The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

martes, 8 de julio de 2014

Preparemos una vigorosa intervención del movimiento obrero en la crisis

Preparemos una vigorosa intervención del movimiento obrero en la crisis


La crisis con los fondos buitre es un problema de primer orden para el movimiento obrero. Si vamos al default, se reproduciría el brutal camino ya vivido en 2002 para garantizar el repago. Y si pagamos, por el peso descomunal de otra nueva deuda de por lo menos 20 mil millones arriba de la saga de Repsol, Club de París, etc.

En medio de una recesión, con salarios y jubilaciones en baja, los nuevos ajustes por la deuda serían sobre llovido mojado.
Sin embargo, la cuestión de los buitres ha descolocado a la burocracia sindical. Ambas alas, CGT oficial y opositora, prometieron sendas solicitadas que jamás salieron a 15 días vista de una crisis que conmueve a todo el país. La súbita “despolitización” frente a semejante cuadro expresa que están en el campo del pago a los buitres.
Los de Caló (y Massa) tuvieron, en contraste, un reflejo de rayo para sacar la solicitada contra las ocupaciones de fábrica y contra la izquierda, lo cual fue una voz de mando para cerrar filas contra todo proceso de resistencia.

El moyanismo junto a Micheli, de manera rutinaria, preparan alguna movilización por ganancias para mediados de julio y tal vez otro paro nacional en agosto (¡cuatro meses después del 10 de abril!), desprendido de todo proceso de lucha, sea por parte de las fábricas que sufren despidos o de los gremios que lucharon por salarios. La propia paritaria de Camioneros fue cerrada sin lucha, ni convocatoria alguna a la base del gremio, en tres cuotas que no mueven el amperímetro de las paritarias a la baja de todo el movimiento obrero.

El potencial del paro de abril y especialmente la combatividad de las huelgas generales docentes, fue desperdiciada. Hoy mismo, la rebelión en la asamblea telefónica o el masivo “no” en el plebiscito del neumático, así como la huelga universitaria -la más fuerte desde 2005-, indican la continuidad de esas tendencias combativas.

De conjunto, la burocracia sindical es garante del ajuste. La política de las suspensiones pactadas, los retiros y los recursos de crisis más o menos discutidos, es una estrategia de desmoralización del movimiento obrero para hacer pasar el ajuste presente y desarmarlo hacia el futuro.

Lo desarman frente a futuras devaluaciones y por lo tanto caídas de salarios y jubilaciones, frente a la previsible tenacidad del gobierno en no mover los mínimos de ganancias para sostener el presupuesto público ante los nuevos compromisos de deuda y, por sobre todo, frente al agravamiento de la crisis de despidos y suspensiones.
La ocupación triunfante de Valeo en Córdoba, en los primeros meses del año, o la reciente huelga de Calsa que puso un límite a los despidos, han sido experiencias valiosísimas pero aisladas. La burocracia en Gestamp o Paty, lo mismo que en las grandes automotrices está imponiendo su ley atemorizando a los trabajadores con las armas de la patronal y de la represión del Estado y sus patotas.

Nuevos conflictos se avecinan, por caso Lear con 50 despidos y Donnelley donde la patronal ofrece 60% de indemnización a 123 compañeros, el 40% de la fábrica. Indudablemente, el punto es establecer una línea de resistencia obrera mediante huelgas y ocupaciones de fábricas contra los despidos.
Para esto necesitamos contrarrestar la presión patronal y del gobierno mediante un programa obrero para que la crisis la paguen los capitalistas. Llevando la conciencia de una salida de conjunto del movimiento obrero frente a la ofensiva de conjunto de la patronal. Es necesario explicar mediante una gran agitación que se repartan las horas de trabajo disponibles sin afectar el salario, que se abran las cuentas y libros de empresas que ganaron fortunas en los últimos años y ahora ajustan contra los trabajadores.

Incluso el caso de Cables Lear merece otra apertura de registros, los de importación de cables para Ford que hasta ayer se hacían acá, contrariando todo el verso de la sustitución de importaciones de Débora Giorgi y el kirchnerismo.

Los salarios deben ser actualizados de acuerdo con la inflación y las jubilaciones deben tener un inmediato aumento de emergencia, condiciones imprescindibles para defender el ingreso de las familias y el mercado interno. Lo mismo respecto de la derogación del impuesto a las ganancias sobre los salarios.

Mientras fijamos posición a favor de un referendo para no pagar la deuda usuraria, colocamos a las reivindicaciones obreras frente a la crisis como parte de un plan económico de los trabajadores para que la crisis la paguen los capitalistas.

Néstor Pitrola


- See more at: http://prensa.po.org.ar/po1321/2014/07/03/preparemos-una-vigorosa-intervencion-del-movimiento-obrero-en-la-crisis/#sthash.kbAbDKA5.dpuf

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera