The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

miércoles, 22 de octubre de 2014

El ébola porta una crisis política

Edición Impresa #1336 | Por Cristian Licht

La improvisación del capital. El desmantelamiento de los sistemas sanitarios. Desprecio criminal por los trabajadores de la salud. En Africa no hay ricos entre las víctimas y a los pobres se los deja morir.
 
La epidemia de ébola, que ya ha causado más de 3.400 muertos en África occidental ha sido calificada por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ante la primera muerte en Estados Unidos, como "una crisis global urgente". De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos podrían elevarse a 20 mil por semana para mediados de noviembre, y el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, sus iniciales en inglés) estima que para enero puede haber 1,4 millones de casos (The Guardian, 7/10). La tasa de letalidad de la enfermedad ha superado el 50 por ciento en el brote actual.
 
Hasta ahora, la prensa achacaba la excepcional diseminación de la enfermedad al atraso de los sistemas sanitarios de los países afectados (Sierra Leona, Guinea, Costa de Marfil, Liberia, Nigeria y Senegal), a la elevada circulación en las fronteras de dichos países, a la desidia de sus autoridades e inclusive a cuestiones culturales relativas al entierro de los muertos. Muchas de estas cuestiones están fuera de duda, como lo ilustra la huelga de los trabajadores encargados de enterrar los cadáveres de los infectados en Freetown, la capital de Sierra Leona, ante la falta de pago (Clarín, 9/10), pero omiten resaltar el problema de conjunto, el cual se ha puesto en evidencia con el primer caso de ébola autóctono en España.
 
Primer mundo
 
El centro de salud Carlos III, al que pertenece la enfermera infectada Teresa Romero, supo ser una prestigiosa institución en el combate de enfermedades emergentes. Sin embargo, como parte del plan de ajuste y de la crisis capitalista, las autoridades de Madrid lo fueron desmantelando. El retroceso de los sistemas sanitarios de los países 'desarrollados' y su desprecio por los trabajadores de la salud ha quedado en evidencia ante la llegada del ébola: en el caso de España, ha desatado una crisis política que podría hacer rodar la cabeza de la ministra de Salud, Ana Mato. 
 
Los enfermeros y médicos del Carlos III disponían de una indumentaria de nivel de seguridad biológica 2 para tratar a los sacerdotes españoles que habían sido repatriados después de infectarse en Africa (y que posteriormente murieron), cuando correspondía una indumentaria de nivel 4, "completamente impermeable y con respiración autónoma" (El País, 7/10). Los enfermeros fueron instruidos a las apuradas, con cursillos de entre 15 y 45 minutos, y los protocolos de atención no estaban correctamente difundidos. En el caso particular de la enfermera Teresa Romero, hubo una cadena de negligencias: a pesar de haber estado en contacto con uno de los sacerdotes infectados, cuando contrajo fiebre no fue aislada, sino que se siguió el procedimiento de rutina para estos casos; cuando informó que su fiebre superaba los 38,6 grados, no fue derivada al hospital correspondiente. Por último, su traslado al centro especializado se demoró durante horas debido a la ausencia de una ambulancia adecuada para estos casos, o sea "con la cabina del conductor físicamente separada del área de transporte del paciente" (ídem, 8/10).
 
Al estilo de Cristina y Randazzo con los accidentes ferroviarios, las autoridades españolas intentaron encubrir la responsabilidad estatal y se insinuó inicialmente que la culpa podía provenir de errores de la propia enfermera en su contacto con el infectado. Los trabajadores del centro Carlos III y otros hospitales han desarrollado protestas ante el desamparo que sufren, y distintas asociaciones gremiales reclaman la renuncia de la ministra de Salud. Con el apoyo del PSOE, Rajoy la sostiene. El escándalo ha tenido su correlato en una caída de la Bolsa, debido al impacto que la situación producirá sobre el turismo. La enfermera infectada, habitante de un barrio modesto del cordón industrial de Madrid, atraviesa ahora la fase más crítica de la enfermedad y hay decenas de personas en observación. La enfermedad podría expandirse a otros países de Europa, ante los que Rajoy debió explicarse y asumir la gravedad del problema.
 
A la deriva
 
Tanto Estados Unidos como los países de la Unión Europea han resuelto tomar la temperatura en los aeropuertos y fronteras a los pasajeros que procedan de los países africanos afectados, pero existe un recelo ante lo que sería la ineficiencia de la medida. En definitiva, el imperialismo improvisa frente a la enfermedad. Santiago Mas-Coma, experto de referencia para enfermedades olvidadas de la OMS, al intentar defender a la institución de las críticas que aseguran que reaccionó tardíamente, dijo que el ébola "ha cogido desprevenido a todo el mundo" (ídem, 7/10).
 
La enfermedad, limitada hasta ahora a poblaciones africanas pobres, nunca despertó el interés de la investigación y de la industria farmacéutica. Nada menos que la directora general de la OMS, Margaret Chan, ha planteado en términos contundentes que hoy también en Africa la muerte tiene dos varas: no hay prácticamente víctimas ricos y a los pobres se los está dejando morir.
 
No es un evento natural inesperado lo que está en el origen de esta masacre social en Africa y su expansión hacia Europa y los Estados Unidos. Es la consecuencia de un sistema social que somete a la población sumergida de Africa a condiciones inenarrables de vida y salubridad, y de una industria que recién ahora, ante la catástrofe y la emergencia de un "mercado", quizá se lance a investigar y producir una alternativa. En lo que hace a la investigación de la enfermedad, en Estados Unidos, el ébola sólo era estudiado como potencial arma biológica. Ahora que puede abrirse un nicho de negocios, distintos laboratorios habrían acelerado sus investigaciones (GSK, Johnson & Johnson y otros).
 
En su etapa de senilidad, el capitalismo asiste impávido al resurgimiento y expansión de todo tipo de enfermedades, sin mucho más para ofrecer que negociados. El ébola está mostrando, sin embargo, las grandes reservas para la humanidad que significan sus trabajadores de la salud y muchos de sus científicos.
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera