The people united will never be defeated - ¡Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 31 de octubre de 2013

La frontera de la Provincia y los límites de la Capital


Por Leandro Navarro.

El fin del acuerdo entre Macri y Massa en la provincia de Buenos Aires dejó de lado también cualquier alianza de cara al 2015 entre ambos. Los armados políticos de cada uno, las dificultades de superar los límites de la Capital Federal y la reorganización del peronismo no kirchnerista.

Los resultados de las elecciones para Diputados y Senadores nacionales del domingo 27 de octubre comienzan a delinear el nuevo mapa político de la Argentina, de cara a los próximos meses, pero también con vistas a las elecciones presidenciales de 2015. El acuerdo establecido entre el candidato del Frente Renovador, Sergio Massa, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, dentro del territorio bonaerense y la posterior ruptura del mismo, junto a los lanzamientos presidenciales para el 2015 de ambos, son parte de esta cuestión.

Cuando se acercaba el cierre de listas en el mes de junio, de cara a las elecciones Primarias Abiertas y Simultáneas (PASO) del 11 de agosto, comenzó a circular el rumor de que Sergio Massa y Mauricio Macri habían acordado que 3 candidatos del PRO estuvieran en la lista del Frente Renovador. El acuerdo había salido a la luz por declaraciones posteriores del propio Macri, que Sergio Massa se encargó de negar.
Dos días después de las elecciones de este domingo, Macri anunció que de las bancas obtenidas por el massismo, tres pasaban al bloque del PRO, conducido por Federico Pinedo, y que el acuerdo alcanzado, dejaba de existir. Por otro lado el jefe de Gobierno porteño anunciaba su negativa de incluir en cualquier armado político futuro a ex ministros vinculados al kirchnerismo, cerrando de esta manera las puertas a un acuerdo con Sergio Massa.

Las victorias que cada uno obtuvo en su distrito, habilitó al lanzamiento de la aventura electoral para las presidencias de 2015. Mauricio Macri lo hizo sin dejar lugar a dudas y suspicacias. El festejo del día domingo, por el triunfo en territorio porteño, fue acompañado por la leyenda “Macri 2015”. En su discurso de aquel día el propio Jefe de Gobierno se encargó de argumentar: “Reitero mi compromiso a construir la nueva alternativa en 2015. A ser el presidente del cambio en 2015”.

Sin embargo el proyecto presidencial de Mauricio Macri enfrenta el duro escollo de carecer de una fuerza estructurada a nivel nacional. El marketing y la video-política permiten ganar conocimiento público, y hasta votos, pero no una elección presidencial, y ni siquiera una elección porteña. No alcanzan Durán Barba, como tampoco Miguel del Sel, Héctor Baldassi o Alfredo de Angelis para competir y ganar en todo el territorio nacional. Sino miremos la tarea fundamental de los punteros macristas en todo el sur de la Ciudad. Sin ellos Macri difícilmente se hubiera consolidado y sostenido como primera fuerza en la Capital.

Por otra parte desde el PRO enfrentan una dificultad más, que complica el desembarco de este proyecto en todo el país. Nos referimos a la de construir un candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires, distrito clave si se quiere aspirar a competir por el sillón de Rivadavia. En 2011 Jorge Macri jugó como punta de lanza y, cuando todo indicaba su postulación, terminó bajando a Vicente López y ganado la intendencia en la zona norte de la provincia. El ex menemista Carlos Melconian fue otro de los candidatos abortados. Al día de hoy se habla de la actual vice-jefa de gobierno, María Eugenia Vidal, pero todavía no pasó del plano de la especulación.

Del otro lado de la General Paz, Sergio Massa fue más discreto, habló de proyectos futuros y llamó a construir un frente político de unidad con peronistas y radicales. Sin embargo la disputa por el 2015 no podía ser ajena. El electo diputado por el Frente Renovador señaló, durante su exposición del domingo, que la victoria obtenida lo obliga a trasponer la frontera de la provincia de Buenos Aires, en clara alusión a construir un armado de carácter nacional.
Massa ya había decidido cruzar el Rubicón cuando apuntó su fuerza a la lista de contendientes para las elecciones de agosto y se alejó, luego de idas y vueltas, de manera definitiva del Frente para la Victoria. Si aquella decisión significaba un camino sin retorno, el lanzamiento presidencial para el 2015 lo profundiza aun más.   

Es que seguir acatando sin chistar la decision de una persona que actua como si fuese la reina del Saba despues de ganarle una eleccion en la PBA por la magnitud en que lo hizo seria suicida para cualquier ser con dos dedos de frente que piensa minimanente en su futuro politico o tal vez ser tan boludo como Scioli que aún cree que siendo perrito faldero le van a dar a el el sillon mayor por osmosis

El intendente de Tigre comprendió que una golondrina no hace primavera. El recuerdo de la victoria de Francisco de Narváez en 2009 sirvió de carácter ejemplificador. Massa decidió construir su frente electoral con figuras de diferentes espectros del arco político e incluso mediático, sin embargo la abultada victoria del domingo 27 no hubiera sido posible sin el poder de fuego de los intendentes bonaerenses. Los barones del conurbano le permitieron ganar de punta a punta todas las secciones electorales, incluso aquellas que le habían sido adversas en las PASO de agosto. Los intendentes, expertos en el arte de la política y la supervivencia apostaron en algunos distritos al corte de boleta, de esta manera mientras ayudaban al triunfo de Sergio Massa, se garantizaban Concejos Deliberantes afines.

De aquí en adelante Massa tiene la tarea de encolumnar tras su figura al disperso peronismo opositor, fragmentado luego de la fracasada experiencia del “peronismo disidente”. Algunos de sus miembros ya son parte de esta armado político como Graciela Camaño y Felipe Solá. Si miramos fuera de Buenos Aires, aparece por un lado la provincia de Córdoba donde se encuentra un fortalecido De la Sota, que sin embargo no suele ser muy ducho para las alianzas electorales de carácter nacional. Mientras en el resto del país, salvo el chubutense Das Neves, que tras su triunfo vuelve a la escena política, y el pampeano Jorge Verna, hoy senador, las otras provincias se encuentran todavía bajo la órbita del kirchnerismo o responden al pan-radicalismo.

La decisión de ser parte de la disputa electoral en 2015 presenta hoy para Sergio Massa una última dificultad y su nombre es Daniel Scioli. La decisión que pueda tomar el actual gobernador bonaerense para las próximas presidenciales y su siempre tensa relación con el kirchnerismo, terminan por dibujar un cuadro que no permite elaborar conclusiones apresuradas sobre los próximos dos años políticos en la Argentina.

Tampoco se puede por el desarrollo de la crisis por falta de divisas ( restricción externa tan recurrente en la histoiria ) que obliga al gobierno kirchnerista a abandonar abiertamente sus supuestos principios y encaminarse sin solucion de continuidad nuevamente a las politicas del consenso de Washington para recibir los creditos de estos organismos imperiales . Eso , la falta de creciemiento en el empleo y la falta de inversion privada generan hacia 2015 un camino sumamente empedrado en lo economico - social con los dueños del capital aumentando precios a lo loco por el valor del dolar blue . O sea viviermos las internas del PJ habitualmente acompañadas de violencia en el contexto de la frazada corta lo cual afecta tanto al Cristinismo religioso como a los potenciales sucesores de su mandato divino . La disputa es si el ajuste lo pagara politicamente Cristina o su relevo en el 2015 ( los llamados 100 diás )

Fuente : Marcha

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Coordinadora Sindical Clasista - Partido Obrero

Politica Obrera