The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 5 de diciembre de 2013

El acta de defunción de “Carta Abierta”: La respuesta a Horacio González que Página 12 se ha negado a publicar

Por Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Horacio González está conmovido por el ascenso político del Frente de Izquierda. Le preocupa todavía más que ese ascenso se desenvuelva en el marco de la ‘chevron-repsolización’ del gobierno kirchnerista, o sea de su derrumbe discursivo y práctico. Los ‘pesificadores’ se dolarizan; la “puja distributiva” se ha convertido en el aumento impetuoso de la nafta; los enemigos del ajuste se pasan alegremente al devaluacionismo serial. Sobre esto, sin embargo, no habla.

Tampoco sobre el pasaje subrepticio de la cruzada contra el Alca al libre comercio para las petroleras y a las indemnizaciones a la vaciadora Repsol, y del ‘desendeudamiento’ al re-endeudamiento febril. Después de predicar que la izquierda es ‘funcional’ a la derecha, a González lo turba el desarrollo de la izquierda como una alternativa política al kirchnerismo y a la derecha. El kirchnerismo salteño está cerrando un acuerdo con el romerismo y el olmedismo para impedir que el Partido Obrero asuma, en su condición de primera minoría cómoda, la presidencia del Concejo Deliberante de la capital de la provincia.

Como cabe al estilo de González, el punto de partida de su crítica es amigable. “Compañeros de la izquierda, felicitaciones, pero no van a conseguir nada si pretenden desarrollarse desde la premisa de la ‘bancarrota del capitalismo’. Semejante planteo es ‘catastrofista’, los lleva al todo o nada y a un futuro que simplemente no existe. Tengo para ustedes una salida al impasse en que los ha colocado vuestra victoria y nuestra derrota: articulen con la ‘rica’ diversidad de la histórica cultura de la izquierda. El mundo, Altamira, es un circo: sólo hay lugar para animales domesticados.

La bancarrota del macaneo

Horacio González se equivoca en las premisas y en las conclusiones. Adolece de un defecto metodológico: interpreta la historia desde el ángulo indeterminado de la ‘cultura’ y no desde la contradicción hombre-naturaleza (fuerzas productivas) y la lucha de clases. Para González, todo lo que es concreto resulta inasible

La ‘bancarrota del capitalismo’, en primer lugar, no es una ‘intuición’: es la resultante histórica la explotación del trabajo asalariado.El movimiento socialista y el movimiento obrero se han desarrollado, desde los albores del capitalismo, sobre la base de la lucha de clase del proletariado contra la explotación capitalista. Con este método se crearon y desenvolvieron los grandes sindicatos y los grandes partidos de la clase obrera. Horacio González integra, por el contrario, una corriente política partidaria la colaboración de clases y de la integración de los sindicatos al Estado por medio de una burocracia sindical.

González usa el ‘colapso del capitalismo’ como una coartada. González rechaza la perspectiva misma del socialismo, que, a lo sumo, podría funcionar como una ‘cultura’. Lo vive, por sobre todo, como una pesadilla, por eso justifica la indemnización prodigada a la vaciadora Repsol, de la cual espera que allane los dos últimos años de la presidencia actual, bajo el paraguas del capital financiero; o la neutralidad fingida que adopta ante el nuevo ciclo de endeudamiento internacional. Lo acosa el fantasma de una nueva bancarrota.

Retirada estratégica

Para los pensadores ‘orgánicos’ del poder, un repudio de la deuda usuraria o a la nacionalización integral del petróleo sería, simplemente, provocar ‘la bancarrota del capitalismo’. Estamos ante una intelectualidad asustadiza. Por eso asintió a la confiscación de los fondos de la Anses y al saqueo del Banco Central para pagar a los acreedores financieros. El pantano en que González ve al Frente de Izquierda, es en el que se encuentra el kirchnerismo, que busca desesperado un socorro del capital financiero internacional para detener la corrida contra el peso. El desarrollo del Frente de Izquierda y la victoria del Partido Obrero sobre el peronismo en la capital de Salta, es el resultado de una confrontación política contra un gobierno que planteó la ‘reconstrucción de la burguesía nacional’. La ‘bancarrota capitalista’ que González exorciza bajo su exclusiva responsabilidad, reaparece ante sus narices con la bancarrota económica y política de su gobierno. Hemos crecido en las urnas, precisamente, como resultado de una lucha consecuente contra la perspectiva ‘catastrófica’ que ha ido pergeñando el kirchnerismo. El destierro de Guillermo Moreno, por un lado, y la convocatoria a Jorge Capitanich, por el otro, representan una retirada estratégica del kirchnerismo, que busca refugio en las “cuevas de Yenán” del pejotismo.

González construye una versión metafísica de la ‘bancarrota del capitalismo’. La representa como una especie de juicio final, lo cual le sirve de consuelo. No la reconoce en la cadena de quiebras bancarias, en el derrumbe de las finanzas públicas, en una deuda mundial faraónica del orden del mil por ciento del PBI internacional; tampoco en las tasas descomunales de desocupación ni en la tendencia a la precarización laboral y a convertir esta precarización en una esclavización del trabajo asalariado; menos la otea en el derrumbe político de gobiernos y estados – que se suponían sólidamente establecidos. Por eso no la reconoce en el fracaso del kirchnerismo, que pretendió “reconstruir” a la burguesía nacional y ahora convoca desesperado a los fondos buitres – ‘a losMartinez-Fitch’ y socios. La disolución de la URSS ha dado paso a la perspectiva de disolución de la Unión Europea. En Brasil, la caída del multigrupo de Eike Batista barrió con un valor de capital de 40 mil millones de dólares en menos de lo que canta un gallo, es el aperitivo de un rico menú de bancarrota.Para la cofradía de Carta Abierta, el colapso capitalista de 2001/2, bajo el gobierno de sus socios del Frepaso, fue un epifenómeno cultural. Desconoce la cesación de pagos, la desaparición objetiva del sistema bancario y previsional, e incluso, hasta un grado sin precedentes, del sistema monetario, como lo atestiguó la circulación de dieciséis monedas diferentes. El punto de anclaje de este derrumbe, la resistencia del mercado y el dinero mundial, está puesta en cuestión por la presente crisis mundial.

Nuestra agenda

Los resultados del 27 de octubre y luego la victoria en Salta, han ampliado el campo de acción del Frente de Izquierda y los Trabajadores en una escala grande y a una velocidad llamativa. Ha crecido en forma exponencial la atención que nos prestan los trabajadores y la juventud. Esta es la conclusión principal, no los ditirambos que nos adjudica González. Se ha abierto, entonces, una nueva etapa, en que la izquierda revolucionaria conquiste una influencia de masas y que su organización se nutra de contingentes numerosos de los mejores hombres y mujeres de la clase obrera y de la juventud. La sencillez de la conclusión aterra, simplemente, a nuestros adversarios políticos y a su “círculo rojo”, la clase de los grandes capitalistas. La lucha por la independencia y la democracia en los sindicatos se convierte, por esto, en el lugar número uno de nuestra agenda. Expulsar a la burocracia y al Estado de la organizaciones obreras, convertirá a los sindicatos en una gran levadura para la lucha de clases. Precisamente, nuestro método será el histórico de la clase obrera: la lucha de clases, la agitación de las reivindicaciones políticas, la pelea por los reclamos inmediatos, la organización de los más avanzado/as y decidido/as, la construcción de un gran partido obrero. No se trata de una proclamación sino de una agenda.

¿Adónde ha quedado confinada, se nos podrá objetar, en esta agenda, la bancarrota capitalista? Pues que, a diferencia del período ascendente del capitalismo, no estamos ante un régimen abierto a las posibilidades de reformas sociales, sino de contrarreformas en todos los aspectos. Tampoco estamos en el ciclo económico de la posguerra sino en otro de quiebras financieras y depresión económica. La ruta de la lucha de clases del movimiento obrero será empedrada y abrupta, en el marco de crisis de poder; cualquier fantasía de desarrollo gradual y falsamente ‘pacífico’ está excluida. En los últimos ochenta años, dos o tres gobiernos, sean civiles o militares, han cumplido su (auto) mandato.

González también recurre a la metafísica sobre la conciencia de clase. Lo regocija su aparente ausencia. Pero el pasaje masivo de electores obreros peronistas al voto al Frente de Izquierda y los Trabajadores, ¿qué otra cosa es sino la peregrinación de los explotados hacia la formación de una conciencia histórica de su propia situación? Si no se tratara de esto, ¿por qué se inquieta González, que ahora tiene, en el ataque al Frente de Izquierda y el Partido Obrero, la gruesa compañía de Carrió, la camarada de ruta del ‘adinerado’ Prat Gay?

Es, precisamente, porque lo que está en juego es la conciencia de clase, que González nos recomienda que nos cobijemos en la “cultura de la izquierda”; que nos dediquemos a estrangular el desarrollo de una conciencia de clase. Él, González, se reserva las grandes Copas: “la cultura nacional”. Propone encerrarnos en un ghetto, que reserve los contingentes obreros que se referencian inmediata o remotamente en el peronismo para los punterospejotistas, sus furgones de cola ‘izquierdistas’ y la burocracia sindical. Nos invita a que juguemos el ‘éxito’ electoral a la desnaturalización obrera y revolucionaria de la izquierda.

Cultura y tradición histórica

González no se ha dado cuenta que el voto al Frente de Izquierda no viene de los electores que profesan “la cultura de la izquierda”. La mayoría de ellos han votado por el kirchnerismo, que precisamente ha cooptado al partido comunista y al partido humanista, y a los Pérsico y compañía. Los gobiernos de Cuba y de Venezuela no nos apoyaron a nosotros sino a Insaurralde-GildoInsfrán-Capitanich. Otra parte de esa ‘cultura’ vota por Pino y Carrió (con Libres del Sur a la derecha de esta pareja inédita). No se consigue el 30% de los votos en Salta, el 25% de los votos en las automotrices de Córdoba, o el mismo porcentaje entre los petroleros de la región norte de Santa Cruz y de Salta, o el 20% en las barriadas de La Matanza o de Las Heras y Godoy Cruz, en Mendoza, cosechando en la ‘cultura de izquierda’. El Frente de Izquierda conseguirá, como ya va consiguiendo, los votos de la izquierda, en el recorrido hacia la conquista de los trabajadores que, históricamente, se han referenciado, en forma más cercana o lejana, en el peronismo. Esto plantea la perspectiva de un nuevo movimiento popular dirigido por la clase obrera y los socialistas revolucionarios.

Si la izquierda es reducida a una ‘cultura’, se ha convertido en nostalgia, ha dejado de ser socialista y dínamo de la lucha de clases. Es sinónimo de epitafio. La izquierda revolucionaria de la generación actual se referencia en la izquierda y los luchadores obreros históricamente ligados a la lucha de clases: la de la semana trágica, la de la huelga general del Frigorífico Lisandro de la Torre, la de los cordobazos, la que construyó los grandes sindicatos y los grandes partidos obreros de principios de siglo pasado. González invita a la articulación con una izquierda marchita, que transitó el gorilismo (e incluso apoyó a la dictadura genocida, y hoy forma colectoras del FpV) y también hizo de cola del nacionalismo burgués, sea militar o civil. González convoca a la colaboración de clases: quiere además que sea con los difuntos de esa supuesta ‘cultura’. Por esta vía que nos promete, curiosamente, un rico desarrollo. González, ‘please’, no te escudes más en Gramsci: Gramsci apostaba (desde la tortura carcelaria, no desde los pasillos de los ministerios) a los grandes derrumbes: al derrocamiento violento del fascismo, que abrió nuevas posibilidades de la revolución europea y mundial.

El aire fresco que introdujo avance del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, simplemente asfixia a los defensores ‘intelectuales’ del orden existente.

Fuente: http://www.argenpress.info/2013/12/el-acta-de-defuncion-de-carta-abierta.html

Referencia :   http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-234444-2013-11-27.html

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera