The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

viernes, 26 de julio de 2013

Argentina sin partidos políticos

Argentina sin partidos políticos (2)
Por Pablo Gandolfo. 

A 10 años de comenzado el camino, el kirchnerismo padece un debilitamiento estructural. La incapacidad de estabilizar un proyecto por tercera vía, primero a la luz y hoy a las sombras de Brasil. Una situación de parcial empate con necesidad de resolverse. Resultados contradictorios.

El cuadro real del país, se expresa en la superficie, muy deformado por los supuestos éxitos del kirchnerismo. Esos éxitos, se resumen en una fórmula contradictoria: triunfo rutilante en la coyuntura y fracaso estrepitoso en la estructura. En eso radica, una de la esencias de este gobierno y una descripción de su accionar en distintas áreas.

Evaluación del kirchnerismo: el carácter contradictorio de sus "éxitos"

En lo político, el gobierno obtuvo triunfos brillantes en lo electoral pero fracasó en reconstruir partidos. En lo económico el país creció como nunca, pero su estructura dependiente y subordinada no fue modificada. En cierto momento se publicitó como éxito la renegociación de la deuda externa y el "desendeudamiento"; la realidad de ese fracaso aflora ahora a través de la falta de dólares... porque una buena parte se destinan al pago de una deuda que continúa aumentando.
Esta doble determinación, combinación aguda de éxitos y fracasos, es una de las claves del kirchnerismo. Buena parte de los análisis tanto de kirchneristas como de opositores furiosos, se apoyan en uno u otro de esos aspectos. Pocos toman en cuenta ambos.

2001 y 2002: crisis estructural y que atraviesa a todos los campos

Nuestra atención se centra aquí en uno: el político-institucional. Duhalde primero y Kirchner después, pretendieron superarla. Lo lograron en la coyuntura, pero permanece irresuelta en la estructura, y esa es la conclusión mas clara que surge de los prolegómenos de una nueva elección.

El impulso debido al doble influjo de la devaluación interna y el mejoramiento de los términos del intercambio por el alza en el precio de las materias primas, permitieron propagandizar que las causas profundas de aquel desenlace habían sido conjuradas. Hubo quienes aprovecharon esa larga primavera para convencernos de que no solo habíamos atravesado las puertas del purgatorio sino que nos preparábamos para el ingreso definitivo al Reino de Dios. Según esa visión mítica, el kirchnerismo, con algunas medidas poco traumáticas, habría roto los límites del capitalismo dependiente y superado décadas de fútiles debates sobre las relaciones centro-periferia.

Aunque el Papa sea argentino, después de la primavera, vienen el verano y el otoño, y aquella flor radiante de septiembre la encontramos seca en abril. La recomposición del sistema político pareció encaminada por el éxito que se anotaron Duhalde y Kirchner en la desmovilización social; el realineamiento de contingentes militantes potencialmente antisistemas en oficialistas; y el fuerte retroceso en dos de los síntomas en los que se expresaba la descomposición anterior -el ausentismo electoral y los votos en blanco-.

Fueron éxitos notables desde la perspectiva del equipo gobernante, pero fueron parciales y coyunturales, ya que no pudieron ser convertidos en estructura permanente y sólida. O dicho de otro modo, no pudieron recomponer instrumentos para el ejercicio del poder: partidos sólidos, creíbles y enraizados.

Durante estos diez años, con mucho viento a favor, la burguesía intentó recomponer un andamiaje estable y no pudo hacerlo. La contracara es que tampoco los sectores populares, pudimos construir instrumentos para ocupar ese vacío parcial. Esa etapa iniciada en 2001 continúa abierta y sus causas eficientes continúan actuando de modo soterrado. Su cierre, admite dos hipótesis extremas: una derrota popular inapelable que debería combinarse con una situación internacional particular, que permita a la burguesía recomponer un orden sustentable (lo cual no se avizora en el corto plazo); o la construcción de las herramientas desde los sectores populares para dar la batalla y ganarla (para lo cual estan muy atrasados). En el medio de ambas, existen respuestas híbridas (el kirchnerismo es una de ellas) que pueden encontrar sustento por un período de tiempo, pero que terminan debilitándose por sus dos costados, porque no resuelven tajantemente ni para un lado ni para el otro, e intentan compatibilizar lo que no se puede.

Ese es el sentido y las consecuencias de los agudos zigzag que realizó el kirchnerismo en estos diez años: transitar por una angosta tercera vía sin definir los dilemas fundamentales de un capitalismo dependiente. Esa misma vía, es la que comienza a expresar síntomas de agotamiento en Brasil, país cuya estructura, permitía suponer que el intento allí tendría patas mas largas.

Como en política no existe el empate, -o mejor dicho, el equilibrio inmóvil- más que por un período limitado, en adelante solo queda avanzar o retroceder. En el escenario político preelectoral, vemos como el poder prepara una panoplia de variantes para el retroceso.

En la próxima nota, analizaremos la mayor novedad electoral de estas elecciones y una de esas variantes: Sergio Massa.

 Fuente : Marcha

7 comentarios:

Daniel dijo...

Está bien, está bien Gandolfo, ya les dejamos el gobierno, vamos a ver como se las arreglan.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Mmmmm
Desde el punto de vista político, no veo por que habría de tildarlo de fracaso, en todo caso el fracaso es del lado opositor que no supo reconstituirse tras el 2001. Contuvo un grupo de alianzas y se puso al frente en la conducción. Y se ningunea los tironeos derechosos dentro del mismo P

Y desde el punto de vista económico, es cierto que la estructura de los '90 no se modificó. Sin embargo y suponiendo que para el 2015 hay un cierto cúmulo de cuestiones que se mantendrían, podríamos pensar en la reconstrucción de un piso sobre el cual seguir avanzando.

Bajo este punto de vista podría pensarse que el kirchnerismo cumplió el objetivo en la reversión parcial de la situación producido tras décadas de desmanejo.

El modelo entonces no se habría agotado, sólo cumplió su misión quizás y el próxima paso debería ser superador.

Por eso antes que discutir los supuestos errores o falencias, quizás sea más apropiado pensar el como seguir de la forma no habitual (o desde el punto de vista ortodoxo) frente a la apariciòn de problemas económicos estructurales de vieja data que ésta administración le cuesta encontrar. Por propia limitación quizás

Saludos

Erkekjetter Silenoz dijo...

quise decir:
"...como seguir de la forma no habitual (no desde el punto de vista ortodoxo)..."

Javier dijo...

Erkekjetter Silenoz : Estoy de acuerdo , pero me pregunto como es posible lograr eso sin la participacion popular en las decisiones y mientras siguen eligiendose personas que constituyen ismos y se van moldeando segun la coyuntura

Daniel : O sea que vos crees que hay un sistema que garantiza un rumbo mas alla de liderazgos temporales ?

Daniel dijo...

Javier; me apoyo para contestarte en lo que dice Silenoz. Y quizás tengas razón pero hasta un punto, el punto donde subestimas a las bases y los armados más allá de los liderazgos temporales, que también existen como existen los ismos o como quieras llamarle especulativos.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Pero ¿a qué te refrís con "la participacion popular en las decisiones"?

Por otro lado, yo no hablaría anticipadamente de "ismos". El término se usa muy a la ligera

Estos surgen a partir de la impronta del nombre (antes de esa partícula) que dejó en un lapso de tiempo y que definió cambios importantes.

La coyuntura no la podés evitar, pero esperemos que a partir del piso de kirchnerismo, por lo menos los objetivos se mantengan.

Y en esta somos protagonistas con el voto y, sobre todo a mi entender, en el 2015.

Ojo yo considero que la población debería involucrarse más en cuestiones políticas y económicas por que los entongadores de siempre laburan 24x7x365.

Saludos

Javier dijo...

Me referia a que por ejemplo sobtre los bienes comunes y la politica energeticva que va a seguir el pais el puebloo deberia ser consultado al respecto con un referendum por ejemplo , porque expolkotar vaca muerta sin antyes encara una politica que ccambie la matriz energetica actual , porque seguir en el Ciadi y no denunciar los TBI por ejemplo ?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Politica Obrera

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero