 5 puntos porcentuales a Martín Insaurralde, y lo derrotó en muchos distritos del Conurbano. Lo más preocupante es que con Cristina y Scioli fuertemente involucrados en la campaña, el FPV no logró superar la barrera del 30%. ( Yo creo que Massa le gano no a Insaurralde sino a Cristina directamente ya que ella puso ahi el cuerpo como si fuera ella la candidata , la unica figura , la unica que comunica de su gobierno , la úynica que habla , la unica que decide todo , hasta hablo solamente ella del resultado del FPV  en lugar hacer  hablar a los candidatos de su partido dandoles el protagonismo que les correspondería , justamente veía ayer los carteles en Avellaneda del FPV -con la consigna elegi seguir haciendo- (pero nunca anunciando nada hacia el futuro) - y le decía a mi hermana que era raro ver al candidato Insaurralde en el costado de Cristina , en lugar de ser su foto las mas grande y al centro como diría la lógica . Otra cosa que le decía es que cualquiera por lógica diría que luego del comicio el/la presidente de la nación felicita a todas las fuerzas por la limpieza del comicio , felicita a los argentinos por la participacion  ( tareas típicas de la presidencia)  y luego si dejar el lugar a los discursos de los candidatos , en este caso solo hablo ella quien puso en juego su gobierno como si las elecciones fueran un plesbicito sobre ella y no una rennovacion parlamentaria donde por suerte los legisladores no se quedan eternamente en sus bancas sin representar a nadie como sucede habitualmente , de hecho habria que impeedir tambien la reeleccion indefinida de diputados y senadores , tampoco de gobernadores, intendentes ,concejales  y concejeros escolares , y tambien eliminar  las reelecciones indefinidas en los sindicatos )

En tercer lugar, el mismo acumulado nacional que lo ubica como primer minoría, lo pone en poco más de 26%, por debajo de aquel 30% del 2009. No se llegó al objetivo.

Por ultimo, tal vez lo más sorpresivo fueron los malos resultados en una serie de distritos medianos y pequeños: en los que el kirchnerismo podía perder, perdió por mucho, como en Mendoza, Chubut o Santa Cruz; en otros sumó derrotas sorpresivas como en San Juan o La Rioja; y en otras, consiguió triunfos flacos, como por ejemplo en Jujuy o en Salta (donde ganó en senadores pero perdió en diputados).

¿Cómo reaccionará el kirchnerismo frente a estos resultados? El panorama parece complejo. Hay limitaciones estructurales del “modelo” y condicionantes externos que achican el repertorio de medidas económicas que el Gobierno puede adoptar sin un fuerte golpe de timón. Por otro lado, la imposible re-elección de Cristina, supone un obstáculo de magnitud para retomar la iniciativa política. ¿Asumirá el kirchnerismo una vía “intransigente”, de mayor confrontación con las restantes alas del PJ, reafirmando sus rasgos identitarios aún a costa de resignar el control sobre el aparato estatal? ¿Buscará, por el contrario, un acuerdo con sectores del peronismo, dentro y fuera del espacio oficialista, detrás de un candidato de consenso para el 2015, como puede ser el mismo Daniel Scioli? El FPV sigue siendo la primera fuerza nacional, y no está claro que haya nacido aún el espacio con la capacidad de ganarle una elección presidencial. La dinámica de la política argentina es imprevisible, como la de pocos países en el mundo. Lo único seguro es que los dos años por venir estarán cargados de una gran intensidad política.

Los herederos

Segunda certeza. Se ha fortalecido una oposición reaccionaria y liberal-conservadora, ubicada a la derecha del Gobierno. Esta es seguramente la peor noticia que dejan estas PASO para nuestro pueblo.

Dentro del entramado opositor ha sido claramente el peronismo no kirchnerista el mayor ganador. El fortalecimiento de este sector tiene como centro la excelente elección de Sergio Massa, que merced a su protagonismo mediático, y al ganar el mayor distrito electoral, no duda en proyectarse como un presidenciable para el 2015. A esto se le puede agregar la consolidación de De la Sota en Córdoba, la vuelta de Romero en Salta, el triunfo de Pereyra en la interna del MPN, y el peso de otros caciques provinciales. Parece poco aún para ganarle una elección nacional al kirchnerismo, máxime cuando estas expresiones distan de tener un comando centralizado. Sin embargo, el gran peligro para Cristina es que el resultado de Massa puede convertirse en un gran foco de atracción, incluso para la siempre inestable lealtad de intendentes y gobernadores peronistas hoy oficialistas.

Sumando distintas expresiones el espacio de la UCR, Binner y Carrió también realizó una buena elección. La interna de UNEN fue una aspiradora de votos, ( demuestra que aprovecharon bien las PASO para definir las candidaturas ) que menguó incluso la performance del PRO, más allá de que previsiblemente será derrotado por Michetti en Octubre. También mantienen una sólida base en Santa Fe, en Córdoba y lograron rutilantes triunfos en Mendoza y Santa Cruz. Su posibilidad de aglutinarse alrededor de una candidatura presidencial en 2015 deberá lidiar con el factor desestabilizador que supone una Carrió nutrida de un fuerte caudal electoral. Dentro de este espacio no todos cosecharon éxitos: su pronunciado giro a la derecha no salvó a Libres del Sur, la fuerza de Humberto Tumini y Vicky Donda, de quedar fuera de Octubre en un distrito clave como Capital Federal.

Es claro que De Narváez ha sido uno de los derrotados, al caer producto de la polarización reinante en la provincia de Buenos Aires. El caso del PRO es más complejo. En Capital se vio afectado por el impacto de la interna de UNEN pero mantiene todas las chances de ganar en octubre. En Sante Fe y Córdoba sus objetivos se cumplieron con creces. Sin embargo, sus posibilidades de proyección nacional parecen limitadas a un acuerdo en desventaja con Massa y el peronismo no kirchnerista.

¿A mi izquierda la pared?
Tercera certeza. Crecieron los votos a la izquierda. Las PASO han dejado casi 1 millón 400 mil votos para diversas variantes de este espectro en todo el país. El único punto de comparación cercano es la elección de Octubre de 2001, cuando la izquierda sacó casi el 6% a nivel nacional y en algunos distritos como Capital Federal llegó al 22% sumando todas sus expresiones. En un contexto económico y social muy distinto, la comparación sirve, ( cada vez que se prenuncia la crisis de supreproducción capitalista y la crisis tipica por la restricción externa crece la izquierda pero termian siendo capitalizada siempre por los partidos del regimen como ya sucedio en 2001-2002  con el PJ ) pero evidentemente las causas deberán buscarse por otro lado. Evidentemente una parte del malestar social provocado por la carestía de la vida, el congelamiento en la distribución del ingreso y en la generación de empleo, y temas como la corrupción, se ha canalizado con un voto a la izquierda, minoritario, pero de enorme importancia en la coyuntura.

Probablemente este apoyo a la izquierda se base en la valoración de la intransigencia, la honestidad, la denuncia de ciertas situaciones de injusticia, la reivindicación de derechos, etc., y todo esto constituye un dato enormemente positivo para el conjunto de militancia popular. Es probable también que, después del 2001, el desprestigio de las ideas neoliberales haya calado hondo en una porción de nuestra sociedad, que hoy, frente al retroceso del kirchnerismo, se niega a apoyar opciones de derecha que suponen una vuelta atrás. Por supuesto que esta es sólo una posible interpretación. Son hipótesis provisorias, no verdades incontestables.

La principal expresión del fenómeno electoral de izquierda fue indudablemente el FIT. Con 900 mil votos en todo el país, y sorpresivas elecciones en algunas provincias, el frente trotskista conquistó un protagonismo considerable. Más allá de las diferencias políticas y metodológicas que tenemos con las organizaciones que integran el FIT, hay que destacar que expresan una corriente militante, con un alto grado de homogeneidad y estructuración nacional, y que han tenido una madurez en la construcción y mantenimiento de un frente electoral que hace unos años hubiera sorprendido a mas de uno. Todo esto les ha permitido estar mejor preparados que nadie para canalizar el voto hacia la izquierda o contrario a los partidos tradicionales.

Desde la llamada izquierda independiente hemos participado por primera vez en la contienda electoral, y el balance es muy positivo. En el marco de una buena elección para la izquierda nuestras construcciones hicieron su aporte, todavía incipiente, pero por eso mismo extraordinariamente valioso. En la Ciudad de Buenos, como MAREA Popular en el frente Camino Popular, logramos superar las PASO con holgura y conquistar 41 mil votos para Itai Hagman. En este frente con Claudio Lozano nos acompañaron otras expresiones de la izquierda independiente como Camino de los Libres, Podemos y la Unión del Pueblo. En Jujuy, el Partido para un Pueblo Unido de Gabriela Arroyo y Luciana Santillán sacó, con muy poco tiempo de instalación, un promisorio 3,38%. En lo que hace a las experiencias comunales destaca la del Frente Ciudad Nueva, en La Plata, impulsado por Patria Grande y del que somos humildemente parte, que se alzó con un sorpresivo 4,32% y en octubre va por Leandro Amoretti al Concejo Deliberante. En Luján, provincia de Bs. As., la lista de MAREA Popular, encabezada por Santiago Deschutter, también sorprendió con el 3,1%. Finalmente los compañeros del Frente Ciudad Futura lograron pasar las primarias con un 1,9% en lucha franca con los principales aparatos político-punteriles de Rosario.

Nuevos desafíos

Los resultados redoblan los desafíos para el movimiento popular. En primer lugar, porque el aparente agotamiento del kirchnerismo ha fortalecido a figuras de relevo por derecha, que buscarán hacernos retroceder en algunas de las conquistas obtenidas en estos años. Habrá que saber defenderlas con la mayor unidad y convicción.

En segundo lugar, porque las elecciones nos vuelven a poner frente a la necesaria tarea de gestar la unidad del campo popular. Unidad que, de más está decirlo, no se circunscribe al terreno electoral y que supone la vocación de construir movimientos que reúnan a cientos de miles, detrás de una perspectiva democrática, revolucionaria, popular y latinoamericana.

Para la izquierda nueva en particular, queda planteado el desafío de superar en octubre la performance de las PASO, y luchar por colocar en espacios legislativos a compañeras y compañeros de nuestro pueblo. A partir de estas experiencias, y de un adecuado balance de las mismas, es posible consolidar y acrecentar los marcos de unidad al interior de la izquierda independiente.

Finalmente, se nos impone una enorme responsabilidad hacia el 2015. Sin menoscabo de los posibles acuerdos con otros sectores, es imprescindible la constitución de una plataforma electoral unificada de toda la izquierda independiente, con presencia nacional. Esto es posible y es nuestra responsabilidad concretarlo. Los múltiples acuerdos políticos y las experiencias transitadas en común son una sólida base para comenzar a trabajar.

Fuente : Marea Popular

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera