The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

domingo, 18 de agosto de 2013

Deserción progresista del kirchnerismo

Por Vilma Ibarra

La centroizquierda dio por sentado que se debía apoyar la AUH y mirar para otro lado ante los casos de corrupción.

Elisa Carrió, la misma que defendía con énfasis a la Sociedad Rural y que se opuso, tanto a la estatización de las escandalosas AFJP como a la ley de matrimonio igualitario, ahora, con el innegable respaldo de los votos, se presenta como líder de un importante espacio de centroizquierda. Es así, aunque esto a muchos no nos guste.
Mauricio Macri habla sin sonrojarse de la lucha contra la corrupción y de la defensa de la independencia del Poder Judicial. Los partidos de izquierda en general, han tenido, en proporción a su presencia legislativa y política, un discurso consistente en la denuncia de hechos de corrupción y en la defensa de un Poder Judicial independiente.

¿Qué pasó dentro del oficialismo?

¿Dónde están las voces de la centroizquierda kirchnerista, que hace no muchos años convocaban votos, voluntades y militancia, con un discurso que demandaba una justicia independiente, una mejor redistribución del ingreso y una lucha frontal contra la corrupción, el clientelismo político y la re-reelección menemista?

El gobierno de Néstor Kirchner primero y el de Cristina después, supieron convocar a estos sectores del “progresismo”, haciendo eje en las políticas de derechos humanos, en la renovación de la Corte Suprema y en el enfrentamiento con el aparato clientelar duhaldista. Luego, afianzaron esa convocatoria con políticas redistributivas como la asignación universal por hijo y la estatización de los fondos de pensión, por dar algunos ejemplos.

La centroizquierda kirchnerista, después de unos años, pareció adherir a la teoría del “combo”, y dio por sentado que para defender la AUH había que mirar para otro lado cuando se hablaba de Jaime, Boudou o Lázaro Báez. No era necesario subirse a ninguna operación mediática; alcanzaba con impulsar honestamente las investigaciones y reclamar –si correspondía- el apartamiento de aquéllos que aparecían sospechados de ilícitos con fundamentos sólidos. En definitiva, los funcionarios administran fondos públicos.

Pero nada pasó y poco a poco se acabó desertando no solo de la lucha contra la corrupción, sino también del pensamiento crítico, del rechazo a la re-reelección y de la defensa de la independencia de los jueces. Todo esto, para alegría de Carrió y de Macri.
Martín Sabbatella es un claro ejemplo de esta deserción. Pero es un ejemplo que sirve para explicar un fenómeno más extendido. El actual titular de la AFSCA ingresó al Congreso luego de gestionar exitosamente la intendencia de Morón. Allí fue reconocido por su política en defensa de los derechos humanos y por la transparencia de su gobierno.
Cuando yo me incorporé en el año 2009 a Nuevo Encuentro, Sabbatella me convocó a construir un espacio autónomo con identidad propia, que fuera capaz de sostener las reivindicaciones de la centroizquierda y al mismo tiempo defender las buenas decisiones del gobierno y oponerse a sus desaciertos. “Nosotros somos los únicos capaces de tensionar por izquierda al gobierno”, decía. Sin embargo, fue abandonando progresivamente esa autonomía –huelga decir que nunca tensionó nada, ni por derecha ni por izquierda- hasta que en las elecciones de 2011 se incorporó orgánicamente al oficialismo. Cuando el abandono de Sabbatella fue total, yo abandoné el Nuevo Encuentro.

¿Qué hace hoy Sabbatella?


Acaba de registrar su primera derrota en Morón. Y aliado con el gobierno nacional, retiró su lista de concejales de Merlo para facilitar que Othacehé a quien alguna vez acusó de “antidemocrático” y de crear “un clima fascista, de persecución y violencia”- mantuviera la mayoría en el Concejo Deliberante. Como si esto fuera poco, Sabbatella sumó a su esposa como candidata a senadora provincial, en la misma lista que encabezó Alejandro Urdapilleta, uno de los principales punteros de Othacehé.

¿Y qué no hizo Sabbatella?

No impulsó la ley de acceso a la información pública ni ninguna otra política de transparencia; no impulsó la investigación de los hechos de corrupción denunciados –y con trámite judicial- contra funcionarios públicos; no reclamó la normalización del Indec –a esta altura, un símbolo de la mentira nacional-; ni enfrentó el clientelismo político. Guardó silencio ante las reiteradas presiones al Poder Judicial, ante la alianza del gobierno con los “gordos” de la CGT oficialista y también ante el pliego de ascenso de César Milani –tardíamente, cuando todo estaba dicho, sus legisladores ensayaron un tibio rechazo.

Sabbatella arrió las banderas que alguna vez lo habían destacado. Entregó, con su silencio y con su falta de coraje, lo más valioso que tenía: su historia y su identidad. Él es apenas un ejemplo. Pero muchos otros lo hicieron también.

Fuente : Clarin

Esto me decía una ex compañera tambien del EDE :  
Javi:
Estamos los dos de acuerdo en que Nuevo Encuentro y otros sectores de izquierda, apoyaron en forma de seguidismo al discurso de Cristina.
Lo que dice respecto a que se apoyo el kirchnerismo sabiendo que habia corrupcion. No se que hubiera pasado a nivel politico si estas fuerzas hubieran realizado la critica. El kirchnerismo lo hubiera aceptado?  Si no lohubiera aceptado como una forma de profundizar el modelo, sino como una critica hacia ella, no se que hubiera pasado con el p`roceso que se fue dando. Eso no quita que nosotros como militantes tendriamos que debatirlo y aceptar lo que hubiera ayudado a los cambios. El tema corrupcion no creo que haya sido el mas importante.
Que te parece?


Y esta mi respuesta

El punto para mi es que mas allá de si el kirchnerismo lo hubiera aceptado o no hubieran quedado estos sectores defendiendo esos principios y sumando el apoyo critico al rumbo gral dándole amplitud al kirchnerismo desde otros sectores como ocurría en 2010 por ejemplo donde contaba con el apoyo de la CGT y la CTA que aun seguía esperando la personería , hubiera seguido el apoyo a la izquierda del kirchnerismo hacia las leyes en el rumbo correcto . Que ganaron estas fuerzas regalando esas agendas ? Le regalaron a Carrío y a Pino su resurrección politica criticando la tragedia de once o a Gildo Insfran , un voto que antes podía ir a Sabbatella hoy va a opositores completos no hacia apoyos críticos que buscan construir sin ser funcionales a la derecha como era la amplitud de lo que llamaban izquierda nacional y popular , hoy eso no existe , no veo que el. Kirchnerismo cree expectativas positivas hacia el futuro , viven enrostrando triunfos del pasado y eso el vender nuevas ilusiones , el plantear una agenda superadora lo capitaliza la derecha con Massa . El kirchnerismo es una minoría intensa que no convence a nadie y no tiene amplitud hacia otros espacios , tenemos 5 centrales sindicales y Cristina cree que se puede negociar con el trucho de Calo y las otras 4 centrales ?  

Y esto como coclusión gral para mi 

1h
Minoría intensa y acritica quita amplitud a un proyecto y encorceta a un movimiento popular

y en Venezuela 
José Vicente Rangel llamó a la participación de todos para “extirpar” la corrupción - See more at: http://laradiodelsur.com/?p=201770#sthash.RdYTttdM.dpuf

2 comentarios:

Udi dijo...

Y, es asi, mi estimado Javier. Los pruritos de gente como Vilma son los que marcan los límites de su capacidad de transformar la realidad.
Por eso Alicia Moreau fue una voz...y Eva Perón la más grande revolucionaria en la historia patria.
Un abrazo.

Javier dijo...

OK , pero que me decis en alguien que conecntra todo el poder en su figura y quita asi amplitud a los apoyos que concita ?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera