The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 19 de junio de 2014

El kirchnerismo, la deuda externa y los condenados de la tierra

mendoza 2

El desconsuelo de los padres de los hermanitos fallecidos en el incendio de Mendoza (Marcos García / Los Andes)

Por: Daniel Mecca

      (@dmecca1)

Tenían 3,7, 11 y 13 años. Dormían en el altillo de una casa de Mar del Plata, en Azopardo al 3.300 del barrio Puerto, cuando el fuego se apoderó de la planta alta. Eran cerca de la una de la madrugada. El humo se acumuló. No había ventilación. Todos los hermanitos murieron.

El origen del incendio, según las fuentes, habría sido una estufa alimentada por el gas de garrafa que cayó sobre el sillón del living, lo cual generó el estallido que se extendió por las paredes y escaleras, las telas y los muebles. En pocos minutos, dijeron, el fuego se lo llevó todo.

La policía de Mar del Plata sostuvo que el padre “intentó apagar el incendio, pero como no pudo acudió corriendo al cuartel. Los bomberos se acercaron rápidamente, pero el fuego avanzó en pocos minutos”.

“Esta familia llevaba viviendo acá un año. El padre es un tipo de trabajo y como la casa estaba vacía decidió ocuparla (…) Eran gente trabajadora y respetable”, indicó un testigo del incendio. Los vecinos contaron que ayudaban a la familia con ropa para los chicos y otras necesidades para la casa. Era una familia humilde, trabajadora. El hecho ocurrió el 11 de junio pasado.

Horas después pero en Mendoza, en la calle Pellegrini, a la altura de Pascual Segura, de Godoy Cruz, otra vez ocurrió el fuego. Otra vez sobre una familia humilde. Otra vez sobre los niños.

Las llamas comenzaron minutos después de las seis y media de la madrugada. Gabriel Agüero (25) —el padre de Ever (3) y Priscila (7)— intentó ingresar a la habitación y rescatar a sus hijos, pero el fuego se lo impidió. Una vecina dijo que “fue terrible”, que “el señor salió gritando, pidiendo ayuda con el matafuego”. (Los Andes, 13/06). No habría consuelo: Ever y Priscila habían muerto. Toda su vida por vivir había muerto.

Se dijo que la familia Agüero había tomado esa casa—los propietarios serían de Buenos Aires— y que, dadas sus carencias, el domicilio no contaba con los servicios básicos para una vivienda digna. No sorprende la crisis habitacional con chicos, hombres y ancianos durmiendo en las calles: según un informe 2012 del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), cerca de medio millón de personas no tiene el derecho a una vivienda digna sólo en la Ciudad de Buenos Aires.

“Nadie me ha dado una solución para tener luz, agua y gas. Tuve que vivir así”, se lamentó Gabriel, el padre de las criaturas, al ser consultado sobre las condiciones de precarización en que vivían. Gabriel se había instalado una verdulería para mantener a su familia.

Una de las hipótesis que se barajaba es que el fuego se propagó después de que ardiera un brasero que había sido puesto para calentar el ambiente. Tampoco se descartaba la explosión de alguna conexión eléctrica en mal estado.

Los casos se repiten en las páginas de los diarios. Los golpeados, como se ha dicho, siempre son los trabajadores y los niños, los condenados de la tierra. Lo casos ocurren en casas humildes, donde no están garantizadas las condiciones para una vivienda digna.

Pagadores seriales

Durante las últimas horas, la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó en un fallo al Gobierno pagarle a los fondos Aurelius, NML y un grupo de 13 ahorristas US$ 1.330 millones más intereses en efectivo. Son los llamados ‘fondos buitres’. Ahora bien, los bonistas que no entraron al canje estarían con este fallo en condiciones de exigirle pagar a la Argentina US$ 15 mil millones, es decir la mitad de las reservas del Banco Central.

La Corte también se expresó en contra de la Argentina en el caso llamado “Discovery”, con lo cual les dio a los fondos acceso a registros bancarios para localizar activos financieros de la Argentina para embargar y cobrar su deuda (La Nación, 17/06). A esto se suma el pago de los llamados cupones PBI, por u$s 40 mil millones, diseñado por el gobierno en 2005 y que aún se sigue pagando.

Al respecto de este nuevo fallo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner declaró por cadena nacional: “Queremos cumplir y honrar nuestras deudas y lo vamos a hacer, pero no queremos ser cómplices de esta forma de hacer negocios que algunos quieren instalar en el mundo”.

Lo dijo mientras admitía que la deuda externa tiene su origen fraudulento en la dictadura militar (gran parte en la estatización de deuda privada promovida por Domingo Cavallo desde el BCRA).

Por si quedaba alguna duda, agregó: “La voluntad de negociación de la Argentina está más que demostrada (…). Vamos a pagar y no vamos a permitir ser extorsionados”. La presidenta, mientras tanto, dijo que ya instruyó a todo su equipo económico para activar el pago de los 900 millones de dólares, con vencimiento el próximo 30 de junio, a los que ingresaron al canje de la deuda en 2005 y 2015.

El director ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio, agregó en la misma línea: “Hay una profunda voluntad de pago, efectivamente se va a pagar y la Argentina no va a entrar en default sobre todo a los que entraron en el proceso de normalización”.

Y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, completó: “Nos manejamos como debía manejarse quien defiende los intereses del pueblo, es fácil decirle que sí a todo total lo paga el pueblo con su hambre, el desempleo, el no pago de jubilaciones, con el ajuste y el achicamiento del Estado”.
Pobre Cristina. El Gobierno, en su búsqueda de acceso a los mercados y a un nuevo endeudamiento, venía haciendo todos los deberes para con el FMI y los organismos internacionales: el arreglo con el CIADI, la indemnización millonaria a Repsol, el acuerdo con el Club de Paris. Para eso, claro, el gobierno ‘nacional y popular’ aplicó la receta ortodoxa sin chistar: devaluación, tarifazos, paritarias a la baja, ley antiterrorista, ley antipiquete. Y, aún así, tuvo el fallo en contra de la Corte de Estados Unidos, a costa incluso del respaldo de Obama. Toda una impostura frente a una pagadora serial.

Basta mirar, semanas atrás, el arreglo que llevó adelante el ‘marxista’ Axel Kicilloff con el Club de París, organismo al que se le pagarán $9700 millones de dólares. El propio Boudou, en 2010, admitía que el 49% de esta deuda es anterior al gobierno democrático de 1983. Lo que no dijo es que la mayor parte se contrajo durante la dictadura militar correspondiente a la estatización de la deuda del pulpo holandés Cogasco por el gasoducto centro-oeste y por Atucha (Prensa Obrera, 2/12/10).

Ahora, en julio, habrá que pagarle al Club de París US$ 650 millones y en mayo de 2015 otros US$ 500 millones. El resto se extiende a cinco o siete años. Se estima que el 90% de la deuda con el Club de Paris deberá ser cancelada por los próximos gobiernos.
A pesar de la anunciada “política de desendeudamiento”, la deuda pública, desde 2001, no para de crecer. De US$ 144.500 millones adeudados en ese año, en la actualidad el endeudamiento suma US$ 250.000 millones (Clarín, 30/5)

En la vida hay que elegir

En 2013, el gobierno informaba que el 58% de la deuda pública, al 31 de diciembre de 2012, fue transferida al Banco Central, la Anses, Banco Nación y otros organismos públicos. En el caso del BCRA, esta pérdida la pagan los trabajadores, ya que para prestarle al gobierno para el pago de la deuda externa el organismo lo compensa con más emisión monetaria, lo cual alimenta la inflación.

En el caso de la Anses, el organismo de los jubilados le transfirió al gobierno hasta la primera mitad del año pasado el 61,5% de sus activos, y con títulos mayoritariamente en pesos que vencen en 2045. Sólo en los últimos cinco años, se le ha confiscado a la Anses más de 70.000 millones de pesos (Prensa Obrera, 18/07/13).

Julián Domínguez cae el cinismo: es el hambre del pueblo el que está pagando esta deuda fraudulenta. Es la extorsión permanente hacia el pueblo.
Esta deuda externa fraudulenta que se viene pagando a costa de confiscar el dinero de los jubilados y trabajadores que tienen hipotecado su presente y su futuro. Que se viene pagando a costa de los niños, los condenados de la tierra, que mueren en casas precarias sin las mínimas condiciones para vivir. Como sucedió con los hermanitos de Mar del Plata. Como ocurrió con Ever y Priscila, de Godoy Cruz. Como ocurre todos los días. En silencio. En un atroz silencio.

Hipotecan el derecho al pan y el derecho a la vida.


En la vida hay que elegir: entre los trabajadores, los jubilados y los niños, y el pago de la deuda usuraria a los grandes grupos económicos, el Gobierno ya tomó la decisión de a quién honrar. 

Por qué no hay que pagar la deuda externa y qué pasaría si dejáramos de hacerlo? - Altamira Responde

"Kicillof ha sido muy bien interpretado por Sturzenegger y Pignanelli: van a pagar y van a repetir el esquema que siguieron con Repsol y el Club de París.


Fuente: http://revistaelotro.wordpress.com/2014/06/18/el-kirchnerismo-la-deuda-externa-y-los-condenados-de-la-tierra/

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera